XXV Aniversario del fce - 1959 - Alacena de minucias (1951-1961) - Libros y Revistas - VLEX 686545145

XXV Aniversario del fce

Autor:Andrés Henestrosa
Páginas:655-656
 
EXTRACTO GRATUITO
nocía desde hacía mucho tiempo… Su inteligencia encantaba a Sumichrast,
quien frecuentemente se divertía con él, y le llamaba Rayo de sol, al escuchar
sus salidas tan oportunas.
La imagen física, moral y científica del sabio suizo se reparte por toda la
extensión del libro. Con otras cosas que en las Aventuras de un joven naturali sta
nos cuenta Luciano Biart y algunas noticias que recogimos hace unas cuantas
semanas en Ginebra, su ciudad natal, armaremos una próxima Ala cena sobre
Francisco Sumichrast, quien tanto sirvió a la ciencia mexicana de su tiempo.
13 de septiembre de 1959
XXV An iversario del FCE
Con una gran fiesta a la que concurrieron escritores y artistas mexicanos, así
como los extranjeros de nuestro idioma que acertaron a estar en la ciudad, fue
celebrado el XXV aniversario de la fundación del Fondo de Cultura Económi-
ca. Estuvo también presente el ciudadano Adolfo López Mateos, en su doble
condición de mandatario y de hombre aficionado a las letras, su conocedor y, a
ratos, poeta furtivo. La concurrencia escuchó tres discursos, todos de señalado
valor, como de quienes los pronunciaron: Emigdio Martínez, Juan Rulfo, y Eze-
quiel Martínez Estrada. El primero, por la Junta de Gobierno de la editorial;
el segundo, por los escritores mexicanos, y el último por los escritores iberoame-
ricanos. El discurso del argentino Martínez Estrada queda en los anales de la
fiesta de la cultura mexicana como una de las grandes piezas literarias, cosa
que a nadie debe extrañar, si se recuerda que su autor es de la misma familia de
escritores a la que pertenecen Lucio Mansilla, Leopoldo Lugones, Jorge Luis
Borges, pongamos por ejemplo. El filósofo, el ensayista, el creador literario que
hay en Martínez Estrada tuvieron ocasión de manifestarse en toda su grande-
za. Algunas de sus reflexiones sobre la cultura primitiva de México, quedan ya
como penetrantes atisbos sobre esa materia.
Pocas veces una empresa editorial ha alcanzado tamaño éxito. Todo indica
que la tarea del Fondo de Cultura Económica ha sido extraordinaria: las más
famosas universidades de América, las más renombradas librerías de éste y del
otro continente han adornado sus escaparates con los libros impresos por la
gran casa editora; diversos organismos le han dedicado un acto de homenaje.
AÑO 1959
ALACE NA DE MINUCI AS 655

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA