El desvanecimiento del proyecto católico jalisciense en el Constituyente de 1917 - Núm. 48, Septiembre 2017 - Revista Política y Cultura - Libros y Revistas - VLEX 707430853

El desvanecimiento del proyecto católico jalisciense en el Constituyente de 1917

Autor:Alarcón Menchaca, Laura
Páginas:113-148
RESUMEN

En este artículo se exponen algunas de las aportaciones de los católicos en el periodo 1912-1914, especialmente a través del Partido Católico, que expresan un proyecto social inspirado en el catolicismo social. Con el ascenso del grupo constitucionalista se desvanece la fuerza del proyecto católico. Analizamos el papel de los congresistas jaliscienses en el Congreso Constituyente federal y el... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Page 113

El desvanecimiento del proyecto católico jalisciense en el Constituyente de 1917

The fading of Jalisco’s Catholic project in the Constituent Assembly of 1917

Laura Alarcón Menchaca*

Resumen


En este artículo se exponen algunas de las aportaciones de los católicos en el periodo 1912-1914, especialmente a través del Partido Católico, que expresan un proyecto social inspirado en el catolicismo social. Con el ascenso del grupo constitucionalista se desvanece la fuerza del proyecto católico. Analizamos el papel de los congresistas jaliscienses en el Congreso Constituyente federal y el desempeño de los diputados jaliscienses en la construcción de la Constitución de Jalisco, los cuales reflejan el debilitamiento del grupo católico y la poca presencia en el nuevo modelo de nación plasmado en la promulgación de la Constitución federal de febrero de 1917 y en la de Jalisco aprobada en julio del mismo año.

Palabras clave: Partido Católico, catolicismo social, desvanecimiento, Constitución de 1917, proyecto de nación.

Abstract


This article explains some of the contributions of Catholics during the years 1912-1914, especially through the Catholic Party proposing a social project inspired by social Catholicism. With the power ascension of the Constitutionalist group, the force of the Catholic began to vanish. We analyze the role of the Jalisco deputies in the Federal Constitutional Congress and the performance of the Jalisco deputies in the construction of the Jalisco Constitution whom reflected the weekness of the catholic group and there lack of presence in the new model of the nation shaped in

* El Colegio de Jalisco [laura.alarcon@coljal.edu.mx]. Agradezco la valiosa colaboración de Francisco Joel Guzmán Anguiano y Rebeca V. Mercado González.

Page 114

114

the promulgation of the federal Constitution of February 1917 and the equivalent of Jalisco approved on July of that same year.

Key words: Catholic Party, social catholicism, vanish, Constitution of 1917, national project.

Artículo recibido: 10/02/2017
Apertura del proceso de dictaminación: 02/03/17 Artículo aceptado: 18/08/17

introducción

Los procesos revolucionarios generan el triunfo de un grupo sobre otro que pretenden proponer o imponer un proyecto de nación. De ello no es ajena la Revolución mexicana, en la que distintos grupos, facciones, regiones y estados participaron con un modelo que buscaba encontrar puntos de coincidencia, aunque por lo general fueron de desencuentro. Las tensiones, las alianzas y las rupturas entre los grupos se manifestaron durante todo el proceso. Cada estado o región de la República Mexicana presentó particularidades que han definido el carácter regional y su papel en el ámbito nacional. De ello Jalisco guarda un lugar especial, ya que la participación inicial de un grupo de católicos fue un detonante importante en el proceso revolucionario. Sin embargo, al finalizar la Revolución sus propuestas no quedaron plasmadas en la Constitución mexicana promulgada en febrero de 1917.

La Constitución de un país es un reflejo de la búsqueda por construir un proyecto de nación mediante las leyes, con base en un modelo de cuerpo jurídico que, como señala Pierre Bourdieu, ve al derecho y a la jurisprudencia como un “[...] reflejo directo de las relaciones de fuerzas existentes, es decir, un reflejo de los determinantes económicos, en particular de los intereses de los dominadores, en otras palabras, un instrumento de dominación”.1Toda ideología debe remitirnos a cuestionar las condiciones históricas que deben cumplirse para surgir: “[...] con la ayuda de las luchas que se dan en el seno del campo del poder, un universo social autónomo, capaz de producir y de reproducir un cuerpo jurídico relativamente independiente de imposiciones externas, gracias a la lógica de su funcionamiento específico”.2El campo

1Pierre Bourdieu y Gunther Teubner, La fuerza del derecho, Bogotá, Untandes, 2000, p. 156.

2Ibid., pp. 157-158.

Política y Cultura, otoño 2017, núm. 48, pp. 113-148

Laura Alarcón Menchaca

Page 115

El desvanecimiento del proyecto católico jalisciense en el Constituyente de 1917

115

jurídico está relacionado con el mundo social y es una mera ilusión pensar en la autonomía absoluta en relación con las posiciones externas. Un gran ejemplo es el tema que ahora nos ocupa. Bourdieu insiste en que quienes consideran que las ideologías gozan de autonomía relativa deben preguntarse cuáles son las condiciones históricas que permitieron el surgimiento de dicha ideología, que hacen posible la construcción de un cuerpo jurídico. El autor advierte que situar al derecho dentro de las fuerzas históricas impide conocer la especificidad social concreta en que se produce y se ejerce ese derecho.3La Constitución de 1917 fue un reflejo de estas luchas por el poder, y de cómo el grupo vencedor logró establecer un cuerpo de leyes reflejo de su proyecto de nación, el cual terminó imponiendo sobre los otros.

La participación de los jaliscienses muestra la diversidad de actores que confluyeron en dicho espacio, ya que en las distintas etapas de la lucha intervinieron diferentes sectores, ya sea por medio de alguna agrupación política –tratando de establecer un nuevo proyecto– o de facciones militares que en determinado momento controlaron ciertos territorios a lo largo del estado. En esta situación sobresale el rol que desempeñaron los sectores católicos durante el proceso, algunas veces como grupo en el poder o como grupo contra el poder. Es por ello que resulta vital su análisis como fuerza política, con sus propias aspiraciones, proyectos y visiones.

En este trabajo se pretende analizar el papel político de los católicos durante la Revolución mexicana en Jalisco, cómo pasó de ser protagónico al debilitamiento de sus propuestas en la Constitución de 1917. Sentirse ajenos al nuevo proyecto de nación ocasionó que una década después se generara un enfrentamiento que puso a Jalisco en una tesitura difícil de sortear.

fractura del antiguo régimen

La paz porfirista quedó atrás a principios del siglo XX. La entrevista DíazCreelman generó alboroto para las elecciones que se celebrarían en 1910, y de ello Jalisco no fue la excepción. El gobernador Miguel Ahumada tomó en serio las declaraciones de Porfirio Díaz y promovió la actividad política en el estado en torno a las elecciones, se unió al movimiento reeleccionista y expresó que la contienda estaría centrada en la candidatura a la vicepresidencia. Bernardo Reyes, porfirista que logró presencia en distintas regiones de México, generó un movimiento en torno a su figura para la contienda por la vicepresidencia; sin embargo, su actitud vacilante y su aceptación al ofrecimiento de Díaz de

3Ibid., p. 158.

Política y Cultura, otoño 2017, núm. 48, pp. 113-148

Page 116

116

desempeñarse en una misión en Europa, dejó acéfalo el movimiento. Sus seguidores se incorporaron al levantamiento de Francisco I. Madero con quien Reyes no guardaba simpatía alguna.

El fraude electoral en las elecciones de 1910 propició el llamado a las armas que hizo Madero por medio del Plan de San Luis para el 20 de noviembre de 1910. “En Jalisco respondieron al llamado de San Luis Potosí distintos grupos del centro y sur de la entidad, donde hacía ya tiempo que se sentía la oposición. Fueron levantamientos aislados e inconexos, pero constituían la viva expresión de un malestar que aún no podía manifestarse en forma organizada”.4Hubo distintos brotes como el de Manuel Díaz, en Zacoalco; en Puente Grande, José María Moreno; en Ahualulco, Salvador Gómez; en la zona de Sayula se dieron varios levantamientos, y en la zona de Lagos se dio el alzamiento de Francisco del Toro.5El movimiento que se generó en el país propició que, en mayo de 1911, el dictador presentara su renuncia.

Con el debilitamiento del gobierno porfirista, las autoridades jaliscienses fueron perdiendo el control de la situación, en especial el gobernador Manuel Cuesta Gallardo. Con la caída de Díaz, el problema de la sucesión presidencial y las propuestas para la candidatura a las elecciones, generó que en Jalisco el gobernador Cuesta Gallardo renunciara y con ello, el gobernador provisional David Gutiérrez Allende tuvo que enfrentar la dimisión de la mayoría de los diputados, lo que llevó a la desintegración del Congreso local conformado por diputados porfiristas, así como la disolución del gobierno en 40 ayuntamientos con autoridades afines a las fuerzas porfiristas.6Después de estos conflictos internos en el estado, el 18 de octubre de 1912 fue nombrado como gobernador, por el Congreso del estado, José López Portillo y Rojas. “Así, el Partido Católico, con el conocimiento y apoyo de Madero, aparentemente se apropiaba del Poder Ejecutivo jalisciense”.7En este gobierno, los católicos adquirieron gran influencia y poder dentro de los círculos políticos jaliscienses, constituyéndose como una fuerza política de importancia en el estado a través del Partido Católico Nacional (PCN).

4José María Murià y Angélica Peregrina (dirs.), Historia general de Jalisco. Volumen V. Del Porfiriato a la Revolución, México, Gobierno del estado de Jalisco/El Colegio de Jalisco/ Porrúa, 2015, p. 266.

5Idem.

6Mario Aldana Rendón, Jalisco desde la Revolución: del reyismo al nuevo orden constitucional, 1910-1917, Guadalajara, Gobierno del estado de Jalisco/Universidad de Guadalajara, 1987, pp. 122-125.

7“Madero alentó al Partido Católico Nacional desde su fundación y éste, en reciprocidad, había votado por él en las elecciones de octubre de 1911” Nota en José María Murià y Angélica Peregrina, Historia general de Jalisco, op. cit., p. 274.

Política y Cultura, otoño 2017, núm. 48, pp. 113-148

Laura Alarcón Menchaca

Page 117

El desvanecimiento del proyecto católico jalisciense en el Constituyente de 1917

117

La propuesta democrática del líder coahuilense hizo posible en Jalisco la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA