Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 - Fuentes históricas, Constitución de 1917. Volumen I - Libros y Revistas - VLEX 706831265

Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789

Autor:Ricardo Méndez-Silva
Páginas:161-173
 
EXTRACTO GRATUITO
161
PLANTEAMIENTO
E
L 26 DE AGOSTO de 1789 alcanzó el rango de efeméride en
la Historia Universal por la aprobación de la Declaración
de los Derechos del Hombre y el Ciudadano a cargo de la Asam-
blea Nacional Constituyente de Francia. No exenta de insuficien-
cias en su nacimiento, su trascendencia es innegable para la evo-
lución del pensamiento político y para el lugar y el papel del
ser humano en la sociedad. Ha sido festejada como la piedra
fundacional del constitucionalismo moderno y antecedente in-
controvertible de los derechos humanos, saludada como un par-
teaguas definitivo de tiempos históricos que encumbró al ser
humano como titular de derechos y como ciudadano dentro de
una nueva y poderosa concepción del Estado cuyo fundamento
se tras ladó de la cúspide de la pirámide social al basamento
plural de la población. Bien lo describió Schwarzenberger:1 la
pretenciosa sentencia del Rey Luis XIV en Francia L’Êtat, c’est
moi experimentó un cambio radical forzado por las nutrientes
ideológicas de la Revolución Francesa para decir: LEtat, cest
nous: el Estados somos nosotros.
ANTECEDENTES
Los combustibles del cambio histórico no actúan de manera espontánea
o ca prichosa, son impul sados por las situaciones socioeconómicas y
los condicionamientos políticos del entorno pero, sobre todo y en gran
medida, por la efervescencia de corrientes filosóficas y de ideas que
pugnan por interpretar la realidad y al mundo todo. La Declaración de
los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 asimiló la avalan-
*Coordinador del Área de Derecho Internacional del Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM.
1George Scwarzenberger, La política del poder, México, FCE, 1960, p. 47.
ESTUDIO CRÍTICO
Declaración de los Derechos del Hombre
y del Ciudadano de 1789
Ricardo Méndez-Silva*

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA