Acta de instalación del Primer Congreso Constituyente Mexicano. Ciudad de México, 24 de febrero de 1822 - Fuentes históricas, Constitución de 1917. Volumen II - Libros y Revistas - VLEX 706838577

Acta de instalación del Primer Congreso Constituyente Mexicano. Ciudad de México, 24 de febrero de 1822

Páginas:85-89
 
EXTRACTO GRATUITO
85
INSTALACIÓN DEL CONGRESO
En la ciudad de México, a 24 de febrero de 1822,
reunidos en el Palacio los señores diputados en
número de ciento dos, con la Junta Provisional
Gubernativa y la Regencia del Imperio, se diri-
gieron a la santa iglesia catedral en donde fueron
recibidos por la Diputación Provincial, Ayunta-
miento, Audiencia Territorial y demás tribunales,
corporaciones, jefes de oficinas, oficialidad y comu-
nidades religiosas de la capital, que concurrieron
a la solemne función de iglesia prevenida en el
ceremonial que acordó la Junta Provisional Gu-
bernativa, para que la instalación del Congreso
se verificase con la dignidad propia de un acto tan
augusto. Después del sermón, subieron los señores
diputados de dos en dos al presbiterio y teniendo
la mano derecha sobre los Santos Evangelios pres-
taron el juramento siguiente, ante los excelentísi-
mos señores secretarios del despacho y de la Junta
Provisional Gubernativa.
“¿Juráis defender y conservar la religión cató-
lica apostólica romana sin admitir otra alguna en
el Imperio?” Respuesta: “Sí juro”.
“¿Juráis guardar y hacer guardar religiosa-
mente la Independencia de la Nación Mexicana?”
Respuesta: “Sí juro”.
“¿Juráis formar la Constitución Política de la
Nación Mexicana bajo las bases fundamentales
del Plan de Iguala y Tratado de Córdoba, jurados
por la Nación, habiéndoos bien y fielmente en el
ejercicio del poder que ella os ha conferido, soli-
citando en todo su mayor prosperidad y engran-
decimiento, y estableciendo la separación abso-
luta del Poder Legislativo, Ejecutivo y Judicial,
para que nunca puedan reunirse en una sola per-
sona ni corporación?” Respuesta: “Sí juro”.
“Si así lo hiciereis, Dios eterno todopoderoso
os ayude; y si no, su divina majestad y la Nación os
lo demande”.
Concluida la función de iglesia, salieron con el
mismo acompañamiento dirigiéndose a San Pedro
y San Pablo; y, habiendo ocupado sus respectivos
asientos en el salón del Congreso, y la Regencia
el solio, pronunció su presidente, el Serenísimo
señor Generalísimo Almirante don Agustín de
Iturbide, el discurso siguiente:
“Señor: Bien puede gloriarse el PUEBLO MEXI-
CANO de que, puesto en posesión de sus derechos,
es árbitro para fijar la suerte y los destinos de
ocho millones de habitantes y de sus innumera-
bles futuras generaciones. Esa gloria, digna de
una nación virtuosa e ilustrada, fue justamente uno
de los dos motivos sublimes que me decidieron a
formar el plan de independencia que firmé hoy
hace un año en Iguala y dirigí al virrey y a todos
los jefes y corporaciones de esta América; que el
2 de marzo proclamé y juré sostener con el Ejér-
cito Trigarante y que, ratificado en Córdoba en 24
de agosto, recibe por último todo el lleno en la
feliz y deseada instalación de Vuestra Majestad.
Confieso ingenuamente que si jamás me arre-
draron las grandes dificultades que de suyo pre-
sentaba la empresa, tampoco estuvo en mi previsión
el colmo de los felices acontecimientos que apre-
suraron y siguieron el éxito, que creo no acaban
aún de desenvolverse y han de formar un cuadro
que vean con asombro nuestros nietos. ¡Lejos de mí
*Fuente: Actas del Congreso Constituyente Mexicano, México, Oficina de D. Alejandro Valdés, impresor de Cámara del Imperio, 1822,
t. I, pp. 1-10.
Acta de instalación del
Primer Congreso Constituyente Mexicano*
Ciudad de México, 24 de febrero de 1822
1822
TEXT O ORI GINA L

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA