Psicopatología Forense, comportamiento humano y justicia en la Biblioteca Celestino Porte Petit - 40 años, 40 voces - Libros y Revistas - VLEX 745101465

Psicopatología Forense, comportamiento humano y justicia en la Biblioteca Celestino Porte Petit

Autor:Eric García-López
Páginas:99-108
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 99

I Introducción

El pensamiento, la afectividad y la memo-ria forman parte de las 10 áreas clásicas de la evaluación psicopatológica. Dentro de estas 10 áreas, encontramos que pueden existir alteraciones de la conciencia (obnubilación, estupor, coma y onirismo), del lenguaje (afasia, disartria, verbigeración, mutismo), de la orien-

Page 100

tación (alopsíquica y autopsíquica), de la percepción (ilusiones, alucinaciones, alucinosis), entre otras.

Del pensamiento, sabemos que sus alteraciones pueden incluir la fuga de ideas, la disgregación, las ideas sobrevaloradas, las ideas obsesivas y las ideas delirantes, entre varias otras. De la memoria, nos han explicado que la amnesia, la hipermnesia y las confabulaciones vulneran a fondo los recuerdos que conllevan nuestros actos humanos. Finalmente, en las alteraciones de la afectividad podemos encontrar la euforia, la disforia y la paratimia, así como la tristeza patológica y la labilidad emocional.

Estas áreas de exploración psicopatológica tienen especial relevancia para las Ciencias Penales, especíicamente para aquellas áreas dedicadas a la comprensión del delito, a la atención de las personas en situación de víctimas, al diseño de políticas públicas para la reincorporación social del agresor, a la discusión y el análisis sobre la imputabilidad y la edad penal, entre muchos otros apartados.

En realidad, togas negras y batas blancas son ieles de la misma balanza: tanto nos importa a unos, como a otros, el amplio grupo de conceptos que implica la personalidad, la conducta, la volición y la cognición humana, por mencionar algunos de los más frecuentes.

En este contexto, el puente de comunicación, investigación y análisis de preocupaciones aines, lo ha venido diseñando la Psicología Jurídica, resulta por demás relevante el papel de una institución como el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), cuya memoria hoy celebramos, cuyo pensamiento consideramos indispensable y cuyos afectos nos reúnen en esta obra conmemorativa, tan noble como todos los actos conmemorativos de este 40 aniversario.

El objetivo central de este capítulo es presentar al lector una serie de aportaciones que el Inacipe ha hecho a la aplicación y el concepto de "Psicopatología Forense".

En principio mencionaré en dónde ubicamos a la Psicopatología Forense y la relación que guarda con las Ciencias Penales. Es decir, en el contexto de la evaluación de las alteraciones del comportamiento humano, que pudieran tener repercusiones jurídicas, principalmente en lo que respecta al concepto de inimputabilidad y edad penal, por mencionar dos de ellos, pero también para la evaluación de las secuelas que puede producir un hecho delictivo en una persona, el daño o menoscabo que sufre una víctima y que puede generar alteraciones mentales de relevancia.

En primer lugar, parece conveniente recordar que el ámbito forense implica uno de los árboles de un bosque bien poblado: el de la Psicología Jurídica. Podemos entender a la Psicología Jurídica como el estudio cientíico del comportamiento humano en todos los ámbitos del Derecho y la justicia.

El amplio bosque de la Psicología Jurídica cuenta entre sus árboles con la psicología criminológica, la psicología del testimonio, la psicología victimal, la psicología dedicada al ámbito de la justicia juvenil, etc. En este contexto, la psicopatología forense y la psicología criminológica son quizá dos de los árboles más notables, acaso los más conocidos, sin embargo, no por ello los más importantes.

Finalmente, la psicopatología forense puede entenderse "[...] como el estudio y la evaluación

Page 101

de los trastornos mentales, los problemas emocionales y las conductas desadaptativas de personas vinculadas a procesos legales [...] con el in de presentar [los resultados de esa evaluación] ante las fiscalías y tribunales de justicia. Ello implica la aplicación concreta, precisa y sistematizada de los conceptos analizados por la Psicología Jurídica y la Psicopatología General" (García-López y Morales, 2014, p. 4).

II El Instituto Nacional de Ciencias Penales y la Psicopatología Forense

Las relaciones entre togas negras y batas blancas (que el profesor, Dr. Sergio García Ramírez describió en el prólogo de un libro sobre Psicología Jurídica y Forense, en 2010), no han sido siempre sencillas, de hecho, en ocasiones han sido lo contrario; a grado tal, que hay autores (Garrido, Masip y Herrero, 2006) que nos explican que este vínculo es como el de una pareja que se ama, pero que tiene múltiples y recíprocos, reproches. Otros autores (Miller, 2015) subrayan que estas disciplinas de la psicología jurídica son como un par gemelos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA