La hermenéutica jurídica - Análisis e interpretación de las Leyes Fiscales en México: aportes para un modelo teórico - Libros y Revistas - VLEX 790719781

La hermenéutica jurídica

Autor:Alejandro Covarrubias Rivera
Cargo del Autor:Doctorado en Ciencias de lo Fiscal, en el Instituto de Especialización para Ejecutivos, S.C., con mención honorífica
Páginas:117-179
 
EXTRACTO GRATUITO
117
El estudio de la hermenéutica jurídica —disciplina que se encarga de interpretar los
textos jurídicos—, agrupa a una serie de métodos y técnicas propuestos por la doc-
trina, y es importante, ya que todo análisis e interpretación de leyes precisa de su cono-
cimiento, a n de cumplir con el objetivo fundamental del intérprete: desentrañar el
verdadero sentido de la norma jurídica para darle los efectos que procedan.
La justicación del estudio de la hermenéutica radica en que sienta las bases para
la interpretación, ya que crea y agrupa los métodos que auxilian al intérprete en su
labor; ser parte de los conceptos fundamentales que convergen en la hermenéutica,
estudiados a modo de preámbulo, tales como: la comprensión, el entendimiento, el
lenguaje y los signos que lo conforman; asimismo, se analizan su concepto, anteceden-
tes y desarrollo histórico, para ubicarla en un contexto actual; también se estudian y
ejemplican los métodos de interpretación más aceptados desde la propia experiencia
profesional, así como por la doctrina y el Poder Judicial mexicano.
2.1 Aspectos fundamentales
La hermenéutica es la disciplina encargada de la interpretación de los textos, con raíces
que se remontan a la Antigua Grecia en donde se le llamaba hermeneia a la interpreta-
ción que se hacía de los textos sagrados, como se estudia en apartados subsecuentes; pero
antes, deben señalarse los conceptos fundamentales, elementos y procesos que intervie-
nen en la interpretación, como son el entendimiento y la comprensión, para después
analizar el concepto de la hermenéutica, así como su estudio y evolución histórica.
Gadamer indica que la preceptiva de la comprensión y de la interpretación se había
desarrollado por dos caminos distintos, uno teológico y otro lológico, partiendo de
un estímulo análogo: la hermenéutica teológica que, de acuerdo con Dilthey, se desa-
rrolló como autodefensa de la comprensión reformista de la Biblia contra el ataque de
los teólogos tridentinos y su apelación; aquí la hermenéutica intenta en ambos terre-
nos, tanto en la literatura como en la Biblia, poner al descubierto el sentido original
de los textos mediante un procedimiento de corrección casi artesanal, además de que
cobra una importancia decisiva el hecho de que Lutero y Melanchthon reúnan la tra-
dición humanística y el impulso reformador.171
Para estar en condiciones de interpretar textos, debe partirse invariablemente de la
lectura de los mismos, que están compuestos por letras, signos, símbolos y por un
lenguaje. Cabe señalar que estudiar a fondo estos temas no es objetivo del presente
trabajo; sin embargo, se enuncian las opiniones de algunos autores en torno a ellos.
171 Gadamer, Hans Georg (2003). Verdad y método, España, Ediciones Sígueme, p. 226.
Análisis e interpretación de las leyes fiscales en México.
Aportes para un modelo teórico
118
Así pues, Gadamer expresa que no se puede leer un lenguaje escrito sin entender, es
decir, sin articular y poner en práctica una entonación y modulación única que anti-
cipa el sentido general; así, el arte de la hermenéutica no consiste en aferrarse a lo que
alguien ha dicho, sino en captar aquello que en realidad ha querido decir.172
Como quedó asentado en el capítulo anterior, son susceptibles de interpretación los
actos, los hechos, el lenguaje y lo que interesa al trabajo en desarrollo: los textos; sobre
el particular, Prada Oropeza considera que si todo es interpretación, todo es herme-
néutica, entonces esta es la disciplina, al menos en su origen e intencionalidad básica,
que se mueve preocupada esencialmente por los problemas concernientes a la inter-
pretación, si bien de textos escritos; además, el discurso hermenéutico, como teoría y
práctica, más o menos sistemática, de la interpretación y como resultado vertido en un
nuevo discurso, el interpretativo, es eminente y explícitamente tematizado.
El mismo autor también considera que la interpretación tematizada es el objeto de
la hermenéutica textual, pero existe una interpretación atematizada, que es abordada
por la semántica lingüística cuando estudia la producción y recepción del sentido en
el discurso cotidiano o común, pero no es una simple codicación realizada por el
emisor con una descodicación automática realizada por el receptor competente, ya
que quien interpreta el sentido de lo que se dice desde una posición óptima, particular,
pone en juego, además del marco de enunciación -perteneciente a la situación comu-
nicativa- sus prejuicios, expectativas, intereses, etcétera.
De acuerdo con su idea, el referido autor señala que la hermenéutica textual toma
como unidad de manifestación al discurso y solo partiendo de él se pueden postular
unidades y valores, tales como: signicado, signicación, sentido y signicancia; el sig-
nicado de los signos pertenece a la lengua, al signo como su dimensión de contenido
que tiene, al pertenecer a la lengua en cuanto a institución social, un cierto grado de
estabilidad y con el signicante constituye la unidad llamada signo; la signicación se
halla establecida o determinada por la realización discursiva; el sentido da unidad al
discurso y contiene la intencionalidad del emisor, clave en su constitución semántica;
en tanto que la signicancia es la relación semántica de un discurso con otro.173
Por otra parte, Gadamer comenta que en una correcta hermenéutica, toda labor de
conceptualización busca, en principio, el consenso, el acuerdo posible e incluso, debe
basarse en un consenso si se ha de lograr que las personas se entiendan entre sí, pero
no debe quitarse el dedo del renglón respecto de la comprensión; solo la distancia en el
tiempo hace posible resolver la verdadera cuestión crítica de la hermenéutica, que es la
172 Gadamer, Hans Georg (2001). El giro hermenéutico, España, Ediciones Cátedra, p. 62.
173 Prada Oropeza, Renato (2003). Hermenéutica, símbolo y conjetura, México, Editorial Lupus Inquisidor,
pp. 100, 102, 112-115.
119
Capítulo 2
La hermenéutica jurídica
de distinguir los prejuicios verdaderos bajo los cuales es posible comprender; así, una
conciencia formada hermenéuticamente tendrá que ser hasta cierto punto también
conciencia histórica.
Asimismo, el autor citado agrega que el verdadero objeto histórico no es un objeto,
sino la unidad de lo uno y de lo otro, una relación en la que la realidad de la historia
persiste igual que la realidad del comprender histórico; además, puntualiza que una
hermenéutica adecuada debe mostrar en la comprensión misma, la realidad de la his-
toria, que el mismo autor llama “historia efectual.174
En otra de sus obras, Verdad y método II, Gadamer ofrece la génesis y origen de los
problemas hermenéuticos o de interpretación, que se remontan a ciencias como la teo-
logía y la jurisprudencia; no obstante, al nal se extendieron a las ciencias históricas;
ya la escuela alemana observó con profundidad que la comprensión y la interpretación
no aparecen solo en las manifestaciones vitales jadas por escrito, sino que también
afectan a la relación general de los seres humanos entre sí y con el mundo; por ejemplo,
el problema hermenéutico en la interpretación de las órdenes, es que estas deben cum-
plirse conforme a su sentido (no necesariamente al pie de la letra); el citado ejemplo
tiene su explicación en el hecho de que un texto no solamente es un objeto dado, sino
una fase en la realización del proceso de entendimiento.
En la ciencia del Derecho, el mismo autor reere que el fenómeno general –como el
ejemplo descrito– puede comprobarse con especial claridad en la codicación jurí-
dica y paralelamente en la hermenéutica jurídica; no en vano la hermenéutica jurídica
realiza una especie de función modélica porque aparece el tránsito de la realidad a la
forma escrita y la constante innovación del texto como algo obvio y natural, producto
de la evolución de la ciencia jurídica y la sociedad; lo consagrado como Derecho sirve
para despejar o evitar discusiones. En la proclamación o en la codicación se trata de
evitar la discusión, descartar los malentendidos y el abuso, y de facilitar la compren-
sión inequívoca.175
Grondin establece que una hermenéutica solo surge cuando resulta seguro “que las
imágenes del mundo no son simples duplicaciones de la realidad tal como es, sino que
representa interpretaciones pragmáticas, es decir, implícitas en la relación hablante
con el mundo”.
En la actualidad, señala el mismo autor, el uso de la palabra hermenéutica resulta ser
extremadamente borroso e impreciso, porque se confunden y manejan como sinónimos
174 Gadamer, Hans Georg (2001). Antología, España, Ediciones Sígueme, pp. 82, 369-370.
175 Gadamer, Hans Georg (2002). Verdad y método II, España, Ediciones Sígueme, pp. 319, 333.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA