La rebelión anticolonial en el siglo XIX - Nacionalismo revolucionario. Orígenes socioeconómicos de la doctrina internacional de la Revolución mexicana - Libros y Revistas - VLEX 691828029

La rebelión anticolonial en el siglo XIX

Autor:Augusto Gómez Villanueva
Páginas:25-48
 
EXTRACTO GRATUITO
CAPíTULO
1
LA
REBELIÓN
ANTICOLONIAL
EN
EL
SIGLO
XIX
LAHISTORIA de
un
país
no
se
podría
comprender
si
se revisara parcialmente
en
uno
de sus
momentos
más significativos, sin el asomo retrospectivo hacia
la
profunda
raíz de su pasado, sin la ubicación de los
hechos
dentro
de
un
marco mundial
en
el que los grandes
acontecimientos se reflejan
no
sólo
en
un restringido esce-
nario
geográfico, sino hacia la
multitud
de pueblos que se
encuentran
en
un
proceso semejante de definición de su
propio
ser nacional.
El impacto de la conquista yla condición de servidumbre
aque estuvimos sujetos
durante
trescientos años,
no
fue
un
fenómeno aislado del resto de los pueblos de América ylos
movimientos de liberación de la
primera
ysegunda décadas
del siglo XIX, tampoco fueron acontecimientos inconexos,
sino motivados
por
las mismas causas ysemejantes circuns-
tancias.
Evidentemente los grandes contingentes de hombres que
participaron en esta primera contienda de América
por
la
libertad no
brotaron
por
generación espontánea, ni fueron
actos mecánicos determinados
por
un instintivo deseo de li-
quidar la opresión.
25
i
26
AUGUSTO
GÓMEZ
VILLANUEVA
Las contradicciones del sistema colonial
La
rebelión anticolonial coincidió con la agudización de
las
contra-
dicciones del régimen feudal, singularmente del imperio español,
que
fue
incapaz de percibir
los
nuevos fenómenos económicos y
políticos en
el
campo universal, apesar de que en Inglaterra había
ocurrido con mucha anterioridad la decapitación de Carlos
III
y
en Francia
el
nuevo mensaje de la revolución destronaba aotros
monarcas, usufructuarios de
las
instituciones feudales.
Esa contradicción, reflejada en
el
sistema colonial con
la
creciente tirantez entre las clases sociales detentadoras del po-
der yla riqueza, aquella enorme legión de desposeídos fue ad-
quiriendo caracteres de violencia afinales del siglo XVIII, mien-
tras los hombres de Estado de la Corona, los juristas, teólogos,
filósofos, etc., fundamentaban en
el
derecho divino supuestas
facultades omnímodas para suprimir la libertad yestablecer un
régimen de esclavitud colonial alos pueblos conquistados.
En Europa los pensadores enciclopedistas yla naciente
burguesía hablaban alos pueblos de los derechos del hombre
yde la atribución que éstos tienen para designar asus propios
gobernantes.
En tanto, los ministros de las Cortes feudales recurrían a
los fisiócratas ymercantilistas para justificar la explotación de
los súbditos de su
propio
país yde otras latitudes.
La Revolución Industrial nació con un impulso
tan
verti-
ginoso, que en unas cuantas décadas repercutió
en
el
ámbito
universal yen Europa cobraron relieve las figuras de Adam
Smith, Maltus, David Ricardo, etcétera.
La caída de los barbones en España yla aparición de Na-
poleón como brazo armado de la burguesía francesa, origi-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA