Educación, cultura y deporte - Marginación urbana. El caso del oriente mexiquense - Libros y Revistas - VLEX 685551085

Educación, cultura y deporte

Autor:Abel Perez Zamorano
Páginas:163-193
 
EXTRACTO GRATUITO
163
Es reconocido el papel que juega la educación en el desarrollo socioeco-
nómico de un país, más aún en la época actual en que el conocimiento y
el desarrollo tecnológico constituyen activos económicos fundamenta-
les. A pesar de ello, hasta ahora no se ha dado a la educación el impulso
correspondiente a su importancia. Para analizar el problema educativo
utilizaremos indicadores considerados por la Organización de las Nacio-
nes Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (UNESCO) para de-
terminar el índice de educación de un país. Compararemos esos indica-
dores con los existentes en la Zona Oriente del Estado de México y los de
las regiones Norte y Valle de Toluca (y, cuando sea posible, con indicado-
res nacionales o internacionales). Específicamente, se analizarán nivel de
escolaridad, índices de analfabetismo y tasas de matriculación en dife-
rentes niveles educativos y por género.
Muchas investigaciones muestran el atraso del país en este terreno;
por ejemplo, según el “Reporte Mundial Sobre Tecnologías 2007” del
Foro Económico Mundial, México se coloca en el sitio 101 (de 122 nacio-
nes) en cuanto a calidad educativa de Matemáticas y Ciencias, por deba-
jo de países de Centroamérica y el Caribe, como Barbados, 19; Trinidad
y Tobago, 48; Costa Rica, 77 y Jamaica, 87 (Garduño, 2007). Por otro lado,
en el nivel regional, según datos del Programa de las Naciones Unidas
para el Desarrollo (PNUD), el Índice de Educación (2004) del Distrito Fe-
deral es de 0.903, en Nuevo León de 0.863 y en Baja California Norte de
0.876; siendo éstas las tres entidades con el Índice de Desarrollo Huma-
no (IDH) más alto del país.57 El Estado de México se ubica en el lugar 18,
57 El Índice de Educación es uno de los tres indicadores que usa la UNESCO para determinar el
índice de desarrollo humano de un país; se calcula considerando la tasa de analfabetismo de la
Capítulo 6
Educación, cultura y deporte
Abel Pérez Zamorano
164
con un índice de 0.841, entre las 32 entidades federativas del país (Al-
manza y Chacón, 2007).
El desarrollo cultural constituye una obligación que recae directa-
mente sobre el Estado, que a través de instituciones como Conaculta,
CNA, INAH, Academia de Artes, etcétera, se hace responsable del fomento
y promoción de la cultura, así como de la preservación del patrimonio
cultural, sitios arqueológicos, museos y monumentos nacionales. Para
llegar a ser un país rico y moderno debemos ver en la creación cultural
un proceso de educación y concientización. La cultura fomenta el desarro-
llo, y sin su fomento constante, que va de la mano con la educación, no
hay conocimiento y, en consecuencia, no hay producción ni consumo
modernos (véase Pírez, 1998); sin embargo, el acceso a la cultura de alta
calidad es hoy por hoy privilegio de una porción muy reducida de la
sociedad mexicana y, por tanto, sufrimos las consecuencias propias de
un pueblo que no conoce su historia. Como ya bien señalaba Carlos
Fuentes, “Si queremos ser un país rico y moderno, debemos ver la pros-
peridad económica en el espejo de la creación cultural y de la educación
permanentes”.58 En el apartado referente a cultura y recreación se ana-
lizará el desarrollo de la infraestructura en estas dos actividades en los
municipios de la Zona Oriente. En la región los museos son, o inexisten-
tes, o tan pobres y descuidados que en realidad no cumplen con su co-
metido de ser centros de divulgación de la cultura regional y de apren-
dizaje para la población nativa o visitante. Por ejemplo, en Tlapacoya,
municipio de Ixtapaluca, se aportaron algunos recursos para el museo
de sitio, el que fue luego saqueado, quedando en realidad no funcional.
En Coatepec, en el mismo municipio, existe un modesto intento de
agrupar piezas importantes de la cultura local, pero no se cuenta con
las condiciones mínimas para operar como museo de sitio: las piezas
se encuentran acumuladas en la sacristía de la iglesia local. Sin duda, se
hace necesario centralizar, estudiar, ordenar y exhibir, de acuerdo con
las técnicas museográficas modernas, el valiosísimo material existente y
población de 15 años o más y la tasa bruta combinada de matriculación en la enseñanza primaria,
secundaria y terciaria (por ejemplo, la tasa de matriculación en primaria en un ciclo escolar dado se
obtiene dividiendo la cantidad de alumnos que asisten a la primaria entre la cantidad de niños que
tienen la edad para cursar tales estudios).
58 Carlos Fuentes, Plan Nacional de Cultura 2001-2006; La Cultura en Tus Manos [10/12/07].
<http://vinculacion.conaculta.gob.mx/capacitacioncultural/b_virtual/art_pdf/10023a.pdf>

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA