Ética, integridad y responsabilidad social empresarial - Capital de trabajo - Libros y Revistas - VLEX 815440449

Ética, integridad y responsabilidad social empresarial

Autor:Humberto Saucedo Venegas
Páginas:271-299
 
EXTRACTO GRATUITO
La ética se concibe como l a ciencia del bien y el mal, prec isa que el n supremo de las
personas es el bienestar y la felicid ad; consecuentemente, la ética se dene como
un conjunto de normas, regl as y costumbres que regul an las relaciones human as de un
colectivo de personas .
En el presente capítulo, el est udiante lector desarrol lará actitudes que le faci liten ser
mejor persona y con ello empod erar su imagen personal, entre ot ras, las siguientes:
Conocerse a sí mismo, su razón d e ser para denir su misión pe rsonal y profesional.
Identicar sus v alores; en su caso, salirse del esce nario, visuali zarse y mejorarlos.
Conocer las mejores práctic as de ética e integridad para apl icarlas en la vida pro-
ductiva y del trabajo.
Ejercer la activid ad profesional con ética mejorada y espí ritu de servicio.
Asumir l a obligación de apertura al c ambio y respeto a la diversidad cu ltural.
Asumir el comprom iso y la responsabilidad de contr ibuir a crear riqueza person al
que incida a generar r iqueza nacional.
Saber elaborar y ad ministrar códigos de étic a e integridad para aplicarlos en l as
empresas en las que ejer za su profesión.
Para desarrol lar las actitudes a nteriores, este capítulo inic ia con un panorama histór i-
co sobre la ética, desc ribe los principios éticos de orden u niversal, ilustra los pr incipios
de ética en las empresa s, incluye un modelo sobre mejores prácticas de ét ica e inte-
gridad empresa rial y concluye con un modelo de empresa fa miliarmente respon sable.
8.1 Panorama histórico de la ética
Hablar de ética e s remonta rnos hasta el mundo antiguo en tie mpos de Moisés en el
Egipto gobernado por e l corrupto y malvado Ramsé s II, Faraón en el siglo  a. C.,
con los diez mandam ientos: amar y servir al prójimo, honradez , conducirse con la
271271
Capital de trabajo
verdad, evita r actos de robo y justicia, entre otros ( buenas prácticas de v ida humana
necesarios para e l bienestar colectivo del pueblo hebreo), reglas clásic as de conviven-
cia desde hace má s de cuatro mil años, pero vigentes has ta hoy en día. Siguiendo la
historia, en e l siglo  a. C. Aristóteles, disc ípulo de Platón, fue considerado como el
primer tratador de ét ica y moral de la losofí a occidental en Grecia, pueblo cons idera-
do como el que más aportes ha he cho a la humanidad en toda s las áreas o discipli nas
del saber humano, es por el lo que los griegos merecen ser reconocidos por este hecho.
Para Aristóte les, toda acción humana se rea liza hacia un n por med io de cinco prin-
cipios: bienestar y felic idad, virtud y templan za, justicia y equidad, a mistad sincera
y amor e intemperancia de l placer. Estos principios representan los in gredientes, hoy
en día, del verd adero amor denido como el acto de voluntad libre y mer itorio desde
el punto de vista de l a ética, consistente en dar felic idad y servir a otra persona. E l
sujeto amante proporciona a liento, cariño, afecto, comprensión y pa sión a la persona
amada. El amor es s uyo, es desinteresado y da porque quiere dar, su mejor recompens a
consiste en conquista r la felicidad que se reeja en l a otra persona (Gutiérrez, 2005).
De acuerdo con el amor, la ética t iene por propósito la búsqueda de la felic idad de las
personas, así como el bienest ar en la convivencia. A sí pues, la misión de las personas
podría de nirse como “ser personas íntegras y honesta s para lograr amor, bienestar
y felicidad durade ra a través de buenos actos de bien vivir”. Para los jóvenes de hoy,
lo que les alegra es beber, di versión y libertad, ¿acaso será pos ible centrar estos actos
de vida media nte mejores prácticas para logra r imagen y poder personal?
Dignidad humana
Es lo más perfec to de la creación porque la mayor dignid ad viene del ser racional en
la naturale za racial. Gracias a esta n aturaleza, la persona huma na tiene la más alta
dignidad , ya que por la razón se constituye como lo más pe rfecto entre los seres crea-
dos: persona signi ca aquello que es lo más perfecto en tod a naturaleza, a saber, lo
que subsiste en la natu raleza racial. L a persona tiene el modo más per fecto de existir,
pues no sólo tiene todas la s perfecciones de cualquier sust ancia completa, sino ade-
más la de la rac ionalidad espiritua l. Pero la naturaleza que la persona i ncluye en su
signicado es l a más digna de toda s las naturaleza s, a saber, la naturaleza i ntelectual
según su género (Beuc hot, 2002).
En los siguientes apar tados se presentan la ética, integr idad, principios y valores
universales de orden s uperior como una necesidad moral requerida p or la sociedad
para aspirar a l bien común que permita mejorar la condición de v ida humana, pre-
guntándonos ¿cuále s son las fuerzas que han moti vado que la persona busque vivi r en
sociedad? La necesid ad y la libertad pueden ser la res puesta, en este capítulo se com-
plementa esta interroga ción. De cierto es que la ética d a imagen y empoderamiento a
las personas, es lo que l as hace diferentes de los demás seres h abitantes en el planeta
Tierra, de ser así ¿cómo se de ne?, la ética es u na rama de la losofía entend ida ésta
como amor a la sabiduría q ue estudia la conducta human a desde el punto de vista de
272

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA