Prólogo - Apuntes y comentarios a la esencia constitucional mexicana (1917-2016) - Libros y Revistas - VLEX 676642201

Prólogo

Autor:Dip. César Camacho
Cargo del Autor:Presidente de la Junta de Coordinación Política LXIII Legislatura
Páginas:13-14
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 13

Si las constituciones tienen en común ser la Ley Fundamental que da forma, organiza y regula al poder público; consagra los derechos fundamentales de las personas y los mecanismos para hacerlos valer, y da cauce a la vida de las naciones, lo que distingue a unas de otras es su esencia. Ésta es tan singular como única es su historia, diversa su cultura y dinámicos los anhelos y aspiraciones de la gente de cada país. Es así que la Constitución Política de 1917, a 100 años de su promulgación, es historia y porvenir del país, sin dejar de ser el presente de la patria. Al estudiarla se conoce mejor la casa común, y con ello, se avizora la nación que cotidianamente nos afanamos en construir.

La Revolución modeló un destino, dio paso a un nuevo régimen político y social, y forjó una cultura cívica. Como dijera Emilio O. Rabasa, “destruyó un sistema injusto y anacrónico y generó todo un cúmulo de nuevas situaciones; mejor dicho, de oportunidades, hasta entonces negadas a un pueblo que ansiaba —y merecía— ingresar a la era moderna”.

Si el movimiento armado fue detonado por el hartazgo político y las demandas sociales, la Revolución atizó los anhelos de alcanzar mejores condiciones de vida; consolidar un estado de cosas que diera cabida a un nuevo orden político, económico y social; restituir los derechos políticos, además de incorporar avanzados derechos sociales. En pocas palabras: democracia y justicia social.

Como escribiera Alfonso Rodríguez Castelao, refiriéndose a revolucionarios y constitucionalistas: “el verdadero heroísmo está en transformar los deseos en realidades y las ideas en hechos”; y esa fue precisamente la labor del Constituyente de Querétaro: dar, con el texto fundamental, el primer paso para hacer de los deseos que compartían millones, la realidad que entre todos podían conseguir.

Pasado el tiempo, las ambiciones y luchas de los mexicanos de entonces se convirtieron en marco jurídico y proyecto heredado. El legado constitucional no sólo fue un texto reformado y adicionado, sino una estela...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA