Los Sistemas Públicos de Salud en México: Necesidad Social y Viabilidad Económica de Transitar de la Segmentación a la Cobertura Universal - Núm. 259, Mayo 2010 - Revista Seguridad Social - Libros y Revistas - VLEX 329473395

Los Sistemas Públicos de Salud en México: Necesidad Social y Viabilidad Económica de Transitar de la Segmentación a la Cobertura Universal

Autor:Leonardo Lomelí Vanegas
Páginas:39-49
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 39

Los sistemas públicos de salud en México:

Public health systems in Mexico:

necesidad social y viabilidad económica de transitar de la segmentación a la cobertura universal

social need and
economic feasibility for moving from segmentation to universal coverage

Leonardo Lomelí Vanegas*

I. Los indicadores del estado de salud de una nación

son, en buena medida, reflejo de su nivel de desarrollo (entendido como una combinación del nivel de ingreso, su tasa de crecimiento y su distribución); siendo así, quizá convenga partir de un primer diagnóstico: de acuerdo con los datos con los que disponemos, el estado de la salud de México en la actualidad es, por decir lo menos, no satisfactorio; su sistema de salud muestra rezagos importantes en tres indicadores centrales, a saber: equidad, calidad y cobertura financiera.

Las desigualdades y los contrastes siguen siendo las características centrales de México; las grandes brechas entre quienes tienen todo (la sociedad satisfecha de la que hablaba John Kenneth Galbraith) y quienes carecen de lo elemental. Probablemente algunos podrán argumentar que, dado que el nivel de ingreso de un país determina sus condiciones de salud, México őestá en el caminoŒ; sin embargo, estudios recientes demuestran que el nivel de salud también tiene un efecto directo sobre el crecimiento económico. Y si bien la relación entre salud y crecimiento ciertamente no es lineal ni unívoca, ya que la dinámica económica tiene que ser capaz

Indicators related to a nation´s state of health are mainly a reƀection of its development level (understood as a combination of the income level, its growth rate and distribution); in this scenario, it may be convenient to begin with an initial diagnosis: according to available data, the state of health in Mexico is currently unsatisfactory, to say the least; its health system shows important shortcomings in three key indicators: equity, quality and ſnancial coverage.

Inequities and contrasts continue to be the main characteristics in Mexico; the large gaps between those who have everything (the ősatisſed societyŒ referred by John Kenneth Galbraith) and those who lack the most basic things. Some could probably argue that given that the income level of a country determines its health conditions, Mexico őis on its wayŒ; nevertheless, recent studies show that the health level also has a direct effect on economic growth. If it is true that the relation between health and growth is certainly not linear nor univocal, given that the economic dynamic has to be able to sustain the generation

I.

* Profesor Asociado de Tiempo Completo. Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México. Conferencia presentada en el 47° Aniversario del ciess.

* Full-time Associate Professor. Faculty of Economics, National Autonomous University of Mexico. Conference delivered, ciess 47th

Anniversary.

39 SEGURIDAD SOCIAL 259

Page 40

de sustentar la generación de empleos suficientes para capitalizar los beneficios de una mano de obra crecientemente productiva, también es cierto que si no se invierte adecuada y eficientemente para mejorar los niveles de salud de la población, la posibilidad de convertir el crecimiento económico en crecimiento sostenido queda limitada.

Hay varios estudios que demuestran la asociación positiva entre salud y crecimiento; una investigación1sobre la relación de la esperanza de vida y la tasa de mortalidad (entre diferentes grupos de edad) con el crecimiento económico, sostiene que los avances en materia de salud contribuyeron con aproximadamente un tercio del crecimiento (potencial) registrado en México en el periodo 1970-1995. En todo caso, el crecimiento de la población y de la esperanza de vida a lo largo del siglo XX permitió pasar de 13 millones de habitantes en 1900 a más de cien millones en el año 2000 y de ser un país predominantemente rural nos convertimos en dos décadas (1940-1960) en otro predominantemente urbano. Es indudable que esta gran transformación no se hubiera logrado sin las inversiones en salud, aún cuando hayan sido insuficientes, de los gobiernos posrevolucionarios.

En este sentido, en tanto que los recursos para la atención integral a la salud son una inversión y no un gasto őque puede ser dejado para despuésŒ, es posible asumir una primera postura: la salud no es mercancía, caridad ni privilegio sino un derecho social. No hay, ni puede haber, desarrollo humano sin un sistema de salud y seguridad social universal e integral. El Estado no puede abdicar de su responsabilidad de garantizar el acceso a la salud a todos los ciudadanos. El mercado solamente reproduciría las asimetrías en la distribución del ingreso en el acceso a los servicios de salud.

Bajo esta óptica, es claro que no son, ni pueden ser, las fuerzas del mercado o las negociaciones comerciales las que determinen los niveles de salud de la población; la definición de las políticas que garanticen la seguridad social y la salud de los mexicanos es tarea ineludible del Estado y más aún, una obligación establecida en la Constitución Política de nuestro país, que establece el derecho a la salud. Es responsabilidad de todos y en particular de médicos, abogados y economistas diseñar los mecanismos adecuados para garantizar este derecho.

II. La creación del Instituto Mexicano del Seguro Social (imss) en 1942 y la transformación ese mismo año, del Departamento de Salubridad en la Secretaría de Salubridad y Asistencia (ssa) representó un avance significativo en el desarrollo de los sistemas de salud pública en México. El esquema general apostaba por la ampliación gradual y secuencial de la cobertura de los servicios de salud y de los

1Mayer-Foulkes, D. őThe Long-term Impact of Health on Economic Growth in Mexico, 1950-1995Œ, en Journal of International Development, 2001.

of employment so as to capitalize the beneſts of an increasingly productive labor, it is also true that without proper and efſcient investment to improve the health levels of a population, the possibility to turn economic growth into sustained growth is limited.

Several studies show the positive association between health and growth; research conducted1on the relation between life expectancy and mortality rate (between different age groups) and economic growth, sustains that advances in health issues contributed approximately with a third of the (potential) growth registered in Mexico between 1970-1995. In any case, the population growth and life expectancy throughout the 20th Century allowed the country to grow from 13 million inhabitants in 1900 to over one hundred millions by year 2000, and to become, from a mainly rural country into a mainly urban one, in two decades, from 1940 to 1960. Unquestionably, this transformation could have not been achieved without investment in health, even when insufſcient, from the post-revolution governments.

In this sense, while resources for the integral health care are an investment and not an expenditure őthat can be taken care of laterŒ, it is possible to take a ſrst stand: health is neither a product, nor a charity or privilege, but a social right. There is no human development without a universal and integral health and social security system. The State cannot give up on its responsibility to guarantee access to health for all citizens. The market would only reproduce asymmetries in income distribution regarding access to health services.

From this perspective, it is clear that neither the market force nor commercial negotiations are, or can be, the determinants of health levels in a population; the deſnition of policies that guarantee social security and health of Mexicans is a clear task of the State, and furthermore, an obligation established by the Political Constitution of our country, which establishes the right to health. It is a common responsibility, particularly one of physicians, lawyers and economists, to design appropriate mechanisms so as to guarantee such right.

II. The creation of the Mexican Social Security Institute (imss) in 1942, and the transformation of the Sanitary Department into the Ministry of Health and Assistance (ssa)

represented a signiſcant improvement for the development of public health systems in Mexico. The general scheme aimed at the gradual and in-sequence expansion of coverage in health services and beneſts of social security by means of incorporating the economically active popula-1Mayer-Foulkes, D., őThe Long-term Impact of Health on Economic Growth i Mexico, 1950-1995Œ, in Journal of International Development, 2001.

40 SEGURIDAD SOCIAL 259

Page 41

beneficios de la seguridad social mediante la incorporación al imss de la población económicamente activa y sus familias. Mientras se alcanzaba este objetivo, la ssa contaría con un sistema complementario para atender a la población abierta. El desarrollo del sistema corrió en paralelo a la acelerada industrialización y urbanización que caracterizó las décadas siguientes. Pero el esquema entró en crisis, como el resto de la economía, en los años ochentas. A partir de entonces, al estancamiento en el crecimiento de su cobertura en términos relativos al tamaño de la población, hay que añadir un deterioro en la calidad que resulta de la caída del gasto en salud por habitante durante la crisis de los ochentas y del incremento en los costos de atención.

A pesar de los avances alcanzados en el siglo xx, se

mantienen rezagos a los que se han sumado nuevos retos derivados de las transiciones demográfica y epidemiológica que, en conjunto, contribuyen a mantener ōy ahondarō configuraciones que reproducen esquemas que tienen que ver no sólo con la desarticulación del sistema (instituciones y programas) sino también con una cobertura insuficiente y desigual, baja eficacia de los recursos, mala utilización de las unidades y desequilibrios financieros.

No obstante las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA