La diversidad de la democracia cristiana en Latinoamérica - Temas generales - La democracia cristiana en América Latina - Libros y Revistas - VLEX 588691510

La diversidad de la democracia cristiana en Latinoamérica

Autor:Scott Mainwaring - Timothy R. Scully
Cargo del Autor:Ocupa la cátedra Eugene Conley de ciencias políticas en la Universidad de Notre Dame - Profesor de ciencia política en la Universidad de Notre Dame
Páginas:55-100
 
EXTRACTO GRATUITO
55
II. LA DIVERSIDAD DE LA DEMOCRACIA
CRISTIANA EN LATINOAMÉRICA
SCOTT MAINWARING Y TIMOTHY R. SCULLY*
CUANDO empezamos este libro, creíamos saber lo su ciente sobre la demo-
cracia cristiana en Latinoamérica para no encontrarnos con sorpresas im-
portantes. Nuestro trabajo previo (especialmente Mainwaring y Scully,
1995, y Scully, 1992) nos había dado una razonable base de conocimiento de
la democracia cristiana. No obstante, la notable diversidad de los partidos
democratacristianos en Latinoamérica nos sorprendió. Los partidos demo-
cratacristianos de la región han abarcado desde la izquierda (favorables al
socialismo revolucionario) hasta la derecha del espectro político. La diver-
sidad es mucho mayor que la que puede encontrarse en Europa occidental
y mucho más grande que la reconocida por los escritos sobre la democracia
cristiana. Esta diversidad es el principal tema de este capítulo.
En él se proporciona una introducción empírica a este libro y más am-
pliamente al estudio de la democracia cristiana en Latinoamérica. Empeza-
mos presentando todos los partidos democratacristianos de la región y
ofreciendo información sobre su desempeño electoral. Analizamos el surgi-
miento de la democracia cristiana en la región y su relación con la Iglesia
católica. Finalmente, tratamos de la ideología, las posiciones programáti-
cas y la ubicación en la escala izquierda-derecha de los partidos democra-
tacristianos haciendo resaltar su diversidad.
* Agradecemos a Frances Hagopian, Kirk Hawkins, Robert Knight, Fabrice Lehoucq, An-
drés Mejía, Ken Roberts y Philip Williams por sus valiosos comentarios; a Manuel Alcántara
por los datos del Proyecto de Élites Latinoamericanas, y a Araceli Mateos por ayudar con los
datos del Proyecto de Élites Latinoamericanas. David Altman, Andrés Mejía, Juan Esteban
Montes y Aníbal Pérez-Liñán proporcionaron valiosa ayuda en la investigación.
56 TEMAS GENERALES
PARTIDOS DEMOCRATACRISTIANOS
EN LATINOAMÉRICA Y SUS RESULTADOS ELECTORALES
Tenemos una norma sencilla para identi car a los partidos democratacristia-
nos: incluimos a todos los partidos, después de 1930, que se consideran a sí
mismos democratacristianos tal como se mani esta en el nombre del parti-
do, en su a liación internacional y en sus documentos. Varios partidos de-
mocratacristianos en Latinoamérica (los de Argentina, Brasil, Chile, El Sal-
vador y Guatemala, por ejemplo) se han dado a sí mismos ese nombre, pero
otros no lo han hecho así, entre ellos el Partido de Unidad Social Cristiana
(PUSC) costarricense, la Democracia Popular (DP) ecuatoriana, el Partido Ac-
ción Nacional (PAN) de México y el Comité de Organización Política Electo-
ral Independiente (COPEI) venezolano. Aunque un partido no se llame a sí
mismo democratacristiano, seguimos considerando que lo es si pertenece a
la Internacional Demócrata Cristiana y si su programa y sus documentos sub-
rayan su naturaleza democratacristiana. El PAN, la DP y el PUSC pertenecen a
la Internacional Demócrata Cristiana y los tres tienen algunos orígenes en
esta doctrina. Aunque el Partido Conservador colombiano pertenece for-
malmente a la Internacional Demócrata Cristiana, nunca ha enfatizado una
identidad como partido democratacristiano; por lo tanto, no lo considera-
mos como tal. De manera similar, el Partido Reformista Social Cristiano
(PRSC) dominicano tiene débiles vínculos con la democracia cristiana a pe-
sar de pertenecer a la organización internacional. Por esta razón no lo estu-
diamos en este libro. Al incluir sólo a los partidos que han existido después
de 1930, excluimos a los precursores tempranos de la democracia cristiana.
Mucho antes de 1930 hubo partidos católicos en Latinoamérica, pero
no se identi caron a sí mismos como democratacristianos, y no se les ana-
liza en este libro. En su excelente obra sobre la democracia cristiana en Euro-
pa occidental, Kalyvas (1966, p. 1) une los primeros partidos de inspiración
católica y los partidos democratacristianos, pero hacerlo así oscurece mu-
chas diferencias. Aunque los primeros partidos católicos compartían algunas
raíces en común con los partidos democratacristianos, no los consideramos
como tales. Por lo general eran más conservadores políticamente que las
organizaciones democratacristianas. A menudo estaban vinculados con el
orden oligárquico (Freidenberg, 2001, p. 277), que fue criticado por los par-
tidos democratacristianos surgidos después de 1945. Por ejemplo, en Brasil
se creó un partido católico en 1876 para defender los intereses católicos
LA DIVERSIDAD DE LA DEMOCRACIA CRISTIANA EN LATINOAMÉRICA 57
contra lo que los líderes del partido veían como una élite política excesiva-
mente secularizada. El partido quería que el Estado defendiera los intere-
ses católicos ortodoxos e impusiera un monopolio católico sobre la educa-
ción (Chacón, 1981, pp. 41-45). En ese tiempo, la mayoría de los partidos
católicos apoyaban las posiciones del papa Pío IX (1846-1871), archicon-
servador, que era hostil al liberalismo moderno. Algunos partidos católicos
del siglo XIX descon aban incluso, por principio, de la democracia. Por el
contrario, los democratacristianos a partir de la década de 1930 aceptaron
la democracia en principio y casi siempre en la práctica, y también acepta-
ron el liberalismo.
También había organizaciones sociales que adoptaron el nombre demo-
cracia cristiana antes de 1930, pero no eran partidos políticos, por lo que no
las incluimos en nuestro análisis. Por ejemplo, en Argentina se creó una efí-
mera liga democratacristiana en 1902, y en 1911 se fundó un sindicato demo-
cratacristiano, pero ninguno de los dos era un partido (Cerro, 1983, p. 10).
Aunque existieron algunas continuidades entre los primeros partidos
católicos y los partidos democratacristianos (Valenzuela y Valenzuela, 2000),
estos últimos se inspiraban en diferentes perspectivas teológicas, eclesiásti-
cas y políticas. El contraste es particularmente notorio entre los partidos fun-
dados antes de la encíclica papal Rerum Novarum en 1891 y los partidos
democratacristianos fundados en las décadas de 1950 y 1960. La Rerum
Novarum, emitida por el papa León XIII (1878-1903), fue una de las encí-
clicas papales más in uyentes en la reorientación social de la Iglesia en una
dirección reformista. Los partidos católicos creados antes de ella estaban
característicamente in uidos por la posición conservadora de la Iglesia en
numerosos temas, mientras que los partidos democratacristianos fundados
en las décadas de 1950 y 1960 nacieron durante un momento más liberal en
el desarrollo de la Iglesia católica. En tanto que la mayoría de los partidos
católicos creados antes de 1891 favorecía el dominio católico de la política
y descon aba de la secularización, los democratacristianos reconocieron la
legitimidad y la necesidad de diferentes esferas religiosa y política. Los pri-
meros partidos políticos se consideraban instrumentos para difundir los
valores cristianos en órdenes políticos excesivamente secularizados (Sala-
zar Mora y Salazar Mora, 1991, pp. 21-23). Los democratacristianos com-
partían la preocupación por los valores cristianos pero en la de nición de
sus partidos no incluían el combate a la secularización.
Algunos partidos democratacristianos surgieron en oposición a los an-
tiguos partidos católicos debido a diferencias políticas y religiosas. Por ejem-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA