Tratamiento y manejo de sustancias químicas peligrosas en las empresas - Núm. 376, Octubre 2004 - Práctica Fiscal - Libros y Revistas - VLEX 43956722

Tratamiento y manejo de sustancias químicas peligrosas en las empresas

Páginas:C1-C6
RESUMEN

Los patrones deben cumplir diversas disposiciones en materia de seguridad, higiene y medio ambiente de trabajo; sin embargo, muchas de ellas se desconocen por la complejidad de la actividad y la falta de difusión de la autoridad laboral; empero, el desconocimiento no los exime de acatarlas, por lo que se debe hacer un esfuerzo por documentarse y cumplir con las obligaciones impuestas en la... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Los trabajadores en el ejercicio de sus labores en empresas que manejan, transportan y almacenan materiales o sustancias químicas están expuestos a peligros potenciales, pues hay miles de compuestos y mezclas químicas que en mayor o menor grado representan riesgos, por lo cual las empresas que realizan este tipo de actividades deben contar con medidas preventivas y de control para evitar riesgos de trabajo (accidentes laborales y enfermedades profesionales).

Las empresas de la industria química, bebidas, metal-mecánica, celulosa y papel, agroindustria, textil, farmacéutica, minería y alimentos, entre otras, son las que se encuentran relacionadas con la utilización de sustancias químicas. En ese orden de ideas, las empresas que trabajan con materiales de alto riesgo deben manejar dichas sustancias con precaución y cuidado, a fin de evitar accidentes que provoquen daños leves, severos, o inclusive la muerte de los trabajadores o dañen el ambiente, o la localidad en la cual realizan sus actividades.

Los empresarios mexicanos tienen la obligación de acatar las disposiciones de seguridad e higiene que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) prevé en su artículo 123, fracción XV, dicha obligación consiste en observar, según la naturaleza de su negociación, los preceptos legales sobre higiene y seguridad en las instalaciones de su establecimiento, y adoptar las medidas adecuadas para prevenir accidentes en el uso de las máquinas, instrumentos y materiales de trabajo, también organizarán de tal manera éste, para que se brinde la mayor garantía para la conservación de la salud y la vida de los trabajadores, y del producto de la concepción, cuando se trate de mujeres embarazadas.

La CPEUM establece que las leyes facultadas para ello contendrán las sanciones procedentes para cada caso de infracción. Al respecto, se debe mencionar que es la Ley Federal del Trabajo (LFT) la facultada para imponer las multas en materia de seguridad, higiene y medio ambiente de trabajo, así como el Reglamento Federal de Seguridad, Higiene y Medio Ambiente de Trabajo (RFSH).

Así, el artículo 132, fracción XVII, de la LFT establece que es obligación de los patrones cumplir con las disposiciones de seguridad e higiene que fijen las leyes y los reglamentos para prevenir los accidentes y enfermedades en los centros de trabajo; y en general, en los lugares en que deban ejecutarse las labores; y, disponer en todo tiempo de los medicamentos y materiales de curación indispensables para prestar primeros auxilios; así como notificar a la autoridad competente de cada accidente que ocurra. Así los patrones no son los únicos obligados a cumplir con las disposiciones de seguridad e higiene, pues también los trabajadores deben observar las medidas preventivas e higiénicas que acuerden las autoridades y las que indiquen los patrones en lo que respecta a protección personal de los mismos.

En el artículo 512 de la LFT se determina que con base en los reglamentos de la ley y en los instructivos que las autoridades laborales expidan, se fijarán las medidas necesarias para prevenir riesgos de trabajo y lograr que las actividades se presten en condiciones que aseguren la vida y la salud de los trabajadores.

Por lo anterior, la legislación laboral ha instrumentado las normas oficiales mexicanas laborales que prevén los lineamientos y procedimientos que deben seguir las empresas para prevenir los accidentes, pues la ausencia de disposiciones reglamentarias aumentaría las alteraciones a la salud de los trabajadores, el deterioro a las instalaciones de la empresa y provocaría daños al medio ambiente, en caso de ocurrir derrames de sustancias peligrosas en ríos o mares.

En esta ocasión se analizan los lineamientos impuestos por la norma oficial mexicana NOM-005-STPS-1998, denominada Condiciones de seguridad e higiene en los centros de trabajo para el manejo, transporte y almacenamiento de sustancias químicas peligrosas.

Antecedentes y modificaciones previstas a la NOM-005-STPS-1998

La NOM-005-STPS-1998 fue difundida en el Diario Oficial de la Federación (DOF) del 2 de febrero de 1999 y entró en vigor el 3 de abril del mismo año, dicha norma sustituyó a la NOM-005-STPS-1993, publicada en el DOF del 3 de diciembre de 1993. Tras su publicación se cancelaron algunas normas oficiales mexicanas laborales (NOM-008-STPS-1993; NOM-009-STPS-1993; NOM-018-STPS-1993 y la NOM-020-STPS-1993).

En la actualidad, en la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) existe un proyecto de modificación a la NOM-005-STPS-1998, el cual se denominará NOM-005-STPS-2004, Manejo de sustancias químicas peligrosas- Condiciones y procedimientos de seguridad y salud en los centros de trabajo. Dicho proyecto fue recibido por la Cofemer el 29 de junio de 2004.

El proyecto en comento tiene como fin distinguir las obligaciones a cumplir por parte de los patrones, pues dependiendo de la actividad que realicen y del diagnóstico del nivel de riesgo (la peligrosidad de las sustancias, debido a sus características intrínsecas y a las cantidades utilizadas en los procesos productivos), se determinará en qué nivel de riesgo se encuentra el centro de trabajo (alto, medio y bajo). Para cada nivel de riesgo se plantean los requisitos preventivos, así como las medidas de seguimiento y el plan de atención de emergencias que debe instrumentarse para controlar los riesgos en el manejo de sustancias peligrosas y protección a los trabajadores de alteraciones a la salud, así como evitar daños en el centro de trabajo. Esta modificación pretende lograr que se presten los servicios en condiciones seguras y sanas.

En el proyecto también se consideran las medidas de prevención a seguir en los espacios confinados, los cuales se clasifican en dos tipos dependiendo de las características que presentan: "A" que se refieren a situaciones de peligro inminente a la salud (deficiencia de oxígeno, atmósferas explosivas e inflamables y/o concentraciones de sustancias tóxicas); "B" que pueden originar sólo lesiones y heridas si no se utilizan las medidas preventivas, pero no representan peligro inminente a la vida o la salud.

Después de que los patrones hayan realizado un diagnóstico e identificado las características intrínsecas de las sustancias químicas y el manejo que se le dará, las condiciones de seguridad que establece el proyecto estarán diferenciadas de acuerdo con el tipo de riesgo (bajo, medio, alto) y al número de trabajadores (empresas con menos de 100 trabajadores o con más), por lo que a las pequeñas, medianas y microempresas les aplicará de manera diferente en cuanto a niveles de regulación.

Es importante destacar que tanto la norma vigente como el proyecto no tienen señaladas sanciones, ya que éstas se encuentran contenidas en laLFTyenel RFSH. Asimismo, cabe destacar que esta modificación señala mayores aspectos de seguridad, por lo que su publicación debe realizarse a la brevedad, a fin de mejorar las condiciones de seguridad en las empresas que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA