Derecho Mercantil Mexicano. Parte 10 - Libro primero - Derecho mercantil mexicano - Libros y Revistas - VLEX 708376529

Derecho Mercantil Mexicano. Parte 10

Páginas:181-200
 
EXTRACTO GRATUITO
184 J
.A.CINTO
P
.A.L:G.A.RES.
-
el
e plaza. Con posterioridad al
1?
de
Enero
de 1872,
en
cuya
focha
se
expidió
er
arancel vigente,
se
han
cuotizado otros artículos;
entre
ellos
las
drogas y
medicitas
que
conforme
á,
la
tarifa
de dicho
aran
-,
cel
pagaban
ei 88 p g sobre valor de factura: el número de las
mer-
cancías
especificadas asciende
en
la
actualidad
á 1,378. Las
mercan-
cías
qu
e
deberán
pagar
snsderechos sobre valor de factura,
quedaron
reducidas
á la
ropa
hecha
, drogas medicinales, alhajas de oro y
plata,
bastones con purro de oro y plata, y relojes de bolsa.
El
artículo 22
del
Arancel
determinó, que
si
al
hacer
et
despacho de estas
mercancías
. se
observaba
que
eraa
muy
bajos los precios especificados en
las
factu-
_
ras
y
]labia
motivos·
para
sospechíllr fraüdes, se procediese al aforo
por
tr~s peritos, nomÚrados nno p(ir
la
aduaüa, otro
por
el importador
-y
un
tercero
en
discordia
po~
ambo~." . · ·
125.
Como,
lbs productos de las ac1uauas exteriGres forman casi
las
dos
tei;cerás
partes
de las
rentas
de
la
nacion, los
aranc
,eles
tienen
q
ue
obedecer á dos propósitos: el
ele
il'it_
egrar
el presntmesto de in-
gresos y el
de
proteger
algunas
industrias
nacionales silsceptibles '
de
gran
desarrollo,
ya
estableciendo derechos protectores,
ya
declamu-
d,o
libres ~e todo impue_
st?
.
~
_é,
ie~~?S
a~t_í?lllos ó
materias
primas
ne-
cesarias
para
aquellas _
ind_us~ri
:as:
~n
e?t~ _senticl0, estableoienclo _
al~
gunás
otras
moclificac~~n~~
-
~ª~
[!,
e_vita~ . ar~~trari~c~acles
en
-
e~
cobro
de los derechos aduana~~,:1
_..
~?
_
ha?
expedil~o _los _
~r
_es aranceles poste-
riores
al
analizado
por
el Sr. D.
Matías
.R9mero
y.
.
d,e)os
cuales
da-
mos las convenientes e~pÜ~~ciones'
e1i
-
e1
lib~o sigúiente,
en
el
capítu-
('
. . -
....
-. ' \
lo, relativo á los'impuestos sobre comercio , exterior~
:A.llí
,veremos
tambien
011
~1 es el
or~g-~1{
y.
Íb;
~oti~os
por
.que s~bsist~
la
llamada.
zona
libre.
'En
cuanto á los derechos
de
exportacion,
han
gravita
do
' 1
..
, . , . .
casi exclusivamente sobre
el
oro,
la
plata
y el palo de
tinte;
pero
aun
-
que
<lesde
la
ley de 1_0
ele
, Mayo de
1~26,,
ese
i~puesto
qlle
tam
bien
se extendió á
la
circulacion de dinero
en
el
interior
ele
la
nacion, per-
sistió á tra.:-és de-muchos ~íios ~odificados
por
varias
disposiciones,
últimamente
ba
quedado reducida
~
lo~qi
1e
s'e previene
en
la
ley
de
6 de
Junio
de 1887; que
en
su
lugar
respectivo1
insertaremos.
En
cuan-
to
al
comercio interior,
ha
estado
en
lo general sujeto no solo al sis-
tem~
ele
contribuciones'
directas
establecidas por leyes (de las qilo
hacemos lma
lig
era
euumeracion en el'
libro
II
ele
esta
obra
al
hablar
de
los
impuestos
:nil
comercio), sino que
ba
seguido
perpetúandose
eL
sistema de alcabalas, que aunque algLmas veces fué snprimiclo
en
to-
DERECHO
MERCANTIL
MEXICANO. 1S5
da
la
Federacicn ó por algunos Estados,
ha
sido preciso
,olv
er
{L
él
porque
la
mayor
parte
de las
rentas
púbÜcas del
Distrito,
territorios
y Estados de
la
nacion, se forma
ele
los productos
ele
ese impuesto.
En
la
actualidad, con excepcion
de
dos ó
tres
Estáclos, los veinticua-
tro_
restantes, que forman
la
Federacion
Mexicana,
tienen
estableci-
do e"e impuesto; y
aunque
últimamente
la Secr.etaría
de
Hacienda,
conoci·entlo los inconvénientes que
presenta
la forma
ne
cesaria
de
re-
caudaciou de esa
renta
al lib'
r'e
-tráfico por me_dio
de
ferrocarriles que
atraviesan
diversO'S'
Estados, ·
ha
,convocaüo
uu
Congreso económico
para
resolver este probiema;
aunque
la Constitucion
de
1
_857
en
su
artículo
l24
previno
que
para
el
d·e
Junio
·
de
1858
quedarian
abo-
lidas
las alcabalas;
aunque
más
tarde
fné reformado
est
o
precepto
por
decreto
de
2H
de Noviembre .
de
84,
aplaz-a,nclo
para
ol
l'
.'
de
Diciem-
hre
·de
18861Ja
supre
si
on:
ele
álcabalas, no
ha
sido posible ll
egá
r á este
resultado y lo más que se ha .:ionseguiclo es
atenuar
los i.ncouvenien-
tt1s
de ese impuesto con arreglo á
las
bases del
decretó
de 22
el
e ·No-
viernbre de 86, que en
su
lugar
respectivo ins~rtaremos.
En
el men-
cionado Congreso económico se
pre
se
ntaron
·
proyectos
verdadera-
mente
inaceptables, 'tanto bajo,
su
aspecto ecünómico y fiscal, como
ba:i?
su
aspecto constitucional,
pues
se llegó h
asta
pretender
que
(;}l
Miaisterio
de
Hacienda
fuese
el
administrador
de
las
rentas
de los
Estados
que
iban
ú.
sustituir
.á• las 'aicabalas suprimidas. Solo en el
Distrito
Fedora1 y territorios-produce el derecho
ele
alcabalas, llama-
do
hoy
der
·echo de consumo especto
el
e'
Mectos
extranjeros
· y u.ere:
chos
de
portazgo
respecto
de
los ·nacionales, más
de
millon y medio
de pesos.
126. :
Durante
el período .de
la
independencia tambi.en
ha
tenido
1
alternativas
Ja legislacion sobre monopolios
ele
industrias
determi-
nadm,, pues ·
aunque
al
.,-erificarse l a indepenclencla '
vino
por
.
tierra
casi todo el sisterria hacenclario col¿nial-y con él casi todo
el
conjun-
to
de monopolios que formaban
gran
parte
de las
rentas
de aque-
lla
adm
inistracion,
si
n embargo, sl'I.bsistieron· algunos,
que
aho
ra
de-
rogados,
ahora
rflvi vidos segun los siste.rnas adoptados
por
las diver-
sas· administraciones
que
ha tenido el país, segl~n lo
exigían
la
s
necesidades del momento ó segun las teorías de los Ministros de
Ha
-
cienda, no llegaron á desaparecer
por
completo é
irr
evocablem
ente
si~~ hasf-a
,ue
0
la
;Constitud
icirÍ
d~
];~57
prohibió en sus
artícu
lo's
y
28
todo monopolio
industrial
y comercial, excepto los
ele
acu
ña-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA