Hacia un proceso penal constitucional: Elementos para entender y aplicar la presunción de inocencia en México - Núm. 36, Enero 2014 - Revista del Instituto de la Judicatura Federal - Libros y Revistas - VLEX 575661750

Hacia un proceso penal constitucional: Elementos para entender y aplicar la presunción de inocencia en México

Autor:Stephanie Erin Brewer
Cargo:Abogada (Juris Doctor (J.D.), magna cum laude) por la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard
Páginas:77-165
 
CONTENIDO
77
Stephanie Erin Brewer*





–Franz Kafka, (1925)
S
UMARIO
: I.II.  
       III. 
 I V.-
A.   
  B. 
-
C. 
   D  
       
   E.    
     V.  
        A.
-
-
VI.-
 
A.  
   B. -

Hacia un proceso penal constitucional: Elementos
para entender y aplicar la presunción de inocencia
en México
*Abogada (Juris Doctor (J.D.), ) por la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard;
imparte el curso Doctrina y Práctica del Sistema Interamericano de Derechos Humanos para la misma Facultad de
Derecho; licenciada en psicología por la Universidad de Harvard; Coordinadora del Área Internacional del Centro de
Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh). Los últimos seis años de colaboración en el Centro
Prodh le han brindado la oportunidad de conocer y colaborar en varios de los casos que se citarán en este texto. La
autora agradece a Simón Alejandro Hernández León, Leopoldo Maldonado Gutiérrez y Luis Eliud Tapia Olivares por
su revisión del presente artículo.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 77 20/05/14 08:59 a.m.
78
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
C.               
    D.
 E. La
F.
VII.  -
    
     
A. 
B.
VIII..
I. Presentación
Al consultar la sección “P resunción de Inocencia” en      -
, obra del Dr. Guiller mo Colín Sánchez que ha ser vido de
referente para varias gene raciones de alumnos de la carrera de de recho, encontra-
mos el siguiente resumen de este pr incipio:
    
  -

    
         


     
           
   

      




     
      
1
Con las reformas constitucionales de junio de 2008 (en materia penal) y junio
de 2011 (en materia de derechos humanos), el poder reformador señaló de manera
1Guillermo Colín Sánchez, , Vigésima edición, Novena reimpre-
sión, Porrúa, México, 2010, p. 226.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 78 20/05/14 08:59 a.m.
79
STEPHANIE ERIN BREWER
decisiva que la presunción de inocencia, lejos de ser un mero propósito o acto de
caridad, es un derecho fundamental y debe ser el eje rector del sistema de justicia
penal mexicano. El cumplimiento de este mandato constitucional es preciso no
solamente para salvaguardar los derechos de la ciudadanía, sino para transformar
diversas prácticas recurrentes en los órganos de procuración e impartición de jus-


Sin embargo, tan necesario avance no se actualizará si no entendemos o no
estamos de acuerdo con el papel que deberá jugar la presunción de inocencia en
el sistema de justicia –es decir, si la presunción de inocencia sigue concibiéndose,
como actualmente ocurre en innumerables casos, como un elemento prescindible
o inexistente en el proceso penal. En tal escenario, al vasto universo de las vícti-
mas de delito en el país se seguirán sumando víctimas de detenciones y condenas

el crimen, se creen otras familias devastadas por el actuar arbitrario del Estado.
Y es que día a día somos testigos de un desconocimiento de los componentes
básicos de la presunción de inocencia, con consecuencias terribles para personas
y familias en las situaciones ya mencionadas, y para la sociedad en general. La

histórica que tiene el Estado en materia de procuración e impartición de justicia.

falta de la debida diligencia –independientemente de los actos de corrupción–,
garantizando la impunidad para los responsables de delitos. Como complemento
de lo anterior, se constata un patrón de detenciones arbitrarias, actos de tortura y
fabricación de pruebas, lo que nos lleva a la consignación de personas, muchas
-
  
-
ciones del ministerio público y descartar las pruebas de descargo, convalidando
los vicios aludidos y encarcelando a las personas sin bases sólidas que demuestren
su culpabilidad, o incluso a pesar de pruebas de su inocencia.
Estamos generalizando, no porque todos los actores del sistema se conduzcan
del mismo modo, sino porque el patrón se presenta con tanta frecuencia, en tantos

que dicho patrón es representativo de las prácticas vigentes en el país y signo de
   
no distingue sistemáticamente entre culpables e inocentes y mucho menos garan-
tiza los derechos humanos. Por lo tanto, nos debe preocupar profundamente que
en dicho contexto de actuaciones arbitrarias y casos débiles, en 2011 el 87.7% de
las personas objeto de una sentencia en primera instancia en el fuero común y el
05 Stephanie Erin Brewer.indd 79 20/05/14 08:59 a.m.
80
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
93.4% en el fuero federal, fueran condenadas2. Según la Procuraduría General de
la República (PGR), el porcentaje de sentencias dictadas en sentido condenatorio
en el fuero federal era de 94.4% entre septiembre de 2011 y junio de 20123.
Desde luego, el problema se extiende más allá de las procuradurías y los juz-
       
culpabilidad de las personas detenidas, antes de aceptar que personas inocentes
puedan terminar siendo procesadas y condenadas injustamente. Esta reacción,
aunque se sienta reconfortante en el corto plazo, termina lastimando a la propia
ciudadanía que se deja caer en ella: se queda con un sistema que en vez de consoli-
darse como pilar del Estado de Derecho, se conforma con procurar encarcelables
e impartir condenas.
Nos corresponde a todos exigir y garantizar el pleno respeto de la presunción

y derecho fundamental de las personas. En estas páginas analizaré por qué dicha
presunción debe ser el referente de actuación en el proceso penal; cómo el actual
menoscabo de la misma socava los derechos fundamentales de la población y la
independencia y desempeño del poder judicial; y qué tipo de prácticas y criterios
    
explícitamente reconocida en la Constitución. El ejercicio empezará con una dis-
     
         
básico de este principio. Luego, examinará el panorama actual en México, a la luz
de diversas prácticas recurrentes en los órganos de procuración e impartición de
justicia, así como de algunos factores estructurales y coyunturales que presentan
retos particulares. A la luz de lo analizado, diagnosticará que nos encontramos en
una crisis en materia de justicia penal de larga incubación pero que se ha agudi-
zado en años recientes, en la que corresponde a las y los operadores de justicia
garantizar la presunción de inocencia como tarea urgente para que el poder judicial
se vuelva contrapeso ante el ejecutivo, y para liberar el sistema de su sometimiento
histórico y actual a otras dos presunciones fomentadoras de injusticia e inseguri-
dad: la presunción de culpabilidad y la presunción de impunidad. Finalmente, el
ensayo planteará algunas consideraciones para la implementación de la presun-
ción de inocencia a partir de las reformas constitucionales de años recientes.
No se parte desde cero en los planteamientos aquí contenidos: los análisis
2Instituto Nacional de Estadística y Geografía (en adelante, “INEGI”),  -
   

3Del 1 de septiembre de 2011 al 30 de junio de 2012, “[e]n el rubro de sentencias condenatorias… fueron
dictadas 25 mil 725 sentencias, de las cuales 24 mil 290 fueron condenatorias, 1 mil 388 absolutorias y 47 mixtas.
Las delegaciones de Baja California Sur, Nuevo León, Puebla, Morelos y Querétaro, destacaron obteniendo el ma-
    
, 2012, p. 73.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 80 20/05/14 08:59 a.m.
81
STEPHANIE ERIN BREWER
aportados por diversos investigadores académicos, impartidores de justicia y or-
ganismos no gubernamentales, entre otros, nos marcan un camino en el sentido
indicado. Recorrer ese camino, haciendo eco de los aportes existentes y señalando
tareas pendientes, es la apuesta del presente ejercicio.
II. Nota preliminar: dando vuelta a la hoja de la gramática del proceso penal
-
tades en México, donde práctica mente todos los términos vigentes pa ra referirnos
a la población acusada de algún acto ilícito, nos llevan a pensar en la culpabili-
dad: son imputados, a cusados, sospechosos, en el mejor de los casos procesados.
Los citados térm inos le quitan la calida d de sujeto a la persona así llamada, al
   
acusar, procesar4.
Al nombrar a una persona con referencia a cómo se le trate, no podemos
evitar adoptar esa acción como nuestro punto de partida para entender quién es,
intrínsecamente. Nos empieza a sonar perfectamente normal que los detenidos se
encuentren en prisión preventiva y los arraigados, en arraigo, pues eso es lo que les
corresponde; luego, no es extraño que esos mismos “imputados” sean condenados,
          
mentales tranquilizadores en estos tiempos de incertidumbre. De hecho, llama
más la atención cuando un “acusado” es absuelto, una sospechosa contradicción
de términos.
Tampoco encontramos respuestas entre las locuciones que sí conceden
el estatus de sujeto activo a la persona, ya que la presentan como el “presunto
sujeto activo del delito”, “presunto responsable” o simplemente “delincuente”. El
Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) modernizó su lenguaje en
2009, un paso que no podemos dejar de reconocer; al mismo tiempo, dado que no
se aplicó dicho cambio en los glosarios en línea del Instituto, siguen apareciendo

         

5
4Incluso el más esperanzador “justiciable” nos comunica que se trata de una persona a la merced del Estado, a
la que la autoridad podría impartir justicia, o no.
5-
ginal. Ver, por ejemplo, www.inegi.org.mx/sistemas/glosario/Default.aspx?ClvGlo=RSJ&c=11046&s=est (visitado
el 14 de julio de 2012). El Instituto cambió la denominación de esta categoría en 2009 en aras de reconocer la pre-

estudio de la estadística, ya que a partir de la reforma procesal penal de junio de 2008 se reconoce el derecho de toda
persona imputada a que se presuma su inocencia y por ello, lo que hasta 2008 se nombró como Presuntos delincuentes
www.ine-
gi.org.mx/est/contenidos/Proyectos/registros/sociales/judiciales/presentacion.aspx (visitado el 14 de julio de 2012).
05 Stephanie Erin Brewer.indd 81 20/05/14 08:59 a.m.
82
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
La palabra “defendido” pareciera representar un paso en el sentido correcto;

también que ella se está defendiendo. Pero ninguno de los términos mencionados
encarna el concepto más básico del proceso penal y el motivo del presente artícu-
lo: si queremos decir la verdad jurídica, la persona en comento es un “presunto
inocente”.

las acciones del Estado (“persona acusada”, “persona detenida”), pero también al
papel de la persona dentro del proceso (“defendido”, “defendida”) y la calidad de
presunto inocente que le reconoce la Constitución.
III. La presunción de inocencia: ¿de dónde viene y por qué aplicarla?
Si bien tiene antecedentes en el derecho rom ano, el concepto conocido hoy como
la presunción de inocencia empezó a cobrar relevancia a part ir de la publicación
en 1764 del tratado   de Cesare Bonesana, Marqués
de Beccaria. Al enc ontrarse frente a un sistema penal a rbitrario y cruel, Beccaria
planteó que si bien la sociedad tenía derecho a castigar las transgresiones come-
tidas en su contra, tal castigo y la forma de determinar su i mposición se debían
ajustar a la gravedad de la conducta, entendida en términos del daño ocasionado
           
distinciones entre la actividad judicial y las facultades de los otros poderes del
Estado; y los derechos inherentes del individuo juzgado. En este orden de ideas,
propuso tanto racionali zar el catálogo de delitos y sus correspondientes penas,
como resguardar ciertos principios procesales, incluyendo la presunción de ino-
cencia, sobre la cual escr ibió:

 
6
Las propuestas de Beccaria –formuladas con tal solidez de argumentación que
su tratado sigue siendo estudio obligado para alumnos de derecho hasta nuestros
 
al joven marqués un líder del pensamiento ilustrado en el ámbito del derecho con-
-
chos del Hombre y del Ciudadano, aprobada por la Asamblea Nacional Francesa
6César Beccaria,  , Facsimilar de la edición príncipe en italiano de 1764, seguida
de la traducción de Juan Antonio de las Casas de 1774, Estudio introductorio de Sergio García Ramírez, Fondo de
Cultura Económica, México, 2000, p. 246. Ver, en general,  p. 239-43, 246, 255-58. En adelante, “Beccaria”.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 82 20/05/14 08:59 a.m.
83
STEPHANIE ERIN BREWER
en 1789, cuyo artículo noveno establece que toda persona se presume inocente
hasta que sea declarada culpable y gozará de la protección de la ley en contra de
afectaciones innecesarias a sus derechos en el marco de la detención7. Veinticinco
años después, al otro lado del Atlántico, el Decreto Constitucional para la Libertad
de la América Mexicana de 1814 dispuso en su artículo 30:
 

     
      
8
Los textos citados, además de consagrar componentes de la presunción de
inocencia que perviven hoy como pilares del derecho nacional e internacional,
nos dan pautas para entender las funciones que tiene dicho principio en el mundo
moderno. En particular vale la pena destacar las siguientes:
a) Fundamentalmente, la presunción de inocencia se concibió como derecho
procesal necesario para garantizar un juicio justo y proteger otros derechos,
tales como la libertad personal y la integridad física. No hace falta ser ju-
rista para entender la importancia de este derecho hoy: el resultado de una
condena penal suele ser el encarcelamiento, una de las peores situaciones
en que se pueda encontrar una persona, ya que en el mejor de los casos, im-
plica perder la convivencia con la familia, el proyecto de vida y, en general,
el lugar que la persona antes ocupaba en el mundo de los seres humanos.
Condenar a las personas a tal suerte sin que la parte acusadora haya dem-
ostrado su culpabilidad, suele afectar a las víctimas de manera irremediable
y socava la seguridad de la población en general;
b) Un sistema penal sin presunción de inocencia tiende a condenar y encarcelar
de manera desproporcionada a las personas de pocos recursos económicos,
cuya victimización normalmente no generará mayores consecuencias
para los autores de las prácticas arbitrarias9. De ahí que el derecho a ser
7Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, aprobada por la Asamblea Nacional Francesa el
26 de agosto de 1789, art. 9: “Siendo que todo hombre se presume inocente hasta que sea declarado culpable, si se
juzga indispensable detenerlo, todo rigor que no sea necesario para el aseguramiento de su persona, deberá reprimirse
severamente por la ley.” Texto original en francés: www.assemblee-nationale.fr/histoire/dudh/1789.asp.
8Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana, Sancionado en Apatzingán a 22 de octubre
de 1814. Ver artículos 31 y 21-23, respectivamente.
9Existen razones logísticas por la mayor vulnerabilidad de esta población: entre otras, en muchos casos no
podrán pagar si son extorsionados por agentes estatales bajo la amenaza de fabricarles delitos, ni tampoco costear la
asistencia letrada de un defensor particular, un tema no menor tomando en cuenta la precariedad de servicios y sobre-
carga de trabajo de muchas defensorías públicas. Suelen carecer de los medios para generar costos políticos para el
uso arbitrario del aparato penal. En tal sistema se aumenta asimismo el riesgo de discriminación por apariencia física
(la cual nos puede remitir a estereotipos sobre criminalidad), identidad lingüística y otros factores.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 83 20/05/14 08:59 a.m.
84
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
presumido inocente, al minimizar el papel que el estatus social y económico
pueda jugar en el proceso y maximizar la importancia de los elementos de
prueba y la rigurosidad con la que éstos se valorarán, contribuye a resguardar
la igualdad ante la ley, pilar fundamental de las sociedades democráticas;
c) Por otro lado, un sistema que no presuma la inocencia abre la puerta al uso
político del aparato penal y tiende a convertir a los jueces de la materia en

de inocencia es un elemento para preservar la independencia del Poder Ju-
dicial frente al Poder Ejecutivo, al implicar que los operadores de justicia
puedan y deban frenar cualquier intento de hacer un uso desviado del sis-
tema penal por parte de este último, así como limitar el ámbito de acciones
arbitrarias de sus agentes. La importancia de consolidar un Poder Judicial
independiente en México como contrapeso frente al Ejecutivo y Legislativo
es un tema transversal en las páginas que siguen; y
d) Finalmente, y de suma relevancia en el contexto actual, la presunción
de inocencia es una poderosa herramienta para mejorar la capacidad del
sistema penal de reducir la impunidad y los actos delictivos. Claro está que
la consecuencia más grave de no presumir la inocencia –el castigo a personas
inocentes– conlleva la impunidad para los verdaderos responsables de los
delitos imputados y el desvanecimiento del poder disuasivo de la ley, al
quedar cimbrada la piedra angular de la seguridad jurídica: “el ciudadano
             
normas jurídicas no va a ser castigado10”. Por otro lado, si las instituciones
policiacas y ministeriales perciben que no tienen la obligación de armar
casos sólidos para lograr condenas, no desarrollarán las correspondientes
capacidades de investigación y persecución de delitos, necesarias para
combatir la inseguridad. El resultado es que se envíe el mensaje de que se
puede delinquir con poca probabilidad de ser capturado, de modo tal que
aun cuando la pena dispuesta por un delito sea severa, no disuade de la
comisión del acto. Como acertadamente señaló Beccaria: “La certidumbre
del castigo, aunque moderado, hará siempre mayor impresión que el temor
de otro más terrible, unido con la esperanza de la impunidad […]11”.
Así las cosas, sin importar cuál de los modelos dominantes del Derecho penal
nos resulte más convincente –el que priorice la prevención de actos ilícitos, la
retribución por delitos cometidos, el debido proceso– sin la presunción de inocen-
    
10Santiago Mir Puig,   , 3ª edición corregida y puesta al día, Promociones y
Publicaciones Universitarias, Barcelona, 1990, p. 107.
11Beccaria,  p. 271.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 84 20/05/14 08:59 a.m.
85
STEPHANIE ERIN BREWER
12Jaime Vegas Torres, , La Ley, Madrid, 1993, p. 35-36.
  
ver Miguel Ángel Aguilar López, , Consejo
de la Judicatura Federal, Instituto de la Judicatura Federal, número 6 de la Colección Estudios de la Magistratura,
México, 2009, p. 243-57. En adelante, “Aguilar López”.
de hace casi 250 años, es hoy una prioridad urgente. En ese espíritu, enseguida
analizaremos el contenido legal de la presunción de inocencia y las principales
fuentes de derecho que hoy la consagran, a través de las cuales han sido explicita-
dos varios componentes y garantías esenciales de la misma.
IV. La presunción de inocencia: contenido
A. La presunción de inocencia en el derecho nacional e internacional
Al analizar el desa rrollo del principio de presunción de inocencia en var ias escue-
las de pensamiento legal (continental, anglosajona e internacional), el Dr. Jaime
Vegas Torres plantea en su obra 
Penal  
1) El concepto fundamental en torno al cual se construye todo un modelo de
proceso penal;
2) Un postulado directamente referido al tratamiento del imputado durante el
proceso penal, el cual implica reducir al mínimo las medidas restrictivas de
derechos en el tratamiento de aquel; y
3) Una regla directamente referida al juicio de hecho de la sentencia penal, con
incidencia en el ámbito probatorio, conforme a la cual, la prueba completa
de la culpabilidad del imputado debe ser suministrada por la acusación12.
En efecto, el Tribunal Constitucional español ha entendido:
   

        
 
   

 

-
 

    
05 Stephanie Erin Brewer.indd 85 20/05/14 08:59 a.m.
86
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
         

       

-

      
   
      
 

13
En el análisis que sigue, será útil tener en mente estas sistematizaciones.
Encontraremos que si bien ciertos tratados internacionales o tesis mexicanas
destacan uno o dos de los citados aspectos de la presunción de inocencia, los
          
  
para establecer una serie de requisitos mínimos aplicables en todo proceso penal.
De lo anterior, también se desprende que al emplear el término “presunción” en
relación a estos derechos y obligaciones, no estamos hablando de una simple
            
superior. Es decir, pueden aplicarse diversas presunciones legales dentro de un
proceso, pero todas deben ser congruentes con el principio rector, o metapresunción,
de la inocencia14 de la parte imputada hasta en tanto no se declare que la parte
acusadora haya demostrado la responsabilidad penal, de acuerdo a los requisitos
15.
La presunción de inocencia está consagrada en las principales declaraciones
internacionales de derechos humanos y tratados de derechos civiles y políticos. El
primero de estos, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hom-
bre (aprobada en mayo de 1948 en la Novena Conferencia Internacional Ameri-
cana), establece en su artículo XXVI que se presumirá a toda persona acusada
13Tribunal Constitucional Español, Sentencia 109/1986 (recurso de amparo), 24 de septiembre de 1986, Sala
Primera, Excmos. Sres. Tomás, Díez-Picazo, Truyol, Díaz y Rodríguez- Piñero.; Ponente: don Luis Díez-Picazo y
Ponce de León, Párrafo 1º del apartado segundo (Fundamentos jurídicos): Disponible en www.boe.es/buscar/doc.ph
p?coleccion=tc&id=
SENTENCIA
-1986-0109.
14Como mínimo, las presunciones de hecho y de derecho que obraran en contra de la inocencia del defendido,
deben ser siempre refutables. Ver Comisión Internacional de Juristas, ,
Guía para Profesionales No. 5, Ginebra, 2009, p. 94.
15De igual manera, no debemos confundirnos al denominar la presunción de inocencia un “principio”, concepto
que en la ciencia jurídica no siempre implica una obligación legal vinculante. Tal y como veremos, el principio en
comento es un derecho constitucional, consagrado además en diversos instrumentos internacionales de cumplimiento
obligatorio para el Estado mexicano; así como una necesaria garantía de otros derechos fundamentales. A lo largo del
presente ensayo se utilizan los términos , y , sin que ninguno de ellos se deba
interpretar en sentido restrictivo excluyendo el carácter multifacético y obligatorio de la presunción de inocencia.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 86 20/05/14 08:59 a.m.
87
STEPHANIE ERIN BREWER
“inocente, hasta que se pruebe que es culpable”; meses después en diciembre de
1948, semejante derecho se reconoció al nivel mundial en el artículo 11.1 de la
Declaración Universal de Derechos Humanos, el cual dispone: “Toda persona acu-
sada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe
su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegu-
rado todas las garantías necesarias para su defensa.”
La segunda mitad del Siglo XX vio la entrada en vigor de Convenciones vin-
culantes, tanto en el Sistema de Naciones Unidas como en el Sistema Interameri-

de un juicio justo. El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP,
con entrada en vigor en 1976) reconoce en su artículo 14 los dos pilares interde-
pendientes de igualdad ante la ley y presunción de inocencia como derechos de
toda persona. Además, enumera diversos derechos procesales, tales como: ser oída
con las debidas garantías por un tribunal competente, independiente e imparcial;
ser informada de la naturaleza de la acusación en su contra; contar con el tiempo y
los medios adecuados para preparar su defensa; comunicarse y ser asistida por un

proceso; interrogar a los testigos de cargo; obtener la comparecencia de testigos
de descargo; no ser obligada a declarar contra sí misma ni a confesarse culpable;
revisión de cualquier fallo condenatorio por un tribunal superior; y no ser juzgada
dos veces por el mismo delito16. Los mismos derechos procesales se reconocen
al nivel regional en el artículo 8 de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos (CADH, con entrada en vigor en 1978), instrumento que deja en claro
además, las consecuencias procesales de la violación de determinados derechos
humanos: en particular, la confesión de la persona imputada “solamente es válida
si es hecha sin coacción de ninguna naturaleza17”.
Al interpretar el artículo 8 de la CADH, la Corte Interamericana ha asentado:

-

        
  -

     
  
18
16El Estado mexicano es parte del PIDCP desde el 23 de marzo de 1981.
17-
to depositado el 24 de marzo de 1981. El 16 de diciembre de 1998, México reconoció la competencia contenciosa de
la Corte Interamericana de Derechos Humanos, último intérprete de la Convención Americana.
18Corte IDH.  Sentencia de 31 de agosto de
2004. Serie C No. 111, párr. 153-54. Notas de pie internas omitidas.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 87 20/05/14 08:59 a.m.
88
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
En resumen, tanto en los tratados como en la jurisprudencia internacional, se
aprecia la estrecha relación que guarda la presunción de inocencia con diversos
derechos procesales. Estos últimos vienen a sentar las mínimas “reglas del juego”
del proceso penal, dotando de contenido al concepto de ser presumido inocente
hasta en tanto no se compruebe la responsabilidad penal; pues el requisito de
“comprobar” implica no solamente que la parte acusadora presente pruebas con-
vincentes, sino también, el escrutinio de las mismas a la luz de cualesquier pruebas
y argumentos de descargo, respetando los derechos que asisten al defendido en
el proceso19. Así las cosas, los derechos procesales (por ejemplo, a ser oído por
un órgano independiente e imparcial, a no ser obligado a confesar, a una defensa
adecuada) actúan como garantías de la presunción de inocencia: cada uno es un
-
bado la culpabilidad mediante un juicio justo.
Pasando al ámbito nacional, podemos notar que antes de las recientes refor-
mas constitucionales, la presunción de inocencia ya se encontraba implícita en el
texto constitucional, tal y como lo determinó el Pleno de la SCJN:
PRESUNCIÓN DE INOCENCIA. EL PRINCIPIO RELATIVO SE CONTIENE DE MANERA IMPLÍCITA EN
LA CONSTITUCIÓN FEDERAL
.-
          
        
   
    -
    
       

-
-


        
      
      



19Resultan relevantes las observaciones del magistrado Miguel Ángel Aguilar López, quien critica la postura,
propia a un sistema que presuma la culpabilidad, de considerar los derechos procesales “un mal necesario”, cuando
lo que corresponde es “estimar los derechos de [la persona acusada], consustanciales al mismo derecho procesal; por
tanto, irrenunciables”, en consonancia con la presunción de inocencia. El magistrado recuerda que “en los actuales
         
garantías procesales y los derechos y las libertades de los ciudadanos…. Cuando en el ejercicio del no se
cumplen esas exigencias, no estamos en realidad ante un proceso penal, sino ante un acto de autoritarismo, profunda-
mente antidemocrático.” Aguilar López, , pp. 83-84. Notas de pie internas omitidas.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 88 20/05/14 08:59 a.m.
89
STEPHANIE ERIN BREWER
     
    
     
        
 


-


20
Asimismo, antes de las reformas constitucionales de 2008 y 2011, algunos

de la presunción de inocencia, en particular el deber de resolver teniendo en cuenta
únicamente aquellas pruebas que sean lícitas. Tal obligación es el objeto de la si-
guiente tesis del Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito:
PRESUNCIÓN DE INOCENCIA. ESTE PRINCIPIO SE CONSTITUYE EN EL DERECHO DEL ACUSADO
A NO SUFRIR UNA CONDENA A MENOS QUE SU RESPONSABILIDAD PENAL HAYA QUEDADO
DEMOSTRADA PLENAMENTE, A TRAVÉS DE UNA ACTIVIDAD PROBATORIA DE CARGO, OBTENIDA
DE MANERA LÍCITA, CONFORME A LAS CORRESPONDIENTES REGLAS PROCESALES
.

 


 



   



 
      
      
   
             
 

20Tesis p. XXXV/2002 [TA]; 9a. Época; Pleno; S.J.F. y su Gaceta; XVI, agosto de 2002; p. 14. Amparo en revi-
sión 1293/2000. 15 de agosto de 2002. Once votos. Ponente: Sergio Salvador Aguirre Anguiano. Secretarios: Eduardo
Ferrer Mac-Gregor Poisot y Arnulfo Moreno Flores.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 89 20/05/14 08:59 a.m.
90
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL



          
21
De la tesis citada, se aprecia la relación entre la presunción de inocencia, la
admisión y justipreciación de las pruebas y el deber de fundar y motivar adecuada-
mente las resoluciones judiciales. Por ejemplo, una sentencia basada en pruebas
ilícitas, además de violar la presunción de inocencia, no puede considerarse una
resolución debidamente fundada y motivada.
Asimismo, la SCJN ha reconocido la protección de otro componente de la
presunción de inocencia, el principio conocido como  22 Éste se
    
decir ya contando con todos los elementos de prueba y argumentos aportados en el
proceso– y dispone que en caso de no tener plena convicción de la responsabilidad

la duda. Lo anterior implica que el ministerio público tenga que haber demostrado
todos y cada uno de los elementos del delito bajo análisis y la participación de la
parte imputada; aunque demuestre más allá de cualquier duda algunos de los ele-
21Tesis I.4o.P.36 P [TA]; 9a. Época; T.C.C.; S.J.F. y su Gaceta; XXV, Enero de 2007; p. 2295. Cuarto Tribunal
Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito. Amparo directo 864/2006 del 31 de marzo de 2006 y Amparo di-
recto 1324/2006 del 12 de julio de 2006. Unanimidad de votos (No obstante la Magistrada Olga Estrever Escamilla,
manifestó estar acorde con el sentido de los fallos, mas no así con todas las consideraciones). Ponente: Miguel Ángel
Aguilar López. Secretario: Héctor Vargas Becerra.
22
PRINCIPIO IN DUBIO PRO REO. ESTÁ PREVISTO IMPLÍCITAMENTE EN LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS
MEXICANOS
. El Tribunal en Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha sostenido que de los artículos 14,
párrafo segundo; 16, párrafo primero; 19, párrafo primero; 21, párrafo primero, y 102, apartado A, segundo párrafo,
de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos deriva el principio de presunción de inocencia, y de
esta inferencia, relacionada con los artículos 17, segundo párrafo, y 23 del citado ordenamiento, se concluye la
existencia del principio in dubio pro reo, el cual goza de jerarquía constitucional. En ese tenor, conforme al principio
constitucional de presunción de inocencia, cuando se imputa al justiciable la comisión de un delito, éste no tiene la
carga probatoria respecto de su inocencia, pues es el Estado quien debe probar los elementos constitutivos del delito
y la responsabilidad del imputado. Ahora bien, el artículo 17, segundo párrafo, constitucional previene que la justicia
que imparte el Estado debe ser completa, entendiéndose por tal la obligación de los tribunales de resolver todas las
cuestiones sometidas a su conocimiento, sin que les sea lícito dejar de pronunciarse sobre alguna. Por su parte, el re-

  
para acreditar su culpabilidad; por lo que la absolución debe ser permanente y no provisoria, además de que el propio
artículo 23 previene que no es lícito juzgar dos veces a alguien por el mismo delito (principio de non bis in ídem). En
este orden, si en un juicio penal el Estado no logra demostrar la responsabilidad criminal, el juzgador está obligado
a dictar una sentencia en la que se ocupe de todas las cuestiones planteadas (artículo 17, segundo párrafo), y como
  
suspendiendo el juicio hasta un mejor momento-, necesariamente tendrá que absolver al procesado, para que una vez
precluidos los términos legales de impugnación o agotados los recursos procedentes, tal decisión adquiera la calidad
de cosa juzgada (artículo 23).
Tesis 1a. LXXIV/2005 [TA]; 9a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; XXII, Agosto de 2005; p. 300. Amparo directo en
revisión 1208/2004. 29 de septiembre de 2004. Unanimidad de cuatro votos. Ponente: José de Jesús Gudiño Pelayo.
Secretario: Miguel Bonilla López.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 90 20/05/14 08:59 a.m.
91
STEPHANIE ERIN BREWER
23.
Según el principio , en caso de no demostrarse plenamente la
responsabilidad penal, a la hora de dictar sentencia existen dos posibilidades: (1)
quedará clara la inocencia de la persona, procediendo su absolución sin necesidad
de aplicar reglas de decisión; (2) operará la regla de  y la persona
será absuelta por la falta de plena convicción generada en el juzgador acerca de
su culpabilidad. En los dos casos, conforme al metaprincipio de presunción de
  
determinación de que el individuo acusado es inocente24. No puede subsistir en
     
delito analizado ( ), ni tampoco corresponde al Estado cuestionar
públicamente su inocencia.
Hasta ahora hemos visto algunas tesis relativas a cómo la presunción de ino-
cencia opera en materia probatoria y de decisión. Por otra parte, en lo relacionado
al trato debido del presunto inocente durante el proceso y la prohibición de im-
poner medidas privativas de derechos más allá de las estrictamente necesarias, la
SCJN, en consonancia con algunos de los criterios que vimos en la resolución del
Tribunal Constitucional Español citada , ha establecido:
PRESUNCIÓN DE INOCENCIA. ALCANCES DE ESE PRINCIPIO CONSTITUCIONAL
. 
      
       
      
       -
        
          
       -
      


23Cfr., por ejemplo:
DOLO, CARGA DE LA PRUEBA DE SU ACREDITAMIENTO
. Del artículo 8o. del Código Penal Fede-
ral, se desprende que los delitos pueden ser dolosos o culposos. El dolo no es más que la conciencia y voluntad de
realizar el tipo objetivo de un delito, por ello constituye un elemento del mismo, en los delitos de carácter doloso. De
ello que, con base en los principios de debido proceso legal y acusatorio –recogidos en el sistema punitivo vigente–,
íntimamente relacionados con el principio de presunción de inocencia – implícitamente reconocido por la Carta Magna –,
se le imponga al Ministerio público de la Federación la carga de la prueba de todos los elementos del delito, entre
ellos, el dolo (…).
Tesis 1a. CVIII/2005 [TA]; 9a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; XXIII, marzo de 2006; p. 204. Contradicción de tesis
68/2005-PS. Entre las sustentadas por el Primer Tribunal Colegiado del Quinto Circuito y el Primer Tribunal Colegiado
del Octavo Circuito. 3 de agosto de 2005. Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: Miguel Enrique
Sánchez Frías. Esta tesis no constituye jurisprudencia pues no contiene el tema de fondo que se resolvió.
24Ver Vegas Torres,  p. 209: “El   permite distinguir dos clases de absoluciones: las
producidas en aplicación del , por un lado, y las derivadas de la certeza de la inocencia obtenida
dentro del proceso, por otro; la presunción de inocencia no permite tal distinción: todas las absoluciones descansan
en la certeza de la inocencia del acusado.”
05 Stephanie Erin Brewer.indd 91 20/05/14 08:59 a.m.
92
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL


Ahora bien, si alguna duda pudiera subsistir sobre la fuerza normativa de la
presunción de inocencia en México, la reforma constitucional de junio de 2008
    
apartado B, fracción I, que toda persona tiene derecho “[a] que se presuma su ino-
cencia mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia emitida por
el juez de la causa”. A la luz de lo anterior, la Suprema Corte actualizó su criterio
en la siguiente tesis publicada en 2012:
PRESUNCIÓN DE INOCENCIA. EL PRINCIPIO RELATIVO ESTÁ CONSIGNADO EXPRESAMENTE EN LA
CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, A PARTIR DE LA REFORMA PUBLICADA
EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN EL 18 DE JUNIO DE 2008.
 
           
           
     


      

 

          
         
        
          

 
26
De varias de las tesis citadas ante líneas y del nuevo texto del artículo 20
constitucional, se desprende además un elemento imprescindible para entender
25Tesis 2a. XXXV/2007 [TA]; 9a. Época; 2a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; XXV, Mayo de 2007; p. 1186. Amparo
en revisión 89/2007. 21 de marzo de 2007. Cinco votos. Ponente: Genaro David Góngora Pimentel. Secretario: Marat
Paredes Montiel. Asimismo, la resolución correspondiente acoge los siguientes requisitos probatorios citados :






(Engrose, p. 14).
261a. I/2012 (10a.) [TA]; 10a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; Libro IV, enero de 2012, Tomo 3; p. 2917.
Amparo directo en revisión 2087/2011. 26 de octubre de 2011. Cinco votos. Ponente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia.
Secretario: Jorge Antonio Medina Gaona.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 92 20/05/14 08:59 a.m.
93
STEPHANIE ERIN BREWER
los alcances temporales de la presunción de inocencia: la misma tiene vigencia
       Por otra

segunda instancia la obligación de hacer valer la presunción de inocencia se torne
irrelevante: al contrario, corresponde al tribunal de alzada revisar cuidadosamente
el fallo recurrido desde la óptica de este principio, averiguando si la sentencia
dictada lo fue de acuerdo a la presunción de inocencia, observando las reglas pro-
cesales necesarias para su vigencia y evidenciando un proceso de motivación y
razonamiento congruente con la misma.
Resumiendo, podemos apreciar que la CPEUM protege la presunción de
inocencia en todas sus vertientes: como derecho a ser tratado como inocente
durante el proceso, como marco para la admisión y valoración de los elementos
de prueba aportados por las partes y como eje rector del modelo de proceso
penal contemplado desde la Carta Magna. Es importante recalcar que si bien la
presunción de inocencia se introdujera de manera explícita en la Constitución en
el marco del nuevo sistema penal (mismo que todavía no entra en vigor en la
mayoría de las entidades federativas), este principio sigue siendo vinculante para
todo el país. Además de tratarse de un principio ya implícito en la Constitución, su
obligatoriedad en todos los niveles se vio reforzada por la reforma constitucional
en materia de derechos humanos del 10 de junio de 2011, misma que estableció
en el artículo 1º, párrafo 2º de la Carta Magna: “Las normas relativas a los
derechos humanos se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los
tratados internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo a las personas
la protección más amplia.” Por estas razones, y con mayor razón a la luz de la
reforma en materia de amparo del 6 de junio de 2011, la falta de respeto de la
presunción de inocencia da lugar a que el defendido acuda al juicio de amparo para
reivindicar esta violación de sus derechos humanos y constitucionales.
Así las cosas, los contenidos fundamentales de la presunción de inocencia,
reconocidos en la Constitución y diversos tratados internacionales de cumplimiento
obligado en cualquier juicio penal, se pueden resumir como el derecho de toda
persona a:
1. Ser presumida inocente mientras no se declare su culpabilidad, siendo dicha
presunción el hilo conductor de todo el proceso penal;
2. Recibir el trato correspondiente a una persona presuntamente inocente a lo
largo del proceso, omitiendo aplicarse aquellas medidas privativas propias
a la sanción por el delito imputado, imponiendo solamente aquellas medi-
das cautelares estrictamente necesarias y respetando en general la honra y
dignidad de la persona;
3. No tener que comprobar su inocencia o la no existencia de uno o más
05 Stephanie Erin Brewer.indd 93 20/05/14 08:59 a.m.
94
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
elementos del delito en momento alguno, sino que corresponde siempre
a la parte acusadora demostrar, mediante la presentación de argumentos y
pruebas obtenidas lícitamente, todos y cada uno de los elementos del delito
y la responsabilidad penal del defendido;
4. A que no se considere demostrada la responsabilidad penal si en el proceso
no se respetaron los derechos procesales que le asisten, incluyendo entre
otros:
a) A ser oída por un órgano independiente e imparcial que tenga competen-
cia sobre el asunto;
b) A contar con el tiempo y los medios adecuados para preparar su defensa,
incluyendo entre otros, el derecho a comunicarse y ser asistida por un de-

a los testigos de cargo y obtener la comparecencia de testigos de descargo;
c) A no ser obligada a declarar contra sí misma ni a confesarse culpable y
que cualquier declaración sea admitida como prueba de cargo únicamente
si fue realizada sin coacción alguna;
5. A que la sentencia correspondiente sea dictada conforme a los requisitos
constitucionales y legales, destacándose en particular el deber de fundar y
motivar adecuadamente las conclusiones de la misma;
     
subsiste alguna duda sobre uno o más elementos del delito o su partici-
pación en ello ( ); y en caso de ser absuelta por sentencia

analizado ();
7. A que los seis puntos anteriores sean respetados en un marco de igualdad
ante la ley;
8. A que los siete puntos anteriores sean respetados durante la totalidad del
proceso penal, siendo directamente aplicables en primera instancia hasta
      
etapa de apelación, juicio de amparo y procedimientos conexos; y
9. Cuando se constate que no se asignó la carga de la prueba a la parte acu-
sadora; que no se han respetado los derechos procesales inherentes a la
presunción de inocencia; que el fundamento o motivación de una sentencia
no se ajusta a este principio (basándose por ejemplo en pruebas ilícitas o
dejando entrever una evidente presunción en contra del defendido); o que no
se aplicó el principio siendo procedente; se debe invalidar
cualquier sentencia condenatoria.
 
situaciones que pueden presentarse en el proceso. Antes de pasar a una evaluación
05 Stephanie Erin Brewer.indd 94 20/05/14 08:59 a.m.
95
STEPHANIE ERIN BREWER
de la situación actual de la presunción de inocencia en México, será útil hacer
referencia a algunos de los criterios establecidos por diversos intérpretes, los
cuales nos ayudarán a completar el panorama de la presunción de inocencia y su
relevancia a diversas prácticas actualmente vistas en México.
B. Tratamiento debido a personas acusadas de delitos: discurso de funcio-
narios públicos y presentación en medios de comunicación
El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, intérprete autoritativo
del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, aborda el derecho a ser
presumido inocente e n su Observación General 32. Entre otros aspectos, destaca
que las obligaciones de los Estados para con las personas imputa das, abarcan el
discurso público de representantes del Estado, en particular el tratamiento ante
los medios de comunicación, así como la presentación física del individuo en las
audiencias celebradas con relación a su ca so. Señala:
   -


   -

 -
27
De manera parecida, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH)
ha establecido que las declaraciones de funcionarios públicos pueden violar la
    
emisión de la sentencia judicial respectiva. Por ejemplo, el TEDH declaró que el
Estado español había violado este derecho28 cuando un Gobernador hizo referencia
sin reservas, en una conferencia de prensa, a la culpabilidad por delitos graves
de un individuo detenido apenas tres días antes en un operativo y por lo tanto no
sentenciado por delito alguno (en efecto, dos días después de la rueda de prensa,
un juez ordenaría la puesta en libertad sin cargos de la persona detenida)29. La
misma conclusión se había obtenido, entre otros, en un caso contra el Estado
francés en que funcionarios de alto rango se pronunciaron sobre la responsabilidad
penal de una persona detenida ese mismo día y acusada de un homicidio de alto
30. En nuestra región, la Corte
Interamericana ha fallado en el mismo sentido, considerando:
27Comité de Derechos Humanos,  CCPR/C/GC/32, 23 de agosto de 2007, párr. 30.
28El Convenio Europeo de Derechos Humanos establece: “Toda persona acusada de una infracción se presume
inocente hasta que su culpabilidad haya sido legalmente declarada.” Convenio para la Protección de los Derechos
os 11 y 14, Art. 6.2.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 95 20/05/14 08:59 a.m.
96
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
 -
           
 
31
Vale la pena detenernos en este punto dada su relevancia en la actual coyuntu-
ra nacional. En efecto, las presentaciones ante medios de comunicación pueden
resultar lesivas en dos sentidos: primero por violar los derechos de la persona pre-
sentada como culpable32, y segundo por atentar contra la independencia judicial.
Si bien la detención de una persona indica que ciertos representantes del Estado
la consideran sospechosa de un acto ilícito, los funcionarios del poder ejecutivo
     -
terminación que incumbe únicamente al poder judicial, ya sea federal o local. Tal
comportamiento por parte del poder ejecutivo puede confundir al público sobre la
labor del poder judicial, haciendo parecer que las corporaciones policiacas y los
agentes ministeriales pueden determinar la responsabilidad penal de las personas
        
          
físicamente a una persona detenida ante los medios (muchas veces esposada y cus-
todiada por policías), ejercicio que en nada abona a la determinación de la respon-
sabilidad penal, sino que fomenta una presunción de culpabilidad en la sociedad33.
Ante este panorama, algunas autoridades judiciales mexicanas han empezado
a reaccionar. En el 
, redactado por la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de
Justicia de los Estados Unidos Mexicanos (CONATRIB), el Artículo 8 relativo a la
29TEDH,  , Sentencia, 28 de junio de 2011, párr.
8-12 y 37-44. El TEDH puntualiza: “El Tribunal recuerda que, si bien el principio de la presunción de inocencia

1 de la misma disposición, no se limita a una simple garantía procesal en materia penal. Su alcance es más amplio
y exige que ningún representante del Estado o de la autoridad pública declare que una persona es culpable de una
infracción antes de que su culpabilidad haya sido establecida por un tribunal (…) Si el Tribunal reconoce que la
libertad de expresión y de comunicación conlleva el derecho de informar sobre procedimientos judiciales, y por lo
tanto, la posibilidad para las autoridades de hacer públicos los elementos objetivos derivados del procedimiento, con-
sidera, sin embargo, que estos elementos deben estar exentos de cualquier apreciación o prejuicio de culpabilidad. El
Tribunal subraya a este respecto la importancia de la elección de los términos empleados por los agentes del Estado
en las declaraciones que formulan antes de que una persona haya sido juzgada y se haya reconocido culpable de una
infracción.” , párr. 37-39. Notas internas omitidas.
30TEDH, Sentencia, 10 de febrero de 1995, párr.
36-41. El carácter violatorio de derechos humanos de tales declaraciones, no depende de si la persona presentada ante
los medios de comunicación sea posteriormente liberada, absuelta o condenada por la autoridad judicial. Ver TEDH,
 Sentencia, 4 de marzo de 2010, párr. 32-33.
31Corte IDH. Sentencia de 25 de noviem-
bre de 2004. Serie C No. 119, párr. 160.
32Ver en general, Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Recomendación 3/2012, 
   
, 26 de marzo de 2012.
33Ello, al acostumbrar al público a ver a personas detenidas y escuchar a partir de esa etapa, por ejemplo, que
se trata de “delincuentes”.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 96 20/05/14 08:59 a.m.
97
STEPHANIE ERIN BREWER
presunción de inocencia, establece en su fracción 3ª: “Hasta que se dicte sentencia
condenatoria, ninguna autoridad pública podrá presentar a una persona como cul-
pable, ni brindar información sobre ella en ese sentido34”.
Por su parte, al analizar la publicación de información por parte de la PGR,
el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito esta-
bleció que en caso de haber difundido datos sobre la detención de una persona, la
autoridad queda obligada a corregirlos en caso de cambiar su situación jurídica:
TRANSPARENCIA Y ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA GUBERNAMENTAL. CUANDO
DETERMINADA SITUACIÓN JURÍDICA Y FÁCTICA QUE SE DIFUNDIÓ POR AUTORIDADES O
DEPENDENCIAS GUBERNAMENTALES MEDIANTE UN BOLETÍN DE PRENSA HAYA SUFRIDO
UN CAMBIO, DEBEN CORREGIRSE LOS DATOS INEXACTOS, INCOMPLETOS U OBSOLETOS, A
FIN DE NO VIOLAR DERECHOS FUNDAMENTALES
.     
          
       
        
           
      
       
           
  

     
   
 

        
         
            
  
         
        
          
          
          
     

34CONATRIB,           , México,
2009, p. 91.
35Tesis I.4o.A.792 [TA]; 9a. Época; T.C.C.; S.J.F. y su Gaceta; XXXIV, septiembre de 2011; p. 2243. Cuarto Tri-
bunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito. Amparo en revisión 166/2011. Director General de
Comunicación Social de la Procuraduría General de la República. 7 de julio de 2011. Unanimidad de votos. Ponente:
Jean Claude Tron Petit. Secretario: Anibal Jesús García Cotonieto.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 97 20/05/14 08:59 a.m.
98
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
C. Uso excesivo de la prisión preventiva
La imposición de la prisión preventiva en casos en donde no sea necesaria y
proporcional, resulta violator ia de la presunción de inocencia y de otros derechos
establecidos en la Convención Americana, cuya interpret ación por la Corte
Interam ericana establece:
          
        
 


  





           


    
          
        

El Tribunal Interamericano ha dispuesto, entre otros, que la prisión preventiva

los hechos imputados sino en indicios razonables de la participación del defendido
en ellos y en las circunstancias del caso; y terminar en caso de ya no subsistir los

         

-

       
  
   
          

36Corte IDH.  . Sentencia de 1 de febrero de
2006. Serie C No. 141, párr. 67-69. Nota de pie internas omitidas.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 98 20/05/14 08:59 a.m.
99
STEPHANIE ERIN BREWER

    -

 
  -
        
       
 


   
  
37
Al nivel nacional, el artículo 19 de la CPEUM, párrafo 2º, establece:
          


      -
    
     -
   
 
  

En este sentido, corresponde al juzgador respetar la presunción de inocencia
a la hora de resolver sobre una posible medida de prisión preventiva, realizando
una interpretación armónica de la Constitución y favoreciendo la protección de
los derechos humanos de acuerdo con el artículo 1º constitucional reformado en
junio de 201138, el cual consagra explícitamente el ya reconocido principio pro
37Corte IDH. -
 Sentencia de 21 de noviembre de 2007. Serie C No. 170, párr. 101-103 y 107.
38Ello con fundamento, entre otros, en la reforma constitucional del 10 de junio de 2011, mediante la cual los
primeros tres párrafos de la Carta Magna quedaron como sigue:
-
   
  




        


Ver también la resolución del Pleno de la SCJN en el , publicada el 4 de octubre de

05 Stephanie Erin Brewer.indd 99 20/05/14 08:59 a.m.
100
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
persona39. Por ejemplo, puesto que los requisitos de necesidad y fundamentación
en los hechos del caso concreto, son aplicables a todo caso en donde se considere
dictar la prisión preventiva, resulta incongruente pensar que en ciertos casos,
dichas obligaciones se puedan obviar. El texto del artículo 19 impone ciertos
requisitos al ministerio público para solicitar la prisión preventiva y restringe a
      
la lista es amplia); por otro lado, los derechos constitucionales e internacionales
complementan estos renglones, disponiendo que los requisitos básicos para
        
aplicación arbitraria y excesiva de esta medida40.
Sin embargo, persiste actualmente la tendencia de aplicar la prisión preventiva
39Ver
PRINCIPIO PRO PERSONA. CRITERIO DE SELECCIÓN DE LA NORMA DE DERECHO FUNDAMENTAL APLICABLE.
De con-
       
                 
el ordenamiento jurídico mexicano tiene dos fuentes primigenias: a) los derechos fundamentales reconocidos en
la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; y b) todos aquellos derechos humanos establecidos en
tratados internacionales de los que el Estado mexicano sea parte. Consecuentemente, las normas provenientes de
ambas fuentes, son normas supremas del ordenamiento jurídico mexicano. Esto implica que los valores, principios
y derechos que ellas materializan deben permear en todo el orden jurídico, obligando a todas las autoridades a su
aplicación y, en aquellos casos en que sea procedente, a su interpretación. Ahora bien, en el supuesto de que un mismo
derecho fundamental esté reconocido en las dos fuentes supremas del ordenamiento jurídico, a saber, la Constitución
y los tratados internacionales, la elección de la norma que será aplicable -en materia de derechos humanos-, atenderá
a criterios de favorabilidad del individuo o lo que se ha denominado principio pro persona, de conformidad con lo dis-
puesto en el segundo párrafo del artículo 1o. constitucional. Según dicho criterio interpretativo, en caso de que exista
una diferencia entre el alcance o la protección reconocida en las normas de estas distintas fuentes, deberá prevalecer
aquella que represente una mayor protección para la persona o que implique una menor restricción. En esta lógica, el
catálogo de derechos fundamentales no se encuentra limitado a lo prescrito en el Texto Constitucional, sino que tam-

Tesis 1a. XIX/2011 (10a.) [TA]; 10a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; Libro IV, enero de 2012, Tomo 3; pág. 2918.
Amparo directo 28/2010. Demos, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V. 23 de noviembre de 2011. Mayoría de cuatro
votos. Disidente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Secretario: Javier Mijangos
y González. Ver también, PRINCIPIO PRO HOMINE. SU APLICACIÓN. El principio pro homine, incorporado en
múltiples tratados internacionales, es un criterio hermenéutico que coincide con el rasgo fundamental de los derechos
humanos, por virtud del cual debe estarse siempre a favor del hombre e implica que debe acudirse a la norma más
amplia o a la interpretación extensiva cuando se trata de derechos protegidos y, por el contrario, a la norma o a la
interpretación más restringida, cuando se trata de establecer límites a su ejercicio. Tesis I.4o.A.441 A [TA]; 9a. Época;
T.C.C.; S.J.F. y su Gaceta; XX, octubre de 2004; Pág. 2385. Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del
Primer Circuito. Amparo en revisión 799/2003. Ismael González Sánchez y otros. 21 de abril de 2004. Unanimidad
de votos. Ponente: Hilario Bárcenas Chávez. Secretaria: Mariza Arellano Pompa. PRINCIPIO PRO HOMINE. SU
CONCEPTUALIZACIÓN Y FUNDAMENTOS. Tesis XVIII.3o.1 K (10a.) [TA]; 10a. Época; T.C.C.; S.J.F. y su Ga-
ceta; Libro VII, Abril de 2012, Tomo 2; Pág. 1838. Tercer Tribunal Colegiado del Décimo Octavo Circuito. Amparo
en revisión 402/2011. Guadalupe Edith Pérez Blass. 19 de enero de 2012. Unanimidad de votos. Ponente: Juan José
Franco Luna. Secretario: Salvador Obregón Sandoval.
40Nota de la autora: Después de que el presente artículo se enviara a imprenta, el Pleno de la SCJN discutió
   
fuente internacional son de rango constitucional, pero agregó que cuando la Constitución contemple una restricción
expresa a los derechos humanos, dicha restricción será aplicable. Todavía no está disponible el engrose, en el que se
precisarán los alcances de la mencionada resolución; sin embargo, cabe resaltar que en cualquier caso, subsiste la
obligación de toda autoridad judicial de realizar una interpretación conforme a los derechos humanos y el principio

Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, celebrada el lunes 2 de septiembre de 2013 (Contradicción de te-

de la Nación, celebrada el martes 3 de septiembre de 2013 (Contradicción de tesis 293/2011), p. 3-29.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 100 20/05/14 08:59 a.m.
101
STEPHANIE ERIN BREWER
como regla, sin realizar el análisis individualizado dispuesto por los estándares
mencionados 41. En este sentido, es necesario que las y los operadores de
justicia apliquen plenamente los citados estándares en el momento de analizar si
procede o no dictar dicha medida.
D. La presunción de inocencia como derecho no susceptible de suspen-
sión y principio del derecho internacional humanitario
Para cerrar nuestro análisis del contenido legal de la presunción de inocencia,
interesa señalar que dicho principio goza de reconocimiento al nivel internacio-
nal, como norma que no admite suspensión, inclusive en estados de excepción
debidamente declaradas. En particular, el Comité de Derechos Humanos de las
Naciones Unidas precisa en su Obser vación General 29: “Los principios de la
legalidad y el Estado de Derecho exigen que los requisitos funda mentales de los
juicios justos se respeten du rante los estados de emergencia. Solamente un tr ibu-
nal judicial puede procesar y conde nar a las personas. La presunción de inocen cia
se tiene que respetar42”.
El Comité reiteró esta conclusión en la Observación General 32, relativa a
las garantías procesales consagradas en el artículo 14 del Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos, al establecer:
 -




    
 
43
41A mediados de 2012, el 41% de la población penitenciaria correspondía a personas en prisión preventiva. Ver
Presidencia de la República, , Sección 1.2: Procuración e Impartición de Justicia, 2012, p.
32. El Sexto Informe de Gobierno da cuenta del siguiente panorama:
  

  
   
   

El tema de los costos del uso excesivo de la prisión preventiva en México ha sido objeto de análisis por el Dr.
Guillermo Zepeda Lecuona en su libro ¿Cuánto cuesta la prisión sin condena?  
, Open Society Justice Initiative, 2009.
42Comité de Derechos Humanos,  CCPR/C/21/Rev.1/Add.11, 31 de agosto de 2001,
párr. 16. (“[T]he principles of legality and the rule of law require that fundamental requirements of fair trial must be
respected during a state of emergency. Only a court of law may try and convict a person for a criminal offence. The
presumption of innocence must be respected.”)
43Comité de Derechos Humanos, CCPR/C/GC/32, 23 de agosto de 2007, párr. 6.
Notas de pie internas omitidas.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 101 20/05/14 08:59 a.m.
102
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
Lo anterior tiene sentido considerando que el hecho de reducir la capacidad
del sistema de justicia de distinguir entre inocentes y culpables, además de violar
derechos fundamentales, difícilmente servirá para revertir una situación de emer-
gencia interna.
Por su parte, la Corte Interamericana señaló en su Opinión Consultiva Nº 9:
“no es posible ni sería aconsejable que la Corte, en la presente opinión consultiva,
trate de dar una enumeración exhaustiva de todas las posibles ‘garantías judiciales
indispensables’ que no pueden ser suspendidas44” durante situaciones de emer-
gencia, pero estableció que aquellas “inherentes a la preservación del Estado de
Derecho” no son susceptibles a suspensión45.
En el ámbito del derecho humanitario, el artículo 3 Común a los Convenios
de Ginebra prohíbe en cualquier tiempo y lugar, las condenas dictadas “sin previo
juicio ante un tribunal legítimamente constituido, con garantías judiciales recono-
cidas como indispensables por los pueblos civilizados46”. Los Protocolos a los
Convenios de Ginebra, relativos al tratamiento exigible por las personas civiles
-
cia47.
E. Conclusión: la presunción de inocencia, un imperativo legal y práctico
La amplia protección y desar rollo detallado de diversos componentes de la pre-
sunción de inocencia en los inst rumentos y ju risprudencia nacional e interna-
     
vez es imprescindible para el goce de otros derechos fundamentales, entre ellos
la libertad personal. Tampoco pasa desapercibido el papel que juega la presu n-
ción de inocencia en la independencia judicial, requisito indispensable para la
consolidación del Estado de Derecho. Con lo anterior en mente, el poder judicial
44Corte IDH,  6 de octubre de 1987, párr. 40.
45, párr. 38.
46Artículo 3 común a los cuatro Convenios de Ginebra, Tomado de III. Convenio de Ginebra del 12 de Agosto
de 1949 relativo al trato debido a los prisioneros de guerra, fracción d. El Tercer Convenio de Ginebra dispone que
en los procesos penales instaurados en contra de los prisioneros de guerra se respeten los procedimientos aplicables
 

la prisión preventiva. , arts. 99, 102 y 103. Las infracciones graves del derecho a un juicio justo protegido en
los Convenios de Ginebra, en particular cuando se cometan como parte de un plan o política o a gran escala, pueden
constituir crímenes de guerra. Ver Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, entrada en vigor 1º de julio de
2002, Art. 8.2, fracciones a.vi y c.iv. Asimismo, la “[e]ncarcelación u otra privación grave de la libertad física en
violación de normas fundamentales de derecho internacional”, cometida como parte de un ataque generalizado o
sistemático contra una población civil y con conocimiento del mismo, constituye un crimen de lesa humanidad. ,
art. 7.1, fracción e.
47Ver Protocolo I adicional a los Convenios de Ginebra de 1949 relativo a la protección de las víctimas de los
     
     
fracción d (en ambos textos: “toda persona acusada de una infracción se presumirá inocente mientras no se pruebe su
culpabilidad conforme a la ley”).
05 Stephanie Erin Brewer.indd 102 20/05/14 08:59 a.m.
103
STEPHANIE ERIN BREWER
debe resguardar celosamente la facultad, que le es exclusiva, de determinar la
responsabilidad penal según el derecho aplicable, evitando siquiera la apariencia
de convalidar injerencias en la m isma por parte de otros poderes.

dicho principio es clave; sin ello, la impartición de justicia se vuelve arbitraria al
    
presumir la inocencia alienta la extorsión y victimización de la misma sociedad
que legítimamente exige seguridad, al desincentivar la profesionalización de los

los derechos de personas inocentes.
En resumen, sin importar que nuestro punto de partida sea ontológico o deon-
tológico, o nuestro primer referente, el bienestar del individuo procesado o el in-
terés común, llegamos a la misma conclusión: antes de que el Estado intervenga en
la vida de un ser humano hasta el grado de quitarle la libertad, la vida profesional,
la convivencia con sus seres queridos y su reputación ante la sociedad, es preciso
que la parte acusadora compruebe plenamente la responsabilidad penal y por ende,
que son justas las medidas punitivas solicitadas. Ante las consecuencias graves del
ejercicio equivocado del  por parte del Estado, no puede caber duda
del imperativo de actuar, no en función de ideas preconcebidas o inciertas, y mu-
chos menos de acuerdo a presiones y coyunturas políticas, sino en consecuencia de
los hechos, es decir de la verdad comprobada ante la autoridad judicial en apego a
los derechos procesales. La medida en que dicho imperativo se cumpla en México
hoy, es el objeto de análisis de la siguiente sección.
V. México, entre la presunción de impunidad y la presunción de culpabilidad
México es un país plagado por la presu nción de culpabilidad y las violaciones de
derechos procesales fu ndamentales. Al reconocer esta situación, entre otras, el
Estado ha tomado pasos h istóricos en años recientes para reformar i ntegralmente
el sistema de justicia penal, instaurando un nuevo sistema acusatorio y oral. La
importancia y la s oportunidades present adas por esta reforma no se deben subes-
 
junio de 2011 en la que se establece claramente la obligación de todos los jueces
del país de resolver conforme a los derechos humanos reconocidos en la Consti-
tución y los tratados i nternacionales. Analizare mos ambas reformas y su relación

Sin desestimar los avances normativos, para trazar un camino hacia un
sistema penal más justo, respetuoso de los derechos fundamentales y capaz de
cumplir el mandato que le es conferido, es necesario primero entender el panorama
adverso en que nos encontramos actualmente. Por lo tanto, en el presente apartado
05 Stephanie Erin Brewer.indd 103 20/05/14 08:59 a.m.
104
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
examinaremos algunos de los problemas más sistemáticamente lesivos para la
presunción de inocencia y por ende, la justicia y la seguridad en México.

de procuración de justicia es un problema histórico que sigue vigente en México.
Si bien podríamos señalar diversos cambios, entre ellos la alternancia política
    
democrática del país, lo cierto es que dicho cambio no trajo aparejada la automáti-
ca transformación de las instituciones. En el siglo XXI, la población exige a los

como la delincuencia común, y lo cierto es que en años recientes éstas han dado a
conocer la puesta en marcha de diversos programas de depuración y capacitación,
mientras la reforma penal de junio de 2008 implica forzosamente cambios en cier-
tos procedimientos, sobre todo en la etapa de juicio. Sin embargo, hasta ahora los
continuos casos de abusos e irregularidades en su actuar cotidiano (incluyendo la
sobrevivencia de viejas prácticas abusivas en el nuevo sistema penal), así como
los persistentes niveles de impunidad en el país, demuestran que en el camino
hacia un sistema de procuración de justicia consolidado alrededor de la legalidad,
  
por recorrer.
En este contexto, nos encontramos ante una aparente paradoja. Por un lado,
el índice de impunidad en el país es altísimo. El Dr. Guillermo Zepeda Lecuona,
reconocido por sus investigaciones acerca de la persecución de delitos en México,
calculó a partir de datos de las diversas entidades federativas que en 2004, de cada
100 delitos cometidos contra particulares, se denunciaron aproximadamente 20
(generalmente los delitos no se denuncian por considerar que sería una pérdida de
 48); de esos 20 se con-
cluyó la investigación en solamente 5.2, poniéndose a disposición de la autoridad
judicial en 1.749. En el marco de la Sexta Encuesta Nacional Sobre Inseguridad
(correspondiente al año 2008), sólo el 6% de víctimas de delito que sí habían de-
nunciado ante el MP, informó que como resultado de la denuncia se había puesto a
alguna persona a disposición del juez50. A nivel federal, según cifras preliminares
de enero a junio de 2012, el número de sentencias condenatorias por cada 100
averiguaciones previas era de 11.951; nuevamente, el número de condenas sobre
48Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI), ENSI-6 Sexta Encuesta Nacional Sobre Inse-
guridad, octubre de 2009, p. 61.
49Guillermo Zepeda Lecuona, 
, en Arturo Alvarado Mendoza, ed., , El Colegio de México (Colmex),

  , Fondo de Cultura Económica y Centro de Investigación para el Desarrollo
(CIDAC), México, 2004.
50Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI), ENSI-6 Sexta Encuesta Nacional Sobre Inse-
guridad, octubre de 2009, p. 64. Por otro lado, el 12% de los encuestados respondió “Otro”, no sabía o no contestó la
pregunta, por lo cual es posible que en realidad haya más puestas a disposición.
51Presidencia de la República, , 2012, Anexo Estadístico, p. 3.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 104 20/05/14 08:59 a.m.
105
STEPHANIE ERIN BREWER
 será una fracción de esta cifra, tomando en cuenta el porcen-
taje de delitos no denunciados. La impunidad es aún mayor en la medida en que
dudemos que todas las sentencias condenatorias dictadas, lo fueran en contra del
verdadero responsable del delito investigado.
Con estas cifras, constatamos que la “presunción” aplicable a la gran mayoría
de personas que delinquen en México, es una presunción de impunidad: lo más
probable es que no serán consignadas y procesadas por sus actos. No obstante, si
evaluamos solamente los procesos penales, el panorama se vuelve exactamente el
opuesto: la presunción abrumadora es que si una persona es procesada, será conde-
nada. En 2011, en el fuero común, la probabilidad de que una sentencia dictada a
un defendido sería condenatoria era de 87.7%, llegando al 93.4% a nivel federal52.
En el ámbito federal, de septiembre de 2011 a junio de 2012, “fueron dictadas 25
mil 725 sentencias, de las cuales 24 mil 290 fueron condenatorias… […] El por-
53”.
        -
mente anunciado. ¿Por qué si los órganos de procuración de justicia estructural-

sentencias condenatorias?
Nuestra primera respuesta podría ser que sin importar las históricas


54  
teniendo en cuenta las innumerables irregularidades documentadas día a día en las
acciones contra el crimen –desde la coacción de confesiones hasta la fabricación
    
detenciones, problemáticas referidas –, debemos recordar que las sentencias
condenatorias en el país no corresponden en su mayoría a delitos del fuero federal;
tampoco empezaron en el sexenio de Felipe Calderón, sino que son un legado
heredado desde antes de la alternancia política55. Si nos proponemos entender el
panorama nacional de sentencias condenatorias, debemos buscar una explicación
menos coyuntural, y más estructural.
52INEGI,  

53PGR, , 2012, p. 73.
54     
     
        
 
, datos de orga-

55Ver INEGI, 
   
, en Registros administrativos: Judiciales en materia penal: Consulta interactiva de
datos, www.inegi.org.mx/est/contenidos/proyectos/cubos/.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 105 20/05/14 08:59 a.m.
106
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
56Por ejemplo, Alfredo Chávez Pérez (liberado en 2012 por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del
Segundo Circuito, ver http://www.eluniversal.com.mx/notas/827080.html), Basilia Ucan Nah (liberada en 2011 por
el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Quintana Roo, ver http://www.eluniversal.com.mx/notas/767829.html).
57Por ejemplo, José Ramón Aniceto Gómez y Pascual Agustín Cruz (liberados en 2012, ver http://www.eluni-
versal.com.mx/nacion/202237.html), Hugo Sánchez Ramírez (liberado en 2012, ver http://www.eluniversal.com.
mx/notas/877358.html), Víctor Chávez de la Torre (liberado en 2011, ver http://www.jornada.unam.mx/2011/11/11/
politica/022n1pol), Alberta Alcántara Juan y Teresa González Cornelio (liberadas en 2010, ver http://www2.scjn.gob.
mx/red2/comunicados/comunicado.asp?id=1825).
En el mejor de los casos, entonces, la explicación de la paradoja sería que las
procuradurías históricamente consignan sólo en aquellos casos en los que hayan
armado una acusación muy sólida. Sin embargo, aquí también sobran elementos
    
una falta de capacidad investigativa de parte de los agentes investigadores, y si
existe un amplio universo de casos en donde organismos gubernamentales y no
gubernamentales han documentado la “fabricación de culpables” (es decir, la con-
signación –y frecuentemente la condena penal– a personas inocentes con base en

de corte estructural y persisten precisamente porque los agentes responsables sa-

el caso y obtenerse una condena penal.
En realidad, tal y como veremos en el resto del presente apartado, la paradoja
tiene una explicación más grave, pero que a su vez presenta una ruta para poner

ni en el esclarecimiento de los delitos ni en el apego a la ley, el Poder Judicial no
ha logrado asumir el papel que le corresponde: el de contrapeso frente a los demás
poderes y garante de los derechos fundamentales y la legalidad. Al contrario, con

ejecutivo mediante la aplicación de criterios que en vez de garantizar la presun-
ción de inocencia, tienen el efecto de presumir la culpabilidad.
Así las cosas, nos encontramos ante una crisis, en la que el sistema penal
está impregnado por patrones de actuaciones preprocesales y judiciales que
durante mucho tiempo han venido incumpliendo principios constitucionales. La
          
procesos penales, para armonizar éstos con las obligaciones constitucionales e
internacionales referidos , lo cual, a la vez, ajustará los resultados de los
procesos a la realidad del país, cerrando la puerta a las conductas abusivas en las

policiacas y ministeriales.
Esta tarea ineludible es incipiente en el país. Cada vez más voces han
señalado que no se pueden tolerar las detenciones arbitrarias, las irregularidades
en las averiguaciones previas y en general la presunción de culpabilidad. Diversas
acciones judiciales y extrajudiciales (la película , los informes
de organismos internacionales y nacionales de derechos humanos, la liberación
por parte de tribunales56 y la Suprema Corte de Justicia de la Nación57de personas
05 Stephanie Erin Brewer.indd 106 20/05/14 08:59 a.m.
107
STEPHANIE ERIN BREWER
inocentes arbitrariamente condenadas) contribuyen a que estemos mejor informados
de la realidad que vive el país, de los criterios legales aplicables y de los cambios
que es necesario implementar. No obstante, estos esfuerzos y la implementación del
actual texto constitucional, no se han generalizado todavía en el territorio nacional.
La tarea de superar un pasado cuyas prácticas poco garantistas en materia penal
siguen afectando las vidas de miles de personas hoy, está por delante.
El resto del presente apartado se dedica a examinar en detalle el panorama alu-
dido, destacando primero algunos de los actos ilegales más relevantes que tengan
sus orígenes en el momento de la detención o durante la investigación. Después,
analiza algunas prácticas y criterios judiciales actualmente aplicados, que tendrán
         
para respetar la presunción de inocencia en el proceso penal.
A. La procuración de culpabl es: factores preprocesales cuya convalidac ión
por la autoridad judicial viola la presunción de inocencia
Los actos arbitrarios e ilegales en la etapa preprocesal, de convalidarse en el
proceso, pueden producir violaciones de der echos procesales inherentes a la pre-
sunción de inocencia, con consecuencias irremediables para la búsqueda de la
justicia. Algunos de los más graves y relevantes para tomar en cuenta, son las
detenciones arbitrar ias, el uso de la tortura par a obtener declaraciones y el uso del
arraigo. Enseguida t ocamos cada uno de estos temas.
a) Detenciones arbitrarias: consideraciones de hecho y de derecho
Las detenciones arbitrarias constituyen u na problemática arraigada y de amplio
alcance en el país, agravada por el actual clima bélico de seg uridad pública (la
cual puede traducirse en la detención de chivos expiatorios en casos de alto im-
pacto mediático) y la participación en t areas policiacas y mi nisteriales de las
fuerzas ar madas, instituciones no diseñad as y entrenadas para tales ta reas.
En 2011, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) recibió
1744 quejas de detención arbitraria, haciendo que esta violación ocupara el tercer
lugar de abusos más denunciados58. De particular gravedad es el abuso generaliza-
-
mo público informa en su Recomendación General Nº 19 del 5 de agosto de 2011:
   
              
58CNDH, , p. 45. Esta cifra no incluye aquellas quejas dirigidas a las 32 comisiones
estatales de derechos humanos o aquellas detenciones arbitrarias federales en las que la víctima no pudiera o quisiera
interponer una queja.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 107 20/05/14 08:59 a.m.
108
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
    
-


   
-

    
 -
        
     
    -
  
     
      
59
Tampoco faltan datos y resoluciones de los organismos internacionales sobre
esta problemática60. En dos años de investigación para su informe de noviem-
bre de 2011      
 , la organización Human Rights
Watch (HRW) documentó más de 170 casos de tortura, 39 desapariciones y 24
ejecuciones extrajudiciales61, crímenes que en muchos casos comenzaron como
detenciones arbitrarias. Sobre este punto, HRW analizó diversos casos en los que
las fuerzas de seguridad militares y civiles:
        

      

          

         
      
     


      
59CNDH, Recomendación General Nº 19, 5 de agosto de 2011, p. 16.
60Ver, entre otros, Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria,  noti-

 Doc. A/HRC/19/57, 26 de diciembre de 2011.
61Human Rights Watch, 
, 2011, p. 6-7. En adelante, “HRW”.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 108 20/05/14 08:59 a.m.
109
STEPHANIE ERIN BREWER
          -



-

         
62
Este último tema no es menor, puesto que la SEDENA realizó más de 50,000
detenciones de diciembre de 2006 a noviembre de 2012 en operativos contra el
63    64, aun
cuando numerosos casos documentados por organismos públicos, organizaciones
no gubernamentales y reportajes periodísticos demuestren que el ejército de

Estos son algunos datos recientes sobre una problemática de larga data65 que
no se limita, desde luego, a casos de supuesta delincuencia organizada. Dicha
situación subsiste a todos niveles, en gran parte por la convalidación de las
detenciones arbitrarias en el proceso penal. Vale la pena recordar, entre otros,
las conclusiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH),
publicadas en su informe sobre México (1998) tras la realización de una visita in
loco al país:
      
       
          
      
        
           
          
           
         
62 p. 67 y 70-71. Los cinco estados analizados en el informe son Baja California, Chihuahua, Guerrero,
Nuevo León y Tabasco.
63
64Ver, entre otros, HRW, 
, 12 de enero de 2012, http://www.oem.com.mx/laprensa/notas/n2382331.htm.
65Hace 10 años, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de las Naciones Unidas constató las mismas
prácticas documentadas por Human Rights Watch en la actualidad, en el sentido de que “[l]a gran mayoría de las
detenciones arbitrarias parecen resultar del recurso frecuente a lo que se denomina ‘revisión y vigilancia rutinarias’,
redadas con cierta periodicidad, bajo la apariencia de acciones preventivas contra la delincuencia en general, así
como de arrestos basados en ‘denuncias anónimas’ o en ‘actitudes sospechosas’, en la observación de un ‘marcado
      
   , Doc. E/CN.4/2003/8/Add.3, 17 de diciembre
de 2002, párr. 42.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 109 20/05/14 08:59 a.m.
110
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL

66
De lo expuesto surge la gran responsabilidad de la autoridad judicial a la hora
de analizar los argumentos de hecho y de Derecho acerca de toda detención, sin
ideas preconcebidas, en un primer momento para examinar la legalidad de ésta67
y posteriormente para valorar los argumentos de las partes sobre los elementos
del delito y la supuesta participación del defendido, partiendo de una verdadera
presunción de que la persona detenida es inocente. Entre otras implicaciones de
lo anterior, podemos mencionar que no es admisible reducir la carga de la prueba
en el proceso bajo el razonamiento –ya sea explícito o implícito– de que una de-
       
de inocencia (por ejemplo, dando automáticamente por acreditados los hechos
      
regla aplicable es la opuesta: la detención es un acto que la parte acusadora tiene
    
de demostrar la responsabilidad penal de manera tal que el juzgador no se quede
con dudas al respecto.
b) La tortura: una práctica sistemática en México
En 2003, el Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas (Comité CAT)
visitó México para investigar información que había recibido acerca del uso sis-
temático de la tortura en el país y concluyó que:
     
  -
         
       
  




66CIDH, , Capítulo III: 
, Doc. OEA/Ser.L/V/II.100, 24 de septiembre de 1998, párr. 219. En adelante, “Informe de la CIDH sobre
México”.
67

después de haberlo cometido”. Art. 16, párrafo 5º de la CPEUM. Por ejemplo, cuando un elemento de las fuerzas de
seguridad indica que detuvo a una persona porque ésta tenía una actitud sospechosa o nerviosa, estamos ante un acto


original y serían además, pruebas ilícitas, un tema que analizaremos .
05 Stephanie Erin Brewer.indd 110 20/05/14 08:59 a.m.
111
STEPHANIE ERIN BREWER

El Comité ha sido uno de muchos órganos internacionales en la última década
y media en señalar el uso de la tortura en México como  para
obtener confesiones69, y no fue el último órgano de Naciones Unidas en visitar el
país para indagar sobre este tema: en 2008 México recibió la visita del Subcomité
para la Prevención de la Tortura, órgano de la ONU especializado en la situación
de las personas detenidas. Tras su visita, el Subcomité emitió un detallado informe
señalando entre otros, que “recibió abundantes, sólidos y coincidentes elementos
de juicio [para concluir que es] durante las primeras 48 horas de detención del
inculpado, cuando los detenidos corren un alto riesgo de sufrir torturas y tratos
crueles, inhumanos y degradantes (…)70”.
La CNDH constató que en 2011, año que marcó el mayor número de quejas
por tortura de la última década, las tres autoridades más señaladas ante ella por
dicho acto fueron la SEDENA, la Policía Federal y la PGR71. Por su parte, Human
 encontró en su informe de noviembre de 2011:
      -
        
   

 

       

    
 
-
68Comité Contra la Tortura de la ONU,   -
, Doc. CAT/C/75, 25 de mayo de 2003, párr. 218.
69Entre los ejemplos de años anteriores a la visita del Comité CAT, ver, entre otros, el informe del Relator Es-
pecial sobre la Tortura, Sir Nigel Rodley (visita a México), Doc. E/CN.4/1998/38/Add.2, 14 de enero de 1998, párr.
  
todo para obtener confesiones o información. En ocasiones, acompaña a detenciones practicadas con brutalidad.
Sus autores pueden ser agentes de la policía federal o estatal, de la policía preventiva o judicial y personal militar,
cuando éste interviene en actividades de aplicación de la ley…”); CIDH Informe sobre México, , Capítulo IV:
, párr. 305 (“[L]a mayoría de los casos de tortura y de tratos crueles, inhumanos
y degradantes, se producen en el contexto de la procuración de justicia… [L]os agentes que son generalmente res-
ponsables de los hechos de tortura son las policías judiciales tanto federales como estatales, el Ministerio Público y
miembros de las fuerzas armadas.”)
70        
 Doc. CAT/OP/MEX/1, 31 de mayo de 2010, párr. 144. En adelante, “Subcomité
para la Prevención de la Tortura”.
71CNDH, 
no se aproximan al índice de este abuso en el país, pero son herramientas para medir tendencias generales. Por otro
  p. 45.), entre las
cuales puede haber casos que de ser investigados, resultarían ser de tortura.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 111 20/05/14 08:59 a.m.
112
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL


72
Efectivamente, la tortura permanece en la impunidad casi universal. En
respuesta a solicitudes de información pública, la PGR ha dado cuenta de
únicamente 2 sentencias condenatorias federales por tortura entre enero de 1994
y enero de 201273, es decir un lapso de 18 años durante los cuales la tortura se
practicaba de manera rutinaria en el territorio nacional.
A primera vista, la amplia participación de agentes del Estado en la tortura
nos puede resultar sorprendente. Sin embargo, esta triste realidad se encuadra en
algunos de los más conocidos principios del comportamiento humano, incluyendo
el instinto de ajustarnos al percibido papel social e institucional en el que nos
encontremos, llegando a deshumanizar a aquellos que según tal papel, sean
“el otro” o “el enemigo”; la obediencia a la autoridad; y la poca probabilidad
de que rechacemos cierta conducta si observamos que los demás no la están
cuestionando74. La clave para entender por qué ocurre la tortura a tan gran escala
y cómo frenarla, entonces, por lo general no yace en la personalidad de agentes
individuales de las fuerzas de seguridad o de investigación, sino en los factores
estructurales que fomentan, normalizan e institucionalizan la tortura y la ausencia
de factores tanto verticales como horizontales que la desincentiven.
En este sentido, junto con la impunidad, la principal razón por la que la tortu-
ra continúa como herramienta de “investigación” es por su utilidad en producir
pruebas de cargo para los procesos penales, liberando a los agentes de la tarea de
 
la responsabilidad penal.
Así las cosas, el panorama descrito nos apunta hacia la obligación de excluir
de los procesos penales, cualquier prueba obtenida mediante violaciones a dere-
72HRW, , pp. 32-33.
73Solicitudes de información pública realizadas por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez,
 
p. 2; y SJAI/DGAJ/3139/2012, 28 de marzo de 2012, Folio 0001700024312, p. 1-2. La Ley Federal para Prevenir y
Sancionar la Tortura se encontraba vigente durante la totalidad de este lapso, habiendo sido publicada en el Diario

74Un análisis de estos fenómenos rebasa las pretensiones del presente trabajo. No obstante, resulta de interés
recordar un par de los experimentos más relevantes al tema en materia de psicología social, entre ellos el del Profesor
Philip Zimbardo en el que un grupo de universitarios que habían contestado un anuncio, fue dividido al azar entre
“presos” y “custodios” en una simulación de cárcel, llevando entre otros a que los “custodios” asumieran comporta-
mientos tan sádicos hacia los “presos” que el experimento tuviera que terminarse con anticipación. Ver www.priso-
nexp.org/espanol/4. La igualmente conocida serie de experimentos llevados a cabo por el psicólogo Stanley Milgram
demostraron la abrumadora tendencia de obedecer las órdenes de una “autoridad” (la persona que llevaba el experi-
mento), en este caso aplicando “toques eléctricos” a una víctima que era en realidad un colaborador secreto en el ex-

, Harper Collins, Nueva York, 1974. En ambos casos, ciudadanos perfectamente
normales se mostraron capaces de lastimar gravemente a sus pares –personas, por cierto, cuya inocencia nunca estuvo

05 Stephanie Erin Brewer.indd 112 20/05/14 08:59 a.m.
113
STEPHANIE ERIN BREWER
chos constitucionales; ello, en cumplimiento de requisitos de la presunción de ino-
cencia referidos . Además de ser una obligación legal que protege los dere-
chos del presunto inocente y ayuda a garantizar que el proceso no esté basado en
datos fabricados, esto contribuye a romper el ciclo de incentivos estructurales para
torturar. Repasaremos las reglas del debido proceso aplicables a casos en los
que el defendido denuncie haber sido torturado o coaccionado para confesar.
c) El arraigo: un intento por desaparecer el control judicial sobre la detención
Finalmente, entre los obstáculos que enfrenta la presunción de inocencia a nivel

derecho. Paradójicamente, la reforma constitucional de junio de 2008, mient ras
reconoce derechos fu ndamentales necesarios par a un juicio justo, también contie-
ne elementos más que incongr uentes con los mismos, que establecen un régimen
regresivo aplicable a las personas investigadas con relación a delitos de delin-
cuencia organizad a. En particular, con la inclusión del arraigo75 en el ar tículo 16,
párrafo 8º constitucional, hemos sido testigos de sistemáticas violaciones al de-
recho a la libertad personal, en las que se busca ( y generalmente, se logra) evitar
que el poder judicial ejerza un cont rol adecuado de las detenciones. Esta práctica
si bien no se originó ni tampoco se limita a los casos previstos en el artículo 16
reformado, se ha visto agravada por la percepción de legalidad producto de su
          
luego, que lleguen ante los jueces penales casos en los que las irregularidades
derivadas del uso de ar raigo, pueden imposibilitar un juicio justo.
La jurisprudencia de la Corte Interamericana no deja margen para pensar que
el arraigo tal y como es realizado en México, se ajuste a las obligaciones del Es-
tado. Dicho Tribunal ha sido claro en establecer: “el Estado no debe detener para
luego investigar, por el contrario”: para detener a una persona, debe existir “el
 76”. Además de violar el dere-
cho a la libertad personal y la presunción de inocencia (por no ajustarse, ni a los
75CPEUM, Art. 16, párr. 8 (“La autoridad judicial, a petición del Ministerio público y tratándose de delitos
de delincuencia organizada, podrá decretar el arraigo de una persona, con las modalidades de lugar y tiempo que la
ley señale, sin que pueda exceder de cuarenta días, siempre que sea necesario para el éxito de la investigación, la
protección de personas o bienes jurídicos, o cuando exista riesgo fundado de que el inculpado se sustraiga a la acción
de la justicia. Este plazo podrá prorrogarse, siempre y cuando el Ministerio público acredite que subsisten las causas
que le dieron origen. En todo caso, la duración total del arraigo no podrá exceder los ochenta días.”); Transitorio
11º de la reforma constitucional del 18 de junio de 2008 (“En tanto entra en vigor el sistema procesal acusatorio,
los agentes del Ministerio público que determine la ley podrán solicitar al juez el arraigo domiciliario del indiciado
tratándose de delitos graves y hasta por un máximo de cuarenta días.
Esta medida será procedente siempre que sea necesaria para el éxito de la investigación, la protección de personas o
bienes jurídicos, o cuando exista riesgo fundado de que el inculpado se sustraiga a la acción de la justicia.”)
76Corte IDH. -
Sentencia de 21 de noviembre de 2007. Serie C No. 170, párr. 103.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 113 20/05/14 08:59 a.m.
114
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
estándares aplicables a detenciones ministeriales77, ni a los requisitos de la prisión
preventiva enumerados ), el arraigo comúnmente provoca violaciones al
derecho a una defensa adecuada, tal y como ha sido documentado por la Comisión
de Derechos Humanos del Distrito Federal a través de un estudio de 92 casos de
arraigo a nivel local78.
A nivel federal, si bien el artículo 16 dispone que la autoridad judicial “podrá”
decretar el arraigo a solicitud del ministerio público, lo cierto es que del 6 de enero
de 2009 al 30 de septiembre de 2010, de acuerdo a datos proporcionados por el
Poder Judicial de la Federación, de 1117 solicitudes de arraigo, se concedieron
1023, es decir el 92%79, lo cual nos plantea serias preguntas sobre el nivel de
escrutinio e independencia judicial presente en tales casos. Tampoco se ejerce un
control judicial del arraigo; en vez de ser llevada ante un juez para defenderse
contra la privación de libertad, quedando a disposición judicial o en libertad, la
persona arraigada se queda bajo custodia del ministerio público durante su prolon-
gada detención, generando una obvia situación de indefensión80.

porque la gran mayoría de los juicios se sobreseen una vez que cambia la situación
jurídica de la persona, aun cuando la nueva situación jurídica (por ejemplo, prisión
preventiva) pueda ser el resultado directo del arraigo. Por ejemplo, de 201 juicios
de amparo indirecto promovidos contra el arraigo entre el 6 de enero de 2009 y el
30 de septiembre de 2010, fueron concedidos únicamente 2, y negados 2181. Estos
datos encuadran con lo informado en los medios de comunicación en el sentido
de que en un periodo de 14 meses entre 2011 y 2012, de al menos 250 juicios
de amparo promovidos contra medidas de arraigo originadas en solicitudes de la
PGR, se sobreseyó el 98% de los juicios82.
77Ver, entre otros, Convención Americana sobre Derechos Humanos, Art. 7.5 (“Toda persona detenida o re-
tenida debe ser llevada, sin demora, ante un juez u otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones
judiciales…”).
78Ver, por ejemplo, Mario Ernesto Patrón Sánchez (Primer Visitador de la CDHDF), 
, en , febrero de 2012, p 17-18 (“la Procuraduría impide a la defensa
la consulta de la averiguación previa con la que está relacionada la persona… limita las visitas de los abogados de la
defensa…”); Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Recomendación 2/2011, 
 ,
29 de abril de 2011, p. 19 (“la PGJDF ha violado sistemáticamente el derecho a informar de manera previa y detallada
los motivos y razones de la detención a las personas sometidas al régimen del arraigo, con lo cual afectó seriamente
su derecho de defensa”).
79Solicitud de información pública realizada por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez,
             
6308/2010.
80Ver, Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada, Art. 12, párr. 1º. Es importante recordar que aun cuando
sea común que los países democráticos contemplen la detención temporal sin consignación, dicha fase generalmente
no puede exceder unos cuantos días.
81Solicitud de información pública realizada por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez,
             
6308/2010.
82Alfredo Méndez, “En 14 meses se han tramitado 250 demandas contra el arraigo”,  19 de junio de
2012, http://www.jornada.unam.mx/2012/06/19/politica/020n1pol.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 114 20/05/14 08:59 a.m.
115
STEPHANIE ERIN BREWER
El esquema descrito da lugar a múltiples violaciones a derechos fundamen-
tales: los bajos estándares exigidos para decretar y mantener un arraigo vuelven
arbitrarias un alto número de detenciones, mientras la falta de control judicial
       
una confesión o información. En efecto, el nivel de violencia física en contra de
personas arraigadas, ha sido extremo83. Al recordar que el arraigo puede llevarse
  
cultivo para abusos graves.
 
mexicano, ésta planteará por lo menos tres tareas para los operadores de justicia:
cómo reconciliarla con los derechos constitucionales al momento de resolver una
solicitud de arraigo; cómo proporcionar un recurso judicial capaz de reivindicar
la violación de derechos derivada de su aplicación; y cómo evitar que resulte en
violaciones de derechos en la etapa del juicio.
En los tres casos, igual que con la prisión preventiva, las autoridades
judiciales tienen la obligación de realizar una interpretación conforme a los
derechos humanos. Como hemos visto, la Carta Magna consagra el derecho a la
presunción de inocencia y el principio pro persona (es decir, tiene que aplicarse
la interpretación que más favorezca a la persona cuyos derechos se podrían ver

diversos derechos fundamentales, el resultado es que sólo se podría ordenar el
arraigo si fuera posible garantizar primero la protección de dichos derechos, y en
una modalidad plenamente compatible con éstos; si ello no es posible, tampoco
es admisible ordenar el arraigo84. Por otra parte, es necesario proveer un recurso
     
arraigo. En cualquier caso, los efectos continuos de tal medida (por ejemplo, en
procesos penales derivados de órdenes de arraigo), son motivos claros para no
aplicar de manera formalista las causales de improcedencia del amparo incluso si
cambia la situación jurídica de la persona85.
Finalmente, los juzgadores de primera instancia tampoco pueden darse el lujo
de dictar sentencia en un caso penal sin preocuparse por las condiciones de posible
falta de control bajo las cuales el ministerio público construyó la acusación; al
83
la Ciudad de México (ahora denominado Centro Nacional de Investigaciones) en el momento de la visita del multi-
citado Subcomité para la Prevención de la Tortura de la ONU, la mitad de las personas arraigadas había llegado con
lesiones de origen reciente, con un promedio de 17 lesiones distribuidas por 8 partes diferentes del cuerpo; por otro
lado, la totalidad de los entrevistados denunció una secuencia de eventos muy parecidos en los momentos posteriores

haber sido violada varias veces. Subcomité para la Prevención de la Tortura, , párr. 223-25.
84La obligación de interpretar el artículo 16 constitucional conforme a los derechos humanos, los derechos es-

García en su artículo ,
Revista del Instituto de la Judicatura Federal 33 (2012)
85Ver .
05 Stephanie Erin Brewer.indd 115 20/05/14 08:59 a.m.
116
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
contrario, es importante valorar debidamente cualquier denuncia de actos viola-
torios de derechos en este contexto, especialmente los presuntamente realizados
para encubrir una detención arbitraria o producir u obtener pruebas ilícitas, las
cuales no pueden formar parte de un juicio justo.
VI. El proceso penal: cómo superar los retos estructurales y criterios
desactualizados que socavan la presunción de inocencia
Ante el panorama descr ito, los jueces del país son llamados a actualizar diversas
prácticas dentro de u n sistema que hasta ahor a ha abonado, tanto institucional
como jurisprudencialmente, a la presunción de culpabilidad y la desprotección
de los derechos de defendidos y de las propias víctimas de delito. Los retos que
enfrentan e n esta tarea comprenden, entre ot ros, las presiones indebidas (externas
e internas, pe rmanentes y coyuntu rales) y la histórica desigualdad y falta de plena
independencia del poder judicial f rente a los demás poderes. En este contexto, los
operadores de justicia tiene n la obligación de resistir y revertir estos fact ores en la
medida en que puedan afect ar los casos concretos que les tocan, lo cual también
ayudará a impul sar la transformación del contexto más amplio.
De manera más amplia, nos encontramos en un momento histórico para el
fortalecimiento de la labor jurisdiccional y el sistema penal, en el que la gran
tarea de las y los juzgadores –en curso pero en su mayor parte, pendiente– es
capacitarse, adaptarse y adueñarse plenamente de su recién reconocido papel en
materia de control judicial, incluyendo los deberes de interpretación conforme y
control de convencionalidad. Asumir su papel como garantes de derechos y aplicar
las correspondientes técnicas de interpretación y conducción del proceso penal
(por ejemplo, saber cuáles son los criterios vigentes para resolver determinada
situación) es la obligación inmediata de toda autoridad judicial y la ruta crítica a
seguir para dejar atrás la presunción de la culpabilidad.
Con lo anterior en mente, pasamos a analizar algunas de las prácticas y crite-
    
presunción de inocencia.
A. Entendiendo y superando el papel del ministerio público como arqui-
tecto de la sentencia penal
Nuestro punto de partida no puede ser otro que el reconocimiento de la actual
relación entre el ministe rio público y la autoridad judicial en los procesos penales,
a saber, que históricamente es el pr imero, el que ha determinado el curso que va
a tomar todo el proceso. En las palabras del magistrado Mig uel Ángel Aguilar
López en su libro 
05 Stephanie Erin Brewer.indd 116 20/05/14 08:59 a.m.
117
STEPHANIE ERIN BREWER
, en México “se permite, a pesar de la separación constitucional de
las funciones del min isterio público y del juez (…) una creciente participación
del representante social en funciones eminentemente judiciales”, en particular
en materia probatoria; “lo que trae como consecuencia que el ministerio público
determine la i nocencia o culpabilidad de una persona, con ba se en la fuerza legal
y la costumbre judicial(…)86”.
Esta relación, a todas luces incongruente con la separación de poderes y la
independencia judicial, se vuelve aún más grave al recordar que los conocidos
niveles de impunidad sumados a los igualmente conocidos niveles de prácticas
arbitrarias por parte de agentes estatales, evidencian un panorama en el que la
calidad del trabajo de procuración de justicia, dista de cumplir los mínimos de
profesionalismo que demanda un país democrático.
Para el Dr. Guillermo Zepeda Lecuona, las prácticas de los órganos de pro-
curación de justicia en el siglo XXI, tienen una fuerte relación con sus orígenes y
evolución histórica en el siglo pasado:
        -
    
-
       -
     

  
         -
   -
 

Un estudio realizado por el Centro de Estudios de Justicia de las Américas
(CEJA) en colaboración con el Centro de Investigaciones y Docencia Económi-
cos (CIDE) acerca de la procuración de justicia en México88, deja en claro que a
las procuradurías les hace falta evolucionar para responder ante las exigencias de
seguridad de la ciudadanía. Al analizar los métodos de investigación de diversas
agencias ministeriales locales, el CEJA y el CIDE concluyeron simplemente: “La
metodología de trabajo con la que funciona la integración de la averiguación pre-
86Aguilar López,  p. 68.
87Guillermo Zepeda Lecuona, 
, en Arturo Alvarado Mendoza, ed., , El Colegio de México (Colmex),
México, 2008, p. 149.
88Ana Laura Magaloni, 
, en Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), 
, Santiago, 2010. En adelante, “Magaloni”.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 117 20/05/14 08:59 a.m.
118
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
via no está diseñada para investigar delitos89”. Destacaron además:
           
      
          

Efectivamente, la consulta realizada para producir el    

fuente de preocupación compartida:
           
  





No obstante todo lo anterior, es común que el órgano judicial tome el expe-
diente de averiguación previa integrado por el ministerio público como la base
del proceso y en muchos casos como la verdad incuestionable de los hechos. A
este respecto resulta trascendente el estudio llevado a cabo por el Dr. Luis Pásara
acerca de cómo sentencian las y los jueces en el Distrito Federal, cuyas conclu-
siones, como veremos en las páginas que siguen, resultan aplicables mucho más
allá del contexto capitalino:
        
       
    
    

   -
89p. 289. La referida metodología consiste en responder ante una denuncia girando órdenes para que se
practiquen un catálogo estándar de diligencias que pueden no ser relevantes para el caso, un método que de acuerdo
con el estudio “exime al MP de su responsabilidad fundamental para sustentar una acusación: proponer una tesis
     
periciales– no permite armar un rompecabezas delictivo completo, ni tampoco contar una historia del caso que haga
sentido.” p. 291.
90 p. 306. Durante el curso del estudio, un policía judicial comentó a los investigadores, “La mayoría de
mis informes son falsos y el Ministerio público lo sabe.” Por otra parte, en un caso de homicidio en el Estado de
México, la perito que supuestamente se había constituido en el lugar de los hechos para realizar una diligencia tuvo
que admitir en el juicio, a pregunta del abogado defensor, “en realidad no fui al lugar de los hechos”.  pp. 305-06.
91Suprema Corte de Justicia de la Nación, 
, México, 2006, pp. 372-73. En adelante, “Libro Blanco”.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 118 20/05/14 08:59 a.m.
119
STEPHANIE ERIN BREWER

    
92
 
           
  -
       
  
93
   

       
 -



94
La práctica descrita, se aparta totalmente del principio de presunción de
inocencia; al contrario, así se empieza el proceso con una fuerte presunción de
culpabilidad en contra del defendido. Aun si el juzgador no esté conscientemente
decidido a condenar desde el primer momento con base en la averiguación
previa, al llegar al juicio con ideas preconcebidas y otorgando un peso desigual al
expediente como fuente del marco fáctico del caso, a lo largo del proceso cobra
relevancia el principio básico de que cuando tenemos una hipótesis, solemos

encuadren en ella95   
criterios aplicados en las sentencias condenatorias, tal y como veremos .
92Luis Pásara  , Instituto de Investigaciones
Jurídicas (UNAM), 2006, p. 2. En adelante, “Pásara”.
93p. 20.
94p. 39. Por su parte, el citado estudio del CEJA y del CIDE resume la posición del ministerio público en
los siguientes términos:
-

para dar por probado el cuerpo del delito y la responsabilidad penal del acusado. Ello genera el peor de los
mundos: con información fraccionada y mal recabada se obtienen sentencias condenatorias. El ciclo vicioso es
difícil de romper, pues si con un mal trabajo el MP obtiene resultados favorables en juicio, ¿por qué intentar
hacer las cosas de otra manera?” Magaloni,  p. 291.
95Es decir, la versión del expediente ministerial se convierte en una suerte de lente de color por el que se ve los
elementos de prueba presentados en el proceso, haciendo que veamos sospechosos los argumentos de la defensa. Muy
pronto, la óptica de análisis puede dejar de ser, ¿el 
   para convertirse en, ¿no es físicamente posible que el imputado 

En este sentido, no ayudan diversos aspectos del diseño de los juzgados penales mexicanos, donde
hasta la estructura física de las salas de audiencia presenta una imagen sesgada del presunto inocente: aparece ante el

05 Stephanie Erin Brewer.indd 119 20/05/14 08:59 a.m.
120
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
Dicho modo de actuar, tal y como nos diría Beccaria, “no busca la verdad del
hecho, busca sólo el delito en el encarcelado96”.
La persistencia de esta práctica se explica en parte por las expectativas (mu-
chas veces erróneas) del público y de otros poderes del Estado acerca de la función
judicial, así como la percepción de los propios juzgadores de su papel. La consulta
del 
           
      

 
       
      

      

97
Una manifestación de este sentido de colaboración es precisamente la relación
cotidiana entre los juzgadores y los agentes ministeriales. A este respecto, Pásara
encontró:
         
         
   



-

-

      
98

de que absolver los pudiera volver objeto de investigación y disciplina, y que en
todo caso tales sentencias se tenían que razonar para “convencer”; mientras las
condenas eran menos problemáticas ya que no atraían la sospecha de corrupción y
96Beccaria,  p. 255.
97Libro Blanco,  p. 380-81. A la luz de lo anterior, no sorprende que en la misma evaluación, “De manera
general, se mencion[e] la limitada vigencia del principio de presunción de inocencia.” p. 375.
98Pásara,  p. 41- 42.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 120 20/05/14 08:59 a.m.
121
STEPHANIE ERIN BREWER
no era necesaria tanta labor de convencimiento99.
En años recientes, las presiones y confusiones acerca del papel del Poder Ju-
dicial se han agudizado debido en parte a las críticas directas del Poder Ejecutivo,

En una de las más sonadas, el Presidente sostuvo en un programa transmitido en
vivo:
        
      

 

100
Sobra decir que tales declaraciones, además de presionar a los jueces para
que colaboren más con el Ejecutivo evitando “sacar” a los defendidos, difunden
una imagen trastornada del actual sentido de la gran mayoría de las sentencias
penales101.
A la luz de lo anterior, corresponde al poder judicial en todos sus niveles, re-
forzar hacia el interior de sus instituciones que el papel del juez no es coadyuvar
con el ministerio público en la persecución de los delitos. Podemos esperar que
entre más claramente se entienda y se apoye el papel del juez dentro del poder

mensajes equivocados acerca de este papel que provengan del exterior.
En sentido más amplio, si bien la labor jurisdiccional está regida por códigos de
ética que exhortan al juez a conducirse con imparcialidad, éstos no necesariamente
explican que la imparcialidad no es nuestro estado natural de análisis. Al contrario,
la imparcialidad tiene que buscarse y conservarse a pesar de nuestro estado natural,
en el que estamos dispuestos a caer en presunciones, seguir guiones, reaccionar a
99 p. 51-52. Otras de las entrevistas demuestran las posibles consecuencias de tal clima:
“Al comentar sus experiencias importantes en el cargo, y sin que se les preguntara directamente sobre el tema
  -
cesado por homicidio ‘al que nunca se demostró tener un motivo para el delito’. El juez admitió haber tenido


 
la sala le dio tentativa. Tampoco ellos se atrevieron a absolver’.” p. 58.
100Entrevista visible en CNN México, 5 de septiembre de 2011, http://mexico.cnn.com/videos/2011/09/05/
calderon-critica-a-los-jueces-por-liberar-detenidos.
101Además de las presiones institucionales, no podemos desconocer la existencia de otros tipos de presiones,
como pueden ser las amenazas de actores que tengan un interés en un proceso penal, ya sea en sentido de exigir absol-
ver o condenar. Ante tales situaciones, desde luego, es necesario que el Estado instrumente medidas para garantizar

externas.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 121 20/05/14 08:59 a.m.
122
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
presiones externas y replicar sin mayor cuestionamiento las tradiciones y prácticas
profesionales en las que nos formamos. Para consolidar el papel del juzgador como
contrapeso y autoridad imparcial e independiente, entonces, es esencial reconocer
y apartarnos conscientemente de las distintas formas en las que los juzgados
mexicanos han solido ajustar indebidamente sus sentencias a las pretensiones del
         
cumpla con la carga de la prueba que le corresponde, para después fundamentar
y motivar la eventual sentencia acorde a los estándares constitucionales, es el
pendiente fundamental del sistema penal en materia de presunción de inocencia.
B. Criterios judiciales que tienen que modificarse para respetar la presun-
ción de inocencia
En las páginas que siguen, veremos ejemplos concretos de criter ios aplicados
para procesar o conden ar a diversas personas en años recientes, que res ultan vio-
latorios de la presunción de inoc encia a la luz de la Constitución vigente. El deber
 
los defendidos, sino también para impu lsar la búsqueda de justicia de las víctima s
-
tenciar al verdadero res ponsable, no a un chivo expiatorio102.
a) Inadmisible descartar los testimonios de la defensa por el hecho de serlo: el
deber de valorar el contenido de las pruebas
Hemos visto que tradicional mente, la versión de los hechos contenida en el expe-
diente del minister io público ha traza do el rumbo del proceso p enal. Consecuen-
cia y agravante de lo anterior, es un a de las prácticas recurrente s más abiertamen-
te violatorias de la presunción de i nocencia en el sistema penal mexicano: la de
restar valor probatorio de los test imonios de la defensa por el hecho de contrade-
cir esta versión. Entre otros, usando criterios marcadamente distintos a los apli-
cados a las declaraciones de agentes d el Estado, los jueces a menudo rest an valor
probatorio de las declaraciones de la defensa que no vengan acompañadas por
pruebas exter nas, o de plano las descar tan por ser “argumentos defensivos”. El
rasgo común de estos crite rios, es que llevan al juzgador no a valorar y confront ar
los contenidos de las pruebas, sino a hacer suya la versión del ministerio público
y descartar la versión de la defensa aplicando una presunción de la veracidad de
la primera y la inverosim ilitud de la segunda103.
102Salvo indicaciones de lo contrario, los casos presentados han sido acompañados por el Centro de Derechos
Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh). Para conocer más acerca de la búsqueda de justicia de las per-
sonas injustamente procesadas y/o condenadas en estos casos, les invito a visitar nuestro sitio web www.centroprodh.
org.mx o escribirnos en la dirección internacional@centroprodh.org.mx.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 122 20/05/14 08:59 a.m.
123
STEPHANIE ERIN BREWER
b) Restar valor probatorio por ser un argumento defensivo, no “robustecido”
por pruebas externas
Restar valor de las declaraciones de la defensa, por el hecho de no sustentarse
en otras pruebas, desconoce que un testimonio es de por sí un medio de prueba
y no requiere de ningún otro para tener dicha calidad, un hecho especialmente
relevante dado que puede ser imposible para un presunto inocente acreditar con
elementos físicos todas las circunstancias narradas en su testimonio.
Tomemos el ejemplo de un joven mazahua arbitrariamente condenado en el
Estado de México, Hugo Sánchez Ramírez. Hugo fue detenido por policías al ser
observado conduciendo su taxi con una supuesta “actitud sospechosa”; los agentes
posteriormente lo acusarían de portación de armas, para luego pretender fabricarle
el delito de secuestro en relación a un caso que no habían podido resolver. Fue
condenado (en 2008 y 2009, respectivamente) por los dos delitos imputados y

Suprema Corte de Justicia de la Nación atrajo su caso, consistente en dos amparos
directos, y en 2012 ordenó su inmediata puesta en libertad a raíz de las diversas
violaciones constitucionales detectadas104.
Los testimonios de Hugo y dos pasajeros detenidos, coincidieron en que no
había armas en el taxi, mientras la versión de los policías era contradictoria; el
ministerio público no presentó prueba física alguna para vincular a los defendidos
a las armas que presentó como supuestamente decomisadas. Es difícil pensar en
ausencia de
un arma de fuego en un coche. No obstante, al conocer la apelación de la sentencia
103Al analizar los criterios destacados en la presente sección, conviene recordar la siguiente jurisprudencia de
la Suprema Corte de Justicia de la Nación:
PRINCIPIO DE IGUALDAD EN EL PROCESO PENAL. SU ALCANCE.
En el proceso
penal, el equilibrio de los sujetos procesales es de suma importancia, pues deben concedérseles iguales condiciones,
de manera que ninguno quede en estado de indefensión; y si bien es cierto que este principio no está previsto expre-
samente en algún numeral concreto del Código Federal de Procedimientos Penales, también lo es que se consigna
implícitamente en su artículo 206, en cuanto prevé que todo aquello que se ofrezca como prueba –en términos del


ofrecidos por ambas partes procesales deben valorarse con el mismo estándar o idénticas exigencias de juicio para
generar convicción. Así, cuando la información que brinda un medio probatorio es imprecisa, parcial o genera duda
porque adolece de claridad y da lugar a que el juez le reste valor, no es válido que tal estándar sólo aplique para una
de las partes, ya que el mérito o valor de convicción del medio probatorio está sujeto a la libre apreciación del juez,
pero es inadmisible que los medios de prueba de la misma índole –ofrecidos por ambas partes– tengan un estándar de
valoración distinto, según se trate del actor o del demandado, del órgano ministerial o del acusado, pues ello atentaría
contra las garantías de justicia imparcial, de equidad procesal y de correcta fundamentación y motivación. Tesis 1a./J.
141/2011 (9a.) [J]; 10a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; Libro III, Diciembre de 2011, Tomo 3; Pág. 2103. Tesis de
jurisprudencia 141/2011 (9a.). Aprobada por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en sesión
privada de cuatro de noviembre de dos mil once.
104Se trata de los amparos directos 4/2012 y 5/2012. En octubre de 2012 la Primera Sala concedió el pri-
mer amparo liso y llano, relativo a la falsa acusación por secuestro. Ver SCJN,  
   http://www2.scjn.gob.mx/red2/comunicados/noticia.
asp?id=2453.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 123 20/05/14 08:59 a.m.
124
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
condenatoria por este supuesto delito, el Tribunal Unitario avaló el razonamiento
del Juzgado de Distrito considerando en lo pertinente:
 -

        
         
-


  -
   

 
    

            
       
negativa de los defendidos acerca de los mismos hechos, por no sustentarse
esta última en pruebas externas. Dicho criterio contiene dos elementos que
contradicen la presunción de inocencia: (1) incluye como elemento tendiente a
restar valor probatorio, el hecho de ser “argumentos defensivos para evadir su
responsabilidad penal” (fórmula que deja entrever una presunción de la existencia

de inocencia)106 y (2) exige a la defensa “desvirtuar” la imputación bajo un criterio
probatorio inválido a primera vista, y más exigente del aplicado a la parte acusadora:
a saber, que un testimonio sólo tiene fuerza probatoria si es acompañado por otras
pruebas. En cambio, lo que corresponde en tales casos es valorar en condiciones
de igualdad el contenido de las declaraciones de ambas partes, así como las demás
pruebas, para decidir si el ministerio público ha demostrado fehacientemente la
responsabilidad penal, sin restar valor de antemano de la versión de la defensa por
el mero hecho de ser defensiva o no estar acompañada de otras pruebas.
En este sentido, la Corte Interamericana señaló en un caso contra el Estado
peruano:
105Toca penal 190/2008, Segundo Tribunal Unitario del Segundo Circuito, resolución del 16 de octubre de 2008.
106           
contradiga la versión del MP, que la misma sea inverosímil. Dicho razonamiento viola la presunción de inocencia al

05 Stephanie Erin Brewer.indd 124 20/05/14 08:59 a.m.
125
STEPHANIE ERIN BREWER
        
        
        
-
   
     
          

     
107
Vale la pena mencionar que en cuanto al otro delito imputado falsamente a
Hugo Sánchez (el secuestro de dos menores de edad cometido meses antes de
su detención), el juez de la causa descartó las declaraciones de Hugo en parte
“porque no fueron corroboradas de manera fehaciente con prueba alguna que las
hiciera creíbles; en segundo término, por inverosímiles; pues no es creíble que los

[…]108”.
A este respecto, es importante evitar caer en la falsa disyuntiva que plantee
que en la ausencia de razones para dudar de la buena fe de la víctima de delito, se
presume la culpabilidad del defendido. Al contrario, la obligación de presumir la
inocencia de manera alguna requiere presumir que la víctima esté actuando, por
ejemplo, dolosamente. De igual modo, la mera ausencia de dudas acerca de los
motivos de la víctima, no disminuye la presunción de inocencia que asiste al de-
fendido. Lo que corresponde, en aras de esclarecer la verdad y hacer justicia en el
caso, es analizar el contenido y la fuerza de convencimiento de las dos versiones,
en conjunto con los demás elementos de prueba disponibles109. Cabe señalar que
en el caso de Hugo, la imputación en su contra fue producto de un actuar irregular
de parte de la policía judicial y fue contradicha y retractada por los propios meno-
res en el juicio.

el caso de dos líderes comunitarios nahuas arbitrariamente condenados en 2010 en
el estado de Puebla, José Ramón Aniceto Gómez y Pascual Agustín Cruz, quienes
fueron nombrados presos de conciencia por Amnistía Internacional y cuyo caso
también fue resuelto por la Primera Sala de la SCJN, concediéndose liso y llano el
amparo directo interpuesto110. En dicho caso, el juzgado había aplicado entre otros,
los siguientes criterios:
107Corte IDH. -
 Sentencia de 25 de noviembre de 2005. Serie C No. 137, párr. 160. Notas internas omitidas.
108Causa Penal 201/2007, Juzgado Sexto Penal de Primera Instancia del Distrito Judicial de Toluca, sentencia
del 23 de marzo de 2009.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 125 20/05/14 08:59 a.m.
126
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
109En este sentido, es necesario superar criterios violatorios de la presunción de inocencia como los plasmados
en la tesis aislada de rubro
PRUEBA TESTIMONIAL EN EL PROCEDIMIENTO PENAL. LAS IMPUTACIONES DE CARGO DEBEN PREVA
-
LECER SOBRE LOS TESTIMONIOS, INDEPENDIENTEMENTE DE SU NÚMERO, QUE SE LIMITEN A CONTRADECIR LA IMPUTACIÓN, SI NO
JUSTIFICAN LA POSIBLE ANIMADVERSIÓN O MOTIVO POR EL CUAL LOS TESTIGOS DE CARGO HABRÍAN DE SEÑALAR A UNA PERSONA
DISTINTA DEL VERDADERO CULPABLE O AUTOR DEL HECHO IMPUTADO, SOBRE TODO CUANDO ES LA VERSIÓN DE LAS VÍCTIMAS LA
QUE SE CORROBORA CON EL RESTO DE LAS PRUEBAS
. La cantidad de testigos, por sí, no determina de manera alguna la
mayor veracidad de sus testimonios, en función del elevado número de personas que declaren, pues el hecho de que


imputaciones de cargo y otros indicios, no logran desvirtuar a estas últimas, pues desde una perspectiva lógica es váli-
do comprender que la aparición posterior de una versión contraria a la de los declarantes de cargo (que incluso fueron
    
hecho mienten o no dicen la verdad y ello, a su vez, implicaría admitir la pretensión dañada de perjudicar delibera-
damente al inculpado; por tanto, por lógica elemental, es claro que quien pretende controvertir en tales condiciones
a las imputaciones de cargo deberá, no sólo limitarse a sostener una versión opuesta (con las citadas derivaciones
      
señalar a una persona distinta del verdadero culpable o autor del hecho imputado, pero si sólo se allegan testimonios
de descargo (independientemente de su número) que se limitan a contradecir la imputación, pero sin aportar, además,
dato alguno del porqué los imputadores pudieran mentir o tener razones para inculpar equivocada o indebidamente
al enjuiciado, es claro que de la ponderación y confronta de ambos tipos de narrativa, deben prevalecer aquellos que
provienen de las víctimas, sobre todo cuando es la versión de éstas la que se corrobora con el resto de las pruebas,
tales como periciales, documentales, huellas materiales, vestigios o, en general, todo aquello que siendo legalmente
incorporado a los autos converja en prueba indiciaria o circunstancial que de manera lógica así lo establezca. Tesis
II.2o.P.266 P [TA]; 9a. Época; T.C.C.; S.J.F. y su Gaceta; XXXIV, Julio de 2011; Pág. 2167. Segundo Tribunal Cole-
giado en Materia Penal del Segundo Circuito. Amparo directo 205/2010. 20 de enero de 2011. Unanimidad de votos.
Ponente: José Nieves Luna Castro. Secretario: Silvestre P. Jardón Orihuela.
110Amparo directo 36/2012. Ver, SCJN, 
 , 28 de noviembre de 2012, Comunicado 256/2012, http://www2.scjn.
gob.mx/red2/comunicados/noticia.asp?id=2489.
111Causa Penal 242/2009, Juzgado de lo Penal del Distrito Judicial de Huauchinango, sentencia del 12 de julio
de 2010.
112
           
        
          

     
          

     
111
Se consideró sin valor otra parte de la versión de los defendidos, tomando en
cuenta, entre otros, que “lo aseverado por los acusados no lo emiten de manera
espontánea, sino que lo hicieron al contestar las preguntas de su defensor (…)112”.

no puede ser aplicada en sentido de invertir la carga de la prueba en un proceso
penal (exigiendo que se compruebe la no responsabilidad), pues esto contrariaría
la metapresunción de la inocencia del defendido. En segundo lugar, presumir
       
el mero paso del tiempo, tampoco es un criterio respetuoso de la presunción
05 Stephanie Erin Brewer.indd 126 20/05/14 08:59 a.m.
127
STEPHANIE ERIN BREWER
de inocencia. Finalmente, restar valor de lo declarado a preguntas del abogado
defensor, vuelve ilusorio el derecho a una defensa; es decir, la inducción no
se puede presumir a partir del hecho de que sea la defensa quien formule las
preguntas, máxime cuando el papel del defensor es guiar el interrogatorio para
tocar todos los temas relevantes.
-
go. En el caso de José Ramón y Pascual, se señaló en la sentencia condenatoria

motivo o razón se acuerda de un hecho sucedido tantos días antes113”. Tal criterio
no fue aplicado para desacreditar la versión de la parte acusadora y absolver a los
defendidos.
       
entre otros que en las pruebas disponibles, “no se demuestr[a] su inocencia114”.
c) Restar valor probatorio por ser un argumento tendiente a “favorecer” al
defendido
La práctica de descar tar declaraciones de testigos por el hecho de ser favorables
al defendido, era tan evidente en los ca sos revisados por Luis Pásara en el Distrito
Federal, que el investigador constató la existencia de un machote diseñado para

113 El criterio de la buena memoria, de por sí difícilmente sostenible como criterio absoluto, además se
aplicó aquí de manera desproporcional, para descartar testimonios sobre eventos memorables ocurridos meses antes.
Ver TESTIGOS DE COARTADA. SU DICHO ES INVEROSIMIL SI NO EXPLICAN POR QUE RECUERDAN
LO QUE HICIERON EN LA FECHA CUBIERTA POR SU TESTIMONIO. Si los testigos declaran cuando ha trans-
currido un lapso prolongado, como lo es el de más de un año con ocho meses de la fecha en que ocurrió el evento
delictivo, en la que, según tales testigos estuvieron realizando, en compañía del acusado, una actividad intrascendente,
como lo es la de ver la televisión; su dicho resulta inverosímil si no explican por qué recuerdan lo que hicieron preci-
samente en esa fecha, pues para el común de las personas es difícil recordar lo que se hizo en una fecha determinada,
cuando ha transcurrido un lapso prolongado y en la misma sólo se realizó una actividad ordinaria y por tanto fácil de

8a. Época; T.C.C.; S.J.F.; V, Segunda Parte-1, Enero a Junio de 1990; Pág. 502. Tercer Tribunal Colegiado del Sexto
Circuito. Amparo directo 7/90. Bernardo López Morales. 20 de marzo de 1990. Unanimidad de votos. Ponente: Juan
Manuel Brito Velázquez. Secretario: José Manuel Torres Pérez.
114Toca Penal 812/2010, Primera Sala en Materia Penal del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Puebla,
resolución del 23 de noviembre de 2010. La frase citada hace referencia a los careos realizados.

 -
dido sólo había salido por 15 minutos para comprar botanas en una tienda cercana, la jueza de Garantías al dictar la
vinculación a proceso por homicidio descartó los testimonios considerando entre otros:
  




Causa Penal 136/2010, Juzgado de Garantías del Distrito Judicial de Bravos, auto de vinculación a proceso del 11
de febrero de 2010.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 127 20/05/14 08:59 a.m.
128
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL

          
 

           
    

       
      
       
  

    

         
             
            
       
 

En efecto, particularmente tratándose de familiares o conocidos del defendido,
los juzgadores a menudo declaran que éstos son “parciales” o mienten para “me-
jorar la situación jurídica” del mismo. Para apoyar tales conclusiones, es común
      
que éstos se contradicen si uno contiene datos que otro no (aun cuando los datos
adicionales no supongan una contradicción o representen cuestiones accesorias
al hecho sobre el que declaran); que el testimonio no presenta un relato detallado
“momento por momento” de las actividades del defendido (criterio aplicado a los
testimonios de coartado); o al contrario, si el testimonio es detallado, que no es
posible que los testigos recuerden los hechos con tanto detalle.
Por ejemplo, los padres de Hugo Sánchez coincidieron en que su hijo se
encontraba en su comunidad durante el secuestro que le fue imputado, atendiendo
a su abuela agonizante, quien se murió pocos días después. Esta versión fue
corroborada por 6 testigos de la comunidad y robustecida por una prueba
documental. El juez de la causa consideró que los testimonios de los padres
         
inculpado”, notando entre otros:
          
           
115Pásara,  p. 13.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 128 20/05/14 08:59 a.m.
129
STEPHANIE ERIN BREWER


116
Dicho criterio de memoria, además de ser altamente cuestionable a la luz de
los hechos en cuestión (no es extraño que las personas recuerden en detalle las
circunstancias de la muerte de un familiar), no fue aplicado a la parte acusadora.
     
observar que en el auto de plazo constitucional, el juez había descartado el valor
de las primeras declaraciones de los padres considerando, en lo pertinente, que no

     


         
  
              
          
 
117
           
sentencias penales y además de atentar contra la presunción de inocencia, no
necesariamente se sustenta en la lógica: cuando el tiempo “no cubierto” por
testigos de coartada es poco y la distancia hasta el lugar de los hechos delictivos,
grande, claramente no procede “presumir” que el defendido pudo haber cometido
el delito imputado en ese espacio118.
Por otro lado, en relación a los seis testigos de descargo de la comunidad, se
consideró en la sentencia, entre otros:
116Causa Penal 201/2007, Juzgado Sexto Penal de Primera Instancia del Distrito Judicial de Toluca, sentencia
del 23 de marzo de 2009.
117Causa Penal 201/2007, Juzgado Sexto Penal de Primera Instancia del Distrito Judicial de Toluca, auto de
plaza constitucional del 15 de agosto de 2007.
118La exigencia de los relatos momento a momento se encuentra plasmada en tesis como la siguiente: TESTI-
GOS DE COARTADA. Tratándose de testigos de coartada, para que sean tomadas en cuenta sus declaraciones, deben
de manifestar de momento a momento la conducta desplegada por el acusado, pues si no es así, pudiera darse el caso
de que aquél haya aprovechado el momento no cubierto por los testimonios para cometer el delito. Tesis VI.1o.P. J/19
[J]; 9a. Época; T.C.C.; S.J.F. y su Gaceta; XIV, Octubre de 2001; pág. 1047. Primer Tribunal Colegiado en Materia
Penal del Sexto Circuito. Amparo directo 218/2001. 22 de junio de 2001. Unanimidad de votos. Ponente: José Manuel
Vélez Barajas. Secretario: Jorge Patlán Origel.
La tesis citada resulta lesiva de la presunción de inocencia, ya que incluso si las distancias hacen que sea físicamente
posible que la persona imputada pudiera haber cometido el acto ilícito, no procede declarar entonces que los testimo-
nios de coartado carezcan 
la versión del defendido. Lo que procede es valorar el contenido de los testimonios a la luz de la totalidad de las
pruebas disponibles.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 129 20/05/14 08:59 a.m.
130
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
-
    
 
-



119
Para completar el panorama, los padres y demás testigos de descargo no
fueron los únicos en ser considerados parciales en el caso: el juez aseveró que
incluso las víctimas del secuestro formularon argumentos defensivos a favor de
Hugo. Por ejemplo, la menor se retractó en varias ocasiones del reconocimiento
de Hugo como su victimario (inducido de manera ilícita antes del proceso por la
         
mejorar la situación jurídica del inculpado120”.
d) Descartar una declaración por haberse reservado en un primer momento
el derecho a declarar
En otro caso del Estado de México, la autor idad judicial reconoció que el defendi-
do, Luis Manuel Vargas Castillo, había sido detenido fuera de los supuestos pre-
vistos en la Constitución y que los policías captores lo habían acusado del delito
  
embargo, todavía fue conden ado por acusaciones diversas del minister io público.
En el amparo directo re suelto en junio de 2012, un Tribunal Colegiado no encon-
tró error en habe r descartado la versión de Luis Manuel, señalando en pa rticular:
  
  
  -
119Causa Penal 201/2007, Juzgado Sexto Penal de Primera Instancia del Distrito Judicial de Toluca, sentencia
del 23 de marzo de 2009. Del extracto anterior, vale la pena destacar la práctica de restar valor de la declaración de
un testigo porque el defendido no lo había mencionado en su primera declaración, o porque deriva de la declaración
de otra persona. Si bien de constatar verdaderas contradicciones sobre quiénes estuvieron presentes, ello puede ser
motivo para dudar de la veracidad de ciertas declaraciones, el mero hecho de que el defendido no recuerde o no
mencione en determinado momento a todos los posibles testigos no basta para concluir que no estuvieran presentes
o que estén aleccionados, cuando emerge de otros testimonios o pruebas, que sí son probables testigos de los hechos.
Descartar testimonios no derivados de la declaración del defendido, o aceptarlos solamente en casos extremos (por
ejemplo, cuando los testigos se encontraban a una gran distancia y difícilmente podían ser percibidos por el defendi-

todas las pruebas disponibles para entender la verdad histórica del caso.
120       

por un deseo (paradójico) de parte de la víctima de mejorar la situación de su victimario.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 130 20/05/14 08:59 a.m.
131
STEPHANIE ERIN BREWER


        

  
-
121
Dicho criterio resulta violatorio de la presunción de inocencia por tomar como
indicio de mendacidad o culpabilidad, el ejercicio legítimo del derecho a guardar
silencio (reservarse el derecho a declarar). A este respecto, cabe recordar que el he-
cho de ejercer derechos constitucionales nunca puede ser motivo de presunciones
de culpabilidad; más bien, corresponde a la autoridad judicial garantizar el goce
de estos derechos, lo cual claramente no sucede si los utiliza en contra del que los
hace valer. A este respecto, la Primera Sala de la SCJN ha determinado:
DERECHO DE NO AUTOINCRIMINACIÓN. ALCANCE DEL CONTENIDO EN EL ARTÍCULO 20, APARTADO
A, FRACCIÓN II, DE LA CONSTITUCIÓN FEDERAL
   

     
             
         
       
122
e) Conclusiones sobre las pruebas testimoniales
Los criterios citados  resultan lesivos de la presu nción de inocencia en el
sentido más literal: dejan ent rever o bien enuncian, una presunción de culpabili-
dad, y razonando a partir de ella, restan credibilidad de testimonios de descargo
por buscar “defender” en contra de la acusación, por “favorecer” al defendido o
por razones diversas (falta de detalles, demasiado detalle, paso de t iempo) que
suelen no aplicarse a los testimonios de ca rgo123.
Al contrario, la valoración de las pruebas ofrecidas por la parte acusadora,
121Amparo directo 184/2011, Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Penal del Segundo Circuito, resolución del
7 de junio de 2012. Por otra parte, en cuanto a los testimonios de descargo en el caso de Luis Manuel, el Tribunal ob-



122Tesis 1a. CXXIII/2004 [TA]; 9a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; XXI, Enero de 2005; p. 415,
Contradicción de tesis 29/2004-PS. Entre las sustentadas por el Primer Tribunal Colegiado del Segundo Circuito,
ahora Primero en Materia Penal del mismo circuito y el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer
Circuito. 22 de septiembre de 2004. Unanimidad de cuatro votos. Ponente: Olga Sánchez Cordero de García Villegas.
Secretario: Carlos Mena Adame.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 131 20/05/14 08:59 a.m.
132
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
no podría ser más distinta de lo descrito ante líneas. Los servidores públicos al
rendir testimonio se estiman imparciales por el mero hecho de ser autoridades;
los documentos públicos ofrecidos por el ministerio público hacen “prueba plena”
de acuerdo a las leyes adjetivas correspondientes124 
se interpreta de forma aislada (en vez de conforme a los derechos), haciendo que
obre directamente en contra de la presunción de inocencia, ya que no existirán
posibilidades reales para que la defensa objete el contenido de un documento con
este estatus presentado por el ministerio público.
El resultado de lo anterior es la inversión total de la carga de la prueba: se
exige que el defendido compruebe su inocencia, y que lo haga desde una situación
de enorme desventaja y bajo estándares probatorios más restrictivos que los apli-
cados a la parte acusadora. Con ello, se evita una debida valoración del contenido
de las pruebas y virtualmente se garantiza que prevalezca la versión del ministerio
público.

un proceso penal, variará dependiendo de las circunstancias de cada caso; el que
la eventual sentencia sea condenatoria, o que el juzgador encuentre inverosímil la
versión del defendido, no basta para concluir que estemos ante una violación de
     
como incompatible con este derecho el restar valor de un testimonio de descargo
con base en elementos como los siguientes:
          
   
por lo tanto, no puede ser un criterio por presumir la inverosimilitud);
          
fortalecer la versión del defendido, pero la ausencia de éstas no invalida
el valor independiente como prueba testimonial de cualquier declaración
que presente, máxime cuando las personas no vivimos recabando pruebas
físicas o documentales de nuestras actividades momento a momento)
          
argumento “defensivo” pero aplicado a las declaraciones de testigos o
incluso de víctimas de delito);
123De hecho, a veces se otorga valor al testimonio del presunto inocente solamente para utilizarlo en su contra,
-

a excluir la responsabilidad penal, por ejemplo. Vale la pena recordar que, de no existir elementos concretos que
hagan pensar que ciertos datos sean veraces y otros falseados, el único criterio que diferenciaría estas dos partes de
un testimonio sería su utilidad para dictar una sentencia condenatoria, el cual no es admisible sin más, como criterio

124Ver, por ejemplo, Código Federal de Procedimientos Penales (“Artículo 280.- Los documentos públicos ha-
rán prueba plena, salvo el derecho de las partes para redargüirlos de falsedad y para pedir su cotejo con los protocolos
o con los originales existentes en los archivos.” “Artículo 284.- La inspección, así como el resultado de los cateos,
harán prueba plena siempre que se practiquen con los requisitos legales.”)
05 Stephanie Erin Brewer.indd 132 20/05/14 08:59 a.m.
133
STEPHANIE ERIN BREWER

con el defendido es un factor que el juzgador puede tener presente, pero el
derecho a presentar testigos de descargo se puede tornar irrelevante si los
testimonios de familiares y amigos son vistos como altamente sospechosos
o de plano descartados por el hecho de serlo; al ser normal que las personas
pasen la mayor parte de su tiempo libre con familia y amigos, desconocer el
valor de tales testimonios nos deja en estado de indefensión en caso de ser
víctimas de una imputación errónea); y
    
como regla a personas inocentes, al no ser que se sustenten en datos del caso
concreto (por ejemplo, del contenido de un testimonio se puede desprender
que un testigo no recuerda detalles de un evento; pero no es racional pre-
sumir que un relato que sí es detallado, sea falso porque es imposible que
los seres humanos puedan recordar en detalle los eventos de hace meses).
           
    
allá de fomentar resultados injustos en casos individuales, el panorama descrito
debe preocuparnos profundamente por el papel que le asigna al juez penal, pues
-
     
prueba fuera, ¿sí o no?), pero sin analizar su contenido para determinar mediante
un proceso de razonamiento riguroso e imparcial cuáles hechos y en su caso, deli-
tos, han sido probados conforme a derecho (es decir, contestar las preguntas, ¿qué
pasó y cómo lo sabemos, y qué sigue de lo anterior?) El nuevo sistema acusatorio
coloca a la autoridad judicial claramente al centro del proceso, pero desde ahora
y a todos los niveles, es necesario repensar (o volver a recordar) el papel del juez
 
para garantizar que el derecho a una defensa no se vuelva ilusorio, ni tampoco el
sentido de la sentencia penal, anunciado.
C. La batalla por excluir las confesiones obtenidas bajo tortura y demás
pruebas ilícitas
Las sentencias condenator ias en pocos temas se vuelven tan cont radictorias como
      
        
ministerial como prueba de cargo, va algo así: los delincuentes, no pocas veces
presentados públicamente como monstruos, una vez detenidos espontáneamente
se ofrecen a colaborar confesa ndo su responsabilidad penal durant e conversacio-
05 Stephanie Erin Brewer.indd 133 20/05/14 08:59 a.m.
134
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
 
     
retractan de esas mismas confesiones ante la autoridad judicial, porque para ese
        
de todo, quieren mentir y salir libres. Por lo tanto, hay que conceder validez a la
           
y restar validez de su posterior retractación ante la autoridad judicial: esto es el
principio conocido en México como  .
Momento. ¿Realmente creemos que las personas que delinquen, al ser deteni-
   -
  
quieren ser condenadas? ¿O creemos que no saben que una confesión será utili-
zada en su contra? Dichas contradicciones en el imaginario colectivo y en diversas
resoluciones judiciales, apuntan hacia una contradicción más amplia que clama
por ser resuelta: en un contexto nacional donde la tortura se usa sistemáticamente
para obtener confesiones, día con día las declaraciones ministeriales objetadas por
coaccionadas, en vez de ser investigadas, son admitidas como pruebas de cargo y a
menudo constituyen el elemento central que sustenta la sentencia condenatoria125.
El problema hoy en día, no se debe a una falta de normatividad o jurispruden-
cia. En la tesis de jurisprudencia 139/2011, aprobada a partir de cinco amparos
directos resueltos en 2009, la SCJN determinó:
PRUEBA ILÍCITA. EL DERECHO A UN DEBIDO PROCESO COMPRENDE EL DERECHO A
NO SER JUZGADO A PARTIR DE PRUEBAS OBTENIDAS AL MARGEN DE LAS EXIGENCIAS
CONSTITUCIONALES Y LEGALES
. 
            
      
 


   
     


     
125Las investigaciones de Human Rights Watch para su informe de noviembre de 2011revelaron que en casi
todos los casos en su muestra: “la única prueba ofrecida por las autoridades respecto de la culpabilidad de los dete-
nidos eran declaraciones incriminatorias obtenidas después de sesiones de tortura u otros abusos. No parecían existir
pruebas independientes que corroboraran estas declaraciones... De hecho, en varios de los casos investigados las
pruebas sugieren que las autoridades actuaron equivocadamente al detener a estas personas. Por ejemplo, los registros
judiciales del caso de una víctima de tortura que fue acusada de secuestrar a un civil establecen que la víctima ni
siquiera se encontraba en México cuando se produjo el supuesto secuestro. En otros casos, la justicia ha exonerado a
las víctimas…” HRW,  p. 8.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 134 20/05/14 08:59 a.m.
135
STEPHANIE ERIN BREWER
         





126
En efecto, recordando que el texto reformado del artículo 20 constitucional,
apartado A, fracción IX establece: “Cualquier prueba obtenida con violación de
derechos fundamentales será nula”, la SCJN ya había determinado:
PRUEBA ILÍCITA. LAS PRUEBAS OBTENIDAS, DIRECTA O INDIRECTAMENTE, VIOLANDO DERECHOS
FUNDAMENTALES, NO SURTEN EFECTO ALGUNO



          
         

     
        
      
         
     
        
           
            

 
       
        
127
-
do (es decir, la obligación de excluir pruebas derivadas de pruebas ilícitas) se
encuentra reconocida en México. Finalmente, los alcances de dichas obligaciones
quedaron establecidos en términos aún más claros, en la siguiente tesis de jurispru-
dencia aprobada en noviembre de 2011:
126Tesis 1a./J. 139/2011 [J]; 10a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; Libro III, diciembre de 2011, Tomo 3; p.
2057. Tesis de jurisprudencia 139/2011. Aprobada el 4 de noviembre de 2011.
127Tesis 1a. CLXII/2011 [TA]; 9a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; XXXIV, Agosto de 2011; p. 226. Amparo
directo en revisión 1621/2010. 15 de junio de 2011. Cinco votos. Ponente: Arturo Zaldívar Lelo de Larrea. Secretario:
Javier Mijangos y González.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 135 20/05/14 08:59 a.m.
136
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
PRUEBAS EN EL PROCEDIMIENTO PENAL. SUPUESTOS EN QUE DEBE NULIFICARSE SU EFICACIA
.
 
        
        
   

         
 
    
 

128
Asimismo, para enmarcar nuestro análisis, vale la pena reproducir los criterios
de la Corte Interamericana en el caso mexicano más recientemente resuelto por
ese tribunal, , mismos que son directa-
mente vinculantes en sus términos para toda autoridad judicial del país:
       
    

           
            
            
      
      
  
        


   
       
-
     -
     


-

 

128Tesis 1a./J. 140/2011 [J]; 10a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; Libro III, diciembre de 2011, Tomo 3;
p. 2058. Tesis de jurisprudencia 140/2011. Aprobada el 4 de noviembre de 2011.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 136 20/05/14 08:59 a.m.
137
STEPHANIE ERIN BREWER







-
-


129
Las citadas tesis nacionales y la jurisprudencia de la Corte IDH nos marcan

coaccionado para obtener una prueba ilícita; y para completar el panorama, re-
cordemos que corresponde a la autoridad judicial siempre dar vista al ministerio
público de cualquier hecho de tortura referido, ordenando que se abra de inme-
diato una investigación penal130. Es especialmente importante ante la impugnación
de pruebas, que el juez asuma plenamente su papel como garante de los derechos
     
denuncia de tortura o coacción131.
129Corte IDH. 
 Sentencia de 26 de noviembre de 2010. Serie C No. 220, párr. 165-67, 176-77. Notas de pie internas omi-
tidas. Resaltado fuera del original. En este caso la Corte analizó la admisión de la prueba ilícita bajo el rubro del art.
8(3) convencional (deber de excluir confesiones coaccionadas), en vez del art. 8(2), que consagra el principio de pre-

de la prueba ilícita es también un requisito integral de este principio.
130      
inmediato una investigación imparcial, independiente y minuciosa… (…) Asimismo, a las autoridades judiciales
corresponde el deber de garantizar los derechos del detenido, lo que implica la obtención y el aseguramiento de
toda prueba que pueda acreditar alegados actos de tortura.” párr. 135. Notas de pie internas omitidas. Ver
también, TORTURA. OBLIGACIONES DEL ESTADO MEXICANO PARA PREVENIR SU PRÁCTICA. Tesis
1a. CXCII/2009 [TA]; 9a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; XXX, Noviembre de 2009; pág. 416. Amparo directo
9/2008. 12 de agosto de 2009. Mayoría de cuatro votos. Disidente: Sergio A. Valls Hernández. Ponente: José Ramón
Cossío Díaz. Secretario: Miguel Enrique Sánchez Frías.
131  
hechos propios a este tema, para que el juez averigüe si está ante un caso de posible tortura o coacción, para en su
   -
tura en la primera oportunidad posible, no por ese hecho, se puede descartar automáticamente hechos denunciados
posteriormente; una víctima de tortura puede encontrarse amenazada, traumada y temer represalias si denuncia la
tortura enseguida. Ver Corte IDH. 
 Sentencia de 26 de noviembre de 2010. Serie C No. 220, párr. 173-74. Ver también, ACTOS
DE TORTURA. CUANDO LOS ÓRGANOS JURISDICCIONALES, CON MOTIVO DE SUS FUNCIONES, TEN-
GAN CONOCIMIENTO DE LA MANIFESTACIÓN DE UNA PERSONA QUE AFIRME HABERLOS SUFRIDO,
OFICIOSAMENTE DEBERÁN DAR VISTA CON TAL AFIRMACIÓN A LA AUTORIDAD MINISTERIAL QUE
DEBA INVESTIGAR ESE PROBABLE ILÍCITO. Tesis XXVII.1o. (VIII Región) 2 P (10a.) [TA]; 10a. Época;
T.C.C.; S.J.F. y su Gaceta; Libro VI, marzo de 2012, Tomo 2; pág. 1048. Primer Tribunal Colegiado de Circuito del
Centro Auxiliar de la Octava Región. Amparo directo 631/2011. 14 de octubre de 2011. Unanimidad de votos. Ponen-
te: Juan Ramón Rodríguez Minaya. Secretario: Samuel René Cruz Torres.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 137 20/05/14 08:59 a.m.
138
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL
Confrontando los criterios vinculantes de la SCJN y de la Corte IDH con
las tradiciones judiciales en México, encontramos que en lo general, la práctica
no podría apartarse más del Derecho. Tomemos como ejemplo el caso de Israel
Arzate Meléndez, arbitrariamente detenido (subido a una camioneta por militares)
mientras caminaba por la calle en Ciudad Juárez en febrero de 2010. Tal y como ha
sido documentado, , por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos
(organismo que le aplicó un examen médico para detectar la tortura de acuerdo al
Protocolo de Estambul, resultando positivo por tortura, con quemaduras en amplias
zonas del cuerpo)132
Unidas para los Derechos Humanos133; Human Rights Watch134; y objeto de una
Opinión del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU135; Israel
fue torturado en instalaciones militares para obligarlo a repetir una confesión,
misma que fue videograbada bajo coacción en la base militar por agentes de la

menos que el multihomicidio perpetrado en contra de un grupo de jóvenes en una

país. Israel interpuso juicios de amparo en contra de su vinculación a proceso por
los delitos imputados y en 2012 la Primera Sala de la SCJN atrajo su caso por la
importancia y trascendencia de las violaciones denunciadas136.
La jueza de Garantías a la que tocó el caso de Israel descartó los testimonios
de seis testigos de descargo quienes estuvieron con Israel en otro lugar la noche
de los hechos y utilizó la confesión obtenida bajo tortura para vincularlo a proceso
por homicidio, razonando entre otros:

-
    

  
-
137
Al analizar estos argumentos, lo primero que debemos recordar es que la carga
132CNDH, Recomendación 49/2011.
133      
            
, 15 de marzo de 2012, -
.
134HRW,  p. 91- 99.
135Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria, Opinión 67/2011.
136Ver Luz González, “SCJN atrae caso de presunto autor de masacre en Salvárcar”, , 24 de octubre
de 2012, http://www.eluniversal.com.mx/notas/878650.html.
137Causa Penal 136/2010, Juzgado de Garantías del Distrito Judicial de Bravos, auto de vinculación a proceso
del 11 de febrero de 2010.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 138 20/05/14 08:59 a.m.
139
STEPHANIE ERIN BREWER
de la prueba tratándose de la licitud de una confesión presuntamente obtenida
             
acusadora. Esta regla, por ser la lex specialis en la materia bajo diversos tratados
internacionales, requisito de la jurisprudencia vinculante de la Corte IDH y la
interpretación más protectora de derechos fundamentales, entre otras razones,
138”.
En segundo lugar, Israel indicó que sus captores hicieron que se aprendiera
los datos del multihomicidio que confesó; no obstante, la jueza otorgó valor a
la confesión considerando “excepcionalmente extraño” que los hechos en
ella descritos coincidieran con el mencionado delito. Esto sugiere que la jueza
presumió de antemano que la versión de Israel fuera inverosímil, presunción que
no procede ante una denuncia de tortura. Es decir, no se puede otorgar valor a una
confesión presuntamente coaccionada aduciendo que su contenido corresponda
al delito imputado, un dato que ni comprueba la responsabilidad penal del
declarante, ni subsana la presunta ilegalidad con la que fue obtenida la prueba: lo
que corresponde es ordenar una investigación y excluir la prueba hasta en tanto no
se demuestre su licitud.
Ante lo anterior, Israel impugnó la admisión de la confesión coaccionada me-
diante juicio de amparo. El juez de distrito le negó la protección de la justicia
federal, considerando entre otros:
              
     
    

RETRACTACIÓN DEL ACUSADO
    

 
   

138      

no se deben confundir un factor excluyente de la responsabilidad en el sentido de tender a demostrar la inocencia
(impugnar una confesión coaccionada), con una causa de exclusión del delito, es decir, un factor que cancela la res-
ponsabilidad penal aunque la persona haya realizado el acto normalmente constitutivo del delito. Ver, CAUSA DE
EXCLUSIÓN DEL DELITO. LA CARGA DE LA PRUEBA LE CORRESPONDE A QUIEN LA HACE VALER.
Tesis 1a. CX/2005 [TA]; 9a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; XXIII, Marzo de 2006; p. 203. Contradicción de
tesis 68/2005-PS. Entre las sustentadas por el Primer Tribunal Colegiado del Quinto Circuito y el Primer Tribunal
Colegiado del Octavo Circuito. 3 de agosto de 2005. Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario:
Miguel Enrique Sánchez Frías. Incluso tratándose de causas de exclusión, operan ciertas presunciones a favor de los
defendidos. Ver, por ejemplo, PRESUNCIÓN DE LEGÍTIMA DEFENSA. PARA DESVIRTUARLA EL MINISTE-
RIO PÚBLICO TIENE QUE ACREDITAR QUE QUIEN PRODUJO EL DAÑO NO OBRÓ EN DEFENSA PROPIA
(LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE CHIHUAHUA). Tesis XVII. (VI Región) 1 P [TA]; 9a. Época; T.C.C.; S.J.F.
y su Gaceta; XXXI, Enero de 2010; pág. 2184. Tribunal Colegiado de Circuito del Centro Auxiliar de la Sexta Re-
gión. Amparo en revisión 397/2009. 5 de octubre de 2009. Unanimidad de votos. Ponente: Ramiro Rodríguez Pérez.
Secretario: Martín Fernando García Vázquez. Ver también el Código Penal Federal, Art. 15, fracción IV, párrafo 2º.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 139 20/05/14 08:59 a.m.
140
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL


-

      
   

           
      
           


           
 
 
 

139
Este extracto contiene varios elementos que podemos encontrar en otras sen-
-
ción de inocencia e institucionalizar la exclusión de la prueba ilícita de acuerdo a
la Constitución. Entre otros, (1) vuelve a invertir la carga de la prueba aplicable;
(2) plantea que se puede desvirtuar la presunción de inocencia en la etapa de vin-

criterio que examinaremos ; (3) sugiere que la ausencia de lesiones asentadas

puede descartar la denuncia de tortura sin una investigación; (4) cita la existencia
de supuestas pruebas de la responsabilidad penal para restar valor de la denuncia
de tortura, cuando se trata de dos asuntos distintos: el delito imputado a Israel
versus el delito denunciado por Israel. En los hechos, este criterio resulta circu-
lar puesto que los datos sobre la supuesta responsabilidad que se desprenden del
“conjunto” de pruebas, se derivan de la misma confesión impugnada, un patrón
tampoco limitado al caso en comento140.
139Amparo 94/2011, Juzgado Noveno de Distrito del Decimoséptimo Circuito, resolución del 19 de mayo de
2011. (Citando [TA]; 5a. Época; 1a. Sala; S.J.F.; LXXX; p. 74. Amparo penal directo 8528/42. Pisté Luciano. 3 de
abril de 1944. Mayoría de tres votos. Ausente: Carlos L. Ángeles. Disidente: Fernando de la Fuente. La publicación
no menciona el nombre del ponente.)
140   
“adminiculación” de las mismas lleva a suponer la culpabilidad de la persona. En realidad, en muchos casos este es un
ejercicio disponible para legitimar una conclusión ya anunciada, puesto que una valoración del conjunto de pruebas
no llevaría a tal conclusión. En casos en los que la prueba central sea una confesión, por ejemplo, bajo el sistema de
adminiculación, el juez puede “adminicular” la confesión con una serie de pruebas del cuerpo de delito –que no
necesariamente señalan a nadie en particular como el responsable– para concluir que las demás pruebas “robustecen”
la responsabilidad penal, aunque objetivamente, no lo hagan.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 140 20/05/14 08:59 a.m.
141
STEPHANIE ERIN BREWER
Tras la reposición del juicio de amparo por orden de un tribunal colegiado,
el juez de distrito volvió a negar el amparo. Israel había ofrecido como prueba el
dictamen médico-psicológico realizado de acuerdo con el Protocolo de Estambul
que demuestra la tortura de la que fue objeto, pero el juez se negó a admitirlo,
argumentando que no había estado disponible a la jueza de garantías141 (en efecto,
no había existido en ese entonces, tomando en cuenta que la jueza de garantías no
había ordenado una investigación de la tortura). En este sentido, debemos recordar
que todas las autoridades judiciales están obligadas a garantizar el derecho a no ser
juzgado con base en una confesión obtenida bajo tortura. Si la autoridad revisora
se percata de una omisión que amenaza con convalidar una grave violación a
derechos humanos (como lo es la falta de investigar una denuncia de tortura),
corresponde aplicar una interpretación que permita garantizar la protección del
derecho en peligro y evitar interpretaciones restrictivas que tengan el efecto de
dejar vigentes las violaciones o sus efectos.
El proceso citado en los párrafos anteriores dista de ser un caso aislado; más
bien nos plantea el camino por recorrer, pasando en primer lugar por un mayor
conocimiento de los requisitos legales aplicables a casos en los que el defendido
denuncia haber sido coaccionado o bien, impugna la declaración de otra persona
por la misma razón. En ese tenor pasamos a examinar brevemente dichas reglas.
Por su gravedad y relevancia en el contexto actual, el análisis se centrará en el tema
de la tortura, sin olvidarnos de que las consecuencias procesales de otras formas
de coacción deberán ser las mismas: investigación de los hechos denunciados y
exclusión de la prueba hasta en tanto la parte acusadora no demuestre su licitud142.
a) Cómo responder ante pruebas impugnadas por tortura o coacción
Para saber cuáles elementos son necesarios para esclarecer las circunst ancias en
-
les elementos de prueba no bastan para cumplir este papel. En particular, no se
     
        -
cos rutinarios en los que no consten lesiones, que la pr ueba impugnada no f uera
coaccionada. Ello, de acuerdo a los estándares referidos que exigen una
investigación de los hechos denunciados – es decir, un proceso distinto al proceso
penal seguido en contr a del defendido– antes de poder descart ar cualquier denun-
cia de tortur a.
Lo anterior no es solamente un requisito legal, sino una necesidad práctica en
México, donde el uso de la tortura frecuentemente está acompañado por omisiones
141Amparo 94/2011, Juzgado Noveno de Distrito del Decimoséptimo Circuito, acuerdo del 5 de diciembre de 2011.
142Corte IDH. 
Sentencia de 26 de noviembre de 2010. Serie C No. 220, párr. 136.
05 Stephanie Erin Brewer.indd 141 20/05/14 08:59 a.m.
142
REVISTA DEL INSTITUTO DE LA JUDICATURA FEDERAL

puede aparecer en la declaración ministerial aunque éste no haya estado presente
durante la diligencia143 e incluso su presencia puede no impedir que se obtenga
una confesión coaccionada. No podemos dejar de resaltar en este contexto la
obligación del Estado de mejorar la calidad de servicios de la defensoría pública
en la etapa de la averiguación previa, como elemento clave para garantizar el
acceso a un juicio justo144.
         
por peritos ministeriales o militares, no son instrumentos diseñados para detectar
la tortura145 puesto que no implican realizar un examen completo; asimismo no
podemos ignorar la ampliamente documentada práctica de omitir o falsear datos
en ellos para encubrir la tortura146. Entre otros factores que pueden jugar un papel
en esta problemática, está la falta de independencia institucional de los peritos,
quienes dependen de las procuradurías147 o del Ejército, por ejemplo.
La metodología adecuada para detectar y documentar la tortura es la contenida
en el internacionalmente reconocido Protocolo de Estambul148, mismo que fue
retomado en parte por el Estado mexicano para crear un formato de Dictamen
143Subcomité para la Prevención de la Tortura,  párr. 128. El Subcomité para la Prevención de la Tortura
detectó, en consonancia con lo ya denunciado por organizaciones nacionales:
 
  -
   

144A pesar de loables reformas constitucionales en esta materia (ver CPEUM, Art. 17, párr. 7º; Art. 20, aparta-
     
   
ello supone un freno a la prevención de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.” , párr. 74 (el

entidades federativas. Ver , párr. 69, 75-78.) Lo anterior no pretende desconocer la invaluable labor de aquellas y
aquellos defensores que a pesar de la sobrecarga de casos y las presiones que enfrentan, luchan por hacer cumplir los
derechos procesales según los más altos estándares de su profesión.
145Corte IDH. 
Sentencia de 26 de noviembre de 2010. Serie C No. 220, párr. 119-20.
146-
jaban la verdad de los hallazgos encontrados al examinar a los pacientes. Estas personas explicaron a los miembros
de la delegación cómo era una práctica frecuente el tener que cambiar los partes médicos por órdenes expresas del
personal a cargo de la Procuraduría.” Subcomité para la Prevención de la Tortura, , párr. 91. Human Rights
Watch observa en su informe de noviembre de 2011 cuando la condición física de las [personas detenidas] sugería
que habían sido objeto de malos tratos, los peritos restaban gravedad a las lesiones o directamente las ignoraban.
HRW, , p. 49. La CNDH ha constatado, “cuando una persona es detenida y torturada (…) generalmente los
     