De Kelsen a la informática jurídica: una entrevista con Mario G. Losano - Núm. 49, Octubre 2018 - Isonomía - Libros y Revistas - VLEX 791477221

De Kelsen a la informática jurídica: una entrevista con Mario G. Losano

Autor:Jose Antonio García Sáez
Cargo:Jose Antonio García Sáez, Universitat de València, Instituto de Derechos Humanos. Correspondencia: Facultad de Derecho, Universidad de Valencia, Avda. Tarongers, s/n, 46022, Valencia, España. j.antonio.garcia@uv.es
Páginas:187-219
RESUMEN

Desde que su mentor, Norberto Bobbio, le encargara la traducción de la segunda edición de la Teoría pura del derecho (1960), la carrera de Mario G. Losano ha sido tan larga como polifacética. En esta entrevista, conversamos sobre su formación y sobre el contexto cultural que envolvió el inicio de su carrera académica en Italia. Posteriormente, nos centramos en dos de los principales temas de su... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
Isonomía Núm. 49 2019 [ 187 ]
De Kelsen a la informática jurídica:
una entrevista con Mario G. Losano
From Kelsen to Legal Informatics:
An Interview with Mario G. Losano
Jose Antonio García Sáez
Resumen: Desde que su mentor, Norberto Bobbio, le encargara la tra-
ducción de la segunda edición de la Teoría pura del derecho (1960), la
carrera de Mario G. Losano ha sido tan larga como polifacética. En
esta entrevista, conversamos sobre su formación y sobre el contexto
cultural que envolvió el inicio de su carrera académica en Italia. Pos-
teriormente, nos centramos en dos de los principales temas de su pro-
ducción académica. Por un lado, profundizamos en sus estudios
kelsenianos, destacando el enfoque histórico que caracteriza su apro-
ximación a los problemas iusfilosóficos. Y, por otro lado, abordamos
el asunto de los orígenes y el desarrollo de la informática jurídica, de
la cual el profesor Losano ha sido un destacado precursor.
Palabras clave: Mario G. Losano, historia de la filosofía del derecho,
Kelsen, informática jurídica, circulación de las ideas jurídicas
Abstract: Since his mentor, Norberto Bobbio, commissioned him the
translation of the second edition of The Pure Theory of Law (1960), the
career of Mario G. Losano has been long and multifaceted. In this
interview, we talked about his education and the cultural background
that involved the beginning of his academic career in Italy. After-
wards, we focus the talk on two of the main issues of his academic
production. On the one hand, we go deeper into his Kelsenian studies,
highlighting the historical method that characterizes his approach to
legal-philosophical problems. And, on the other hand, we address the
Jose Antonio García Sáez, Universitat de València, Instituto de Derechos Humanos. Correspondencia:
Facultad de Derecho, Universidad de Valencia, Avda. Tarongers, s/n, 46022, Valencia, España. j.anto-
nio.garcia@uv.es
García Sáez
[ 188 ] Isonomía Núm. 49 2019
issue of origins and development of legal informatics, of which Pro-
fessor Losano has been a leading precursor.
Keywords: Mario G. Losano, history of legal philosophy, Kelsen, legal
informatics, legal ideas spreading
Esta entrevista se hizo durante los días 26 y 27 de junio de 2017 en el
domicilio del profesor Mario G. Losano en Milán, y fue revisada y ma-
tizada en diversas comunicaciones por correo electrónico.
Jose Antonio García Sáez (JAGS): Estimado profesor Losano, le
agradezco mucho que me haya recibido en su casa para realizar esta
entrevista, de la que tantas veces habíamos hablado previamente. Ha-
ciendo uso de su propio método de trabajo, un método histórico que se
preocupa por las circunstancias sociales y biográficas que rodean a cada
autor, no puedo evitar preguntarle en primer lugar, ¿quién era ese joven
estudiante a quien Bobbio le encarga la enorme tarea de traducir la se-
gunda edición de la Teoría pura del derecho de Kelsen?, ¿cómo era su fa-
milia?, ¿qué influencias había tenido en casa?
Mario G. Losano (MGL): Yo vengo de una familia con intereses cul-
turales, aunque mis padres no tuvieran carrera. Un primo y yo fuimos
los primeros en entrar a la universidad. Ten en cuenta que nací en octu-
bre de 1939, justo antes de que Italia entrara en la Segunda Guerra Mun-
dial, en la antigua casa del abuelo, en Casale Monferrato. Mi familia no
volvió a Turín por temor a los bombardeos, trasladándose más tarde a
la casa del bisabuelo, en un pequeño pueblo del Monferrato, también en
Piamonte. Allí viví mis primeros años en compañía de mi madre, por-
que mi padre tuvo que ir a Francia por causa de la guerra. Así que crecí
en el campo en un contexto en el que, por ejemplo, se hablaba menos el
italiano que el piamontés. El italiano lo aprendí correctamente al regre-
sar a Turín, tras el final de la guerra, en 1945, cuando entré en la escue-
la primaria. Posteriormente, cursé los estudios tradicionales; es decir, el
liceo clásico, que era el único que permitía acceder a la facultad de dere-
cho. Si uno hacía el liceo científico, no podía ser admitido en derecho.
Así que cursé el liceo clásico, comenzándolo en Bolonia y acabándolo en
Turín. Y del liceo clásico de Turín, pasé a la facultad de derecho. Allí el
De kelsen a la informática jurídica
Isonomía Núm. 49 2019 [ 189 ]
primer examen del primer año fue el de filosofía del derecho con
Bobbio. Y desde aquel momento, nos mantuvimos siempre en contacto
hasta su muerte, en 2004, de forma que fueron prácticamente 40 años
trabajando juntos constantemente.
En cualquier caso, el interés de mi familia por los estudios jurídicos
no existía. Antes de elegir la facultad de jurisprudencia, estaba indeciso
entre lo que hoy se llama biología y que entonces se llamaban ciencias
naturales; filología, porque me interesaba la escritura creativa; y dere-
cho, porque me interesaba comprender cómo funcionaba la sociedad.
Mi preocupación oscilaba entre cómo funcionaban los animales y cómo
funcionaba, también, aquel extraño animal que es el hombre. Finalmen-
te, consideraciones prácticas hicieron que me decantara por la carrera
de derecho, que entonces tenía fuertes rasgos humanistas. Rasgos que se
están perdiendo como consecuencia de las sucesivas reformas que ha
sufrido la universidad en los últimos tiempos. Así que entré en la facul-
tad de derecho con la preparación del liceo clásico, pero sin ninguna
tradición específica dentro de la familia. Eso sí, la familia, y especial-
mente mi padre, tuvo un papel importante en el descubrimiento de la
informática; pero este es un tema del que hablaremos más adelante.
JAGS: Siguiendo con sus primeros años de formación, me gustaría
conocer su visión sobre el ambiente cultural del Turín de los primeros
años 60, y en particular, de esa famosa escuela de filosofía del derecho,
sobre la que también ha escrito profusamente (Losano, 2013).
MGL: El ambiente en aquellos años era ciertamente peculiar. Yo
empecé en la universidad en 1958, en los terribles 50, cuando habíamos
pasado de la represión fascista a un ambiente en el que la influencia de
la Iglesia era muy fuerte: como se decía entonces, aludiendo al hábito de
los sacerdotes, la camisa negra de los fascistas se había alargado hasta los
pies. Así, la relación con Bobbio para mí fue especialmente interesante
porque significaba entrar en contacto con un ambiente laico. Por otro
lado, la universidad se organizaba de un modo jerárquico, rígido y anti-
cuado. Pero al mismo tiempo, puesto que los estudiantes eran pocos y
habían pasado por el liceo clásico —es decir que había una selección aca-
démica previa, que era también una selección de clase, dado que no to-
dos podían acceder a ese liceo— se trataba de una universidad con un

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA