Una nueva constitución a un Centenario del Código Político de 1917 - El poder reformador de la Constitución - Libros y Revistas - VLEX 676611757

Una nueva constitución a un Centenario del Código Político de 1917

Autor:Norma Rocío Nahle García
Cargo del Autor:Coordinadora del grupo parlamentario de Morena
Páginas:111-133
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 111

Introducción

Morena ha planteado como propósito acabar con el sistema de oprobio actual, con la única convicción de que sólo el pueblo puede salvar al pueblo y que sólo el pueblo organizado puede salvar a la nación, lo que únicamente será posible mediante la participación política decidida de todos y cada uno de los ciudadanos, dotándola de una ética democrática y de vocación de servicio a los demás.1Sostenemos que sin un cambio de régimen, no hay posibilidad viable de empleo, bienestar, justicia, soberanía, independencia, respeto a los derechos humanos, seguridad, tranquilidad y paz social.

Es por ello que nos estamos organizando en el país, para que todos los mexicanos participemos por un cambio del régimen político por la vía pacífica, democrática y observando la Norma Suprema y las leyes que de ella emanan, para establecer un gobierno del pueblo y para el pueblo, con una democracia justa y verdadera, recuperando la soberanía nacional, convencidos que ésa es la fortaleza de cualquier pueblo.

Page 112

Históricamente las luchas del pueblo mexicano, Independencia, Reforma y Revolución, han sido nuestra inspiración y nos proponemos impulsar una cuarta transformación social.2 moreNa se forma y se nutre de las luchas y movimientos sociales de México, buscando el cambio del país por medios pacíficos, haciendo pleno uso de los derechos de expresión, asociación, manifestación y rechazo a las arbitrariedades del poder, garantizados por la Ley Fundamental.

Perseguimos la aplicación de la justa democracia política y social, así como erradicar el autoritarismo. Estamos conscientes de que más allá de la democracia representativa, la soberanía popular implica una mayor participación del pueblo en la toma de decisiones, a través de mecanismos de democracia semidirecta como la consulta ciudadana, el plebiscito, el referéndum, la revocación del mandato, la iniciativa popular y otras formas de participación republicana.3El Estado mexicano no puede ni debe estar bajo el control de un grupo minoritario que utiliza el poder público para su beneficio, donde prácticamente tiene secuestradas a las instituciones que deben servir a nuestra sociedad. Hablar de la verdadera democracia, no consiste sólo en acatar la voluntad de la mayoría, sino en el respeto a las leyes, a los derechos de los individuos y de las minorías.4La defensa de la soberanía nacional y de la independencia es uno de los objetivos fundamentales del Movimiento de Regeneración Nacional, moreNa, fuerza política que me honro en coordinar en la H. Cámara de Diputados.

Page 113

El Estado debe estar al servicio de las y los ciudadanos que conforman esta nación, a través de elecciones libres y auténticas, del sufragio efectivo, con instituciones electorales que sirvan al pueblo y no a una oligarquía y poderes fácticos que desestabilizan y debilitan su poder.

La historia nos ha enseñado que aprovechar y transformar nuestros recursos naturales, en forma responsable y sustentable, trae beneficios económicos, de bienestar social, desarrollo y crecimiento para nuestra sociedad; por ello luchamos por el respeto irrestricto a la redacción original del artículo 27 de nuestra Constitución, que por 75 años custodió el patrimonio nacional. Lamentablemente la llegada de gobiernos con políticas neoliberales ha socavado el mandato primigenio de nuestra Norma Suprema, que garantiza el aprovechamiento de los recursos naturales y las industrias estratégicas en beneficio de la sociedad, para entregarlos al mejor postor.

Las actividades dentro del sector energético —columna vertebral de la economía— han sido convertidas en negocios privados y se han desplazado y sustituido las capacidades nacionales de ejecución y desarrollo tecnológico, al grado de convertir a nuestras empresas estratégicas estatales —como Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad— en simples administradoras de contratos que favorecen predominantemente a los extranjeros, marcando con esto un retroceso histórico de casi un siglo, colocándonos en una posición de alta vulnerabilidad ante el resto del mundo.

También pugnamos por un nuevo modelo que promueva el respeto al artículo 28 constitucional, que implica acabar con los monopolios y los precios abusivos que dañan la economía de sectores populares, clases medias, productores, empresarios y comerciantes, que golpean el poder adquisitivo, donde se utiliza el ahorro de la gente para beneficio de unos cuantos, ocasionando con esto la disminución de inversión real y creación de fuentes de empleo dignos.

Page 114

Creemos en un modelo económico que promueva la competencia en los sectores que no están reservados por la Ley Suprema para el Estado, en los que no sean estratégicos para la nación, estos sectores reservados son los que garantizan la soberanía y el poderío de autoconsumo y producción nacional, tal como sucede en las grandes potencias mundiales.

Para moreNa es necesario hacer realidad los derechos sociales establecidos en el Código Político de 1917 y ampliar su alcance, tales como: educación obligatoria, gratuita y laica en todos los niveles; servicios de salud universal, gratuita y de calidad; vivienda digna; servicios básicos y accesibles de agua potable, drenaje y energía eléctrica; derecho a la alimentación saludable y suficiente; derecho a la seguridad pública y bienestar social, que son, entre otros, los objetivos que la Constitución establece y debemos mantener, porque es el marco jurídico creado para otorgar una buena vida y una respetable convivencia en nuestra comunidad, con el propósito de que cada ciudadano sea feliz en su entorno y con su gobierno.

Promovemos el respeto a los valores democráticos y humanistas, y no a la búsqueda de la satisfacción de intereses egoístas, de facción o de grupo, así como el respeto al adversario y a sus derechos en la lucha política, además de alentar el conocimiento de la historia de nuestro pueblo.

Nos proponemos la transformación democrática y pacífica del país para conseguir condiciones de libertad, justicia e igualdad en la sociedad mexicana, así como hacer cumplir todas y cada una de las demandas del pueblo de México.5En este contexto y con motivo del Centenario de la Constitución Política de 1917, esta LXIII Legislatura consideró la publicación del libro El Poder Reformador de la Constitución. El Congreso y su impulso transformador;6es por ello que presento este documento a nombre del grupo parlamentario de moreNa.

Page 115

Una vez esbozados brevemente algunos aspectos de los Estatutos, la Declaración de Principios y el Programa de more-Na, consideramos conveniente evocar nuestra historia y revisar las Leyes Fundamentales del siglo xix y xx, así como el papel del llamado “poder reformador”, para no olvidar la lucha y la esencia de nuestro pueblo, y con ello evitar retrocesos y errores históricos que maquillados de propuestas futuristas debilitan su poder soberano.

El recuento de la idea del federalismo; el Acta Constitutiva y la Constitución de 1824; las constituciones centralistas de 1835-1836 y 1843; el Acta Constitutiva y de Reformas de 1847; la Constitución de 1857 y la de 1917, el procedimiento de reformas y adiciones, así como la labor del órgano encargado de llevar acabo las mismas, nos enseñan el camino andado, para con ello ser capaces de reconocer los aciertos, pero sobre todo con el propósito de no repetir los errores que, sin duda, nos conducirán al fracaso.

Esta es la razón de que en el camino hacia el Congreso Constituyente de 1916-1917, hagamos referencia a un conjunto de documentos entre los cuales encontramos el Plan de Guadalupe, sus adiciones, reformas constitucionales, el Manifiesto a la Nación, el Decreto relativo a la formación de un Congreso Constituyente y su convocatoria, la Ley Electoral y las reglas sobre la instalación del mismo, que son los antecedentes para concretar la elección de sus diputados y la calificación de sus respectivas credenciales.

El Código Político de 1917 es un elemento vivo de la sociedad mexicana que se ha transformado sustancialmente desde su promulgación hasta nuestros días; su creación ha sido obra del Congreso Constituyente y su adecuación, producto del Constituyente Permanente, llamado también Poder Revisor o Poder Reformador de la Constitución, a través de las reformas y adiciones a la Norma Suprema.

El Poder Reformador se describe como un instituto jurídico-político que se opera como un mecanismo para el cual

Page 116

se reforma y se adiciona la Ley de Leyes. Es un atributo de la soberanía.

Este poder es producto de los Congresos Constituyentes, cuya función es adicionar y modificar la Constitución y únicamente opera cuando va a realizar su función reformadora, pero debe de actuar con responsabilidad y leal respeto al pueblo, situación que no ha prevalecido en nuestra era moderna.

Federalismo

En moreNa tenemos presente que la idea del federalismo mexicano se originó, en buena medida, en el pensamiento de Miguel Ramos Arizpe, con el manifiesto en las Cortes de Cádiz, al defender las diputaciones provinciales para palpar con más agudeza los problemas regionales, que en los hechos fueron el antecedente inmediato de nuestro Estado federal. Más tarde, durante el Congreso de 1823-1824, se dio el debate en torno al federalismo.7Nadie puede decir que el paso fue irreflexivo hasta sus últimas consecuencias; incluso los antifederalistas de la época replicaban que nadie sabía en qué consistía el federalismo. No...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA