Las ciudades europeas - Primera parte - El Agua, ayer y hoy - Libros y Revistas - VLEX 697820065

Las ciudades europeas

Autor:Kamel Athie Flores
Páginas:43-46
 
EXTRACTO GRATUITO
21
El Agua, ayer y hoy
32 Véase: Pirenne Henry. Historia económica y social de la Edad Media, capítulo VIII, FCE, México 1975.
Como se ve, en materia de administración del agua, la intervención de las distintas
autoridades, tenía dimensiones ya considerables, pues considerable era el tamaño del
imperio romano.
A la caída del imperio romano de occidente nuevas formas de vida y organización
social empezarían a desarrollarse bajo patrones gremiales, agrarios, feudales, con que
se caracteriza la llamada Edad Media, aunque ello también significó el ir relegando las
prácticas y organización de la administración romana, el costo de ello se trasladó a la
salud pública, que pagó con creces el impacto de las frecuentes pestes, epidemias y
enfermedades colectivas que asolaron las ciudades.32
Los siglos en que transcurrió el medioevo fueron a la vez los gérmenes de la cons-
trucción de una nueva etapa histórica del Estado: el monárquico. En esta época, prime-
ro fue la autoridad Papal la que se impuso a la de príncipes y reyes, hasta que, desde
el siglo XVI, la autoridad del monarca se impone a la religiosa; el ejecutivo regio con-
centraba todas las facultades en su persona, legislativa, ejecutiva y judicial, las leyes
se basaban en el derecho divino y aplicaban a gobernados no a gobernantes ni a la
nobleza.
3. Las ciudades europeas
A los viejos problemas y usos sociales se agregaron nuevos, particularmente el de la
contaminación del agua potable, que fue creciendo a la par de la urbanización, el
desarrollo de las ciudades, que fueron creando la presencia de residuos sólidos en el
espacio urbano, problema que se agudizó con el arribo de la sociedad industrial y el
desarrollo urbano capitalista. Entre las primeras actividades industriales que produje-
ron una contaminación significativa estaban la minería y el refinado de metales, como
el oro (que normalmente requiere el uso de mercurio, sumamente tóxico) y el plomo.
A principios del siglo XII, el Río Támesis ya estaba contaminado, por lo que al buscar
nuevas fuentes de agua limpia, en 1236, se llevó agua a Londres procedente del ma-
nantial de Tyburn, mediante un sistema basado en tuberías de plomo. Las lecciones de
Vitrubio habían pasado a la historia.
Algunas industrias, como la del tinte del algodón y el refinado del azúcar, también
contaminaban el agua, por lo que, en 1582, las autoridades holandesas ordenaron a

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA