Criterios para edición y notas al texto - Preliminares - Francisco I. Madero: La sucesión presidencial en 1910 (Volumen I) - Libros y Revistas - VLEX 689132561

Criterios para edición y notas al texto

Autor:El editor
Páginas:XXXV-XXXVII
 
EXTRACTO GRATUITO
| xxxv |
CRITERIOS PA R A E D I C I Ó N
utilizados en las notas de transcripción del
documento fuente y algunos agradecimientos
El exhaustivo trabajo de Catalina Sierra para anotar el manuscrito de
La sucesión presidencial en 1910 –México, Secretaría de Hacienda y
Crédito Público, 1960– es, sin duda, invaluable. Al comparar las tres
primeras ediciones que en vida del señor Madero fueron publicadas,
uno puede apreciar las mutaciones que sufrió el documento original;
así, la aportación de la señora Sierra permite, a estudiosos y aficiona-
dos de la historia de México, distinguir las peculiaridades del texto y
conocer el pensamiento de aquel hombre que cambió el rumbo de la
historia nacional.
A la primera edición de La sucesión presidencial en 1910, Madero
la subtituló El Partido Nacional Democrático y vio la luz en San Pedro,
Coahuila, diciembre de 1908. Antes de tres meses la obra se había
agotado; al efecto, el señor Madero ordenó la publicación de la segun-
da en el taller de Serafín Alvarado, Parras, Coahuila, 1909, incorpo-
rándole un apéndice con interesantes documentos complementarios y
justificativos, mismos que se reproducen en la presente edición. Entre
ellos destaca la “Carta del autor al general Díaz”; de ésta vale la pena
mencionar los siguientes cuestionamientos:
¿Será necesario que continúe el régimen de poder absoluto con algún
hombre que pueda seguir la política de Ud., o bien, será más conve-
niente que se implante francamente el régimen democrático y tenga
Ud., por sucesor a la ley?
Y nuevamente le reitera:
... si sus declaraciones a Creelman fueron sinceras, si es cierto que
Ud. juzga que el país está apto para la democracia y comprendido los
peligros que amenazan a la patria con la prolongación del absolutismo,
desea dejar por sucesor a la ley, entonces tendrá Ud., que crecerse,
elevándose por encima de las banderías políticas y declarándose la
encarnación de la patria.
EL EDITOR

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA