Muerte súbita razón y sin razón - Núm. 35, Noviembre 2014 - Revista Contaduría Pública - Libros y Revistas - VLEX 590548182

Muerte súbita razón y sin razón

Autor:Víctor Topete Orozco
Páginas:32-33
RESUMEN

Según la Secretaría de Economía, en México existen poco más de cuatro millones de empresas, de las cuales más de 98% son Micro, Pequeñas y Medianas (MIPyMES), que generan 72% de la fuerza laboral del país y contribuyen con casi 52% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que demuestra la importancia de este sector dentro de nuestra economía

 
EXTRACTO GRATUITO
32
NOVIEMBRE 2014
MUERTE SÚBITA
Por Víctor Topete Orozco
Según la Secretaría de Economía, en México existen poco más de cuatro millones de empresas,
de las cuales más de 98% son Micro, Pequeñas y Medianas (MIPyMES), que generan 72% de
la fuerza laboral del país y contribuyen con casi 52% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que
demuestra la importancia de este sector dentro de nuestra economía
En nuestro país se estima que más de 70% de
las PyMES que nacen, al cabo de tres años,
desaparecen. Este es un dato dramático, pero
la forma en que se puede disminuir este nú-
mero, es mediante la capacitación, planeación y el trabajo
duro y constante del emprendedor.
Con mucha frecuencia las PyMES nacen por la necesidad y la
ilusión que tienen los emprendedores de crear un patrimonio
para la sustentabilidad familiar; sin embargo, esta ilusión no
es planeada adecuadamente, y ese es el motivo principal de
su desaparición en el corto plazo (dos o tres años).
Es indispensable, entonces, que el emprendedor se capacite
lo suficiente para que esto no suceda. ¿Cómo hacerlo?
En primer lugar, será mediante estudios básicos profesiona-
les, relacionados con su empresa y con las habilidades geren-
ciales necesarias para conducirla, además de la experiencia
que pudo haber tenido en trabajos anteriores.
En segundo lugar, tener el capital suficiente para las necesi-
dades de la empresa y su desarrollo inicial, por medio del co-
nocimiento claro del ciclo de su operación, lo cual le permitirá
saber los requerimientos de capital de trabajo, que sumado
a la inversión en maquinaria, mobiliario y equipo, le dará la
suma del capital necesario.
Ahora bien, no siempre se cuenta con la totalidad de este, por
lo que deberá elaborar un presupuesto para conocer la capa-
cidad de endeudamiento que puede soportar, y así cubrir este
punto de vital importancia.
En la mayoría de los casos, el emprendedor inicia su empresa
mediante la incorporación de uno o varios familiares más, lo
que hace indispensable que se establezca un conjunto de re-
glas y normas claras de actuación, al cual se le puede llamar
“Protocolo familiar”, entre quienes integran la Dirección de la
empresa, para evitar problemas futuros, donde se describa,
las actividades que se pueden realizar y las que no. Por ejem-
plo, podría ser el pago de gastos de viaje que no correspon-
dan a la operación de la empresa.
Hay que mencionar que trabajar entre familiares no es nada
fácil; resulta muy complicado, ya que intervienen factores
emocionales en la toma de decisiones y en otros asuntos más;
por ejemplo, la participación de familiares políticos que pue-
den afectar la armonía del grupo familiar.
Al paso del tiempo, estas normas deben actualizarse, ya que
en un tiempo más corto de lo que uno se puede imaginar, vie-
nen las segundas generaciones con ideas y nuevos estudios,
más actualizados y con tecnología diferente, que querrán im-
poner dentro de la empresa. Por ello, un buen director debe
prever este tipo de situaciones con la debida anticipación y
captar estas nuevas ideas dentro del “Protocolo familiar” para
impulsar el desarrollo de la empresa.
Como se puede observar, el emprendedor que se inicia se
enfrenta a una serie de retos muy importantes que no solo
corresponden al negocio que se tiene en mente para cubrir la
necesidad de los clientes, sino que interviene una serie de fac-
tores adicionales, como los mencionados, que harán de este
reto una empresa más difícil de desarrollar.
RAZÓN Y SIN RAZÓN

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA