Responsabilidad social. Estudio de caso de la Universidad Autónoma de Coahuila - Desarrollo de la responsabilidad social en las organizaciones - Libros y Revistas - VLEX 729747045

Responsabilidad social. Estudio de caso de la Universidad Autónoma de Coahuila

Autor:Rosalva D. Vásquez Mireles
Cargo del Autor:Universidad Autónoma de Coahuila
Páginas:117-148
 
EXTRACTO GRATUITO
Rosalva D. Vásquez Mireles1
Introducción
En la actualidad, el término responsabilidad social debe ser re-
tomado por cualquier tipo de organización pública o privada
–lucrativa y no lucrativa– como una forma de vida. Buscar la
ecoeciencia es el principal medio a través del cual las empresas
contribuyen con las naciones a avanzar hacia el desarrollo sos-
tenible, al tiempo en que mejoran su posición y nivel de com-
petitividad; esto signica agregar cada vez un mayor valor a
los productos y servicios acentuando su diferenciación, consu-
miendo menos materiales no renovables y generando menores
niveles de contaminantes. De esta manera, se propone que sea
a través de la educación que se lleve a cabo este cambio cultural
1 Universidad Autónoma de Coahuila.
Responsabilidad social.
Estudio de caso de la Universidad
Autónoma de Coahuila
DESARROLLO DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EN LAS ORGANIZACIONES
118
en benecio común. Son las universidades las que deben asumir el liderazgo,
ya que éstas son las creadoras de productos académicos y de transferir valor
agregado a sus egresados, los cuales en cierto tiempo serán quienes estarán
manejando las diversas organizaciones lucrativas y no lucrativas que promue-
van el desarrollo armónico de la humanidad. Por lo tanto, deben tomar la
delantera y llevar a la práctica los programas que orienten al estudiante.
Este reclamo de preservación del planeta, de sus recursos y del ambiente
se escucha en todos los contextos académicos y no académicos. Las deman-
das por la aplicación de estrategias para buscar un equilibrio a través de una
administración sustentable determina los parámetros a seguir para optimizar
la utilización de los recursos naturales con responsabilidad. Aunado a lo an-
terior, la responsabilidad que se adquiere con las personas que integran las
organizaciones, en la actualidad, depende fuertemente de lo que logren hacer
para prepararlos, desarrollando su capacidad de investigación e innovación,
contribuyendo a la generación del capital intelectual indispensable hoy en día
en todas las organizaciones.
Drucker (2006) señala que nos encontramos en la sociedad del conoci-
miento donde el recurso económico básico ya no es el capital, ni los recursos
materiales ni la mano de obra, sino es y será el saber, con el que los emplea-
dos del conocimiento desempeñarán un papel central, por lo que es necesa-
rio armonizar el logro con los niveles de satisfacción del personal para evitar
la fuga de cerebros en busca de mejores oportunidades y poder preservar la
experiencia, el conocimiento y la madurez de las organizaciones que buscan
trascender. Sólo la ecacia ejecutiva puede capacitar a una sociedad para
armonizar sus dos necesidades: las de la organización y las del individuo.
Antecedentes históricos
En la década de los sesenta las empresas internacionales iniciaron acciones de
responsabilidad social () de corte lantrópico; a raíz de esto, los políticos,
el gobierno y las organizaciones de la sociedad civil se involucraron en tareas
y acciones para contribuir a la resolución de problemas: pobreza, desempleo,
contaminación, violencia y corrupción (Garza, 2004). Además, se dene la
urgente necesidad de cambiar la actuación humana en función de lograr mi-
Responsabilidad social
119
nimizar los daños causados en el entorno por el actuar de las empresas y de los
integrantes de la sociedad misma.
Al mismo tiempo, el surgimiento de modelos de desarrollo aplicados
en otros países apoyaron este proceder, lo que da lugar, en la década de los
ochenta, a varias deniciones. La más completa es la utilizada para denir el
desarrollo sostenible o sustentable: satisfacer las necesidades del presente sin
comprometer la capacidad de las futuras generaciones para cubrir sus propias
necesidades, expresó la primer ministro de Noruega, Gro Harlem Brundtland
(1987) y utilizada por World Business Council for Sustainable Development.
Este concepto adquirió verdadera relevancia durante el Informe de la Comi-
sión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo, conocido también como
Informe de la Comisión Brundtland.
Es hasta 1991 que se involucró a las instituciones de educación superior
en Francia en la reunión de universidades, en donde se analizó su papel y
cómo pueden inuir para que se trabaje responsablemente. A raíz de lo an-
terior, se rmó la Declaración de Talloires (1990), en la cual se externa un
futuro común donde la universidad se compromete a promover en profesores,
personal administrativo y estudiantes el sentido de la responsabilidad social y
mantener su compromiso con el bien común –fundamental para asegurar la
democracia y la justicia social.
En septiembre de 2002, en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sos-
tenible, celebrada en Johannesburgo, se consideró la responsabilidad social
económica empresarial (). Un factor básico para el logro del desarrollo
sustentable es buscar el equilibrio entre el crecimiento económico, el bienestar
social y el aprovechamiento de los recursos naturales y el medio ambiente.
Y, a partir del año 2003, se involucró el concepto de responsabilidad so-
cial universitaria (), compartiendo una visión holística. Morín (2003: 8)
señala que se debe tratar de articular las diversas partes que la conforman, en
un proyecto de promoción social con principios éticos y de desarrollo social
equitativo y sostenible para la producción y transmisión de “saberes”; además,
que incida en la formación de profesionales ciudadanos igualmente responsa-
bles, en donde las instituciones de educación superior deban tomar un papel
protagónico que promueva la equidad y, sobre todo, dar paso a un cambio
cultural, desarrollando las actitudes, valores y conocimientos que requiere la
formación de personas responsables, con conciencia ética y solidaria, reexi-
vas, innovadoras, críticas, capaces de mejorar la calidad de vida, dejando de

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA