Efectos, errores y regulación de las encuestas preelectorales

AutorGonzalo Altamirano Dimas
Páginas23-28
23
Estudio
Encuestas electorales
momento, y que se muestra propenso a reaccionar a cualquier fotografía de las
preferencias electorales y, por tanto, a atribuir su voto por razones pragmáticas y
contingentes, cada vez más desconectadas del sustrato ideológico.
En este ambiente volátil del electorado es evidente el relevante papel que pueden asumir
los sondeos electorales en el comportamiento electoral e incluso el riesgo de un voto
zapping: los electores dudosos o indecisos pueden elegir entre votar por un partido o a
otro, o abstenerse, votar a determinado partido o votar en blanco, pueden servirse de las
las encuestas sobre la posición de los otros votantes, para decidirse finalmente por una u
otra opción política y, de otra parte, tras conocer los últimos sondeos muchos de los que
ya habían conformado su voto pueden recapacitar sobre su decisión electoral primera y
adoptar otra.
Su capacidad de influir sobre el comportamiento electoral de los ciudadanos -cuando
menos sobre este sector del electorado que no se encuentra ligado a partidos y que duda
entre otorgar su voto a un partido o a otro o incluso abstenerse-, parece estar fuera de
dudas y así lo han señalado numerosos autores.
III.- Efectos, errores y regulación de las encuestas preelectorales.
Podría sostenerse, incluso afirmarse, que una encuesta preelectoral podría influir poco
en el comportamiento del elector, y por ello es que debe tenerse la atención puesta en el
tema de las equivocaciones y errores que con frecuencia la acompañan.
Si una encuesta tuviese el impacto necesario en un pequeño segmento de los electores
para estimar que lo divulgado es importante, prácticamente se estaría determinando el
resultado final de una elección. Ante tal situación, estaríamos frente al derecho que tiene
cualquier votante de que durante todo el proceso de la formación de la opinión pública
éste no se vea alterado con la información que difunden los encuestadores y los medios
de comunicación. No debe soslayarse que las fuentes de error que pueden presentarse
en el proceso son considerables.
Sin abordar cada una de esas fuentes, señalaremos que en las encuestas pueden
presentarse errores de medición -que son los que se contienen en el diseño del
cuestionario y las preguntas de que se compone-; otros, son los errores de
representatividad de la población bajo estudio, y están relacionados con el diseño de la
muestra y la no respuesta de los entrevistados (Groves et al., 2009, pp. 41-48)”.
El tipo de errores derivados de la no respuesta generalmente son muy comunes en una
encuesta preelectoral habida cuenta de que siempre habrá un número de entrevistados
que no responde a las preguntas y los encuestadores calculan y reportan dos tipos de
preferencias: las brutas y las efectivas.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba