Volver a empezar. Análisis de las elecciones hondureñas tras el golpe de Estado - Elecciones y política en América Latina 2009-2011 - Libros y Revistas - VLEX 683963705

Volver a empezar. Análisis de las elecciones hondureñas tras el golpe de Estado

Autor:Cecilia G. Rodríguez
Páginas:273-300
 
EXTRACTO GRATUITO
273
INTRODUCCIÓN
53
Honduras ha sido ejemplo de estabilidad política y cuenta con uno de los
sistemas de partidos más antiguos de la región. Este país centroamericano,
tras sucesivos gobiernos militares desde 1963, empezó su andadura de-
mocrática a principios de la década de 1980 tras un largo proceso de tran-
sición. Desde entonces ha mantenido su característica de ser un sistema
bipartidista en el que liberales y nacionales se alternan en el poder.
Sin embargo, la madrugada del 28 de Junio de 2009 un grupo de mili-
tares ingresó en la casa presidencial y detuvo al entonces presidente Ma-
nuel “Mel” Zelaya, obligándolo a abandonar el país con destino a Costa
Rica. Luego se sucedieron protestas, represión y manifestaciones calleje-
ras que el gobierno de facto fue apaciguando hasta la celebración de las
elecciones generales que estaban establecidas antes del golpe. Así se in-
terrumpía el mandato presidencial de un proceso político iniciado en 1981
y que implicó la renovación continuada de los poderes Ejecutivo y Legisla-
tivo cada cuatro años.
Sumergidos entonces en la peor crisis política de su historia moder-
na los hondureños eligieron el 29 de noviembre de 2009 nuevas autori-
dades bajo la amenaza internacional de que los resultados de los comicios
no serían reconocidos. En una jornada electoral marcada por la tensión y
fuertemente polarizada, los hondureños eligieron además de Presidente,
tres designados a la presidencia (vicepresidentes), 128 diputados pro-
* Es candidata a doctor en la Universidad de Salamanca.
Volver a empezar. Análisis de las elecciones hondureñas
tras el golpe de Estado
Cecilia G. Rodríguez*
274
Cecilia G. Rodríguez
pietarios, un número igual de suplentes, 20 diputados para el parla-
mento centroamericano y 298 alcaldes municipales. Al cerrar 2009,
Honduras se encontraba en una situación atípica al contar con tres
presidentes: uno derrocado, uno de facto y otro electo en unos comicios que
Zelaya y la mayoría de la comunidad internacional no estaban dispues-
tos a reconocer.
El presente capítulo analiza, en primer lugar, las características del
sistema político hondureño, para pasar seguidamente a describir la crisis
política hondureña y los hechos que provocaron el golpe de Estado del 28
de junio de 2009. A continuación aborda el comportamiento electoral en
los últimos comicios. Finalmente se mencionan algunos desafíos que
enfrenta la gestión del actual Presidente Porfirio Lobo para reanudar el
cauce democrático y garantizar la estabilidad del país.
CARACTERÍSTICAS DEL SISTEMA POLÍTICO HONDUREÑO
Honduras se caracteriza por tener uno de los sistemas de partidos más
antiguos de la región. En 1890 se fundó el Partido Liberal de Honduras (PLH)
y como producto de una escisión de este partido en 1902 nació el Partido
Nacional de Honduras (PNH). Ambas organizaciones políticas tienen su
origen vinculado a los intereses de las compañías bananeras estadouni-
denses (Unit Fruit Company y Cuyamel Fruit). Desde su temprana cons-
titución y a lo largo de un siglo de estabilidad, su carácter no ha dejado
de estar signado por un sistema político y social oligárquico caracteri-
zado por prácticas clientelares fuertemente arraigadas (Ajenjo Fresno,
2001: 188).
Hacia mediados de la década de 1970 ambos partidos comenzaron a
negociar la transición hacia la democracia que finalmente tuvo lugar entre
1980 y 1981. Actualmente cinco partidos compiten en la arena electoral, a
los tradicionales PLH y PNH se sumó el Partido Innovación y Unidad (PINU),
que obtuvo en 1980 por primera vez tres bancas de las 71 para conformar
la Asamblea Constituyente; en las elecciones de 1981 se incorporó el Par-
tido Demócrata Cristiano de Honduras (PDCH) y, finalmente, en 1997 se
unió el Partido Unión Democrática (PUD). Sin embargo la contienda electo-
ral en las elecciones presidenciales siempre se dirime entre los dos partidos

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA