Legal - Inmuebles. Aspectos legal, fiscal y financiero - Libros y Revistas - VLEX 741598957

Legal

Autor:Carlos Orozco-Felgueres Loya
Cargo del Autor:Presidente del Grupo Orozco-Felgueres, consultores fiscales y patrimoniales
Páginas:18-100
 
EXTRACTO GRATUITO
1. ARTÍCULOS CONSTITUCIONALES
La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), en su Título Primero, Capítulo
I, denominado “De las Garantías Individuales” que abarca desde el artículo 1o. hasta el 29,
establece específicamente en el artículo 27 todo lo referente al uso y dominio de los recursos de la
Nación, y señala de manera enfática que “La propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro
de los límites del territorio nacional, corresponde originariamente a la Nación, la cual ha tenido y
tiene el derecho de transmitir el dominio de ellas a los particulares, constituyendo la propiedad
privada.”
A su vez, el artículo 28, párrafo décimo, de la CPEUM, señala que el Estado se sujetará a las leyes
y en caso de interés general podrá concesionar la prestación de servicios públicos o la explotación,
uso y aprovechamiento de bienes de dominio público de la Federación, salvo las excepciones que
las mismas prevengan, fijando las modalidades y condiciones que permitan la eficacia de la
prestación de servicios y beneficio social de los bienes, evitando concentraciones que
contravengan el interés público.
1.1 PROPIEDAD ORIGINARIA
Este artículo señala que la propiedad privada estará sujeta al derecho que tiene la Nación, de
imponer las modalidades que dicte el interés público, previendo el aprovechamiento de los
recursos naturales susceptibles de apropiación con la finalidad de buscar una distribución
equitativa de la riqueza pública, cuidando su conservación y el desarrollo equilibrado del país.
También menciona que las expropiaciones sólo podrán hacerse por causa de utilidad pública y
mediante una indemnización.
En este punto es necesario indicar que este artículo constitucional, respecto a la propiedad es un
derecho político, y que en razón de él se configura un derecho social y no una garantía individual.
Por otra parte, también se establece que quienes tienen la capacidad para adquirir el dominio de
las tierras y aguas de la Nación, en este rubro, son:
• Los mexicanos por nacimiento o por naturalización y las sociedades mexicanas. Los extranjeros,
mientras se consideren nacionales y acepten no invocar la protección de sus gobiernos.
Las personas morales sólo podrán adquirir los bienes necesarios para el cumplimiento de su
objeto.
• Las asociaciones religiosas que se constituyan de acuerdo a la Ley de Asociaciones Religiosas y
Culto Público.
• Las instituciones de beneficencia, pública o privada, que tengan por objeto el auxilio de los
necesitados, la investigación científica, la difusión de la enseñanza, la ayuda recíproca de los
asociados o cualquier objeto lícito.
• Las sociedades mercantiles por acciones, pero sólo en la extensión que sea necesaria para el
cumplimiento de su objeto.
• Los bancos debidamente autorizados conforme a la Ley de Instituciones de Crédito.
• Los estados y el Distrito Federal, lo mismo que los municipios y las delegaciones, necesarios
para otorgar los servicios públicos.
• Se reconoce la personalidad jurídica de los núcleos de la población de los ejidos y las
comunidades, protegiéndose la propiedad sobre la tierra, tanto para el asentamiento humano como
para actividades productivas.
1.2 PROPIEDAD DEL ESTADO
Son bienes inmuebles todos aquellos que no se pueden trasladar de un lugar a otro. Sin embargo,
algunos bienes muebles se consideran inmuebles cuando forman parte del terreno o construcción
o edificio; no obstante, como son bienes muebles por naturaleza pueden recobrar su calidad de
muebles en cuanto se separen del inmueble que los consideró como parte del mismo.
Para el Código Civil Federal, en su artículo 750, éste señala como bienes inmuebles:
• El suelo y las construcciones adheridas al mismo.
• Las plantas y árboles unidos a la tierra y sus frutos pendientes de los mismos árboles o plantas.
• Todo lo que esté unido a un inmueble de manera fija, que al separarse de éste lo deteriora.
• Las estatuas, relieves, pinturas y otros objetos de adorno situados en las construcciones o
edificios.
• Los palomares, colmenas, estanques de peces o criaderos análogos, cuando el propietario los
conserve con la finalidad de mantenerlos unidos a la finca y formen parte de ella de un modo fijo.
• Las máquinas, vasos, instrumentos o utensilios destinados a la industria o explotación de la
finca, por parte del propietario.
• Los abonos destinados al cultivo de una heredad, que estén en las tierras donde hayan de
utilizarse, y las semillas necesarias para el cultivo de la finca.
• Los aparatos eléctricos y accesorios adheridos al suelo o a los edificios, excepto convenio en
contrario.
• Los manantiales, estanques, aljibes y corrientes de agua, así como los acueductos y las
cañerías de cualquier especie que sirvan para conducir los líquidos o gases a una finca o para
extraerlos de ella.
• Los animales que formen el pie de cría en los predios rústicos destinados en parte o totalmente
al ramo de la ganadería, así como las bestias de trabajo indispensables para el cultivo de la finca,
mientras estén destinados a ese objeto.
1.3 PATRIMONIO DEL ESTADO
Se dice que el patrimonio del Estado es el conjunto de bienes materiales que utiliza este último
para realizar sus funciones, actividades y atribuciones. El patrimonio del Estado se encuentra
dividido en el patrimonio correspondiente a la Federación, Entidades Federativas, municipios,
Distrito Federal y delegaciones.
Como ya se ha comentado anteriormente, la propiedad originaria le corresponde al Estado, mismo
que da los bienes en propiedad privada.
Los terrenos nacionales se encuentran divididos en: baldíos, nacionales y demasías.
Baldíos: Son los terrenos de la nación que no han salido de su dominio por título legalmente expedido, y que
no han sido deslindados ni medidos.
Estos terrenos tienen la característica de ser inalienables e imprescriptibles.
Nacionales: Son los terrenos baldíos y medidos, los provenientes de demasías cuyos
poseedores no los adquieran, y los que recobre la nación por virtud de nulidad de los títulos que
respecto de ellos se hubieren otorgado.
Este tipo de terreno se puede enajenar, a título oneroso o gratuito, o arrendar a los particulares
así como para entrar en composición con los poseedores de demasías. Estos terrenos tienen la
característica de ser prescriptibles.
Demasías: Son los terrenos poseídos por particulares con título primordial y extensión mayor
de la que éste determine, enc ontrándose el exceso dentro de los linderos marcados por el título y,
por lo mismo confundir en su totalidad con la superficie titulada.
Son diversas las Secretarías de Estado que tienen como competencia decidir respecto a la
propiedad originaria del Estado, pero básicamente en los terrenos baldíos, nacionales y demasías,
dicha atribución la comparten la:
• Secretaría de Energía: A este órgano se le concede la atribución de poseer, vigilar, conservar o
administrar los bienes de propiedad originaria.
• Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales: Ésta tiene a su cargo el registro de la
propiedad federal y el manejo del inventario general de los bienes de la Nación.
• Secretaría de la Reforma Agraria: Esta Secretaría tiene la función de manejar los terrenos
nacionales, baldíos y demasías.
1.4 DOMINIO PÚBLICO
Está formado por el total de propiedades administrativas afectas a la entidad pública, ya sea por el
uso directo del público, sea por decisiones administrativas y que, a consecuencia de esta
afectación, son inalienables, imprescriptibles y se encuentran protegidas por la regla de inspección.
Son todos los bienes muebles e inmuebles que están a disposición del Estado, con la finalidad de
garantizar el funcionamiento de los servicios públicos.
La afectación que se mencionó es la manifestación de voluntad del poder público, en virtud de la
cual el bien queda incorporado al uso y goce de la comunidad, a un servicio público o a alguna de
las actividades que se equiparen a éste o de hecho se utilicen en esos fines; por tanto, no es lo
mismo la creación del dominio y la afectación. El acto administrativo que determina la afectación se
le llama decreto de incorporación.
Elemento subjetivo del dominio
Se refiere al sujeto o titular de los bienes que integran el dominio público, que en este caso es
el Estado.
Elemento objetivo del dominio
Lo integran los objetos denom inados “bienes muebles e inmuebles” susceptibles de formar el
dominio público.
Elemento teleológico del dominio
Se refiere al fin que debe responder la inclusión de un bien al dominio público.
Se proporciona el uso indirecto, para la prestación de servicios públicos, de los inmuebles tales
como:
• Los utilizados por el Poder Ejecutivo y sus respectivas dependencias.
• Aquéllos destinados al servicio de los poderes Legislativo y Judicial.
• Los destinados a las dependencias y entidades que conforman la administración pública local y
federal.
• Los predios rústicos directamente utilizados en los servicios de la Federación.
• Los denominados de propiedad federal, que se destinan a cubrir los servicios que otorgan los
gobiernos de los estados y municipios.
• Aquéllos que formen parte del patrimonio de los organismos descentralizados de carácter
federal, siempre que se destinen a infraestructura, reservas, unidades industriales, o estén
asignados o afectos a la exploración, explotación, transformación, distribución o que se utilicen en
las actividades específicas que tengan encomendadas, conforme sus respectivos objetos,
relacionados con la explotación de recursos naturales en la prestación de servicios.
• Los adquiridos por procedimiento de derecho público, salvo los nacionalizados o los que posean
las asociaciones religiosas denominadas iglesias, y que tengan por objeto la constitución de
reservas territoriales, el desarrollo urbano y habitacional o la regularización de la tenencia de la
tierra.
1.5 USO COMÚN
Todos los habitantes del país pueden usar los bienes de uso común sin más restricciones que las
establecidas por las leyes y los reglamentos: Los bienes de uso común señalados por la Ley
General de Bienes Nacionales son: el espacio aéreo situado sobre el territorio nacional, el mar
territorial, las aguas marinas interiores, las playas marítimas, la zona federal marítimo terrestre, los
cauces de las corrientes y los vasos de los lagos, los monumentos artísticos e históricos, los
monumentos arqueológicos inmuebles.
El uso común sobre los inmuebles del dominio público se caracteriza en que lo puede realizar
cualquier persona, está a disposición de manera colectiva y no se requiere de autorización expresa
alguna.
1.6 ORGANIZACIÓN Y CONTROL DE LOS BIENES
NACIONALES
La ley General de Bienes Nacionales es la encargada de establecer:
Los bienes que constituyen el patrimonio de la Nación
El régimen de dominio público de los bienes de la Federación y de los inmuebles de los
organismos descentralizados de carácter federal.
La distribución de competencias entre las dependencias administradoras de inmuebles.
Las bases para la integración y operación del Sistema de Administración Inmobiliaria
Federal y Paraestatal y del Sistema de Información Inmobiliaria Federal y Paraestatal, incluyendo
la operación del Registro Público de la Propiedad Federal.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA