Errores de una encuesta preelectoral

AutorGonzalo Altamirano Dimas
Páginas37-49
37
Estudio
Encuestas electorales
los ciudadanos de Chihuahua emitieron un voto de castigo en 1998 debido a que no
tenían una buena percepción sobre la labor en materia de seguridad pública llevada a
cabo por el partido en el poder.
Respecto de la elección de 2006, Singer (2009) encuentra que aquellos mexicanos que
consideraban la economía como un tema importante votaron en mayor medida por Felipe
Calderón, motivados por la percepción de bienestar económico del gobierno de Vicente
Fox. De acuerdo con el autor, la posibilidad de votar por el hoy expresidente Felipe
Calderón, aumentaba en la medida en que se consideraba positiva la gestión económica
de Vicente Fox y en la medida en que el elector tenía conocimiento de temas económicos,
pero habría que destacar que ambos fueron postulados al mismo cargo por el mismo
partido, lo que en opinión personal implica otra variable que debería estar sujeta a estudio
materia de otro trabajo estimando lo sostenido por Kuschick (2008) quien retoma
observaciones similares sobre la elección de 1994. De acuerdo con éstas los electores,
en aquel entonces, estaban más dispuestos a votar por el candidato del PRI, Ernesto
Zedillo, si aprobaban la gestión económica de Carlos Salinas, del mismo partido.
0o0o
A partir de los modelos espaciales y del voto retrospectivo nace el concepto de utilidad, o
voto racional; esto es, el beneficio o la ventaja que obtienen los ciudadanos por su voto
(ganancia) que el ciudadano calcula racionalmente y en torno a esa utilidad gira su
comportamiento electoral. En ese sentido, el estudio del comportamiento electoral se
amplía para considerar fenómenos más allá de la emisión del sufragio en favor de un
partido o candidato, por ejemplo, la búsqueda de información o el abstencionismo. Para
Redlawsk (2004), los recursos cognitivos del votante son limitados, por lo que es
racional que durante una campaña electoral el votante no siempre se allegue de
información acerca de los candidatos. Asimismo, es racional que el votante utilice atajos
mentales para tomar una decisión, ya que a partir de ellos el votante puede tomar una
decisión razonablemente buena sin sacrificar los recursos cognitivos que necesita para
resolver los problemas del día a día (Lau et al., 2008).
Magaloni (1994) se inscribe como pionera en el país en el estudio de la racionalidad del
voto y el votante. Explica cómo los ciudadanos mexicanos racionalizan tanto su
participación electoral como su decisión de voto, estimando la utilidad que puede tener su
voto en el proceso, esto es, la comparación del beneficio de votar contra el costo de
hacerlo.
En cuanto a la participación, dice que:
“La decisión de votar es baja en costos y en beneficios, los políticos estratégicos pueden
influir fuertemente en los niveles de participación según les resulte más conveniente. Ello
explica, por ejemplo, por qué las estrategias tradicionales del PRI de ofrecer tamales o
utilizar transporte pagado por el gobierno han sido determinantes en bajar el nivel de
abstencionismo, sobre todo en el campo. (Magaloni, 1994, p. 320)

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba