Documento 6: Programa del Partido Liberal. San Luis Missouri. lo. de julio de 1906 - Sección Documental - Revolución Mexicana y Constitución de 1917 1876 • 1938 - Documentos para la historia del México independiente 1808-1938 - Libros y Revistas - VLEX 690916617

Documento 6: Programa del Partido Liberal. San Luis Missouri. lo. de julio de 1906

Páginas:796-821
 
EXTRACTO GRATUITO
[ 796 ]
dicos radicales o literatura liberal. Más aún, tiene orden de matar a cualquiera
de quien sospeche malas intenciones. Sí, he dicho matar. Para eso Gómez tiene
carta blanca y nadie le pedirá cuentas. No pide consejo a nadie y ningún juez in-
vestiga sus acciones, ni antes ni después. Si ve a un hombre en la calle y le asalta
cualquier caprichosa sospecha respecto de él, o no le gusta su manera de vestir o
su fisonomía, ya es bastante: ese hombre desaparece. Recuerdo a un trabajador de
la sala de tintes que habló con simpatía del liberalismo; recuerdo también, a un
devanador que mencionó algo de huelga; ha habido otros... muchos otros. Han
desaparecido repentinamente; se los ha tragado la tierra y no se ha sabido nada de
ellos; excepto los comentarios en voz baja de sus amigos.
Desde luego, por su propio origen es imposible verificar esta afirmación; pero
vale la pena hacer notar que no proviene de un revolucionario.
Programa del Partido Liberal.
San Luis Missouri, 1o. de julio de 1906*
Mexicanos:
La junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano, en nombre del
Partido que representa, proclama solemnemente el siguiente
Programa del Partido Liberal
Exposición
Todo partido político que lucha por alcanzar influencia efectiva en la dirección de los
negocios públicos de su país está obligado a declarar ante el pueblo, en forma clara y
precisa, cuáles son los ideales porque lucha y cuál el programa que se propone llevar
a la práctica, en caso de ser favorecido por la victoria. Este deber puede considerarse
hasta como conveniencia para los partidos honrados, pues siendo sus propósitos jus-
tos y benéficos, se atraerán indudablemente las simpatías de muchos ciudadanos que
para sostenerlos se adherirán al partido que en tales propósitos se inspira.
El Partido Liberal, dispersado por las persecuciones de la Dictadura, débil,
casi agonizante por mucho tiempo, ha logrado rehacerse, y hoy rápidamente se
organiza. El Partido Liberal lucha contra el despotismo reinante hoy en nuestra
*Fuente: Planes políticos y otros documentos. Prólogo de Manuel González Ramírez, México,
FCE, 1954, pp. 3-29. Fuentes para la historia de la Revolución Mexicana No. 1.
1906
Secció n docume ntal |
Rev olu ció n M ex ica na y C on sti tuc ión d e 1 917
| Docume nto 6
DOCU MENT O
6
[ 797 ]
Patria, y seguro como está de triunfar al fin sobre la Dictadura, considera que ya
es tiempo de declarar solemnemente ante el pueblo mexicano cuáles son, concre-
tamente, los anhelos se propone realizar cuando logre obtener la influencia que
se pretende en la orientación de los destinos nacionales.
En consecuencia, el Partido Liberal declara que sus aspiraciones son las que
constan en el presente Programa, cuya realización es estrictamente obligatoria
para el Gobierno que se establezca a la caída de la Dictadura, siendo también
estricta obligación de los miembros del Partido Liberal velar por el cumplimiento
de este Programa.
En los puntos del Progr ama no consta sin o aquello que par a ponerse en
práctica amerita reformas en nuestra Legislación o medidas efectivas del Go-
bierno. Lo que no es m ás que u n principio, lo que no puede decretarse, sino
debe estar siempre en la conciencia de los hombres liberales, no figura en el
Programa, porque no hay objeto para ello. Por ejemplo, siendo rudimentarios
principios de l iberalismo que el Gobierno deb e sujetarse al cumplimiento d e la
Ley e ins pirar todos sus actos en el bien del puebl o, se sobreen tiende que todo
funcionario liberal a justará su conducta a este princip io. Si el fun cionario no
es hom bre de concien cia ni sient e respeto por la Ley, la violará, aunque en el
Programa del Partido Liberal se ponga una cláusula que prevenga desem peñar
con honr adez los puest os públicos. N o se puede decretar que e l Gobierno sea
honrado y just o: tal cosa saldría sobrando cuando to do el conjunto de las leyes ,
al definir las atribuciones d el Gobierno, le señal an con bastante cl aridad el ca-
mino de la honradez; pero para conseguir que el Gobierno no se aparte de ese
camino, como muchos lo han hecho, sólo hay un medio: la vigilan cia del pueblo
sobre sus mandatarios, de nunciando sus m alos actos y exigiéndoles la más es-
trecha resp onsabilidad por cualquier falta en el cumpl imiento de sus deberes.
Los ciudadano s deben comprender que las simples d eclaraciones de principios,
por muy a ltos que éstos sea n, no bastan para formar buenos gobier nos y evitar
tiranías; lo princip al es la acción del pueblo, el ejerci cio del civismo, la interven-
ción de todos en la cosa pública.
Antes que declarar en este Programa que el Gobierno será honrado, que se
inspirará en el bien público, que impartirá completa justicia, etc., etc., es preferi-
ble imponer a los liberales la obligación de velar por el cumplimiento del Progra-
ma, para que así recuerden continuamente que no deben fiar demasiado en nin-
gún Gobierno, por ejemplar que parezca, sino que deben vigilarlo para que llene
Program a del Parti do Libera l |
1o. de ju li o d e 1 906

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA