La relación de la medicina forense con la naciente criminología mexicana vista a través de la obra de Matilde O. Villacreces del Fosco, la primera criminóloga del siglo XIX - Núm. 91, Septiembre 2015 - Alegatos - Libros y Revistas - VLEX 632223813

La relación de la medicina forense con la naciente criminología mexicana vista a través de la obra de Matilde O. Villacreces del Fosco, la primera criminóloga del siglo XIX

Autor:Gerardo González Ascencio
Cargo:Dr. en Derecho por la UNAM, Profesor-Investigador del Departamento de Derecho UAM-A, miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI)
Páginas:681-702
RESUMEN

Este artículo da cuenta de la conformación de la disciplina criminológica en el México del siglo XIX; su surgimiento de manera particular, la obra de la única mujer que dejó constancia escrita sobre la relación de la medicina legal con el derecho penal: Matilde O. Villacreces del Fosco y su libro casi desconocido, Asociación de la Medicina Legal al Derecho Punitivo. Dos variables son... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
681
La relación de la medicina fore nse con la naciente criminología me xicana… pp. 681-702
La relación de la medicina forense con la naciente
criminología mexicana vista a través de la obra
de Matilde O. Villacreces del Fosco; la primera
criminóloga del siglo XIX
Gerardo González Ascencio*
Sumario: Int roducción / I. La higiene y la necesidad de regla mentar y controlar /
II. La secular ización de la pobreza y de la crimi nalidad / III. La medicina fore nse
como discurso ord enador / IV. Los precursores de la crim inología mexicana en el
siglo XIX y la obra de Mati lde O. Villacreces del Fosco / V. Algunos asp ectos
del conten ido de su obra / VI. Epílogo / Anexo 1 / Anexo 2 /
Fuentes de consult a
* Dr. en Derecho por la UNAM, P rofesor-Investigador del Depart amento de Derecho UAM-A, miembro
del Sistema Nacional d e Investigadores (SNI).
Este artícu lo da cuenta de la conformación
de la disciplina cr iminológica en el México
del siglo XIX; su surg imiento de manera
particula r, la obra de la única mujer que
dejó constancia esc rita sobre la relación
de la medicina legal con el der echo penal:
Matilde O. Villacreces d el Fosco y su libro
casi desconocido, Asocia ción de la Medicina
Legal al Derecho Pu nitivo. Dos variables son
especialmente c onsideradas para explicar la
preocupación de los sect ores que constituían
la clases goberna nte sobre la fuerte incidencia
delictiva y las explicaciones t radicionales que
se le daba a la crim inalidad del mexicano;
por un lado, lo que el autor lla ma la
seculariz ación de la pobreza y las relaciones
que el nuevo Estado estableció c on los
desarraiga dos y; por el otro, la disputa por el
control de los peniten ciados que establecieron
las principales d isciplinas del paradigma de
la salud, en donde la med icina jugó un papel
central.
This article reports on the conformation of
criminological discipline in the nineteenth
century Mex ico; its emergence in
particular, the work o f the only woman who
left a written rec ord of the relationship
of legal medicine with the cr iminal law:
Matilde O. Villacreces of Fosco a nd
his book almost unk nown, Association
of Legal Medicine to punit ive law. Two
variables are par ticularly considered
to explain the conce rns of sectors that
constituted th e ruling classes over the
strong crime inci dence and traditional
explanation s that was given to criminality
of the mexican; on the one h and, what the
author calls the sec ularization of poverty
and the relations hips established with the
new state and the up rooted; on the other,
the dispute over cont rol of the convicts who
established the mai n disciplines of health
paradigm, where t he medicine played a
central role.
Sección Artículos de Investigación
682 alegatos, núm. 91, México, septiembre/diciembre de 2015
Las leyes antigu as por desconocer la inuencia que ejerce la medicin a legal en la
apreciación de las cau sas que motivan un delito; la legislación moderna por una
deplorable apatía en el mism o sentido, no han querido asociar al conocimiento
de las causas ecie ntes y generadoras de los delitos, olvidando, desprecian do
sin razón justicada , la importancia que pueden tener en la consu mación de los
hechos criminosos, la s circunstancias morbosas de las neurosis, de l histerismo,
de la epilepsia, de la embriag uez, de la manía, de la imbecilidad, y de otras
causas como éstas, q ue, en casos dados, ponen al paciente en circun stancias
apropiadas para comete r un delito.1
Introducción
A nales del siglo XIX, al arribar a nuestro país la ilustración y el pensamiento ra-
cionalista; emergió con fuerza el saber de los especialistas de la salud, tal y como
ocurrió en múltiples campos de las ciencias dedicadas al estudio del hombre. Para
comprender a la enfermedad, el nuevo paradigma médico se dedicó afanosamente
a construir explicaciones basadas en la observación y a elaborar un discurso disci-
plinar alejado de argumentos que provenían de lo que se consideraba metafísico o
teológico. La enfermedad, descrita por sus signos aparentes o espirituales, llegó a
su n, ahora el inventario sobre los enfermos y sus padecimientos, basado en el es-
tudio de los síntomas, de los órganos y de sus funciones, terminó por constituir a la
medicina en ciencia positiva.2
Además de los enormes e indudables benecios que para la humanidad originó la
fundación de la nueva ciencia médica, los participantes del nuevo paradigma dis-
ciplinar —los médicos, los higienistas, los alienistas, los psiquiatras y psicólogos
y los médicos legistas, entre otros— dota ron a su discurso de argumentos con pre-
tensiones cientícas muy coincidentes con la visión de las clases poderosas, quie-
nes temerosas de la proliferación de enfermedades contagiosas3 y de la falta de
1 Matilde O Vill acreces del Fosco, Asociació n de la Medicina Legal al Derec ho Punitivo, Imprenta, Lit o-
grafía y Enc uadernación de Benjam ín Lara, Puebla, Méx ico, 1895, p. 19.
2 No está por de más recordar que la m anera por excelencia de “conoc er”, para el pensamient o ilustrado, es
la “visión descri ptiva”. No está bien denido —escribió Bufón (1707-1788)— sino lo que ha sido exacta-
mente descrit o. En: Fernando Martí nez Cortés, La medici na cientíca y el siglo XI X mexicano, México,
FCE, Colección “La cien cia para todos”, núm. 45, segunda re impresión, 2001, p. 81.
3 Como las venéreas, especia lmente la síli s, pues hay que r ecordar que du rante el siglo XI X el miedo a
la síli s, considerada como la p este moderna , preocupó sobremanera a los gobiernos occidentales. En
nuestro país, e n 1865, durante el Segundo Imp erio, Maximil iano se preocupó por p roteger a su ejército de
las enferme dades venéreas que c onstituían un a verdadera plaga en el mu ndo previo al descubr imiento de
la penicilin a; de manera que, a la usa nza de lo que era común e n Europa, impulsó l a reglamentación de la
prostitución me diante el registro de las mujer es “públicas”. Cfr.: Gerardo González Ascen cio, “Control
sanitar io y control social . Los libros de reg istro de mujeres públicas en Oaxa ca (1890-1900)”, artículo
publicado en la revi sta Fuentes Humanísticas, núm. 42, ener o-junio de 2011, pp. 71-90.
O las virales, pues no está p or demás recordar que ta mbién la viruela fue, cua ndo menos durante los
siglos XVII y XV III, la enfermeda d más devastadora del planet a. Desde que su contagio se tr asladó al
continente A mericano se convirt ió en una de las más cruent as causas del abatimient o poblacional. Du-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA