A modo de introducción - La constitución del pueblo y para el pueblo: reminiscencias y desafíos - Libros y Revistas - VLEX 809461101

A modo de introducción

Autor:Enrique Uribe Arzate
Páginas:13-15
 
EXTRACTO GRATUITO
13
A MODO DE INTRODUCCIÓN
La presente obra recoge algunas reexiones encaminadas a mostrar a los habi-
tantes de México el qué (quid) y para qué (telos) de la Constitución mexicana.
El punto de partida se ubica en múltiples trabajos de investigación sobre la
materia que nos han permitido adquirir una visión holística, amplia, acerca del sig-
nicado de una constitución para el pueblo.
Tomamos de inicio para el título esa lejana referencia de Lincoln —dicha sobre la
democracia— para explicar que una constitución tiene que ser del pueblo, por el pue-
blo y para el pueblo. De este modo, llama poderosamente la atención cualquier pro-
ceso que se dé a espaldas o en contra de los destinatarios últimos de la constitución
política. Y la constitución es del pueblo y por el pueblo, porque su artíce, su creador,
es el pueblo; esta naturaleza de lo constitucional, lo mismo es visible en la masa infor-
me que se vuelve violenta, como cuando apaciguados los ánimos, unos pocos fungen
en el sitial de representantes constituyentes. La constitución —origen y certidumbre
de las luchas del pueblo— no tiene ni puede tener otro referente que el pueblo mis-
mo; la constitución es la versión en letras de lo que el pueblo es en acción cotidiana,
en la vida de todos los días; en este sentido, toda constitución debe ser para el pueblo.
Vale advertir a los expertos en derecho que este libro tiene como destinatarios a
nuestros conciudadanos no juristas; a los habitantes, hombres y mujeres de a pie que
no necesitan ser letrados para comprender que la sociedad se organiza políticamente
y que el poder público debe ser ejercido con responsabilidad y con respeto a los de-
rechos de las personas. De este modo, nuestras exploraciones realizadas en trabajos
previos, nos llevaron al encuentro de un decálogo de expresiones esenciales que son
las que constituyen el centro y la razón de ser de la Constitución mexicana, cumpli-
dos ya los cien años de su promulgación.
Sobre el particular, es pertinente señalar que, como celebración, habrá muchos
homenajes, actividades y publicaciones que una vez más recordarán con grandilo-
cuencia el triunfo de las leyes sobre los hombres, el imperio del derecho sobre las con-
ductas, la preeminencia de la razón sobre la barbarie.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA