El cargo presidencial y la vida familiar - Usos y costumbres y ciudadanía femenina - Libros y Revistas - VLEX 689131113

El cargo presidencial y la vida familiar

Autor:Verónica Vázquez García
Cargo del Autor:Profesora investigadora titular, responsable técnica del proyecto, Colegio de Postgraduados, campus Montecillo
Páginas:187-209
 
EXTRACTO GRATUITO
187
Capítulo 9
El cargo presidencial y la vida familiar
La familia es una institución social donde conviven e interac-
túan personas emparentadas de sexos y generaciones distin-
tas. En su seno, se construyen lazos de solidaridad; se entre-
tejen relaciones de poder y autoridad; se reúnen y distribuyen
recursos, para s atis facer las necesidade s básicas d e sus
miembros; y se definen obligaciones, responsabilid ades y
derechos, de acuerdo con la edad, el sexo y el parentesco
(Salles y Tuirán, 1998). Las mujeres y hombres que confor-
man una familia no necesariamente tienen intereses en co-
mún, por lo que las relaciones de poder y conflicto son parte
de la cotidianeidad (Stromquist, 1998).
La familia constituye un espacio de reproducción de la
desigualdad de género (Ariza y De Oliveira, 2005). Bajo un
discurso de igualdad de oportunidades y libertad de elección
se oculta un sistema de desigualdad, tanto en el ámbito públi-
co, donde las mujeres están menos representadas y ganan
menos que los hombres, como en el privado, donde las rela-
ciones familiares encubren la violación de derechos esencia-
les de las mujeres y socavan su desarrollo como ciudadanas
(García Canclini, 1 996; Turégano, 2001). Las asignaciones
genéricas de actividades y espacios familiares, se resquebra-
jan cuando las mujeres deciden combinar la maternidad con
188 
 Verónica Vázquez García
actividades en la esfera pública, por ejemplo participación
política o trabajo remunerado (Gerson, 1985; Valdés, 1988).
Las mujeres que logran conjuntar ambas actividades han sido
consideradas como disruptoras de la normatividad y de la
organización simbólica en lo doméstico, comunitario y social
(García y De Oliveira, 1991; Cer vantes, 1994). Actualmente
son muchas las que cargan con una doble jornada, caracteri-
zada por horarios eternamente elásticos y prolongables.
El doble rol de las mujeres constituye uno de los temas
medulares en los estudios dedicados a la participación feme-
nina en espacios políticos (ver Álvarez, 1998; Hidalgo, 2000;
Martínez, 2002; Sam, 2002; Rodríguez y Cinta, 2003; Dalton,
2002). Ha sido identificado como uno de los obstáculos más
importantes que las mujeres deben sortear. Así lo dice Mas-
solo (2007:75):
Los costos familiares, sumados al exceso de trabajo producto
de la actividad, traen consigo altos niveles de estrés que re-
percuten en el plano familiar, específicamente en la falta de
tiempo para atender y cuidar a la familia. Ello toda vez que
estas mujeres han debido interactuar en un andamiaje social
y cultural, que no brinda las condiciones mínimas para dedi-
carse a las actividades públicas en igualdad de condiciones
que los hombres.
Este capítulo tiene como objetivo determinar el papel de
diversos integrantes de la familia, en facilitar u obstaculizar el
desempeño de la presidenta. Se analizan dos aspectos de la
relación familiar: 1) cómo reaccionan los parientes cercanos
ante el nombramiento de las presidentas; 2) el apoyo (verbal,
moral, laboral) que dichos parientes ofrecen, en particular su
disponibilidad a compartir responsabilidades domésticas. He-
mos dividido el capítulo en cuatro secciones: la relación con
los esposos; el caso de presidentas solteras; la relación entre

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA