Discrepancia fiscal. Cuidado, si las autoridades la aplican a las personas físicas en la declaración anual del ISR de 2017 - Núm. 852, Julio 2018 - Práctica Fiscal - Libros y Revistas - VLEX 744463521

Discrepancia fiscal. Cuidado, si las autoridades la aplican a las personas físicas en la declaración anual del ISR de 2017

Autor:Lic. Alejandro Martínez Bazavilvazo
Páginas:1-8
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 1

Introducción

El pasado 30 de abril venció el plazo que tenían las personas físicas para presentar la declaración anual del ISR del ejercicio 2017. En esa declaración las personas físicas manifestaron los ingresos percibidos en dicho ejercicio fiscal; sin embargo, en muchos casos quienes presentan las declaraciones pierden de vista que durante ese mismo año tuvieron erogaciones por arriba de los ingresos declarados, lo que configura una probable discrepancia fiscal que podría dar lugar a que en el futuro se ejerzan las facultades de comprobación en su contra, con el propósito de que se aclare tal discrepancia.

La discrepancia fiscal constituye una figura o instrumento de fiscalización que tienen las autoridades y que puede resultar muy eficaz para determinar supuestos ingresos omitidos (por diferencia entre los ingresos declarados y las erogaciones). Comentamos esta figura fiscal.

Antecedentes que preparan un acto de fiscalización a través de la discrepancia fiscal

En la mayoría de los actos de fiscalización o en el ejercicio de las facultades de comprobación, en los que se aplicará el procedimiento de discrepancia fiscal, la autoridad cuenta con datos e información suficiente (previo al acto de fiscalización) que le permiten identificar a las personas físicas que probablemente incurren en una discrepancia fiscal, de modo que los actos de fiscalización no se ejercen de manera ciega o puramente aleatoria, pues la autoridad ya cuenta con antecedentes previos que le permiten planear con mayor eficacia esos actos. En este sentido, entre

Page 2

los datos e informes que la autoridad puede procesar o recabar para poder planear e identificar a las personas físicas que pueden ser sujetas de un procedimiento de fiscalización (discrepancia fiscal), podemos destacar lo siguiente:

1. La discrepancia fiscal parte del hecho de que el monto de las erogaciones en un año de calendario es superior a los ingresos declarados por el contribuyente. Por tanto, uno de los primeros datos que tomará en cuenta la autoridad tributaria es precisamente el monto de los ingresos que fueron manifestados en la declaración anual del ISR. Ahora bien, es importante advertir que ese procedimiento no está limitado sólo a las personas que presentaron declaraciones anuales, pues del análisis del artículo 91 de la Ley del ISR podemos advertir que el procedimiento también se puede aplicar a las siguientes personas:

[VER PDF ADJUNTO]

Con base en lo antes señalado se advierte que cualquier persona física puede ser finalmente sujeta del procedimiento de discrepancia fiscal, sin importar que hubiera o no presentado la declaración anual, que hubiera o no manifestado ingresos percibidos en el año y que esté o no inscrita en el RFC.

2. Las instituciones del sistema financiero, tales como las instituciones de crédito, las casas de bolsa, instituciones de seguros y fianzas (entre otras), están obligadas a proporcionar información al SAT en relación con los depósitos en cuentas bancarias e inversiones financieras (artículo 55 de la Ley del ISR).

En este caso, el SAT recibe información respecto al monto total de los depósitos e inversiones financieras que realiza cualquier persona física. Así, al tener conocimiento de dicha información, fácilmente puede comparar el monto de los ingresos declarados o no con el monto de los depósitos bancarios percibidos o inversiones financieras efectuadas, a fin de poder identificar aquellos casos en los que se actualiza una clara discrepancia fiscal. Por ejemplo, si en el ejercicio fiscal de 2017 el contribuyente declaró ingresos totales por $1’000,000, pero las entidades financieras informan a las autoridades fiscales que esa misma persona recibió depósitos bancarios por $4’000,000, la autoridad podrá identificar y comprobar una probable discrepancia fiscal.

3. De acuerdo con los artículos 29 y 29-A del CFF, prácticamente todos los contribuyentes están obligados a expedir comprobantes fiscales digitales no sólo por los actos u operaciones en los que se recibe un ingreso, sino también por las retenciones que efectúan. En este caso, la autoridad fiscal no sólo recibe la información electrónica en relación con las personas que percibieron los ingresos (la persona que expide el comprobante), sino que también recibe en tiempo real la información de la persona que efectúa compras, gastos o adquisiciones de bienes.

Al respecto, la universalización del comprobante digital facilita a las autoridades fiscales la recopilación de datos e información relacionada con las compras, gastos o adquisiciones que realizan las personas físicas, aunque no le den un efecto fiscal al comprobante que ampara el gasto o la compra. Por ejemplo, si en el ejercicio fiscal de 2017 un contribuyente declaró ingresos totales por $1’000,000, pero diversas tiendas depar-

Page 3

tamentales, agencias de viaje y distribuidoras de automóviles informan a las autoridades tributarias que dicha persona hizo compras de automóviles, equipos de cómputo o para el hogar y gastos de viajes por $3’000,000, la autoridad podrá identificar y comprobar una probable discrepancia fiscal entre lo declarado y las compras y gastos realizados en ese mismo año.

4. Mediante diversas declaraciones informativas pre-vistas en el CFF, la Ley del ISR o en la Ley del IVA, a cargo de los contribuyentes, responsables solidarios o terceros, las autoridades fiscales también podrán recibir información que les permita identificar el monto de compras, adquisiciones y gastos hechos en un ejercicio fiscal. Por ejemplo, si un contribuyente declaró en el ejercicio de 2017 ingresos totales por $3’000,000, pero un fedatario...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA