La ganadería en Sinaloa, 1990-2007 - Apertura comercial y (sub)desarrollo regional. La experiencia de Sinaloa - Libros y Revistas - VLEX 441149418

La ganadería en Sinaloa, 1990-2007

Autor:Gerardo López Cervantes
Páginas:133-161
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 133

Introducción

En el presente capítulo se aborda el comportamiento de la ganadería de Sinaloa en el periodo de apertura econó-mica a través de algunos indicadores económicos, tomando como referente comparativo el desempeño nacional de esta actividad en respuesta a la entrada en vigencia del tlcan.

En general, para la mayoría de las especies aprovechadas en Sinaloa, se ha registrado un comportamiento dinámico, dado que ha habido un incremento de la producción, aunque no en todos de forma sostenida.

A nivel global, para el periodo de análisis, mientras que la actividad ganadera en Sinaloa refleja un saldo positivo, el estancamiento ha sido la tendencia dominante en el país. La ganadería de Sinaloa ha aumentado su participación en el pib total del estado, en su pib primario y, también en el pib ganadero nacional, en este último en forma creciente. En cambio, la ganadería nacional ha perdido importancia en el pib del país, según ha ocurrido, de manera agregada, con el conjunto

Page 134

de actividades agropecuarias, silvícolas y pesqueras, mientras se estancaba su participación relativa respecto al pib primario nacional.

Caracterización de la ganadería del estado de Sinaloa

Las actividades ganaderas comprenden a la cría y/o engorda de ganado bovino, porcino, ovino, caprino, caballar, mular, asnal, aves de corral y colmenas, así como la obtención de subproductos tales como leche, lana, huevos y miel. También son incluidas las actividades de construcción que realizan por cuenta propia los mismos productores. (inegi, 2003: 7).

Como la mayor parte de la ganadería del país, en general, las actividades ganaderas en Sinaloa se caracterizan por su gran dispersión territorial y por ser fuente de ocupación de un número elevado de pequeños productores. Se cuenta con alrededor de 50 mil ganaderos, de diferentes niveles de tecnificación y capitalización, distribuidos a lo amplio de tres regiones de producción pecuaria: Los Altos, ligados al temporal y agostadero; Los Valles, donde se encuentran asentadas las grandes engordas y la porcicultura y avicultura, las cuales implican altos niveles de tecnificación; y la Zona Sur, donde la vocación productiva se orienta a bovinos de doble-propósito, siendo practicada por ganaderos clasificados en su mayoría como de transición (sagyp, 2006).

También existe la práctica de la ganadería de traspatio o de tipo familiar, de gran importancia para los hogares del medio rural a lo largo y ancho del estado, pues proporciona ingresos monetarios eventuales y alimentos de consumo directo a las familias mismas. Aquí se incluyen la producción de aves (gallinas, pollos, guajolotes, huevos) y las actividades

Page 135

de cría, ordeña y aprovechamiento de carne y la leche de bovinos y, en menor medida, de caprinos, así como la engorda doméstica de porcinos.

Las actividades ganaderas son una importante base de empleo y de ingresos económicos para los miembros de los hogares rurales, ya que el manejo familiar del hato genera condicionantes para la integración del núcleo familiar y contribuye a disminuir la emigración. Generalmente, se sostienen en estructuras de construcción muy rústicas para el manejo y alojamiento del ganado, a veces como anexos a la vivienda, y en un número reducido de cabezas de ganado, las cuales corresponden a diversas edades.

En Sinaloa, como en la mayor parte de las entidades federativas del país, la ganadería desempeña un papel destacado en la estrategia de vida de las familias rurales. Gran número de familias de pequeños productores planean sus actividades rurales bajo un sistema de producción mixto, donde la actividad agrícola es articulada a la producción pecuaria. Los agostaderos naturales, los pastos, los granos y los residuos de la cosecha agrícola se destinan a la alimentación del ganado, mientras que los servicios y desechos de animales son aprovechados en actividades agrícolas y forestales.

Situación nacional

El peso de la ganadería en el pib nacional y en el pib agropecuario

Las actividades pecuarias, desde el punto de vista socioeconómico, son de gran importancia para las poblaciones rurales del país, al igual que sucede con otras actividades de tipo

Page 136

primario. Han sido fundamentales a los procesos de indus-trialización y urbanización del país, al proporcionar alimentos y materias primas y ser fuente de empleo y de ingreso para las familias, y, además, han hecho posible la explotación de recursos naturales que no son adecuados para un uso agrícola u otras alternativas. Si bien, como en el caso de las actividades agrícolas, también han sido causa del deterioro de los recursos, al dar lugar al sobrepastoreo, por exceso de carga animal, a la disminución de la biodiversidad y a la destrucción de superficies de bosques.

La participación de la ganadería en el pib total nacional ha venido reduciéndose a lo largo del lapso 1990-2007. En promedio anual, para el periodo 1990-1994, su contribución representaba 1.33%, pero para el quinquenio siguiente, 1995-1999, se redujo a 1.20%. Ese porcentaje disminuyó todavía más, a 1.17%, en el periodo 2000-2007. Por otra parte, para esas casi dos décadas, también se observa una pérdida de la presencia relativa del valor de la producción ganadera en el valor total del sector agropecuario, pero con una inclinación a recuperar el nivel porcentual obtenido en el primer quinquenio de los años noventa. Para el ciclo 1990-1994, dicha participación fue de 23.88%, para luego caer a 20.76% en 1995-1999, y repuntar a 23.43%, en el periodo 2000-2007 (véase cuadro 1).

Esta disminución de la participación relativa de la ganadería se inscribe dentro de la tendencia general hacia el descenso del peso relativo de las actividades primarias en el pib total nacional. Corresponde a un fenómeno esperado, asociado al proceso de desarrollo económico, al ser expresión del mayor desarrollo de los otros sectores de la economía, la industria y los servicios, a medida que el ingreso per cápita aumenta y la economía se vuelve más diversa y compleja.

Page 137

[VER PDF ADJUNTO]

Comportamiento del inventario ganadero nacional

En México, hasta la década de los años ochenta, la producción ganadera se basó en un crecimiento sustentado en el pastoreo, lo cual llevaría finalmente a una sobreutilización de los

Page 138

recursos naturales y al consiguiente deterioro de los ecosistemas. Desde los noventa, sin embargo, ha aumentado el número de unidades empresariales con capacidad económica que han incorporado en el manejo y administración del hato ganadero nuevas tecnologías y formas de aprovechamiento. En tal sentido, en general, las unidades productivas han estado mejorando la calidad de los productos y la productividad, dentro de un entorno más compatible con la conservación de los recursos y el respeto al medio ambiente. Con ello también se ha logrado, hasta cierto punto, disminuir la presión de los costos, haciendo posible resistir o hacer frente a la competencia internacional, derivada del Tratado de Libre Comercio con América del Norte y de otros acuerdos comerciales.

En México, la ganadería, por ser en muchos casos un medio de subsistencia familiar, es la actividad productiva más diseminada en el medio rural, pues se realiza en todos los tipos de regiones ecológicas del país y aun en condiciones adversas de clima. La superficie con actividad ganadera es de 110 millones de hectáreas (Sagarpa, 2001: 26).

La actividad no sólo se ve afectada por condiciones climatológicas adversas, como las sequías, sino que también enfrenta la dificultad de acceso y el encarecimiento del crédito; la baja rentabilidad en diversas etapas del proceso productivo, al carecer, la mayoría de los productores, de capacidad para introducir economías de escala; la insuficiente ampliación del mercado interno, debido a las recurrentes crisis y la caída del ingreso real del consumidor final; el desconocimiento por parte de los productores de los avances en el manejo sanitario de la actividad; y los precios bajos para los productos pecuarios a consecuencia, en buena medida, de la presión que ejercen las importaciones y el contrabando.

Asimismo, la actividad ganadera ha venido padeciendo el bajo potencial de los ganaderos para realizar nuevas inversiones y

Page 139

mejorar su capacidad instalada, el cierre de las industrias farmacéuticas y veterinarias, la discriminación desfavorable en el gasto e inversión destinados a investigación, y la escasa transferencia de tecnología.

Todos esos factores inciden en la explicación de la disminución y/o el estancamiento del tamaño del hato ganadero nacional y su volumen de producción en las especies más importantes, así como en la pérdida de fuentes de empleo y el abandono de la actividad por parte de numerosos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA