#Somostodos indígenas - Núm. 191, Agosto 2019 - Foro jurídico - Libros y Revistas - VLEX 800866065

#Somostodos indígenas

Autor:Lic. Jesús Antonio Aquino Rubio
Páginas:16-17
RESUMEN

Desde una visión romántica, ser parte de una población indígena mexicana es un gran orgullo. En ellos reside un legado inconmensurable de cultura y cosmovisión. Incluso se afirma que en ellos se preserva la visión del México anterior a la conquista. Grupos sociales como los tarahumaras, huicholes, mazahuas, otomíes, purépechas, mexicas, nahuas, yaquis, tlapanecos, mixtecos, mixes, triquis,... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
16 | Foro Jurídico
LA MÁQUINA DEL
TIEMPO MUSICAL
#SOMOSTODOS
INDÍGENAS
Desde una visión
romántica, ser parte de
una población indígena
mexicana es un gran
orgullo. En ellos reside un
legado inconmensurable
de cultura y cosmovisión.
Incluso se afirma que en
ellos se preserva la visión
del México anterior a la
conquista. Grupos sociales
como los tarahumaras,
huicholes, mazahuas,
otomíes, purépechas,
mexicas, nahuas, yaquis,
tlapanecos, mixtecos,
mixes, triquis, zapotecos,
mayas, kikapúes,
entre otros, residen
actualmente en nuestro
país, practicando en
mayor o menor medida,
costumbres, lenguas y
principios de vida propios.
Lic. Jesús Antonio Aquino Rubio
maquinadeltiempodekiko@gmail.com
@kikotimemachine
Maquina del Tiempo de Kiko Aquino Rubio
maquinadeltiempodekiko
Maquina del Tiempo Kiko
El artículo 2º de nuestra
Carta Magna reconoce en
la naturaleza de la nación
mexicana, su pluriculturalidad,
la existencia y el derecho de la
libre autodeterminación de los
pueblos indígenas, igualdad
entre hombres y mujeres, y la
participación de este sector
de población en la toma de
decisiones.
En el mundo real, los espacios
para la participación de tales
grupos es muy limitada, se
encuentra afectada por las
condiciones naturales de
su entorno, por la densidad
demográfica, por los sistemas
de comercio y principios
capitalistas bajo los cuales
vivimos.
Aunado a ello, todos somos
testigos de como “la esencia de
nuestra gran nación” se diluye
diariamente con el inimaginado
bombardeo cultural que internet
nos brinda, y donde claramente
no hemos logrado ser inventivos
para difundir nuestros
principios y valores, ni tampoco
hemos sabido hacer atractivo el
mensaje para nuestras propias
generaciones.
¿Tiene usted hijos pequeños,
sobrinos, niños y niñas?
Pregúnteles cual es su canción
favorita, cual es su película
favorita, cual es su serie favorita.
Pregúnteles si leen, de ser así,
cual es su libro favorito, y usted
confirmará que en la visión de
mundo de esos niños, no existen
historias, héroes, o mensajes
relacionados con la denominada
“identidad nacional”.
Debo aclarar que no se trata de
concluir erróneamente que esto
es culpa del internet, o que es
culpa del capitalismo, o que es
culpa de la música moderna,
mucho menos que se pretenda
reforzar el aleccionamiento
de nuestra identidad como si
de adoctrinamiento se tratase,
nadie quiere llegar a esos viejos
episodios tan criticados en el
pasado.
Pero es innegable que nuestros
niños están más cerca del inglés,
del francés, incluso del chino,
que del náhuatl, del maya o del
yocotán.
¿Cómo sobrevivir siendo
indígena, en el México
moderno? ¿Cómo hacer llegar
a nuestras nuevas generaciones,
la visión de las bases originarias
de nuestras raíces como grupos
sociales, residentes en esos
grupos indígenas?
Parece que es una batalla que
llevamos perdida hace muchos
años, y en donde todos somos
responsables, pues es innegable
que los niños, la mayoría de
ellos, escuchan, ven y leen lo
que sus propios progenitores
consumen culturalmente.
Sin querer descalificar a
nuestros actuales modelos de
organización política y social, y
sin pretender frenar la evolución

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA