¿Se encuentra la ciencia económica en México en la vanguardia de la corriente dominante? - Núm. 326, Abril 2015 - El Trimestre Económico - Libros y Revistas - VLEX 683334577

¿Se encuentra la ciencia económica en México en la vanguardia de la corriente dominante?

Autor:Gonzalo Castañeda
Cargo:Centro de Investigación y Docencia Económicas
Páginas:433-483
RESUMEN

En este artículo se argumenta que la corriente dominante en economía no es un bloque monolítico sino que, más bien, se compone de un núcleo ortodoxo en el que prevalece el pensamiento neoclásico y un conjunto de enfoques de vanguardia que comparten con la ortodoxia su interés por la modelación formal (matemática, computacional o estadística) y por el análisis del comportamiento micro para... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
433
¿SE ENCUENTRA LA CIENCIA ECONÓMICA
EN MÉXICO EN LA VANGUARDIA
DE LA CORRIENTE DOMINANTE?*
Gonzalo Castañeda**
RESUMEN
En este artículo se argumenta que la corriente dominante en economía no es un
bloque monolítico sino que, más bien, se compone de un núcleo ortodoxo en el que
prevalece el pens amiento neoclásico y un conjunt o de enfoques de vanguardia
que comparten con la ortodoxia su interés por la modelación formal (matemática,
computacional o estadística) y por el análisis del comportamiento micro para des-
cribir fenómenos agregados. Al revisar las chas bibliográcas de la base de datos
de RePEc (Research Papers in Economics) se encuentra, por un lado, que las inves-
tigaciones que se realizaron a nivel mundial con enfoques de vanguardia tuvieron
un gran crecimiento en el periodo 2000-2012 y, por otro, que las investigaciones
económicas de índole vanguardista en México son relativamente escasas. Esta falta
de pluralidad también se reeja en los programas de licenciatura y posgrado de las
universidades mexicanas, en donde la estructura curricular se limita la mayoría de
las veces a planteamientos ortodoxos y en unos cuantos casos a tratamientos hete-
rodoxos (es decir, que se ubican fuera de la corriente dominante).
* Palabras clave: metodología, epistemología de la investigación económica, estructura curricular,
sistemas complejos, México. Clasicación JEL: B4, B5, A2. Artículo recibido el 10 de septiembre de
2013 y ac eptado el 27 de agosto de 2014. El autor agradece los c omentarios que re cibió del direct or
y de dos dictaminadores anónimos de EL TRIMESTRE ECONÓMICO a una versión preliminar de este ar-
tículo. Todos los datos y argumentos expuestos en el documento nal son responsabilidad exclusiva del
autor, por lo que su contenido no reeja la postura de los demás profesores-investigadores que integran
la División de Economía del CIDE.
** Gonzalo Castañeda, Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) (correo electrónico:
gonzalo.castaneda@cide.edu).
EL TRIMESTR E ECONÓMICO, vol. LXXXII (2), núm. 326, abril-junio de 2015, pp. 433- 483
EL TRIMESTR E ECONÓMICO
434
ABSTRACT
In this essay it is argued that mainstream economics is not a monolithic block
but instead it is composed by an orthodox nucleus, where neoclassical thinking
prevails, and a set of approaches on the edge that share with the orthodoxy their
interest for formal modeling (mathematical, computational or statistical), and for
analyzing micro behavior to describe aggregate phenomena. By reviewing biblio-
graphic references in the RePEc data base, it is found that worldwide research us-
ing approaches on the edge of mainstream economics grew substantially in the
period 2000-2012, while this type of research is relatively rare in Mexico. This lack
of plurality is also reected in the country’s study programs at the undergraduate
and graduate levels, where the curricular structure is limited mainly to an orthodox
perspective and, in few cases, to an heterodox focus (i. e., outside mainstream).
INTRODUCCIÓN
Resulta indiscutible que la corriente dominante en economía durante
la segunda mitad del siglo pasado se articuló alrededor del paradig-
ma neoclásico. Aunque este nombre fue acuñado por Thorstein Veblen pa-
ra describir el enfoque que en las postrimerías del siglo XIX desarrollaron
León Walras, Stanley Jevons, Francis Edgeworth y Alfred Marshall, entre
otros, no fue sino hasta las décadas de 1930-1960 que esta escuela de pensa-
miento se aanzó, en su versión poswalrasiana, como la corriente dominan-
te en la educación e investigación económica a nivel mundial. En esta etapa
tuvieron un papel muy importante destacados economistas, entre los que se
encuentran John Hicks, Roy Allen, George Stigler y Paul Samuelson. Este
último incidió de forma crítica en la investigación económica al avalar los
benecios del análisis matemático mediante sus Fundamentos del análisis
económico, y en la difusión del paradigma mediante su libro de texto Eco-
nomía, que tuvo 19 ediciones en inglés entre 1948 y 2010. Posteriormente,
en las décadas de 1970 y 1980, el paradigma se complementó con la incor-
poración de la teoría de juegos clásica, para caracterizar el comportamiento
estratégico de los agentes económicos y, con las expectativas racionales, pa-
ra integrar en los modelos macro el comportamiento de agentes que toman
decisiones consistentes en el tiempo.
En el transcurso del siglo pasado, conforme fue madurando la economía
neoclásica y ampliando su aceptación entre profesores e investigadores de las
¿SE ENCUENT RA LA CIENCIA EC ONÓMICA EN MÉXIC O EN LA VANGUARD IA? 435
principales universidades del mundo, pensamientos elaborados con episte-
mologías alternativas como la escuela austriaca, la vieja escuela instituciona-
lista, marxismo, estructuralismo y poskeynesianismo quedaron marginados,
por lo que actualmente se les considera como enfoques de la heterodoxia
económica. Sin embargo, como en cualquier otra disciplina, en economía
los periodos de consenso entre académicos son efímeros, ya que el conoci-
miento es continuamente puesto a prueba por nueva evidencia y desarrollos
metodológicos. Por ello, Colander et al. (2004) sugieren la conveniencia de
concebir la ciencia económica como un sistema complejo, en el que plantea-
mientos alternativos —establecidos e innovadores— interactúan entre sí y
buscan adaptarse para lograr su aprobación entre académicos y autoridades.
De acuerdo con esta concepción, una corriente dominante se suele frac-
turar, ya sea por descubrimientos y nuevas evidencias surgidas desde su
interior, o bien por la inuencia que ejercen métodos y teorías importadas
de otras disciplinas. Cuando esto ocurre, el núcleo ortodoxo de la corriente
dominante se ve acompañado de planteamientos alternativos que cuestio-
nan la relevancia de algunas de las premisas fundamentales con las que se
construye la ortodoxia. En este ambiente de pluralidad, la corriente domi-
nante continúa su evolución y sólo con el paso de los años puede saberse
si la disciplina es capaz de generar una nueva forma de pensamiento, o bien si
las teorías convencionales logran adaptarse sin afectar de forma sustantiva la
epistemología dominante.1
En la primera conclusión de este artículo se rearma la postura que su-
giere que la ciencia económica en la actualidad se encuentra en una etapa
de pluralidad, en la que coexisten la ortodoxia neoclásica y una gran varie-
dad de enfoques vanguardistas que se desenvuelven dentro de la corriente
dominante. El término vanguardista que aquí se utiliza corresponde a lo
que Colander et al. (2004) denominan the edge of economics para referir-
se al componente de la corriente dominante que es crítico de la ortodoxia
neoclásica y que, a la vez, se construye con modelos formales que buscan
analizar qué tipo de comportamientos micro se vinculan a los fenómenos
agregados (por ejemplo, economía experimental y del comportamiento, sis-
temas complejos).
1 Según Davis (2008), la alternancia entre etapas con enfoques dominantes y etapas de pluralismo
ha estado siempre presente en la ciencia económica. A pesar de que existe cierta continuidad entre dos
enfoques dominantes sucesivos, la historia indica que generalmente las nuevas teorías tienden a ser
sustancialmente diferentes, lo que se explica en gran medida por la inuencia intermitente de disciplinas
externas a la ciencia económica.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA