Tratado académico forense de los procedimientos judiciales. Tomo II. Parte 14 - Tratado académico forense de los procedimientos judiciales. Tomo II - Libros y Revistas - VLEX 708278257

Tratado académico forense de los procedimientos judiciales. Tomo II. Parte 14

Páginas:352-378
 
EXTRACTO GRATUITO
5~2
creemos que seria mejor reemplazar por
1a
de
escep-
ciones
adherentes
á
la
persona, y adherentes á
la
cosa.
12
Las
adlierentes á
la
persona son las que
no
pue-
den
oponerse por todos los. interesados, sino
solo
por
aquellos á quienes la
ley
ó
el
contrato
lo
concede; Estas
escepciones personales son, ó el resultado
de
un dere-
cho
singular, ó
de
la
cláusula
de
un contrato. En virtud
de
un derecho singular, personas, por ejemp
lo,
que
gozan
del
benefi,cio
de
competencia, tienen
escepc
ión
de
no -ser reconvenidas por
el
todo
de
la deuda,'
sino
únicamente por la parte que puedan, escepcio n .que
so-
lo
se limita
al
beneficiado y
no
es
estensiva á
los
fia-
dores. En virtud de
un
pacto,
como
por ejempl
o,
cuan-
do
obligados varios solidariamente promete el acreedor
á uno
de
los
deudores que
no
reclamará
de
él
la
deuda
comun,
en
cuyo
caso
á este
solo
de
los obligados cor-
responderá la escepcion
de
pacto
de
no
pedir, y
no
á
sus conde u dores, respecto
de
los
cual
es
el acreedor
con-
servará íntegro
su
der
ech
o.
·
.
Í3
Las
escepciones
adherentes
á la
cosa
pueden ser
opuestas por cuantos tengan
un
interés
en
elfa
,
b_ien
sea
de
un modo directo ú accesorio. En virtud
de
esto
tienen derecho á deducirlas
del
mismo modo
los
deudo-
res principales que sus fiadores: así sucede
en
el
',
pacto
ge
neral
de
no
pedir,
asi
con
la
transaccion
qtJe
ha cele-
brado
el
acreedor
con
uno
de
varios deudores solidarios.
1'4
Pasemos _
al
modo
de
te1
:minar las escepciones.
Se estinguen estas cuando
se
estingue
el
.derecho
en
que
se
fundan, ó cuando falta una
de
las
concliciones
esenc
ial
es
de
que depende
su
éx
istencia.
La
prescripcion
.
no
las termina: fúndase esto
en
un
principio
de
justicia
que
<lepemos
consignar. Entre
la
accion y la escepcion
hay la gran diferencia
de
que
el
actor puede entablar
la
accion cuando quiera, y
el
depiandad,
o,
por el contra-
rio, no puede oponer
su
escepcion hasta tanto que le
. para ello
ocas
ion
su
adversario, persiguiéndole en
jui-
cio.
De
aquí proviene que las escuelas hayan formulado
1 - -
343
~l
principio:
Quce
ad
agendum
sunt temporalia,
ad
exci-
piendum súnt perpetua .
15
Siguiendo
el
método
. que
hem
·
os
adoptado,
debe
-
mos
hablar aquí
de
las
escepciones, tales
como
las
re
-
conocen
nuestras
leyes
mercantiles. Puede decirse que
en
general
es
la misma
la
doctrina
de
la
ley
de
Enjuicia-
miento, que la que
dejamos
espuesta.
Segun
ella,
solo
son
admisibles
como
escepciones dilatorias
la
de
falta
de
legitimidad
en
el
demandante ó
en
su
procurador,
la
incompetencia
de
jurisdiccion
en
el
tribunal emplazante,
la litis-pendencia
en
otro juzgado competente, y
los
de
-
fectos
legales
en
el
modo
de
proponer
l~
demanda (1).
TrruLo
v1:
De
la conciliacion.
t
1 ·siendo freouentemente necesario
el
acto
de
wnci-
liacion para que las demandas entabladas por
los
liti-
gantes
sean
admitidas por
el
juez, y siendo
un
remedio
que,
atendidos
su
objeto y resultado, tiene
mas
bien
un carácter estrajudicial que contencioso, creemos que
debemos tratar
de
él
antes
de
hablar
de
los
-trámites
ge-
nerales y especiales á
cada
Glase
de
procedimientos.
Aunque
el
cargó
de
los
actuales ju
eces
de
paz
en
el
aoto
de
la conciliacion
ti~ne
alguna semeja
nz
a
con
las
·run-
ciones
que
desempeñaban
los
pacis
asser
tores
del
Fuero-
Juzgo,
no
basta esta analogía, sin embargo, para
que
busquemos
en
el
códi
go
de
los
go
dos
el
orígen
de
su
creacion
.'
Se
hallan, sí,. algunos vestigios
de
ella
en
.Ja
instruccion
de
corregidores y
en
las ordenanzas
de
Bil-
bao , al
exig.ir
en
determinados
ne
goc
ios
la
comp
arece
n-
cia
de
las
partes ante
el
tribunal,
con
el
objeto
de
que
este emplease
los
medios
de
avenirlas y .
de
terminar
amigablemente sus reclamacionés; pero
como
esto
~e
ve-
(ll · Artículos
H6,
H7,
H8
, 119 , 1
'.2
0,
12
·1 y
H'l
delal
eyd
e.
Enjuiciami
ento
.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA