El control - Núm. 76, Marzo 2015 - Cuestión - Libros y Revistas - VLEX 583803786

El control

Autor:Tarsicio Ocampo Villaseñor
Páginas:18-22
 
EXTRACTO GRATUITO
18 CUE STI ÓN 76 MARZO 2015 19
Denición.
Control es el proceso mediante el cual se comprueba el
adecuado cumplimiento de los procesos y procedimientos
implicados en la producción.
El control implícito.
El control implícito se encuentra en la Naturaleza, en la
estructura misma de los organismos, sin atender ni sus
condiciones ni sus dimensiones, pues forma parte de los
mismos. Se sabe, por ejemplo, que la acumulación de material
cósmico, cuando rebasa los límites propios del cuerpo que
lo recolecta, se destruye mediante una explosión, para luego
volver a iniciar el proceso de acumulación. En tal caso, hablar
de límites, es la aceptación –incuestionable- de la existencia del
control. A esos niveles resulta irrelevante hablar de mediciones
usando nuestros sistemas domésticos. Para tratar de entender
el control en fenómenos tales, nos auxiliamos hablando de
procesos cósmicos.
Si se acepta que sucedió “La Gran Explosión Madre” (“el Big
Bang”), entonces se reconoce que hablamos de los “tiempos
modernos del Cosmos”; pues en todo lo que existió antes
-en “los viejos tiempos”- el razonamiento lógico concluye
que también se dio el control, pues de otro modo no hubiera
ocurrido dicha explosión y, además, en su preciso momento.
Si ya ocurrió el fenómeno, es muy probable que se vuelva a
repetir. Se señala que en lo que concebimos como “Espacio
Exterior” todo guarda un perfecto y armonioso equilibrio. Así,
resulta que equilibrio es una manifestación de control, pues
cualquier alteración –dentro de sus proporciones- modicaría
el control que lo ha conservado hasta la actualidad. En el
Sistema Solar los movimientos de rotación y de traslación
conservan la convivencia que controla su pertenencia y
permanencia en la Vía Láctea.
Si el Sistema Solar rota y se traslada, eso ocurre porque tales
movimientos se engendran, y también ocurren, en el Universo
mismo, vistos ambos como unidades. En La Tierra también
los movimientos de rotación y de traslación controlan tanto
la temperatura –las estaciones- como las precipitaciones
pluviales, lo que engendra la vida en la misma. Es lugar
común hablar del “reloj biológico” que interactúa en todo
El control
Tarsicio Ocampo Villaseñor
lo que habita en el Planeta. El reloj -en cualquiera de sus
acepciones- es una de las herramientas de medición en el
control. En el Universo, con su respectivo control, todo nace,
crece, se reproduce y muere, en tiempos inexorables.
Volviendo al razonamiento lógico, se pueden citar las
siguientes leyes que se cumplen puntualmente en el Cosmos:
Todo en el Universo se mantiene en constante y
permanente movimiento.
Lo que no se mueve se atroa y termina por destruirse.
El Universo -en movimiento- se mantiene en permanente
transformación.
Los procesos del Cosmos -en movimiento- son cíclicos.
La materia cósmica se mueve y se acumula para
transformarse y renovarse.
El constante movimiento del Cosmos tiene como objetivo
captar y transformar energía para su sobre vivencia.
Y lógicamente, si el movimiento es característico de lo vivo, se
podría colegir, entonces, todo rigurosamente controlado, que:
La primera manifestación de transformación de energía
ocurrió en el momento en que se produjo el primer
movimiento
Ese movimiento se hizo constante y siguió transformando
y acumulando energía hasta que provocó la primera
explosión.
Esa explosión originó el fuego y el calor y por lo mismo
una serie de procesos físicos y de procedimientos químicos;
por ejemplo que el fuego y el calor, transformaron la
energía en materia sólida y estimularon y aceleraron al
movimiento mismo.
Por consecuencia, el frio desestimula el movimiento.
La acción del calor sobre la materia originó las primeras
manifestaciones de vida.
Los orígenes de la energía, del primer movimiento y la
temperatura de ambos, me resultan inciertos.
Si en el Universo -y en la Naturaleza- existe el control, luego
entonces, se dan -por consecuencia- la contraloría y, por
supuesto, el contralor. La contraloría se realiza a través de las
ciencias y técnicas que se dan en la Tierra.
Los contralores son los que las ejercen, pues ambas –ciencia
y técnica-, en su ejercicio cotidiano detectan variaciones en
los estándares establecidos; determinan y comunican sus
observaciones proponiendo alternativas de solución y, además,
establecen sus posibles consecuencias. Resulta, por lo tanto,
que el control es intemporal y, sobre todo, que está en todas
las manifestaciones de la Naturaleza. El control es universal y
también es naturaleza.
El control explícito.
En la administración, y en todos los aspectos de las obras
del ser humano, el control es explícito. Todo parece indicar
que en los albores de la civilización (hace 10,000 años,
aproximadamente), se inició el establecimiento de normas
de convivencia que se debían cumplir y, como consecuencia,
también nació la necesidad de controlar su observancia.
Cuando el ser humano tuvo que satisfacer sus necesidades
valiéndose de sus propios recursos y sirviéndose del medio
ambiente, surgieron, también, como consecuencia, los albores
de la economía; que se dene como:
La ciencia social que estudia los procesos de producción,
distribución, comercialización y consumo de bienes y servicios.
Entendiendo por proceso al conjunto de las fases sucesivas
de una operación. Y todo proceso -por su esencia misma-
implica control.
Cuando surgió la necesidad de la unión para lograr la
realización de labores en las mejores condiciones, se dio origen
a la administración, entendiendo como tal a:
La gestión que desarrolla el talento humano para facilitar las
tareas de un grupo de personas dentro de una organización.
Esa asociación -división del trabajo- en pro de un objetivo
común, también implicó dispositivos de control.
El proceso administrativo.
La administración -una vez identicado y aceptado el objetivo
a lograr- para mejor cumplir sus propósitos se sirve de las
técnicas y los principios del proceso administrativo, para
generar certidumbre tanto en el actuar de las personas como
en la aplicación de los recursos. Son fases del proceso:
1.- La planeación.
2.- la organización.
3.- La integración.
4.- La dirección; y
5.- El control.
El propósito de la planeación es el de prever y determinar las
metas y elegir los medios idóneos para alcanzarlas; también
facilitar el logro de los objetivos determinados, y establecer
anticipadamente quién, qué, cómo, cuándo, y dónde, va a
hacer. También le corresponde instaurar la ruta desde el punto
de partida, hasta el destino nal, con los debidos fundamentos
y las estimaciones razonadas.
La organización -dirección, organización y sistematización
del proceso productivo- implica la estructuración técnica
de las relaciones que deben existir entre funciones, niveles y
actividades, de los elementos, tanto materiales como humanos,
que participan en la consecución del objetivo, con la nalidad
de alcanzar la eciencia en los planes establecidos.
La integración consiste en obtener y articular los elementos,
tanto materiales como humanos, que la planeación y la
organización indican como necesarios para conseguir su
funcionamiento en la consecución de los objetivos.
La dirección involucra mandar, inuir, supervisar y motivar
al personal para que realicen sus tareas con eciencia, para
mejor alcanzar los objetivos que se les han asignado.
El control radica en medir el desempeño individual y
organizacional y detectar desviaciones para asegurar que los
hechos se ajusten a los planes y objetivos que se han adoptado
para lograr el objetivo.
Comentario.
El control es un proceso inherente a todo el quehacer humano,
que surgió simultáneamente con las primeras manifestaciones
de la civilización, y que, por su esencia misma, es:
Universal;
Constructivo;
Objetivo;
Permanente;
Generador de ecacia;
Promotor de eciencia;
Revelador de desviaciones;
Corrector y perfeccionador de normas y procedimientos.
Etc.
El control coadyuva en todos los requerimientos de las
actividades cientícas, tecnológicas y artesanales, por no
mencionar las de la vida cotidiana y de la doméstica, pues en
todos ellos se hace omnipresente y, por lo tanto, indispensable.
CONTINÚA EN LA PÁGINA 22

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA