La crítica de Marx a los derechos humanos desde el pensamiento de lo político - Núm. 25, Mayo 2014 - Andamios. Revista de Investigación Social - Libros y Revistas - VLEX 653408509

La crítica de Marx a los derechos humanos desde el pensamiento de lo político

Autor:Matías Cristobo
Cargo:Doctor en ciencia política por el Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina
Páginas:315-339
RESUMEN

En este artículo me propongo releer la célebre crítica de Marx a los derechos humanos contendida fundamentalmente en el ensayo Sobre la cuestión judía, escrito en 1843, desde lo que ha dado en llamarse el pensamiento de lo político. Para ello me aboco, en un primer momento, a indagar detenidamente el texto marxiano. Luego, analizo el estatus que asumiría "lo político" en el pensamiento de Marx... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
315
Andamios
La crítica de Marx a Los derechos huManos
desde eL pensaMiento de Lo poLítico
Matías cristobo*
resuMen. En este artículo me propongo releer la célebre crítica
de Marx a los derechos humanos contendida fundamentalmente
en el ensayo Sobre la cuestión judía, escrito en 1843, desde lo que
ha dado en llamarse el pensamiento de lo político. Para ello me
aboco, en un primer momento, a indagar detenidamente el texto
marxiano. Luego, analizo el estatus que asumiría “lo político”
en el pensamiento de Marx según el pensador francés Miguel
Abensour, para finalmente ensayar una crítica a los derechos hu-
manos desde esta nueva clave de lectura.
paLabras cLave. Marx, Lefort, Abensour, derechos humanos, de-
mocracia.
introducción
[La revolución política] rompió las ataduras del
espíritu político, que se hallaba como escindido,
dividido y estancado en los diversos callejones sin
salida de la sociedad feudal; lo aglutinó, sacán-
dolo de esta dispersión, lo liberó de su confusión
con la vida civil y lo constituyó, como la esfera
de la comunidad, de la incumbencia general del
pueblo, en la independencia ideal con respecto
a aquellos elementos particulares de la vida civil
[…]. Al sacudirse el yugo político, se sacudían, a
la par con él, las ataduras que apresaban el espí-
ritu egoísta de la sociedad civil. La emancipación
política fue, al mismo tiempo, la emancipa ción de
la sociedad civil con respecto a la política, su
* Doctor en ciencia política por el Centro de Estudios Avanzados de la Universidad
Nacional de Córdoba (Argentina). Dirección electrónica: matiascristobo77@hotmail.com
Volumen 11, número 25, mayo-agosto, 2014, p. 315-339
316 Andamios
Matías Cristobo
emancipación hasta de la misma apariencia de un
contenido general (Marx, 1987a: 482, las cursivas
son del autor).
Parto de la siguiente premisa: la célebre crítica de Marx a los derechos
humanos contenida en Sobre la cuestión judía debe ser leída sobre el telón
de fondo de la crítica a la emancipación política, sin lugar a dudas, el objeto
central del análisis de este ensayo escrito en 1843. El propósito que persigo
consiste mínimamente en desarrollar y fundamentar la premisa pre cedente,
para finalmente ensayar una respuesta tentativa a la relación problemática
entre la crítica de la política y la crítica de los derechos humanos. Para ser
más claro: contrariamente a lo que Claude Lefort afirmará a comienzos
de la década de 1980, la impugnación de los derechos efectuada por
Marx no implica un rechazo de la dimensión política per se, sino, más
bien, una recreación del principio político. Desde luego, volveré sobre
punto más adelante. ¿Qué representa la emancipación política para
Marx? En un solo acto, la culminación del idealismo de Estado, por una
parte, y la culminación del materialismo de la sociedad civil, de otra.
La contradicción entre el interés general representado por el Estado y el
interés particular dominante en la sociedad civil es sólo aparente; expresa,
por decirlo así, las dos caras de una misma moneda, la doble estilización
de un único proceso. El límite de la emancipación política podemos
observarlo, de un lado, en el reconocimiento del hombre como ser
genérico sólo en una esfera especial como el Estado, de otro, lo cual se
corresponde muy bien con lo anterior, en una naturalización de ese
otro hombre egoísta que observamos en la sociedad civil. Ciertamente,
la misma distinción entre “derechos del ciudadano” (entendidos como
derechos para actuar en común, en comunidad, con los otros hombres en
la esfera política del Estado) y “derechos del hombre” (entendidos como
derechos para obrar individualmente, más, como una garantía para el
comportamiento egoísta en la esfera despolitizada de la sociedad civil)
consignada en los grandes principios de la Revolución francesa atestigua
la escisión mencionada. La conocidísima exégesis crítica de la Declaración
de los derechos del hombre y del ciudadano emerge prácticamente como una
discusión subsidiaria tendiente a ejemplificar el dualismo creado entre el
Estado político y la sociedad civil.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA