Reincidencia - Artículos transitorios - Asociación de la Medicina Legal. Derecho Punitivo - Libros y Revistas - VLEX 702016765

Reincidencia

Páginas:404-419
 
EXTRACTO GRATUITO
REINCIDENCIA.
IIav
i·eincidencia
pmú
ble:
cuando
c
om
ete trno ú rnás delitos, el que a1
1t
es
ha
.
~ido
co
nd
e
nad
o en la' Rep·
ú.b
lié
a ú
fu
era d e ella p or otro delito del
mismo
género, ó
pi
·o
cedente
el
e la
in
i
.~m
a ¡
m-
sión
in
c
linac
i
ón
viciosa;
si
ha
cum
-
jJlü
lo
va
sn
conde
na
ó sido inclnlta_
lle ella, y no lia
tras
c
11
rrülo
clel
térmi-
no de la p e
na
impu
esta,
ww
nU:tacl
del s
e,
íalculo
pm·a
la prescripción d e
aquella.
En
· tocla sentencia condena t
oi·
ia se
pr
e1J1mcl
rú: que se am oneste al reo
pa-
ra
que no re'incida en el de
li
to
por
el
cua l se le cond ena,
advi
rtiéndole
las
pe
,
iai
á que se
exp
o
rte.
J.
r¡u
al
amon
es-
tación y
ad
v
ert
encia se l e liar
ti
n
al
po11
erlo e
¡¡
-libertad cnanclo e
xti
ngu
e
s1i
conden
a;
y en
am
bos casos se exten
de
-
mw
diligencia
formal
qtte
sus
cri-
birá el i·e
o,
si
supi
ere.
Arts.
29 y
21-8
del
Có<l.
penal.
l;ros
-estudios que la medicina
ha
hecho acerca de la
l;-
. + cura en sus diversos origenes y manifest.aciones, nos
revelan hasta qué punto es necesario el reconocüniento
de todo
crimiJ?-al,
hecho, en todo caso, por
l'os
médicos-
legistas; porque si de este reconocimiento se desprende
que el agente de un delito, no
lo
.,
consumó con delibera-
ción punible,
no
podrá ser castigado, ni tampoccz lo
será
en caso de reincidencia, cuando existan. en el agente
las
406
mismas
condiciones morbosas que 'concurrieron á la per-
/
petración
del
primer
delito, motivando
el
impulso
para
realizarlo. 'Sin
este
reconocimiento previo, se viene al
absurdo
de aplicar
una
ley
penal al que no cometió
un
crimen con verdadera intención dolosa,
-y-
con ese absur-
do; se viene
también
á castigar
en
un
inocente la mag-
ni
t
ud
de
un
delito que no le es
imputable.
La
medicina nos demuestra que, cuando en el cerebro
humano, se
deteniüna
el
aumento de volumen
en
las dos
r'egiones marginales de
un
lado,
ya
sea
el
derecho 6
ya
el
Ízquierdo,
la
región contraria permanece
en
condicio-
nes
normales, y así se
ha
observado
en
los cerebros de
ci~rtos alucinados é hipocondriacos sometidos al análi0
sis científico.
En
estos casos no
hay
carencia de inteli- \
gencia ni de acción, ni
aun
de discernimiento; mas ape-
sar
de
ello, los que
pa
.decen ese desequilibrio, tienen
· repetidas alucinaciones; dualidad de facultades que no
tiene
"mas explicación que
el
desequilibrio
en
el conjun-
to
la
'unidad cerebral. Por
otra
parte,
este
desequili-
brio puede no
ser
permanente, pues existen estados
16-
cido~ y estados de demencia que varían
en
la época de ·
su
per?lanencia, y en estos estados psicopáticos transi-
tor-ios, no
es
extraña
la lucha del enfermo
para
oponerse
á
la
su'.gestión
que
lo domina cuando
ésta
aparece
en
el
peri_odo
de alucinación. '. ·
·
Los
extravíos del ·juicio son lógicos y · bien deducidos;
Pero 'el falso elemento recibe ·
SU
· orio-en de Ún vicio en 'la
. o
percepción de las impresiones· exteriores, q
ue
da conse-
-eutivamente margen á éoncepciones falsas.
Cuando las ·alucinadiones activas se desarrollan en la
Jntimidad del fuero
i1
1terno, y h
ac-en
que el ,individuo
..

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA