La vida social de las drogas - Núm. 248-2017, Mayo 2017 - Documentos de trabajo del Centro de Estudios sociales y de Opinión Pública (CESOP) - Libros y Revistas - VLEX 689216533

La vida social de las drogas

Autor:Rafael del Olmo
Páginas:1-19
 
EXTRACTO GRATUITO
1
Documento de trabajo
La vida social de las drogas
La vida social de las drogas
Rafael del Olmo
Mayo, 2017
El martes 8 de noviembre de 2016 el electorado estadounidense tomó una decisión
de gran trascendencia, destinada a cruzar fronteras. Los resultados de California,
los más representativos. Los de Arizona, sorprendentes por lo contradictorio a las
predicciones de las encuestas.1 Claro que de las encuestas ni hablamos. No hay
una que haya acertado en 2016: Brexit derrotando a Bremain, proceso electoral de
junio 2016 en México, el No a los guerrilleros convertidos en políticos de paz en
Colombia y Trump rompiendo el nacimiento de la Casa Clinton en Estados Unidos.
De la mano de la sexta economía mundial, donde California es la más grande
megalópolis en desarrollo (¿destinada a transformarse en una entidad con vida
política autónoma, traspasando fronteras?), la marihuana da fuertes pasos para
convertirse en una droga de consumo legal en muchos países. Quienes hasta hoy
la “usan”, pronto la estarán “fumando”, pues la semántica y la sociedad están en
proceso de perdonarlos.
Surgen dudas, más allá de este primer paso: ¿y el resto de las drogas?, ¿seguirán
los pasos de la marihuana?, ¿son los pasos de la legalización de la marihuana
suficientemente sólidos?, ¿se repetirá la historia del principio de la década de 1980,
cuando la legalización de la marihuana parecía inminente, para terminar en un
endurecimiento de la guerra total iniciada por el presidente Nixon en 1971?
1. Las clasificaciones de las drogas
Clasificaciones hay muchas. Antes de presentar algunas, señalaremos un dato
curioso. El café está permanentemente excluido de cualquier clasificación. Ni en la
tabla del gobierno americano ni en ningún listado aparece la cafeína como droga
sujeta a supervisión.
La mejor razón para esta curiosidad es precisamente la vida social que causa el
café. No sólo es socialmente aceptado, sino que promueve el intercambio social. En
México encontramos varios grupos. Los estilo Starbucks, de moda, con capacidad
1 Resultados de la decisión respecto a la legalización de marihuana en Estados Unidos: en California, donde es
legal su uso medicinal desde 1996, se aprobó la portación de 28.5 gramos para uso lúdico y hasta seis plantas
para cultivo doméstico, así como multas de 100 dólares por fumar en público. A partir de enero de 2018 se
expedirán licencias para expendios de minoristas recreativos. Massachusetts, Nevada y Maine, donde
también se aprobó su uso recreativo, tienen condiciones similares. Para su uso medicina l se votó a favor en
F D  N A  M F El cannab is es el gran vencedor de las elecciones en
Estados Unidos: 8 estados aprueban nuevas leyes para la marihuana D “
https://www.dinafem.org/es/blog/resultados-electorales-cannabis/
2
Documento de trabajo
La vida social de las drogas
de compra, poperos o hipsters, gente muy cool. Estas cafeterías se han convertido
en verdaderos puntos de reunión, muchas veces para cerrar negocios.
Esa sociedad cafetera es muy distinta a la de los parroquianos del Jarocho, por
ejemplo, que difícilmente consumen en un local con logo de sirena en tonos verdes.
Y no es un asunto sólo de precio, sino de actitud: más rockera, baladera, de trova,
o alternativa. No es un lugar propicio para cerrar negocios.
También vemos una gran diferencia entre los bebedores de café de grano y soluble.
Entre los que soportan el café de la oficina y los que se aferran a mejores opciones.
Quienes ven en el “americano” una costumbre y quienes lo suplen por capuchinos
o expresos a la menor provocación. Las drogas son sociales.
Mientras bebo mi segundo café del día, describo cuatro criterios distintos para
clasificarlas: el primero, el de la Organización Mundial de la Salud (OMS); el
segundo, el establecido por el gobierno estadounidense; el tercero, el que distingue
los daños sociales que causan los consumidores; y el cuarto, el que considera el
impacto político de los productores de drogas en los gobiernos donde se producen.
1.1 La OMS2 las ha clasificado según sus efectos, es decir, según induzcan pautas
de comportamiento similares en los consumidores. De acuerdo con este criterio,
las drogas pueden ser:
DEPRESORAS: disminuyen o retardan el funcionamiento del sistema
nervioso central. Producen alteraciones en la concentración, disminuyen la
actividad del sistema nervioso y, con ello, el consumidor presenta menor
apreciación de estímulos externos. Desinhiben, producen relajación y
sensación de bienestar y somnolencia. Disminuyen la tensión, la angustia,
la presión arterial y, desde luego, la depresión.
En este renglón encontramos al alcohol, el opio (que es el jugo desecado
que se obtiene de las cápsulas de plantas que tienen hasta 25 componentes
activos, incluyendo seis de uso médico, la morfina entre ellos) y sus
derivados (morfina, codeína, heroína, metadona), los barbitúricos y los
tranquilizantes.
ESTIMULANTES: aceleran la actividad del sistema nervioso central
provocando euforia, desinhibición, menor control emocional, irritabilidad,
agresividad, menor fatiga, disminución del sueño, excitación motora e
inquietud, modifican el pulso y aumentan la temperatura corporal. En
términos químicos, aumenta la transmisión por dopamina, sustancia
producida por nuestro sistema nervioso de manera natural y a la que se le
2 AptaSalud, con información de la Organización Mundial de la Salud
http://www.aptasalud.com.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=27&Itemid=44

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA