Nota editorial - Núm. 45, Octubre 2016 - Isonomía - Libros y Revistas - VLEX 654114481

Nota editorial

Páginas:5-8
 
EXTRACTO GRATUITO
ISONOMÍA No. 45, octubre 2016, pp. 5-8
NOTA EDITORIAL
En el número 45 de Isonomía pu-
blicamos una magníca entrevista que
Manuel Atienza le hizo este verano a
Rodolfo Vázquez, fundador de esta re-
vista y pieza fundamental de muchos
de los proyectos intelectuales y huma-
nos con los que está vinculada. Esta
larga conversación con Rodolfo coinci-
de en el tiempo con un seminario en el
que algunos de sus amigos, colegas y
discípulos se reúnen para celebrar –en
el estilo en que se celebran las cosas en
nuestro ámbito: analizando y discutien-
do juntos– su inmenso legado docen-
te e intelectual. Manolo –otra persona
sin la cual decenas de cosas importan-
tes no hubieran ocurrido– insta al pro-
fesor Vázquez no sólo a identicar
puntos de inexión en su recorrido vi-
tal, sino también a reconstruir su pun-
to de vista sobre los principales temas
sustantivos abordados en su obra: des-
de su concepción del derecho y el sen-
tido de la losofía del derecho como
disciplina, hasta sus propuestas sobre
el plan de estudios de la carrera de de-
recho, la igualdad y la justicia social, la
garantía de los derechos, o el modo en
que debería orientarse la discusión de
los temas que ocupan el debate bioéti-
co contemporáneo.
La entrevista documenta, por con-
siguiente, algo que exige valentía: in-
tentar perlar una postura personal,
con todas las implicaciones normati-
vas que ello tiene, sobre los temas que
uno ha explorado profesionalmente.
Para muchos de nosotros, Rodolfo re-
sulta en estos días un asidero cotidiano
imprescindible: alguien que conser-
va un respeto profundo por el debate
de las ideas y que es capaz de transmi-
tir –desde la cátedra y desde otros fo-
ros e iniciativas que con frecuencia él
mismo ha hecho el esfuerzo de crear–
el entusiasmo por todo lo bueno que
viene de comprometerse con el traba-
jo intelectual serio; pero que, al mis-
mo tiempo, no olvida que el debate de
las ideas debe servir a las personas –y
no al revés– y no cae en la tentación
de las instrumentalizaciones. Rodolfo
es un testimonio continuo de algo que,
contra lo que podría pensarse, con fre-
cuencia escasea: una vida universitaria
incontaminada por la frivolidad.
Otra cosa que hemos querido ha-
cer en este número es publicar una do-
ble lista muy importante para nosotros.
Por un lado, la lista de quienes nos han
ayudado en los últimos años en el ar-
bitraje de textos, respondiendo a la ne-
cesidad de ilustrar hasta qué punto una
empresa como la nuestra se fundamen-
ta en la colaboración de un conjunto
enorme de personas que –al estilo de
Rodolfo– comparten ciertos compromi-
sos. Ver en blanco y negro a tantas per-
sonas valiosas que se han avenido a
elaborar los dictámenes sin una con-
traprestación económica, que si las cir-
cunstancias fueran otras debería ser pun-
tual y generosa, nos hace sentir muy
agradecidos. Dejando ahora de lado las
muchas críticas que merecen las condi-
ciones que marcan el desarrollo de la
investigación en ciencias sociales en
estos momentos, la experiencia que he-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA