Estado, ley, orden y coerción

AutorJosé Antonio Crespo
Páginas15-18

Page 15

3. Estado, ley, orden y coerción

Si la naturaleza humana es, como se ha dicho, individualista y por ende tiende a traducirse en actitudes egoístas frente a las necesidades, deseos e intereses de los demás, lo cual a su vez provoca una situación social de permanente conflicto y hostilidad, los seres humanos pueden buscar una fórmula de convivencia que reduzca estos males, aunque no desaparezcan del todo. Dicha fórmula consiste, primero, en establecer ciertas reglas de convivencia, leyes o normas, donde los derechos esenciales de cada miembro de la comunidad sean respetados por los demás, es decir la vida, la integridad y la propiedad, entre otros, con lo cual se podrá mejorar significativamente la convivencia entre los individuos y brindarles tranquilidad social, así como fomentar la cooperación colectiva.

Sin embargo, si como hemos dicho los individuos tienden a buscar la satisfacción de sus propios intereses por encima de los demás, ¿qué sucederá si el cumplimiento de las reglas establecidas implica que sus intereses particulares no sean conseguidos, parcial o totalmente? Es muy probable entonces que ese individuo, y de hecho, la mayoría, pase por encima de esas reglas. A quien viole cualquiera de esas leyes, o la normatividad, podemos llamarle genéricamente infractor, cuando se trata de una ley menor, o delincuente, cuando la ley quebrantada es más importante ya que provoca un mayor daño a la comunidad. Violar una ley menor es, por ejemplo, pasarse un semáforo marcado en rojo, y quien lo hace es un infractor. Cumplir una ley mayor consiste en respetar la propiedad de otra persona o su vida, y quien llegue a infringirla, asaltando o asesinando a otra persona, se convertirá en delincuente.

Si todos ignorasen las leyes —o al menos aquellas que vayan contra su interés personal—, es como si tales leyes no existieran o no hubieran existido nunca. Serían, en todo

Naturaleza humana individualista y el establecimiento de leyes o normas de convivencia

Ruptura con las normas impuestas: infractores y delincuentes

Page 16

16 El Estado

Medios para garantizar el seguimiento de las leyes: imposición de sanciones y castigos

caso, letra muerta y la única ley que seguiría imperando sería “la de la selva”, aquella que enfrenta a todos contra todos. ¿Cómo hacer entonces para que las leyes que facilitan el orden, la seguridad y el respeto a los derechos de los demás, se sigan?

Es entonces cuando se implementan castigos a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba