El sinceramiento fiscal y los delitos cambiarios y aduaneros amnistiados: ¿Perdón o trampa para los adherentes? - Núm. 96, Octubre 2017 - Revista Enciclopédica Tributaria Opciones Legales-Fiscales - Libros y Revistas - VLEX 732161593

El sinceramiento fiscal y los delitos cambiarios y aduaneros amnistiados: ¿Perdón o trampa para los adherentes?

Autor:Diuvigildo Yedro
Cargo:Contador Público - Facultad de Ciencias Económicas - Universidad Nacional de Córdoba
Páginas:5-11
 
EXTRACTO GRATUITO
oct-nov 2017 OpciOnes 5
introdu cción
La ley 272601 ha creado un “Régimen de Since-
ramiento Fiscal” (Libro II) que comprende un
“blanqueo” —en su Tít. I: “Sistema voluntario y
excepcional de declaración de tenencia de moneda
nacional, extranjera y demás bienes en el país y en
el exterior”- y una “moratoria fiscal” —Tít. II: “Regu-
larización excepcional de obligaciones tributarias,
de la seguridad social y aduaneras”-.
La finalidad de esta ley es recaudatoria, con un
doble destino: los fondos recaudados en el blanqueo
serán destinados a la ANSeS para la reparación his-
tórica de la deuda con los jubilados, en tanto que los
recaudados en la moratoria tendrán como destino
los tributos nacionales coparticipables.
El sinceramiento fiscal y los delitos
cambiarios y aduaneros amnistiados:
¿PERDón O TRAmPA
PARA LOs ADhEREnTEs?
alcance de los b enefi cios ot orgado s. equi-
valent es a una amnist ía
En su Título I -“Blanqueo”-, la norma otorga la
liberación “...de toda acción civil y por los delitos
de la ley penal tributaria, penal cambiaria, adua-
nera e infracciones administrativas que pudieran
corresponder por el incumplimiento de las obli-
gaciones vinculadas o que tuvieran origen en los
bienes y tenencias que se declaren voluntaria y
excepcionalmente y en las rentas que éstos hubie-
ran generado”, conforme lo prevé su artículo 46,
inciso b), para quienes cumplan las condiciones del
acogimiento a su régimen. Destaco que el alcance
de la liberación se extiende a aquellos delitos que
guarden relación, conexidad o vinculación con los
Por: Diuvigildo Yedro

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA