Los retos del derecho en el siglo XXI ante la crisis epocal del capitalismo - Núm. 13, Enero 2015 - Redhes. Revista de Derechos Humanos y Estudios Sociales - Libros y Revistas - VLEX 638194997

Los retos del derecho en el siglo XXI ante la crisis epocal del capitalismo

Autor:Luis Arizmendi Rosales
Cargo:Director de la revista internacional Mundo Siglo XXI y profesor de la FE de la UNAM
Páginas:141-163
RESUMEN

El amalgamiento y desarrollo de múltiples tendencias inauguradas en las últimas décadas del siglo XX, configuran a partir del segundo quinquenio del XXI una crisis epocal, en la cual la contradicción entre la acumulación de capital mundial y el proceso de reproducción vital es llevada a un punto álgido. Mientras el capitalismo cínico o "neoliberal" propone la radicalización del dominio y el... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Page 141

LOS RETOS DEL DERECHO EN EL SIGLO XXI ANTE LA CRISIS EPOCAL DEL CAPITALISMO1Luis Arizmendi Rosales2Resumen: El amalgamiento y desarrollo de múltiples tendencias inauguradas en las últimas décadas del siglo XX, configuran a partir del segundo quinquenio del XXI una crisis epocal, en la cual la contradicción entre la acumulación de capital mundial y el proceso de reproducción vital es llevada a un punto álgido. Mientras el capitalismo cínico o “neoliberal” propone la radicalización del dominio y el enmascaramiento de las contradicciones a través de la utilización abierta de la violencia, el proyecto neokeynesiano aboga por el rescate congruente del liberalismo como respuesta a la crisis y amortiguamiento de las contradicciones; junto a estos, se encuentra la propuesta transcapitalista que aboga por la recuperación de la vida como fundamento a través de la anulación radical de la racionalidad abstracta del capital. La volatilidad del presente obliga a la reevaluación del derecho, caracterizándolo no sólo en su realidad histórica, como una coordenada que permite evaluar el alcance de la enajenación moderna; sino, sobre todo, como la forma jurídica del valor en la relación capital-trabajo y por tanto, como un espacio estratégico en la conformación del conflicto político por un nuevo proyecto transcapitalista.

Palabras clave: Enajenación tecnológica, racionalización autoritaria, crisis epocal, capitalismo cínico, crisis ambiental mundializada, proto-estado planetario.

Abstract: The amalgam and development of multiple tendencies that emerged at the end of the XX century, forms at the beginning of the

1 Agradezco ampliamente a Santiago Flores Valtierra su generoso e insistente apoyo para difundir mi interpretación de la concepción del Derecho que cabe realizar desde el marxismo crítico en el siglo XXI, así como su labor de trascripción de la conferencia magistral que, con este título, impartí en el CEIICH de la UNAM, y de la que derivó este texto. Asimismo, agradezco con amplitud al profesor Javier Muñoz su pormenorizada labor de revisión y corrección de estilo.
2 Director de la revista internacional Mundo Siglo XXI y profesor de la FE de la UNAM. Correo e: arizmendi_luis@hotmail.com

Page 142

142

Revista de Derechos Humanos y Estudios Sociales

XXI century an epochal crisis, in which the contradiction between global capital and the process of the reproduction of life is taken to an algid position. While the cynical or “neoliberal” capitalism proposes the radicalization of the dominion and the masking of contradictions through the open use of violence, neokeynisianism on the other hand argues for the congruent rescue of liberalism as an answer to the crisis and a softening of its contradictions; besides these positions, there is the transcapitalist approach that argues for life as the foundation through the annulment of the abstract and radical rationality of capital. Present day volatility demands a reevaluation of the law, characterizing it not only in its historic reality, as a coordinate that allows to evaluate the reach of modern alienation; but above all as the juridical form of value in the labor/capital relation and therefore, as an strategic space in the conformation of political conflict for a new transcapitalist project.

Keywords: technological alienation, authoritarian rationalization, epochal crisis, cynical capitalism, global environmental crisis, planetarian proto-state.

1. El carácter específico del Derecho en la historia de la modernidad

capitalista y el siglo XXI como tiempo de transición

Una formulación como la que lleva a cabo Gy rgy Lukács, en un libro tan importante como Historia y conciencia de clase, resulta decisiva para abrir camino a una discusión sobre el Derecho a principios del siglo XXI. En esta obra, haciendo una articulación entre los planteamientos de Marx, en torno a la crítica sobre la gran industria como forma de concreción de una enajenación tecnológica radical con la modernidad capitalista, y los planteamiento de Max Weber, en torno a la racionalización autoritaria creciente de la vida humana que conforma lo que denomina una “jaula de hierro”, Lukács traza una formulación sumamente crítica de la ilusión propulsada por Hegel sobre la modernidad del capitalismo. Precisamente, porque demuestra que, en lugar de que trajera consigo la realización del Reino de la Razón, más bien, al duplicar en la dimensión política el funcionamiento automatizado y alienado de la dimensión tecnoeconómica del capitalismo, ha efectuado la edificación de un sistema estatal compuesto por un enorme aparato de poder burocratizado que redondea la constitución epocal de la enajenación con que la forma abstracta del capital domina a la forma concreta de la vida social y su sistema cultural y político. La caracterización de Weber del aparato de control racionalista burocratizado como “jaula de hierro” es vinculada con la crítica de Marx para revelar

ISSN 1889-8068 REDHES no.13, año VII, enero-junio 2015

Page 143

Los retos del derecho en el siglo XXI ante la crisis epocal del capitalismo 143

que, justo al posicionar al racionalismo abstracto como plataforma histórica del Estado moderno burocratizado, en lugar de la Razón como fundamento del sistema constitucional y político, con la modernidad realmente existente se ha arribado a una irracional “noche polar de oscuridad helada”.

Este modo en que Lukács está conectando a Marx con Weber resulta sumamente interesante porque lo que se juega es el reconocimiento de que, nítidamente para principios del siglo XX, lo que ha logrado edificarse es la configuración de un sistema que está regulado completamente por la enajenación moderna. Esto es, un sistema histórico que, en todas las dimensiones del mundo humano de la vida, funciona como una máquina global. Donde no sólo sucede que la enajenación se ha radicalizado porque se plasma en la técnica moderna –una técnica que cancela la soberanía del sujeto productor para tornarse ella misma centro de mando, imponiendo los ritmos de producción y de sustracción tanto de plustrabajo al sujeto como de recursos a la naturaleza–, sino que justo sobre ella, sobre la constitución de la gran industria, llevando la enajenación a dominarlo todo, el resto de la sociedad capitalista está operando como un sistema automático.

La forma con la cual funciona el Estado es decisiva para poder comprender el modo en que el capitalismo opera como una gran maquinaria global. La idea de Lukács es que el aparato burocrático, esa “gran jaula de hierro” de la que habla Weber, funciona como un enorme armatoste que está articulado en función de la racionalización que el capitalismo debe llevar a cabo de todo el circuito de producción, circulación y consumo que en él se realiza. La racionalidad del capitalismo termina adquiriendo una configuración irracional, porque para cuantificarlo todo y poder controlarlo, se integra una colosal red de aparatos y mediaciones desde el Estado que termina siendo antifuncional y que está sintetizando esta imbricación entre racionalidad económica e irracionalidad burocrática. El modo en que opera el Estado moderno está dirigido a conformar y consolidar el dominio capitalista que busca que la enajenación de la politicidad social, la suspensión de la soberanía del sujeto concreto y su subordinación a principios abstractos, se cifre y norme al sistema burocrático, pero no sólo, también al sistema constitucional y sus leyes, a la ética y la cultura social. En esencia, lo que está en juego es la conformación de un dominio omnímodo o, dicho de otro modo, un dominio total de lo que sucede en el sistema económico y social sta es la perspectiva que interconecta la crítica a la enajenación en la modernidad capitalista con el principio de la totalidad en Historia y conciencia de clase.3Desde este mirador crítico, el Derecho puede ser visto como uno de los parámetros que mejor registra la rapport de forces en la lucha de clases de la modernidad capita-lista. Como una ventana desde la cual puede verse el intento del capital de dominarlo
3 Lukács, Gy rgy, Historia y conciencia de clase, Grijalbo, México, 1969, pp. 100-112.

ISSN 1889-8068

REDHES no.13, año VII, enero-junio 2015

Page 144

144

Revista de Derechos Humanos y Estudios Sociales

todo y cada vez con mayor profundidad en la vida social contemporánea, pero, paralelamente, como la expresión efectiva o vencida de la resistencia y la soberanía social. El Derecho es una coordenada que permite evaluar el alcance de la enajenación en la modernidad capitalista.

Un planteamiento como el de Lukács en Historia y conciencia de clase resulta muy aleccionador para identificar el primer obstáculo que habría que hacer a un lado para discutir, de fondo, los retos del Derecho en el siglo XXI.

Su formulación resulta de suma vigencia porque en lo que pone énfasis es que si se entiende al Derecho y la burocracia como dimensiones del Estado en las cuales lo que está en juego es simplemente obedecer normas, no se podrá comprender el fundamento histórico del cual están derivando ellas. La ética abstracta del burócrata y del jurista, que funcionan según la máquina global que está consolidando el capitalismo a principios del siglo XX, es una ética en la cual simplemente lo que hay que hacer es cumplir normas. Ni indagar su fundamento histórico, su fundamento epocal, ni menos aún cuestionarlas, sino simple y directamente acatarlas. Indudablemente, esa configuración de la ética constituye una forma de expresión de la ley histórica que rige a la modernidad capitalista. Legalidad que el capital busca que dupliquen y garanticen las leyes jurídicas: la subordinación a normas abstractas del mundo concreto-cualitativo de la vida social.

Si se intenta abordar al derecho en el siglo XXI desde una perspectiva de ese orden, en la cual simplemente de lo que se trata es de seguir al pie de la letra las leyes...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA