Consideraciones sobre la corrupción - 40 años, 40 voces - Libros y Revistas - VLEX 745101433

Consideraciones sobre la corrupción

Autor:José Fernández de Cevallos
Páginas:63-73
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 63

Sirvan estas líneas como homenaje y agradecimiento al Instituto Nacional de Ciencias Penales, que a 40 años de su fundación se ha consolidado como la máxima institución en el estudio del Derecho penal en México; pero también como reconocimiento a tantos y tantos juristas, estudiosos de las ciencias penales, que con verdadera vocación magisterial han contribuido para que el

Page 64

Inacipe alcance el lugar que hoy ocupa. La grandeza de una institución únicamente puede ser explicada por las personas que la han formado.

Muchas son las acciones del Inacipe que han impactado en el pensamiento jurídico penal mexicano, por su trascendencia destacan tres grandes áreas: la investigación, la academia y la consulta.

En la investigación, el Instituto ha contribuido en gran medida al desarrollo e innovación de la Dogmática Penal, la Criminología y la Política Criminal, a través de sus revistas especializadas, sus publicaciones y conferencias, así como por el gran acervo que compone la biblioteca "Celestino Porte Petit".

En lo académico, su naturaleza de organismo descentralizado de la Procuraduría General de la República, lo ha orientado en gran medida a la especialización y profesionalización de servidores públicos que actúan en la persecución, investigación y prevención del delito; sin embargo su labor académica va más allá, a través de los diversos cursos de especialización que imparte, así como de sus programas de maestría y doctorado, el Inacipe ha formado juristas especializados en el Derecho penal que han destacado como investigadores, catedráticos, impartidores de justicia y en el foro.

Ciertamente la investigación, desarrollo e innovación de las Ciencias Penales, así como una actividad académica de excelencia son grandes aportaciones para el pensamiento jurídico mexicano, que per se justiicarían la relevancia del Instituto; sin embargo, su labor trasciende cuando cotidianamente por medio de sus especialistas actúa como organismo de consulta para las demás instituciones nacionales.

Así, el Inacipe cumple su misión como institución de enseñanza superior, que forma, actualiza y especializa autoridades y particulares, impartiendo cursos de posgrado, formando investigadores y realizando actividades académicas en el ámbito de las Ciencias Penales y de la Seguridad Pública, desarrollando y difundiendo la investigación científica en estas materias, así como asesorando a instituciones públicas y privadas a in de contribuir a mejorar el sistema de justicia penal en beneicio de la sociedad.1Por esa gran labor que realiza el Inacipe se ha consolidado como la máxima institución en el estudio de las Ciencias Penales en México, destaca su actuar siempre orientado al combate a la corrupción. Conscientes en el instituto de esta gravísima problemática que por desgracia aqueja al país, han orientado su enseñanza a hacer frente al actuar corrupto, no solo desde el contenido de sus programas de estudio, sino fomentando y capacitando el actuar ético, profesional y transparente de todos los alumnos que por sus aulas han transitado.

Precisamente como homenaje al Inacipe en estos 40 años de su fundación y tratando de contribuir con sus enseñanzas, expongo las siguientes consideraciones sobre la corrupción.

I Introducción

La corrupción es tan antigua como la existencia de la vida en comunidad,2la misma se presenta

Page 65

en todos los países produciendo efectos adversos para su crecimiento, independientemente del grado de desarrollo que hayan alcanzado; sin embargo las economías de los países menos desarrollados "económicamente" son las que se ven más perjudicadas por este fenómeno, tanto que la ciencia económica considera la corrupción como uno de los grandes obstáculos para el desarrollo y el crecimiento.3No obstante lo dicho, debemos insistir siguiendo a Klitgaard que la corrupción es una amenaza para el desarrollo político y económico de todos los Estados.4Es a partir de las dos últimas décadas que en los ámbitos nacionales y en especial en los organismos supranacionales se ha acentuado la necesidad de hacer frente a este grave problema, así ha aumentado el interés en el estudio de su alcance, efectos y repercusión en la vida económica, política y social tanto al interior de los países como al exterior en la comunidad internacional.

La creciente preocupación por el combate a la actividad corrupta tiene razón de ser por un cúmulo de factores,5dentro de los que destacan:

a) la globalización con los vínculos internacionales y convenios que genera;

b) la difusión de los regímenes democráticos y el creciente rol de los medios de comunicación libres;

c) la participación y creciente rol de los organismos no gubernamentales y de la sociedad civil, y

d) la preocupación sobre las distorsiones que en el orden socioeconómico la corrupción genera.

El interés que suscita la materia se ha traducido en múltiples trabajos académicos y de política pública; en la celebración de diversos acuerdos internacionales para combatirla;6en la creación de índices que buscan medir la corrupción y la percepción de la misma;7y en la tipiicación en

Page 66

los ordenamientos internos de las conductas de corrupción, así como también en la aprobación de leyes de transparencia con el in de establecer y mejorar el acceso a la información pública.

Estos esfuerzos que atienden a la finalidad de hacer frente a lo que ha sido denominado por Solimano como una verdadera enfermedad del cuerpo social, durante el proceso de desarrollo económico de las naciones,8han puesto de maniiesto la gravedad y la complejidad del tema, y de estas podemos señalar en primer lugar lo referente a su deinición y asignación de naturaleza jurídica, ya que por las ambigüedades que rodean a la corrupción, se diiculta su identiicación y por ende su prevención, persecución y sanción; segundo, el tema es demasiado sensible puesto que afecta de manera directa la credibilidad, honra y prestigio de personas e instituciones; tercero, en la generalidad de los casos, por su fenomenología, los actos de corrupción están ocultos y protegidos por personas o instituciones detentadoras de poder económico y político.9Pretender realizar un análisis de todas las implicaciones jurídicas que se derivan de la corrupción excede por mucho los límites propios de un estudio como el que aquí se expone. La presente contribución se limitará a señalar cómo los actos de corrupción afectan directamente el orden socioeconómico de los países y para eso considero conveniente entender qué es la corrupción y qué fenomenología puede adoptar.

II La corrupción
1. Precisión terminológica

Cuando las organizaciones internacionales abrieron el debate a la problemática que representa la corrupción, con el in de lograr acciones conjuntas y coordinadas para su combate, los representantes de los países y los expertos de organismos internacionales trataron de definirla de una manera precisa y universalmente aceptada, sin embargo la tarea no era, ni es, en absoluto sencilla y constituye el primer obstáculo en el estudio de la materia, esto debido a que la corrupción en muchos casos es difícil de identiicar y se presenta mediante formas que no son estimadas como corruptas por individuos de culturas especíicas,10 a grado tal que se reconoce una naturaleza "ambiental" del fenómeno, ya que, como señala Militello, cuando sectores enteros de la Administración pública se rigen por esa tangente, terminan por crear un subsistema que involucra a una pluralidad de funcionarios públicos y frente al cual el particular quedaría constreñido a adaptarse11 en un primer momento para después con la práctica reiterada en el tiempo, terminar aceptándolo como lo "normal" y "necesario" para el adecuado funcionamiento de las Administraciones.

El término corrupción tiene origen en la sociología y en la ciencia política,12por tal motivo cuando jurídicamente se habla de corrupción, esta se ha referido al género que hace alusión a

Page 67

diversas conductas previstas y sancionadas en el ordenamiento penal, que por sus elementos característicos son consideradas como especies pertenecientes a esa categoría criminal.

La Real Academia Española de la lengua deine en su Diccionario el concepto de corrupción anota que la palabra tiene su raíz en la etimología latina corruptio -onis y cuyo signiicado es la acción y efecto de corromper, mientras que en Derecho le atribuye el signiicado siguiente: "En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores".13

El argumento gramatical pone de maniiesto la diversidad de corrupción que hoy son motivo de estudio jurídico, en primer lugar la corrupción pública, en segundo lugar, la corrupción privada.

A) Corrupción pública

Es la corrupción más común y se le identiica como aquella que involucra a funcionarios, agencias y organismos del Estado, ya sea a nivel centralizado o descentralizado, en cualquiera de los niveles de gobierno. Fabián Caparrós dice que con el término corrupción se suele denominar la oferta o prestación directa o indirecta a un funcionario público, oferta consistente en cualquier tipo de ventaja indebida, y siempre con la finalidad, o de ejecutar un acto contrario al ejercicio de su cargo, o de ejecutar u omitir un acto debido.14

Tiedemann apuntaba la relación que existe entre poder político y poder económico y precisaba la característica que ambos tienen para que se abuse de ellos. Así entendía que si el poder es la capacidad de hacer prevalecer la voluntad propia incluso mediante la entrega de una gratiicación, la corrupción constituye un abuso de poder.15Airma Muriel que hay corrupción cuando se abuse de un puesto público con la finalidad de recibir una ganancia, comportamiento que se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA