Codigo de ética y conducta - Más de 100 Preguntas y Respuestas sobre Derecho de Cumplimiento (Compliance) en México - Libros y Revistas - VLEX 748374405

Codigo de ética y conducta

Autor:Carlos Vital Román Sánchez
Páginas:159-170
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 159

¿Es obligatorio tener un Código de Ética y Conducta en la empresa?

No. De acuerdo con las leyes mexicanas no es obligatorio tenerlo, sin embargo, sí es recomendable contar con él.

Las grandes, importantes y exitosas empresas lo tienen. Las que buscan ser una referencia en la sociedad, ser un ejemplo, contribuir a la comunidad, dejar una huella, buscar trascender en el tiempo y aumentar las utilidades de sus inversionistas.

En virtud de lo anterior, es opinión del Autor que todas las empresas deberían contar con un Código de Conducta.

¿Qué es ética?

La ética es la rama de la filosofía que estudia lo correcto o equivocado del comportamiento humano, la moral, la virtud, el deber, la felicidad y el buen vivir. Además, tiene como centro de atención las acciones humanas y aquellos aspectos de las mismas que se relacionan con el bien, la virtud, el deber, la felicidad y la vida realizada. El estudio de la ética se remonta a los orígenes mismos de la filosofía en la Antigua Grecia, y su desarrollo histórico ha sido amplio y variado.

La ética estudia qué es un acto moral, cómo se justifica racionalmente un sistema moral, y cómo se ha de aplicar posteriormente a nivel individual y a nivel social41

¿Qué es un Código de Conducta empresarial?

Un código de conducta corporativo o empresarial (CCC, por sus siglas en inglés) es un paquete de disposiciones codificadas de lineamientos éticos a los que una corporación suele apegarse.

Page 160

Generalmente generados unilateralmente por corporaciones, dichos códigos corporativos de conducta pueden variar en cuanto a diseño y objetivos.

Esencialmente, estos códigos no están directamente sujetos a aplicación legal. En la era actual en la que estamos dramáticamente conscientes de los impactos sociales y ambientales de la actividad empresarial alrededor del mundo, dichos códigos han llegado a ser un foco considerable de atención.

Estrictamente hablando, no hay un consenso generalizado sobre lo que debe cubrir un CCC. Los objetivos trazados generalmente se refieren a preocupaciones particulares de la empresa, y los que los prepararon son gerentes internos y asesores externos, aunque algunas veces están apoyados por consultores pertenecientes a organizaciones (NGOs, por sus siglas en inglés) no gubernamentales y de la Organización de las Naciones Unidas. De esta forma, los códigos son preparados en numerosos y variados formatos, que van desde guías detalladas de mejores prácticas corporativas sobre sociedad y medio ambiente hasta amplios tratados sobre los valores de la empresa (como el respeto a los derechos humanos). Un tema recurrente es la responsabilidad social corporativa (CRS, por sus siglas en inglés), introducida para promover la idea de que las actividades corporativas deben, por lo menos, evitar perjudicar a la sociedad y preferentemente generarle efectos positivos. Algunos ejemplos de prácticas en materia de CRS incluyen preservación del medio ambiente, a través de medidas de ahorro de energía y anticontaminantes, la producción de mercancía que sea reciclable y biodegradable, y la promoción de un trato uniforme y justo hacia los empleados en el medio laboral, asegurando de esta forma condiciones de trabajo aceptables apegadas a las condiciones de trabajo en el mercado (como el rechazo al trabajo infantil).

Dado el formidable poder de las corporaciones y los motivos originados por sus ganancias que rigen sus prioridades, se puede uno cuestionar sobre el grado en el que ellas genuinamente priorizan la conducta socialmente responsable y facilitan a sus inversionistas que se involucren en el gobierno corporativo. La respuesta más prominente a estas cuestiones, desde el punto de vista empresarial, es la creación de los CCCs.

Los defensores de los CCCs argumentan que no sólo es del interés de la sociedad aprovechar por lo menos algo del poder y recur-sos de las corporaciones y reorientarlos al beneficio de la sociedad, sino también es un buen negocio. Motivado por los objetivos principales de las corporaciones, en el sentido de minimizar riesgos y fomentar las ganancias, la corporación busca proyectar una imagen pública más atractiva e incrementar la inversión de los accionistas. Los Códigos de Conducta que prescriben conductas éticas están considerados como una influencia positiva para tomar decisiones y así catapultar las ganancias de los accionistas y asegurar las de los

Page 161

nuevos inversionistas. Estos códigos están vistos como un medio principal para atender las preocupaciones éticas dentro del corazón de los procedimientos de negocio de la empresa. Sin embargo, la eficacia de dichos códigos depende de su credibilidad para medir la conducta corporativa real y si los inversionistas actuales (así como los consumidores, gobiernos, grupos de defensa de intereses y sindicatos), así como los inversionistas futuros, pueden confiar en su exactitud. Basándose en la credibilidad de los CCCs, es comprensiblemente posible monitorear, hacer cumplir, y transparentar la conducta corporativa. El sector empresarial ha resistido por mucho tiempo el llamado para centralizar de una manera más agresiva la regulación de sus actividades, argumentando que esto reduciría inaceptablemente su capacidad de competir y reduciría su crecimiento económico. En lugar de eso, ha habido una tendencia a preparar y hacer públicos los CCCs y a poner los reportes de CRS a inspección pública, así como los de los accionistas, así que un mayor número de corporaciones de todo el mundo han adoptado esta estrategia, incluidos corporativos gigantes de empresas trasnacionales.

¿Hay un formato para redactar un buen Código de Etica y Conducta?

No, no hay formatos. Los códigos de ética de las empresas varían dependiendo de la empresa de las que estemos hablando, de su giro, de su nacionalidad y de muchos otros factores. No es lo mismo redactar un código de conducta para Disney que para Playboy, para Nestlé que para Trojan.

Los códigos de conducta también tienen que ver con el tipo de cultura y religión, si es que hay alguna, de las personas a quienes están dirigidos. Hay empresas que tienen como finalidad vender productos o servicios a familias tradicionales y otras que proclaman el respeto a la diversidad. Otras que repudian el trabajo infantil y otras que no mencionan el tema, porque según se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA