Prólogo - El poder reformador de la Constitución - Libros y Revistas - VLEX 676611737

Prólogo

Autor:César Camacho
Cargo del Autor:Presidente de la Junta de Coordinación Política, LXIII Legislatura
Páginas:19-21
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 19

Imperecedera mas no inerte, nuestra Constitución es ejemplo de sabiduría política de un pueblo consciente de que la desazón o el desconcierto pueden irrumpir cuando las naciones avanzan y sus constituciones permanecen estáticas. Resultado de sucesivas decisiones inteligentes, nuestra Carta Magna ha estado inmersa en un proceso permanente de adaptación que la adecua constantemente a lo que necesitan los mexicanos, lo que le ha permitido evolucionar, incluso anticiparse al ritmo de la nación.

Es así que se puede afirmar que el México contemporáneo está hecho a la medida de su Ley Fundamental y viceversa. Hay un intercambio constante entre las ideas que la originaron y las exigencias emergentes que se presentan episódicamente en el país, porque lo que no avanza, retrocede, y lo que se estanca, perece. Para que conserve vigentes sus principios, en una sociedad en eterna transformación, la Constitución necesita actualizarse con razonable pertinencia.

En su carácter de documento fundacional en los Estados modernos, la Constitución se autoimpone un mecanismo de sobrevivencia: la posibilidad de cambio o de reforma para responder a los planteamientos de la ciudadanía.

La impronta social que nos heredó el Constituyente de 1916-1917 se ha mantenido incólume, precisamente por las

Page 20

reformas que han ido actualizando el contenido preceptual y ha dado, en forma gradual, un cúmulo de derechos y, otro tanto, de obligaciones, que son avances sumamente relevantes en nuestro orden constitucional.

En el constitucionalismo actual se asume que las reformas son una necesidad vital para la permanencia y vitalidad de las Leyes Fundamentales. Los mecanismos y reglas pueden variar, por lo que los procedimientos para lograr su cambio pueden ser excesivamente rígidos o flexibles, y los contenidos de dichas reformas pueden o no estar limitados; sin embargo, en cualquier caso, se trata de operaciones que responden a la necesidad de mantener la vigencia y la efectividad del contenido sustantivo, a la vez que garantizan que ninguna generación limite el horizonte y la meta de las siguientes sucesiones de individuos.

En México, el proceso de reforma se encuentra en manos de un ente que deriva de la propia Constitución y que ha sido tradicionalmente llamado “poder reformador”, cuya integración involucra a ambas cámaras del Congreso de la Unión y a las legislaturas de las entidades federativas. Uno de los integrantes de ese poder es, justamente, la Cámara de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA