Bioprospección y sustentabilidad participativa: una mirada desde el derecho de la biodiversidad - Núm. 3-5, Enero 2014 - Ciencia Jurídica - Libros y Revistas - VLEX 524940402

Bioprospección y sustentabilidad participativa: una mirada desde el derecho de la biodiversidad

Autor:Laura Sofía Gómez Madrigal - Enoc Francisco Morán Torres - José Ángel Méndez Rivera
Cargo:Directora del Programa de Propiedad Intelectual de la Facultad de Derecho de la Universidad de Colima y Doctora en Derecho por el programa de Doctorado Interinstitucional en Derecho, inscrito en el Padrón Nacional de Posgrados de Calidad del CONACYT, México - Profesor Investigador de Tiempo Completo de la Facultad de Derecho de la Universidad...
Páginas:5-22
RESUMEN

El presente trabajo pretende realizar una revisión de la Carta de la Tierra, la Convención sobre la Diversidad Biológica y el Protocolo de Nagoya sobre Acceso y Participación Justa y equitativa en los Beneficios que se derivan de su utilización al convenio sobre la Diversidad Biológica, todo ello sustentado en tres ejes transversales abordados en dimensiones: ética, socio-económica y política.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 5

"El mejor modo de tratar las cuestiones ambientales es con la participación de todos los ciudadanos interesados, en el nivel que corresponda. En el plano nacional, toda persona deberá tener acceso adecuado a la información sobre el medio ambiente de que dispongan las autoridades públicas, incluida la información sobre los materiales y las actividades que encierran peligro en sus comunidades, así como la oportunidad de participar en los procesos de adopción de decisiones. Los Estados deberán facilitar y fomentar la sensibilización y la participación de la población poniendo la información a disposición de todos. Deberá proporcionarse acceso efectivo a los procedimientos judiciales y administrativos, entre éstos el resarcimiento de daños y los recursos pertinentes". 2

Page 6

El presente trabajo pretende realizar una revisión de la Carta de la Tierra, la Convención sobre la Diversidad Biológica y el Protocolo de Nagoya sobre Acceso y Participación Justa y equitativa en los Beneficios que se derivan de su utilización al convenio sobre la Diversidad Biológica, todo ello sustentado en tres ejes transversales abordados en dimensiones: ética, socio-económica y política.

En cuanto a la dimensión ética de la Carta de la Tierra, se busca reorientar la mirada que el ciudadano hace de su entorno natural, no sólo como fuente de bienes de consumo y renta, sino también reconociendo el valor de la naturaleza como fuente de calidad de vida y de reconocimiento ético ecológico.

Mientras que en la dimensión socio-económica, se abordará el desarrollo y posicionamiento de bienes y servicios de carácter biótico, en el mercado nacional e internacional garantizando los derechos de propiedad intelectual, no sólo de las empresas, sino privilegiadamente de las comunidades humanas y pueblos particularmente de carácter rural, que viven de y para la biodiversidad.

En lo que respecta a la dimensión política y de participación ciudadana, se aborda la necesaria dinamización de la participación comunitaria y democrática de los distintos sectores del fenómeno bioprospectivo, tanto de los que cuidan la biodiversidad y subsisten de ella, como de los sectores que la comercializan bajo el enfoque de la Bioprospección.

I Antecedentes

La Bioprospección3 es un asunto transversal a los sectores económico, social, ético y político, en cada uno de los cuales se tiene algo que aportar. Desde la perspectiva económica se tiene la tarea de desarrollar y posicionar bienes y servicios en el mercado nacional e internacional de manera que algunos renglones del sector productivo de nuestra sociedad crezcan. En lo social se tiene la tarea de servir, no sólo a los que puedan beneficiarse directa e indirectamente de la rentabilidad asociada al producto, sino reduciendo la inequidad y fortaleciendo la confianza y esperanza en un mejor nivel de vida, de las comunidades humanas y pueblos particularmente de carácter rural, que viven de la biodiversidad.

En lo ético, se debe reorientar la mirada que el ciudadano hace de su entorno natural, no sólo como fuente de bienes de consumo y renta, sino también reconociendo el valor de la naturaleza como fuente de calidad de vida y de reconocimiento ético ecológico. En lo político se debe dinamizar la participación comunitaria y democrática de los distintos sectores del

Page 7

fenómeno bioprospectivo, tanto de los que cuidan la biodiversidad y subsisten de ella, como los sectores que la comercializan bajo el enfoque de la Bioprospección.

En diversos proyectos de Bioprospección que se han realizado en distintos países, no se han llegado a cumplir las perspectivas señaladas, particularmente la verdadera distribución justa y equitativa de los beneficios a las comunidades humanas en torno a la biodiversidad, aspecto que se contempla en el correspondiente instrumento jurídico de carácter internacional como es el Convenio de Diversidad Biológica de 1992, adoptado y abierto a firma en Río de Janeiro, pero además, la mayoría de los proyectos que se han realizado, no son efectivos en la promoción de la conservación de la biodiversidad, pues al desarrollar proyectos de Bioprospección sin tener en cuenta estrategias de conservación y reposición de recursos, se han ocasionado deterioros o pérdidas de los ecosistemas.

El Convenio de diversidad biológica en su artículo 19, relativo a Gestión de la biotecnología y distribución de sus beneficios, establece que cada País Contratante adoptará medidas legislativas, administrativas o de política, según proceda, para asegurar la participación efectiva en las actividades de investigación sobre biotecnología de las Partes Contratantes, en particular los países en desarrollo, que aportan recursos genéticos para tales investigaciones, y, cuando sea factible, en esas Partes Contratantes.

El convenio además establece que cada parte contratante adoptará todas las medidas practicables para promover e impulsar en condiciones justas y equitativas el acceso prioritario de los países contratantes que son parte del convenio, a los resultados y beneficios derivados de las biotecnologías basadas en recursos genéticos aportados por esas Países contratantes, en particular los países en desarrollo. Dicho acceso se concederá conforme a condiciones determinadas por mutuo acuerdo.

El Instrumento jurídico internacional de la biodiversidad, también dispone que las partes contratantes estudiarán la necesidad y las modalidades de un protocolo que establezca procedimientos adecuados, incluido en particular el consentimiento fundamentado previo, en la esfera de la transferencia, manipulación y utilización de cualesquiera organismos vivos modificados resultantes de la biotecnología que puedan tener efectos adversos para la conservación y la utilización sostenible de la diversidad biológica.

II Dimensión ética de la carta de la tierra en el protocolo de nagoya

El análisis de la ética ambiental muestra la importancia que tiene el cuidado y la preservación de las condiciones de vida de la Tierra. Una de las contribuciones que realiza la ética ambiental, es plantear que es necesario un cambio en la comprensión y el manejo del entorno natural, ya sea para asegurar el futuro desarrollo del hombre y de toda la biosfera planetaria en términos de una justicia ambiental frente a todos los seres vivos.

En el caso de la Carta de la Tierra,4la ética ambiental alcanza incluso rango de lo espiritual. Por primera vez en un documento civil internacional, se reconoce la importancia de la dimensión espiritual de la ética. Por ello, la Carta ha suscitado elogios de distintas personalidades, incluso del mundo religioso, tanto oriental como occidental.

En 1997 se formó una Comisión de la Carta de la Tierra con el fin de supervisar su proyecto y la redacción del documento. En ese mismo año, durante la conclusión del Foro de Río+5, celebrado también en Río de Janeiro, la Comisión de la Carta, emitió el Borrador de

Page 8

Referencia de la Carta de la Tierra. Cientos de organizaciones provenientes de todas las regiones del mundo, de diferentes culturas y de diversos sectores de la sociedad, participaron en el proceso. El documento representa un tratado de los pueblos, el cual se establece como expresión primordial de las esperanzas y aspiraciones provenientes de la sociedad civil global emergente. Con base en estas contribuciones realizadas al proceso de consulta, el texto fue revisado ampliamente. La Comisión de la Carta de la Tierra emitió la versión final del documento en marzo de 2000, siendo los principios más relevantes para el tema de la presente ponencia los siguientes:51.- Respetar la Tierra y la vida en toda su diversidad:

· Reconociendo que todos los seres son interdependientes y que toda forma de vida, independientemente de su utilidad, tiene valor para los seres humanos.

· Afirmando la fe en la dignidad inherente a todos los seres humanos y en el potencial intelectual, artístico, ético y espiritual de la humanidad.

  1. - Asegurar que los frutos y la belleza de la Tierra se preserven para las generaciones presentes y futuras:

    · Reconociendo que la libertad de acción de cada generación está condicionada por las necesidades de las generaciones futuras.

    · Transmitiendo a las futuras generaciones valores, tradiciones e instituciones que apoyen la prosperidad a largo plazo, de las comunidades humanas y ecológicas de la Tierra.

  2. - Proteger y restaurar la integridad de los sistemas ecológicos de la Tierra, con especial preocupación por la diversidad biológica y los procesos naturales que sustentan la vida:

    · Adoptando, a todo nivel, planes de desarrollo sostenible y regulaciones que permitan incluir la conservación y la rehabilitación ambientales, como parte integral de todas las iniciativas de desarrollo.

    · Estableciendo y salvaguardando reservas viables para la naturaleza y la biosfera, incluyendo tierras silvestres y áreas marinas, de modo que tiendan a proteger los sistemas de soporte a la vida de la Tierra, para mantener la biodiversidad y preservar nuestra herencia natural.

    · Promoviendo la recuperación de especies y ecosistemas en peligro.

    · Controlando y erradicando los organismos exógenos o genéticamente modificados, que sean dañinos para las especies autóctonas y el medio ambiente y, además, prevenir la introducción de tales organismos.

    · Manejando el uso de recursos renovables como el agua, la tierra, los productos forestales y la vida marina, de manera que no se excedan las posibilidades de regeneración y se proteja la salud de los ecosistemas.

    Page 9

    · Manejando a extracción y el uso de los recursos no renovables, como minerales y combustibles fósiles, de forma que se minimice su agotamiento y no se causen serios daños ambientales.

  3. -Adoptar patrones de producción, consumo y reproducción...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA