La política fiscal y el crecimiento económico en México. Crecimiento con estabilidad monetaria vs estancamiento con estabilidad monetaria (1960-2007) - Cincuenta años de políticas financieras para el desarrollo en México (1958-2008) - Libros y Revistas - VLEX 445538150

La política fiscal y el crecimiento económico en México. Crecimiento con estabilidad monetaria vs estancamiento con estabilidad monetaria (1960-2007)

Autor:Teresa S. López González
Páginas:75-105
 
EXTRACTO GRATUITO
75
La política scal y el crecimiento económico en
México. Crecimiento con estabilidad monetaria vs
estancamiento con estabilidad monetaria (1960-2007)
Teresa S. López González*
Introducción
El proceso de industrialización que inició en México a mediados de la década
de los años cuarenta, no hubiera sido posible sin la instrumentación de una
política fiscal1 activa. En la medida que el objetivo de mediano plazo de los
gobiernos posrevolucionarios era el crecimiento sostenido del producto, mantenien-
do la estabilidad monetaria, financiera y cambiaria, la inversión pública, en particular
la inversión en infraestructura básica, estaba destinada a convertirse en el factor de-
terminante del proceso de industrialización.
Para el logro de este objetivo se instrumentó una estrategia económica basada en
la amplia participación del Estado en la actividad económica, tendiente a acelerar la
acumulación de capital en el sector industrial, al mismo tiempo que se estimulaba la
formación de una clase empresarial, mediante la participación del sector privado en
el proceso de industrialización. En dicha estrategia, la política scal activa desem-
peñó un papel fundamental, en combinación con políticas monetarias y nancieras
* Profesora titular adscrita a la Unidad de Investigación Multidisciplinaria II, de la Facultad de Es-
tudios Superiores Acatlán/UNAM.
1 Entendemos a la política fiscal como el conjunto de políticas de gasto, ingreso y financiamiento
del déficit público.
76
CINCUENTA AÑOS DE POLÍTICAS FINANCIERAS PARA EL DESARROLLO EN MÉXICO (1958-2008)
exibles. En el mismo sentido actuó la política de protección comercial, ya que a
través de ella se estimuló el proceso de sustitución de importaciones.
La política scal cumplió un papel determinante en la viabilidad del desarrollo
estabilizador, como posteriormente se le denominaría a esta estrategia económica,
pues mientras la inversión pública se orientaba a nanciar las grandes obras de in-
fraestructura que requería el proceso de industrialización y urbanización en curso;
el gasto social estimulaba, por un lado, la demanda agregada por la vía de las trans-
ferencias y subsidios al consumo de las clases trabajadores en plena expansión y,
por el otro, fomentaba la formación y consolidación de las primeras instituciones de
seguridad social.
Por su parte, la política de ingresos públicos también contribuyó a estimular la
acumulación de capital en el sector industrial, a través de una estructura tributaria
basada en exenciones scales favorable a las utilidades y al abastecimiento de bienes
y servicios públicos a precios y tarifas subsidiadas. La combinación de estas medi-
das permitió la valorización rápida del capital privado y, por ende, la generación de
altos niveles de ganancias. De hecho, las utilidades y el patrimonio empresarial eran
gravados con tasas muy bajas, de tal forma que los ingresos tributarios dependían
fundamentalmente de los impuestos indirectos y de los ingresos del trabajo.
La política scal anticíclica y el crecimiento económico.
Crecimiento con estabilidad monetaria y dé cit público:
1958-1982
Bajo la estrategia del desarrollo estabilizador, la intervención del Estado en la eco-
nomía se fijó como objetivo de largo plazo el crecimiento económico con estabilidad
monetaria. Esta última se buscaba no como un fin en sí mismo, sino como una con-
dición necesaria para alcanzar el desarrollo económico y social. Con ese propósito
se establecieron los siguientes objetivos intermedios: 1) crecer a tasas altas, entre
5 y 7%; 2) controlar las presiones inflacionarias; 3) elevar el ahorro voluntario; 4)
elevar la inversión productiva; 5) elevar la productividad del trabajo y del capital; 6)
elevar la demanda efectiva, mediante incrementos en los salarios reales; 7) mejorar
la distribución del ingreso, a través de una mayor participación de los salarios en el
ingreso; y 8) mantener la estabilidad cambiaria.
El acelerado proceso de industrialización, aunado al contexto internacional posi-
tivo, caracterizado por el dinamismo de la economía estadounidense y las bajas tasas
de in ación, permitieron que los objetivos macroeconómicos se cumplieran con tasa

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA