Características y constitución de las sociedades en nombre colectivo - Núm. 459, Enero 2007 - Práctica Fiscal - Libros y Revistas - VLEX 40230149

Características y constitución de las sociedades en nombre colectivo

Páginas:B1-B5
RESUMEN

La sociedad en nombre colectivo se caracteriza por tener socios que responden de manera subsidiaria, ilimitada y solidariamente respecto de las obligaciones sociales. En la constitución de estas sociedades no existe un límite máximo de socios que puedan participar, ni tampoco se establece determinado monto de capital, sólo los socios autorizados para usar la firma social tienen poder para... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Como se indicó en la edición 458, correspondiente a la segunda decena de enero de 2007, en los siguientes talleres de esta sección se efectuará un análisis de las características principales de las sociedades mercantiles previstas en el artículo 1 o. de la Ley General de Sociedades Mercantiles (LGSM).

En esta ocasión, se analizan las características de la sociedad en nombre colectivo, la cual de acuerdo con el artículo 25 de la LGSM, es aquella que existe bajo una razón social y en la que todos los socios responden, de modo subsidiario, ilimitada y solidariamente, de las obligaciones sociales.

Esta sociedad es la más antigua de todas y tiene su origen en la Edad Media, sobre la base de las societas romanas, fue constituida con objeto de cubrir las necesidades especiales que en materia asociativa reclamaba la actividad mercantil, es decir, los socios deben responder solidariamente de las obligaciones de la sociedad.

Sin embargo, en la actualidad es una figura poco utilizada, pues por las características mencionadas existe el riesgo para los empresarios de perder su capital.

Nombre de las sociedades en nombre colectivo

La razón social se formará con el nombre de uno o más socios, y cuando en ella no figuren los de todos se le añadirán las palabras "y compañía" u otras equivalentes.

Ante la transferencia de derechos y obligaciones de una sociedad a una nueva cuando la razón social se mantenga, se le añadirá la palabra "sucesores".

Por otro lado, cuando se dé el ingreso o separación de alguno de los socios no será necesario cambiar la razón social, sino sólo cuando el nombre del socio que se separe de la sociedad aparezca en el nombre de ella, se le deberá agregar la palabra "sucesores", según el artículo 29 de la LGSM.

Al respecto, cualquier persona extraña que haga figurar o permita que figure su nombre en la razón social, quedará sujeta a la responsabilidad ilimitada y solidaria que tengan los demás socios.

Calidad de los socios que constituyen una sociedad en nombre colectivo

Según la LGSM, legislación que regula la operación de las sociedades en nombre colectivo, no existe un número determinado de socios que deberán conformarla; tampoco se establece el monto máximo o mínimo del capital para integrarla; sin embargo, de lo dispuesto en el artículo 46 previsto en el capítulo II, "De la sociedad en nombre colectivo", se infiere que puede haber dos tipos de socios: los socios industriales que sólo aportan trabajo personal, y los capitalistas que además de trabajo proporcionan capital.

Socios capitalistas

Como su nombre lo indica, son los que participan aportando los recursos financieros necesarios para la operación de la sociedad.

En los socios capitalistas, según el artículo 16, fracción I, de la LGSM, la distribución de sus ganancias y pérdidas se hará proporcionalmente a sus aportaciones.

Socios industriales

Aportan servicios personales, y por esta razón se les reconoce una parte del capital social de la entidad.

La participación de los socios industriales es de gran importancia, ya que en ocasiones ellos tienen los conocimientos, habilidades y competencia para realizar los trabajados que permitan a la sociedad obtener ingresos. Por ello, los socios industriales tienen derecho a participar en las utilidades, ganancias o rendimientos que obtenga la empresa.

Ahora bien, para llevar a cabo la determinación de las utilidades que le correspondan a los socios industriales, se deberán tomar en cuenta aspectos tales como calidad,prestigio, idoneidad, capacitación, conocimientos, etcétera.

Asimismo, según el artículo 16, fracción II de la LGSM, los socios industriales tendrán derecho a participar en el 50% de las ganancias, y si son varios, esa mitad se dividirá en partes iguales.

Es de destacar que la fracción III del artículo 16 de la LGSM, establece que los socios industriales no reportarán las pérdidas, lo cual es lógico, debido a que no participan en la sociedad aportando capital, sino que únicamente tienen obligación de otorgar servicios a la misma. Al respecto, en caso de no existir utilidades en la sociedad, este tipo de socios no tendrán remuneración alguna.

Además de percibir utilidades, los socios industriales también tienen derecho a percibir, salvo pacto en contrario, las cantidades que periódicamente necesiten para alimentos, en el concepto de que tales cantidades y épocas de percepción sean determinadas por acuerdo de la mayoría de los socios, o en su defecto, por la autoridad judicial.

Lo que perciban los socios industriales por concepto de alimentos se computará en los balances anuales a cuenta de utilidades, sin quetengan obligación de reintegrarlo en los casos en que el balance arroje pérdida o utilidades en una cantidad menor.

Conviene que en las sociedades en nombre colectivo se establezca tanto en el acta constitutiva como en el contrato social, quiénes participarán como socios industriales, con objeto de que no se presuma la existencia de una relación laboral; al respecto, se trascribe una tesis emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la que se indica la calidad de los socios industriales:

SOCIEDADES EN NOMBRE COLECTIVO. EL SOCIO INDUSTRIAL NO ES TRABAJADOR. Si el actor espontáneamente acepta formar parte de una sociedad en nombre colectivo, cuya existencia legal es inobjetable y se obliga a aportar sus servicios en los términos de la escritura correspondiente, el hecho de que por estos servicios reciba una retribución, no lo transforma en asalariado al servicio de la sociedad, ya que de acuerdo con el artículo 49 de la Ley General de Sociedades Mercantiles, los socios industriales en las sociedades en nombre colectivo deberán percibir, salvo pacto en contrario, las cantidades que periódicamente necesiten para alimentos, cantidades que se fijarán por acuerdo de la mayoría de los socios y que tendrán el carácter de anticipos a cuenta de utilidades. En estas condiciones, la retribución que el socio industrial perciba dentro de la sociedad por sus servicios no lo transformará en un trabajador en los términos del artículo 3o. de la Ley Federal del Trabajo.

Amparo directo 1234/56. 6 de diciembre de 1956. Unanimidad de cuatro votos.

Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, quinta época, tomo CXXX, página 735.

Formalidades en la constitución de las sociedades en nombre colectivo

Según el artículo 5o. de la LGSM, las sociedades en nombre colectivo se constituirán ante notario mediante escritura pública, y en la misma forma se harán constar sus modificaciones. Para formalizar la constitución de la sociedad será necesaria la elaboración del acta constitutiva, la cual según el artículo 6o. del mismo ordenamiento legal, deberá contener los datos siguientes:

  1. Los nombres, nacionalidad y domicilios de las personas que constituyan la sociedad.

  2. El objeto de la sociedad.

  3. La razón social.

  4. Su duración.

  5. El importe del capital social.

  6. La expresión de lo que cada socio aporte en dinero, o en otros bienes, el valor atribuido a éstos y el criterio seguido para su valorización.

  7. El domicilio de la sociedad.

  8. La manera conforme a la cual haya de administrarse la sociedad y las facultades de los administradores.

  9. El nombramiento de los administradores y la designación de quienes han de llevar su firma social.

  10. La manera de hacer la distribución de las utilidades y las pérdidas entre los miembros de la sociedad.

  11. El importe del fondo de reserva.

  12. Los casos en que la sociedad haya de disolverse anticipadamente.

  13. Las bases para prácticar la liquidación y el modo de proceder para la elección de los liquidadores, cuando no hayan sido designados anticipadamente.

    Inscripción en el Registro Público de Comercio (RPC)

    Según el artículo 2o. de la LGSM, para que una sociedad tenga personalidad jurídica distinta de la que tengan los socios, deberá inscribirse en el RPC. Para ello, los interesados deberán requisitar un folio electrónico a través del Sistema Integral de Gestión Registral destinado para el registro de operaciones y actos mercantiles.

    Dicho folio contendrá los datos principales de la empresa, su domicilio, nombramientos y revocaciones de los poderes generales, entre otros.

    Contrato social

    Como lo establece el artículo 2o. de la LGSM, las relaciones internas de la sociedad se regirán conforme a un contrato social, en el que además de indicar la forma como funcionará la sociedad, se anotará lo siguiente:

  14. Establecer que la responsabilidad de alguno o algunos de los socios se limita a una porción o cuota determinada.

  15. Indicar que a la muerte de alguno de los socios, sus herederos podrán continuar en la sociedad.

  16. Estipular el plazo en el cual los administradores rendirán cuentas a los socios.

  17. Señalar que las decisiones se tomarán por mayoría de votos, o bien, conforme a las cantidades aportadas.

    Unavezquese haya elaborado el contrato social, no podrá modificarse, a menos que exista el consentimiento unánime de los socios o cuando así se pacte por mayoría de ellos; en este caso, la minoría tendrá derecho a separase de la sociedad.

    Conforme al artículo 50 de la LGSM, el contrato de la sociedad se podrá rescindir por alguna de las situaciones siguientes:

  18. Por uso de la firma o del capital social para negocios propios.

  19. Por infracción al pacto social.

  20. Por infracción a las disposiciones legales que rijan el contrato social.

  21. Por comisión de actos fraudulentos o dolosos contra la compañía.

  22. Por quiebra, interdicción o inhabilitación para ejercer el comercio.

    Obligaciones de los socios

    Según la definición de sociedad en nombre colectivo, los socios tienen obligación de responder de modo subsidiario, ilimitada y solidariamente, de las obligaciones sociales, esto es:

  23. Subsidiario, ya que a los socios no podrá exigírseles el cumplimiento de obligaciones sociales, sino hasta después de haber intentado obtenerlo de la sociedad.

  24. Solidario, debido a que el acreedor podrá exigir a cualquiera de los socios el importe íntegro del saldo a cargo de la sociedad, sin que la deuda se divida entre todos. En caso de que al socio al que se le exija el cumplimiento de la obligación resulte insolvente, el acreedor podrá solicitarlo a otro.

  25. Ilimitadamente, es decir, el acreedor podrá exigir a cualquiera de los socios la totalidad de la deuda de la sociedad con todos sus bienes, independientemente del porcentaje de participación que tenga en ella; esto es, los socios no responden únicamente por el pago de sus respectivas aportaciones y hasta por el límite de las mismas, sino por el total de las obligaciones sociales.

    Al respecto, según el artículo 26 de la LGSM, las cláusulas del contrato de la sociedad que supriman la responsabilidad ilimitada y solidaria de los socios, no producirán efecto legal alguno respecto de terceros; sin embargo, los socios sí podrán establecer que la responsabilidad se limite a una porción o cuota determinada.

    Derechos de los socios

    Al participar en una sociedad en nombre colectivo, los socios adquieren derechos como los siguientes:

  26. Derecho a participar en las utilidades de la empresa. El reparto se realizará conforme a lo dispuesto en el artículo 16 de la LGSM, esto es, a los socios capitalistas según sus aportaciones, y a los socios industriales les corresponderá la mitad de las ganancias divididas en partes iguales, si hay varios socios.

  27. Derecho de cesión. De acuerdo con el artículo 31 de la LGSM, los socios no pueden ceder sus derechos en la compañía sin el consentimiento de todos los demás, y sin él tampoco podrá admitirse la participación de nuevos socios.

  28. Derecho de tanto. En los casos en que se autorice el derecho de cesión a favor de persona extraña a la sociedad, los socios tendrán el derecho de tanto o de preferencia; para ello tendrán un plazo de 15 días para ejercitarlo, contado a partir de la fecha en que se haya otorgado la autorización. Si todos los socios quieren ejercer este derecho, lo podrán hacer en proporción a sus aportaciones.

    Administración y representación de la sociedad en nombre colectivo

    Según el artículo 36 de la LGSM, la sociedad en nombre colectivo estará a cargo de uno o varios administradores, quienes podrán ser socios o personas extrañas a ella.

    Los administradores serán nombrados y removidos de su cargo por la mayoría de los socios; en caso de no haber nombramiento, los socios concurrirán a la administración. En este sentido, cuando la designación del administradorrecaiga en una persona extraña a la sociedad, el socio que haya votado en contra podrá abandonarla.

    Por otra parte, entre las facultades de los administradores está la de enajenar y gravar los bienes inmuebles de la compañía, así como de dar poderes para la gestión de ciertos y determinados negocios sociales, previo consentimiento de la mayoría de los socios. También estarán obligados a rendir cuentas de la administración a los socios de manera semestral, o en el tiempo en que estos últimos lo acuerden.

    Para tomar decisiones respecto del funcionamiento de la sociedad, los administradores se reunirán y lo harán por mayoría de votos; en caso de empate, los socios serán los encargados de decidir. Cuando se trate de casos urgentes cuya omisión traiga como consecuencia un daño grave a la sociedad, un solo administrador podrá decidir en ausencia de los otros que estén en imposibilidad momentánea de resolver actos de administración.

    Cuando los socios sean los encargados de decidir, las resoluciones se tomarán por mayoría de votos; para estos efectos, los socios industriales disfrutarán de una sola representación que, salvo disposición en el contrato social, será igual a la de mayor interés de los socios capitalistas.

    En caso de que haya varios socios industriales, la representación única se ejercitará emitiendo como voto el que haya sido adoptado por la mayoría de los propios industriales.

    Sólo los socios autorizados para usar la firma social tendrán poder para representar a la sociedad.

    Finalmente, cuando el administrador sea socio y en el contrato social se pacte su inamovilidad, sólo podría ser removido por dolo, culpa o inhabilidad.

    Vigilancia en la sociedad en nombre colectivo

    En una sociedad en nombre colectivo no es necesario el establecimiento de un comité de vigilancia; al respecto, el artículo 47 de la LGSM únicamente establece que con objeto de que los socios no administradores tengan certeza de que las decisiones se toman por mayoría de votos, y de que se trata de una correcta decisión, podrán nombrar un interventor, quien se encargará de vigilar los actos de los administradores, teniendo derecho a examinar el estado de la administración y la contabilidad, así como los papeles de la compañía, haciendo las reclamaciones pertinentes.

    Disolución de la sociedad

    En general, las sociedades se pueden disolver por cualquiera de los motivos siguientes: por expiración del término fijado en el contrato social, por imposibilidad de seguir realizando el objeto principal de la sociedad o por quedar éste consumado, por acuerdo de los socios tomado conforme al contrato social y a la LGSM, porque el número de accionistas llegue a ser inferior al mínimo que establece la ley o porque las partes de interés se reúnan en una sola persona, o bien, por la pérdida de las dos terceras partes del capital social.

    Asimismo, el artículo 230 de la LGSM indica que las sociedades en nombre colectivo podrán disolverse por cualquiera de las causas siguientes: por muerte, incapacidad, exclusión o retiro de alguno de los socios, o porque el contrato social se rescinda respecto a uno de ellos.

    Ante la muerte de alguno de los socios, la sociedad podrá continuar con los herederos de él, cuando manifiesten su consentimiento; de lo contrario, dentro de un plazo de dos meses la sociedad deberá entregar a los beneficiarios la cuota correspondiente de acuerdo con el último balance aprobado.

    Disolución de la sociedad

    Liquidación de la sociedad

    Una vez disuelta la sociedad, se pondrá en liquidación; al efecto será necesaria la intervención de uno o más liquidadores, quien o quienes en caso de no haber sido designados en el contrato social, serán nombrados por los socios e inscritos en el RPC, para así iniciar sus funciones.

    La liquidación se llevará a cabo conforme a lo establecido en el contrato social; de lo contrario, se aplicará lo dispuesto en la LGSM, esto es:

  29. Los administradores entregarán los bienes, libros y documentos de la sociedad, a fin de realizar un inventario de los activos y un balance de los pasivos.

  30. Los liquidadores efectuarán lo siguiente:

    1. Concluir las operaciones sociales que hayan quedado pendientes al tiempo de la disolución.

    2. Cobrar lo que se le deba a la sociedad y pagar lo que ella adeude.

    3. Vender los bienes de la sociedad.

    4. Liquidar a cada socio su haber social.

    5. Practicar el balance final de la liquidación, que deberá someterse a discusión y aprobación de los socios.

  31. Una vez pagadas las deudas sociales, los liquidadores distribuirán el remanente, como sigue:

    1. Si los bienes en que consista el haber social son de fácil división, se repartirán en la propor-ción que corresponda a la representación de cada socio en la masa común.

    2. Si los bienes son de diversa naturaleza, se fraccionarán en las partes proporcionales respectivas, compensándose entre los socios las diferencias que haya.

    3. Una vez formados los lotes, el liquidador convocará a los socios a una junta en la que les dará a conocer el proyecto respectivo, y tendrán un plazo de ocho días para realizar las objeciones que juzguen convenientes.

    4. Si los socios no efectúan las observaciones en el plazo señalado, se entenderán por conformes con el proyecto y el liquidador procederá con la respectiva adjudicación.

    5. Si durante el plazo los socios hacen observaciones, el liquidador convocará a una nueva junta en un plazo de ocho días para realizar las modificaciones al proyecto.

  32. Concluida la liquidación el liquidador obtendrá la cancelación de la inscripción del contrato social en el RPC.

    Conclusión

    La sociedad en nombre colectivo es la más antigua de entre las sociedades mercantiles que reconoce la LGSM, y se caracteriza por la responsabilidad subsidiaria, ilimitada y solidaria de los socios ante las obligaciones de la misma.

    Para su constitución no existe un límite máximo de socios que participen en ella, ni tampoco un monto mínimo de capital necesario; sin embargo, en esta sociedad se establece la posibilidad de que participen socios industriales y capitalistas; los primeros son los que prestan un servicio personal y, por ello, perciben utilidades en razón de sus conocimientos, habilidades y competencias para realizar los trabajados que permitan a la sociedad obtener ingresos, en tanto que los segundos son quienes efectúan las aportaciones de capital necesario para el funcionamiento de la sociedad y que participan de las utilidades en función de sus aportaciones.

    Las sociedades en nombre colectivo se constituyen ante notario público a través del acta constitutiva. Por otro lado, será necesario elaborar un contrato social en el que se establezcan las disposiciones que regulen su funcionamiento interno.

    Para su administración será necesaria la participación de uno o varios administradores, quienes podrán ser socios o personas extrañas a ella.

    Respecto a la representación, sólo los socios autorizados para usar la firma social podrán representarla.

    Por otro lado, en la liquidación de la sociedad será necesaria la participación de los liquidadores, quienes serán los encargados de concluir las operaciones pendientes de la sociedad y efectuar la liquidación de los socios conforme a sus aportaciones, una vez que se hayan cumplido las obligaciones pendientes de la misma.

    Tip de legal-empresarial

    ¿Sabía que ...?

    El artículo 8o.-A de la Ley General de Sociedades Mercantiles señala que el ejercicio social de las sociedades mercantiles coincidirá con el año de calendario, salvo que las mismas queden legalmente constituidas con posterioridad al 1o. de enero del año que corresponda; en este caso, el primer ejercicio se iniciará en la fecha de su constitución y concluirá el 31 de diciembre del mismo año.

    En los casos en que una sociedad entre en liquidación o sea fusionada, su ejercicio social terminará anticipadamente en la fecha en que entre en liquidación o se fusione, y se considerará que habrá un ejercicio durante todo el tiempo en que la sociedad esté en liquidación; este último ejercicio deberá coincidir con lo que al efecto establece el artículo 11 del Código Fiscal de la Federación.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS