¿El dios en mosaico? La composición de la imagen de la deidad en los códices adivinatorios

AutorKatarzyna Mikulska
Páginas40-75
TRACE 71, cemca, enero 2017, págs. 40-75, ISSN: 0185-6286
40
SECCIÓN TEMÁTICA
E    L  
       
*
T    T  
      
Katarzyna Mikulska**
* Esta investigación forma parte del proyecto financiado por el Centro Nacional de Ciencia de Polo-
nia (Narodowe Centrum Nauki) con base en la decisión No. NCN-KR-0011/122/13. Agradezco
a Danièle Dehouve la inspiración y la motivación para escribir y los valiosos comentarios a este
artículo. Finalmente agradezco los comentarios de los dictaminadores anónimos que ayudaron a
mejorar este trabajo.
** Instituto de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos, Universidad de Varsovia.
Fecha de recepción: 6 de julio de 2016 • Fecha de aprobación: 21 de octubre de 2016.
Resumen: En este artículo se analizan los componentes gráficos en imágenes de las deida-
des tal como aparecen en códices adivinatorios (calendárico-religiosos) prehispánicos de
Mesoamérica central, eligiendo algunos ejemplos, en su mayoría del Códice Borgia, para
saber si estas representaciones gráficas pueden tratarse como imágenes, de alguna manera,
“fijas”, o más bien, se trata de una composición dinámica de elementos gráficos que puede
“definir” una fuerza divina. Se observa que los diferentes elementos gráficos remiten a un
significado o noción particular y que, además, en varios casos tiene más que ver con el
nombre o los títulos con los que se suelen denominar a una o a varias deidades. Empero, no
se trata de una adscripción fija de un elemento distintivo —ni de un nombre fijo— que
está restringido a un solo dios puesto que, hasta los rasgos al parecer más “individuales”,
en cierto momento, pueden ser empleados para complementar, enriquecer o precisar la
“composición” visual de otra deidad.
Palabras clave: Códice Borgia, deidades mexicas, códice adivinatorio, elemento distintivo.
Abstract: This article analyzes graphic components of the deities’ images as they appear in
pre-Hispanic divination (calendrical-religious) codices of central Mesoamerica, choosing
a few examples, mostly from the Borgia Codex, to establish if these graphic representations
might be addressed as permanent images of some sort or rather as a dynamic composition
¿El dios en mosaico? La composición de la imagen de la deidad en los códices adivinatorios
41
of graphic elements that can “define” a divine force. It is noted that different graphic ele-
ments refer to a particular meaning or idea. Additionally, in many cases they apply to the
name or titles which are used to designate or describe one or several deities. However, it
is not the case of a fixed ascription of a distinctive element —neither of the name—, to a
single god, since even the most “individual” features at times can be used to complement,
enrich or specify the visual “composition” of another deity.
Keywords: Borgia Codex, Aztec deities, divinatory codex, distinctive feature.
Résumé : Cet article se fonde sur des exemples choisis pour traiter de la question descom-
posantes graphiques qui forment les images des divinités dans les codex divinatoires
(calendarico-religieux) préhispaniques du centre de la Mésoamérique, en particulier dans
le Codex Borgia. L’idée principale est de vérifier si ces représentations graphiques peuvent
être traitées comme des images en quelque sorte « fixes », ou s’il s’agit plutôt d’une compo-
sition dynamique d’éléments graphiques qui à un certain moment en arrivent à « définir »
une force divine. On remarque que les différents éléments graphiques renvoient à une
signification ou une notion particulière, qui dans certains cas se réfère au nom ou aux titres
qui qualifient ordinairement les dieux. Cependant, il ne s’agit pas de l’attribution fixe d’un
élément distinctif — ni d’un nom fixe — qui serait propre à un seul dieu, car même les
traits apparemment les plus « individuels » peuvent à un moment donné être utilisés pour
compléter, enrichir ou préciser la « composition » visuelle d’une autre divinité.
Mots-clés : Codex Borgia, divinités aztèques, codex divinatoire, élément distinctif.
Katarzyna Mikulska
42
En un trabajo anterior (Mikulska, 2008a: 80-84) se propuso un método para
reconocer a las deidades presentes en los códices calendárico-religiosos del
México central. Se afirmaba la idea de que en estas imágenes se podían distin-
guir ciertosrasgos imprescindibles para reconocer a una deidad, los definimos
como “rasgos distintivos”. Además de éstos, se distinguieron los “discrecionales”,
quepodían aparecer en la representación de una deidad de forma optativa, aunque
podían estar presentes en imágenes de otros númenes (en algunos casos, incluso,
como “rasgos distintivos”). Finalmente se diferenciaron los “rasgos estéticos” o de
“soporte”, sobre los cuales descansaban o se colocaban los elementos anteriores.
Después de trabajar durante años con códices adivinatorios decidimos verificar y
precisar esta propuesta, que si bien se consideró útil para empezar a trabajar con
estos documentos, a largo plazo no permitió profundizar y ver la complejidad del
código gráfico aplicado en la elaboración de estos códices, y en general, en las
representaciones visuales de las deidades.
Debemos señalar que, siempre hay excepciones a la regla, y en este caso fue
lade los rasgos distintivos. Una de estas irregularidades se presenta en un alma-
naque del Códice Laud (láms. 39-42, parte superior) (figura 1), que se basa en la
división del ciclo de 260 días en las trecenas del oriente (lám. 39), norte (lám.
40), poniente (lám. 41) y sur (lám. 42).1 El almanaque fue llamado por Ferdinand
Anders y Maarten Jansen “Las cuatro manifestaciones de la Diosa Madre” (1994:
187), y por Elizabeth H. Boone simplemente como “tonalpohualli en trecenas
organizado como una tabla comprimida” (2007: 248) con cuatro figuras y rituales
de Tlazoltéotl*. Sin duda, en cada una de estas cuatro escenas mánticas aparece la
misma deidad “protagonista” o “patrona”, Tlazoltéotl, aunque en manifestaciones
diferentes (Anders y Jansen, 1994: 187-197; Lewis, 1997: 179-191; entre otros). La
lógica de estos almanaques es la siguiente (véase nota 1): que muestren diferentes
aspectos de periodos de tiempo semejantes entre sí. En este caso, empero, si bien
en las primeras tres escenas del almanaque, Tlazoltéotl luce sus rasgos distintivos
—los elementos de algodón como las orejeras y la banda que le ciñe la cabeza, en
dos casos con husos metidos en ella, la nariguera en forma de medialuna y la pin-
tura negra alrededor de la boca (Mikulska, 2008a: 98)—, en la última casilla éstos
no están presentes, sólo tiene su característica nariguera (en la segunda también
faltan los husos en la cabeza).2 ¿Esto indicaría que en la cuarta parte del almanaque
apareció otra deidad? Se considera que no, y que justo por el contexto —el ser el
almanaque una unidad que demuestra los cuatro diferentes aspectos de la misma
diosa (Lewis, 1997: 179-191)—, es suficientemente claro que ocupara las cuatro
posiciones, y que en una de éstas se pueden marcar otros elementos gráficos, po-

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba