Siempre escapar - Prostitución ajena u otras formas de explotación sexual - A mí no me va a pasar - Libros y Revistas - VLEX 682303041

Siempre escapar

Autor:Moisés Castillo
Páginas:71-85
 
EXTRACTO GRATUITO
71
A MÍ NO ME VA A PASAR
III
Siempre escapar
Por Moisés Castillo
Mejor la calle
Le faltaba el aire, no podía respirar. Su corazón se agitó de-
masiado luego de correr quien sabe cuántas cuadras. Prefirió
caminar un poco lento. Quería llorar pero no podía. Como to-
dos los fines de semana, el Centro Histórico se convertía en un
gran hormiguero. Había mucha gente y ruido, cantaba alguien
famoso porque la plancha del Zócalo estaba a reventar. Logró
cruzar y escabullirse entre la gente. No era tan tarde, había aún
un poco de sol cobrizo.
Sobre la avenida 20 de noviembre recordó las palabras humi-
llantes de su madre: “¡Vete de aquí, cabrona! ¡Ya no regreses, me
oíste!”. Sus piernas le temblaron y pensó que se iba a desplomar
de un momento a otro. Continuó caminando por inercia. Decidió
descansar en una banca de hierro y soltó las primeras lágrimas.
Estaba desconsolada, tenía esa sensación de vacío, como si su vida
se hubiera terminado. La escena de su mamá abofeteándola frente
a sus hermanos la hacía una chica infeliz. Se sentía despreciada.
No podía fingir que todo estaba bien, que no había resentimientos.
Lloró.
A sus 12 años no había recibido afecto de su familia. No sa-
bía qué diablos era un beso de mamá o un abrazo de papá. Lo que
sí sabía es que era una niña fantasma. Su padre los abandonó y veía
a su padrastro como un impostor. Ese señor canoso, quien fue su
padrino de bautizo, se convirtió en pocos años en el hombre de la
casa y en su peor pesadilla: cuando estaba sola el cincuentón se le
quedaba viendo muy raro y le decía cosas con tintes sexuales.
Una tarde fue violada por ese hombre. Sus ojos miraban
suplicantes pero fue inútil. “Eres mía, ¿me entiendes? Yo te voy

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA